[ad_1]

Tanto el presidente Donald Trump como su rival democrático Joe Biden han prometido que si ganan las elecciones de noviembre en los Estados Unidos, lograrán un avance radical en los próximos cuatro años, aunque de una manera completamente diferente.

Trump, que busca la reelección del Partido Republicano, insiste en que los remedios económicos son reducir los impuestos y las regulaciones. Se presenta a sí mismo como un defensor conservador en un conflicto de valores aparentemente interminable, pero el presidente ofrece pocos detalles sobre cómo usaría las palancas del gobierno en un segundo mandato de cuatro años.

Biden, a su vez, actúa como abanderado de todos los demócratas y cataloga al gobierno federal como la fuerza colectiva que podrá combatir el coronavirus, reconstruir la economía y enfrentar el viejo racismo institucional y una desigualdad sistemática sistemática. Como veterano de la política nacional, a Biden le gusta ver a su antiguo negociador como prueba de que puede hacerlo nuevamente desde la Oficina Oval.

Estas y otras preguntas dejan a los estadounidenses con una opción ambigua para las elecciones de noviembre. Aquí hay un vistazo a las posiciones de ambos rivales en temas clave:

———

ECONOMIA E IMPUESTOS

Antes de la pandemia, Trump habló sobre cómo logró reducir el desempleo a su nivel más bajo en décadas y promover un aumento sin precedentes en los mercados bursátiles. Aunque el mercado recuperó gran parte de su nivel después de la caída en las primeras semanas de la crisis, el desempleo sigue siendo relativamente alto: 11.1% en junio, más pesado que el punto más bajo durante la Gran Recesión. El mes pasado hubo un déficit de empleo de alrededor de 14,7 millones en comparación con la situación de febrero antes de que estallara la pandemia en los Estados Unidos.

Trump pronosticó una recuperación en la economía de los Estados Unidos en los últimos dos trimestres de este año y dice que despegará como un «cohete espacial» el próximo año, una predicción basada en la sospecha de que una vacuna contra el coronavirus será un tratamiento efectivo han salido al mercado y normalizan la vida nuevamente. Continúa abogando por una reducción del impuesto salarial, a pesar de que dicha medida está sujeta a una fuerte resistencia entre los partidos. Si ganó un segundo mandato, y un mandato de votante, podría ser su mejor oportunidad para ponerlo en marcha.

Por su parte, Biden requiere medidas federales extremas para evitar una recesión o depresión continua y hacer frente a la continua desigualdad económica, que afecta desproporcionadamente a los estadounidenses no blancos. Sus planes más caros: un programa de cuatro años y $ 2 billones destinado a eliminar la contaminación de carbono de la red eléctrica de EE. UU. Para 2035, y un nuevo plan estatal de atención médica disponible para todos los estadounidenses en edad laboral ( con abundantes subsidios). También se proponen inversiones en educación, infraestructura y pequeñas empresas, así como un aumento en el salario mínimo a $ 15 por hora.

Biden también ve la inmigración como un problema económico. Quiere expandir la ley de inmigración y proporcionar una forma de obtener la ciudadanía estadounidense para unos 11 millones de residentes que residen ilegalmente en el país pero que, según Biden, ya están contribuyendo a la economía del país como trabajadores. y consumidores.

———

COMERCIO

Trump ve la aprobación de dos importantes acuerdos comerciales como logros especiales de su presidencia: el T-MEC, un pacto actualizado con México y Canadá, y la fase 1 de un acuerdo con China.

Estados Unidos y China firmaron la Fase 1 en enero, menos de dos meses antes de que la pandemia de coronavirus tensara las relaciones entre los dos países. Según Trump, la fase 1 ha resultado en que China compre alrededor de $ 200 mil millones para productos agrícolas, energéticos y otros productos estadounidenses en dos años. A cambio, Estados Unidos canceló las tarifas planificadas de Estados Unidos para teléfonos inteligentes, computadoras portátiles y juguetes fabricados en China. Estados Unidos también redujo a la mitad el arancel a otras importaciones chinas por valor de $ 120 mil millones a 7.5%.

Por su parte, Biden se ha unido a una creciente aceptación bipartidista del «comercio justo» con otras naciones: un aplazamiento de décadas de conversaciones de «libre comercio» en un momento en que los gobiernos republicanos y demócratas han expandido el comercio por igual. Internacional.

Biden planea presionar la producción de los EE. UU. Mediante la transferencia de $ 400 mil millones de compras del gobierno federal a empresas nacionales (parte de esto para obtener suministros para la pandemia) dentro de cuatro años. Quiere $ 300 mil millones en nuevos fondos de investigación y desarrollo para compañías tecnológicas estadounidenses.

Biden dice que el nuevo gasto interno debe venir antes de firmar un nuevo acuerdo comercial internacional. Promete negociaciones difíciles con China, la otra superpotencia económica del mundo, en materia de comercio y propiedad intelectual. China, como Estados Unidos, aún no es miembro del Acuerdo de Asociación Transpacífico, el pacto comercial multilateral que Biden defendió como Vicepresidente.

