La reactivación del sector construcción, además de no suponer un consumo de recursos públicos, beneficiaría a los proveedores, subcontratistas y trabajadores autónomos, además del potencial para absorber el desempleo temporal de ciudadanos cuyas actividades requieren un poco más de tiempo para su reapertura.

Así lo hicieron saber distintos gremios de la construcción, los cuales señalaron mediante un comunicado que una pronta reapertura del sector les ayudará a abrir un margen de acción más amplio para sortear los efectos de la actual crisis.

“Nuestro renglón económico sustenta alrededor de 400,000 familias de manera directa, a los cuales se agregan miles de personas que participan de manera indirecta en actividades inmobiliarias y de servicios a las empresas constructoras”, destacan.

Indicaron que toda la cadena de valor del sector, que va desde el aprovisionamiento de materias primas, la producción, el despacho, el transporte y la distribución de materiales, hasta la culminación de la obra, está lista para iniciar sus operaciones, conscientes de que la salud de la población debe ser la prioridad.

Aseguraron que han llevado a cabo diversas acciones orientadas a la capacitación y acompañamiento a los empresarios del sector para retomar sus actividades de manera adecuada, sobre las medidas que se deben adoptar y los cambios en sus procesos y actividades que permitan garantizar el aislamiento social y la protección de sus trabajadores.

“Desde hace varias semanas hemos trabajado en la elaboración de los protocolos de salud y seguridad para el sector, buscando la forma idónea para retornar la actividad en cumplimiento de las medidas de prevención y bioseguridad necesarias, las cuales hemos transmitido a la comisión de alto nivel para la prevención y control del coronavirus, ofreciéndonos a mantener y reforzar nuestra colaboración para que se clarifiquen y aprueben algunos temas en el proceso de aplicación de estos protocolos”, agregaron.

Explicaron que es importante continuar con las medidas de distanciamiento social y el estado actual de emergencia nacional mientras se hace una flexibilización escalonada de las restricciones económicas establecidas, “permitiéndonos operar en un equilibrio que garantiza la reactivación económica sin debilitar la lucha contra esta pandemia”.

Destacaron que la construcción es uno de los cinco principales sectores industriales, con mayor peso específico, inversión y empleo del país, siendo además uno de los grupos que más aporta a la balanza comercial y el flujo de las exportaciones.

“Es un sector fundamental para la recuperación económica del país por su gran efecto sobre una multitud de otras actividades industriales y de transporte”, añadieron.

Entre las entidades firmantes de la petición figuran la Cámara Dominicana de la Construcción (Cadocon), el Instituto Dominicano del Concreto (Indocon), la Asociación de Constructores y Promotores de Viviendas (Acoprovi), la Asociación de Promotores y Constructores de Viviendas del Cibao (Aprocovici), la Asociación Dominicana de Ferreteros (Asodefe) y la Asociación Dominicana del Acero (Adoacero).

Asimismo, la Asociación Nacional de Contratistas de Obras Civiles (Ancoci) y la Asociación Dominicana de Productores de Cemento Portland (Adocem).

Artículo anteriorCámara Baja de EEUU vota este viernes plan de alivio de COVID-19 por USD$3 billones
Artículo siguienteEn Villas Agrícolas esperan la intervención del Ministerio de Salud Pública

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here