———

POLÍTICA EXTERNA

Durante su primer mandato, Trump siguió su política exterior con el mantra «América primero». Además de los acuerdos comerciales, ve la construcción de más de 320 kilómetros de su muro prometido a lo largo de la frontera con México como grandes logros que convencen a más miembros de la OTAN de cumplir su promesa de gastar el 2% del PIB del presupuesto de defensa y reducir el gasto militar. Presencia estadounidense en Afganistán y otros puntos críticos. También anunció su intención de retirarse del acuerdo climático de París.

Biden dijo que solo «el día después de las elecciones» se restablecerían las relaciones con los gobiernos aliados, que habían sido cambiados bajo las políticas de Trump. La principal prioridad de Biden es restaurar los cimientos de la OTAN, la alianza con las potencias occidentales después de la Segunda Guerra Mundial, que Biden dice que son necesarios para contrarrestar los objetivos expansivos y agresivos de Rusia en Europa del Este y Asia.

Biden dijo que enfrentaría de inmediato al presidente ruso Vladimir Putin por la interferencia de su país en las elecciones de Estados Unidos. También prometió «poner fin a las guerras para siempre», pero dejó en claro que, a diferencia de las misiones terrestres a gran escala, las Fuerzas Especiales de los Estados Unidos seguían siendo una parte integral de la estabilidad global. Biden ve la inmigración y la lucha contra la crisis climática como problemas de seguridad nacional.

Con respecto a la inmigración, Biden pide una expansión de las oportunidades de inmigración legal, mientras que los recortes de Trump en los programas de apoyo extranjero para promover la estabilidad global y reducir la migración se revierten.

———

EDUCACIÓN

Trump ha instado a las escuelas a abrir completamente este próximo año escolar a pesar de la pandemia para llamar la atención sobre su apoyo a las escuelas charter que son instituciones privadas financiadas con fondos públicos.

La ministra de Educación, Betsy DeVos, quien ha hecho campaña por escuelas chárter y programas de control escolar, advierte que los fondos federales para los distritos escolares que no están abiertos se destinan a escuelas privadas que lo hacen. Durante la mayor parte del período de Trump, su gobierno ha intentado aumentar el apoyo a las escuelas chárter federales, pero el Congreso ha respondido con aumentos relativamente pequeños.

Con respecto a la educación superior, Trump se ha quejado repetidamente de que los campus están siendo atacados por «adoctrinamiento radical de izquierda». Recientemente amenazó con recortar los fondos universitarios, argumentando que había ordenado al Tesoro que revisara el estado de exención fiscal y federal para las escuelas no especificadas.

Biden quiere que el gobierno federal trabaje con los estados para que la educación superior pública sea gratuita para cualquier estudiante cuyo ingreso familiar sea de hasta $ 125,000 al año. El apoyo se extenderá a cualquier persona que asista a escuelas de dos años, independientemente de sus ingresos. También propuso un gran aumento en el apoyo a las universidades históricamente negras. Su plan de educación general prevé gastos de aproximadamente $ 850 mil millones.

También exige el acceso universal a los programas preescolares para niños de 3 y 4 años, triplicando el gasto en el Título I para las escuelas con una mayor densidad de estudiantes de bajos ingresos. más apoyo para puestos fuera del aula, como B. trabajadores sociales en instituciones; Gasto federal en infraestructura en edificios de escuelas públicas; y para cubrir los costos escolares por el cumplimiento de las leyes federales de discapacidad. Biden también está en contra de redirigir el dinero de los contribuyentes a empresas lucrativas de escuelas charter y ha prometido que su ministro de educación tendrá experiencia en la enseñanza en el aula.

———

ATENCIÓN MÉDICA

Como candidato a la Casa Blanca, Trump prometió reemplazar «inmediatamente» el proyecto de ley de salud del presidente Barack Obama con su propio plan que proporcionaría «seguro para todos». En la fase final de su primer mandato, los estadounidenses todavía esperan que él haga su gran revelación. Según los funcionarios de Trump, el gobierno ha progresado luchando por la transparencia en los precios de los hospitales, tomando una serie de medidas para contener los costos de los medicamentos recetados y ampliando las alternativas de seguro de bajo costo para pequeñas empresas y particulares. Los pasos graduales fallan debido a las amplias medidas que Trump ha prometido.

Biden quiere una «opción pública similar a Medicare» para competir junto con los mercados de seguros privados para los estadounidenses en edad laboral al tiempo que aumenta los subsidios a las primas que muchos trabajadores ya están utilizando en virtud de la Ley de Protección y Atención al Paciente de Salud Asequible. Biden estima que costaría alrededor de $ 750 mil millones en 10 años. Esto coloca a Biden entre Trump, que quiere abolir la ley de 2010, y progresistas que quieren un sistema de depósito para reemplazar completamente el seguro privado. Biden ve su estrategia como el próximo paso hacia la presentación de informes universales y uno que podría adoptar en el Congreso.

[ad_2]

Artículo anteriorMás infecciones por coronavirus en Marlins, Phillies y Now Cardinals significan más problemas para MLB, y más preguntas
Artículo siguienteCómo Liverpool puede estar un paso adelante en la Premier League la próxima temporada

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here