[ad_1]

La Quebrada de la Guajimía es fuente de contaminación y propagación de enfermedades debido a la acumulación de basura.
CAASD necesita recursos especiales; Los ecologistas critican el trabajo realizado y los urbanistas culpan a ASDO

Quince años después del inicio de la primera fase del proyecto de saneamiento y aguas pluviales Cañada Guajimía en Herrera, Santo Domingo Oeste, persisten los problemas sociales y ecológicos. El plan, que prometía una solución integral a la insalubre situación en esta comunidad, no termina, aunque el trabajo se ha convertido en una alta prioridad.

Desde 2004 hasta la actualidad, la restauración del desfiladero y la mejora de las condiciones de vida de los barrios que ocupan su ámbito de influencia han estado en la agenda de los tres últimos gobiernos, y aunque se han realizado intervenciones puntuales, su salvación final sigue siendo una tarea pendiente.

Con una extensión de más de 13 kilómetros, la Quebrada de la Guajimía es fuente de contaminación y caldo de cultivo para la propagación de enfermedades respiratorias y cutáneas, leptospirosis, dengue, malaria y otras como resultado directo del estancamiento de sus cuerpos de agua y vertidos de aguas residuales y acumulación de desechos, que ponen en peligro la salud de miles de comunidades que viven en el medio ambiente.

En medio del pestilente olor de las aguas residuales retenidas, los vecinos de Buenos Aires de Herrera recuerdan los momentos de tensión propios de las inundaciones. como la historia de la madre que perdió la vida tratando de salvar a su pequeño, que fue arrastrado por una inundación, o el caso de Erika Bierd, quien cayó al canal del cañón una noche del 1 de abril mientras colapsaba parte del piso de su casa. modesta casa en el barrio de Indio Izquierdo. Desde su cama, la mujer de 27 años contó lo que había experimentado cuando estuvo en la oscuridad durante más de una hora en este cuerpo de agua. Cuando se cayó, no solo las barras le arañaron el cuerpo, sino que también se lesionó el pie izquierdo, por lo que se sometió a tres cirugías en solo cinco meses y no necesita un injerto de piel en el área infectada con bacterias.

Existe un malestar generalizado en los barrios de la zona de mayor vulnerabilidad: se sienten utilizados y abandonados por el gobierno y las autoridades locales. “Las promesas van y vienen y siempre es lo mismo”, dijo María Mateo, ciudadana que vive en Buenos Aires desde hace más de 30 años.

En un comunicado dirigido al actual director de la Sociedad de Acueductos y Alcantarillados de Santo Domingo (CAASD), Felipe Suberví, la Cañada de Guajimía y su cuadra de las Juntas Vecinales Tributarios llamaron a iniciar las obras y anunciaron la muerte de 12 personas como consecuencia de Las inundaciones y las lamentables condiciones higiénicas del medio ambiente han perdido la vida.

CAASD logra sumar trabajo al presupuesto 2021
elCaribe solicitó al organismo responsable del proyecto que informe sobre el estado de los trabajos al respecto. “Nos reunimos con las agencias de competencia que están realizando las actividades necesarias para que el proyecto sea incluido en el presupuesto legal para 2021. Sin embargo, se requieren fondos especiales para realizar evaluaciones de impacto ambiental, sin las cuales esto no sería posible, el proceso se encuentra detenido, informó la CAASD.

Los pasos para iniciar el proyecto de saneamiento integral en esta comunidad fueron el resultado de un acuerdo entre el gobierno dominicano y las compañías financieras canadienses en 2004. En ese momento, anunció una inversión de $ 83 millones en instalaciones pluviales y sanitarias, así como la reubicación de 2.625 familias separadas a orillas del Cañón de la Guajimía.

La primera fase de la intervención se inició en 2005 en el gobierno de Leonel Fernández y finalizó en 2011 con la entrega de 1.184 departamentos a familias de la región, así como la canalización y rehabilitación de la parte baja de la cuenca en beneficio de los distritos de Guajimía, Buenos Aires, El Indio Izquierdo y La Ureña. Sin embargo, las soluciones habitacionales no fueron suficientes para reubicar a las familias que habían encontrado un departamento en los bordes y en el cauce del río, personas que hoy lloran por la continuidad del proyecto para que finalmente puedan respirar aire puro.

En 2012, la CAASD anunció el inicio de la segunda fase del proyecto y la construcción de 300 departamentos para los vecinos del lugar. Sin embargo, después de la visita sorpresa del presidente Danilo, no fue hasta 2017 que comenzaron las obras de renovación de Medina a la región en 2016.
Sin embargo, se ha detenido el trabajo que tendría un impacto positivo en la vida de más de 350.000 personas. Desde entonces, los vecinos reclaman la continuidad de las obras. Actualmente, la Ley No.
506-19 del Presupuesto General en el Artículo 61 Punto 4 autoriza al Ejecutivo a finalizar la operación de préstamo de $ 50 millones a través del Departamento de Hacienda para llevar a cabo la primera fase de la segunda fase del proyecto. Las obras incluidas en el Plan Maestro de Alcantarillado Sanitario del Gran Santo Domingo incluyen la construcción de una planta de tratamiento de aguas residuales y salida submarina para el adecuado tratamiento de las aguas residuales y su disposición final en el río Haina, una de las principales fuentes de agua potable de Santo Domingo. La Fase II del proyecto consta de tres fases. El primero consiste en despejar 8,2 kilómetros de la Quebrada de la Guajimía y los afluentes de La Alameda, Villa Aura y Las Caobas, así como algunos puntos que aún están pendientes de intervenciones en los sectores Buenos Aires, El Indio y La Ureña. Esto también incluye el establecimiento de redes de agua potable y alcantarillado en la región.

El ayuntamiento tiene que regular

Para el urbanista Erick Dorrejo, la ocupación de zonas de alto riesgo como el entorno de las gargantas es consecuencia de la falta de regulación y seguimiento del uso del suelo. “Los ayuntamientos no han adoptado el artículo 19 de la Ley 176-07 del Distrito Nacional y Municipios, que regula la regulación del suelo y el orden del territorio”, dijo.

Afirmó que los gobiernos locales deben tener un mapa que muestre las áreas de mayor vulnerabilidad y riesgo que deben ser declaradas vacantes por decisión. Señaló que para evitar estos asentamientos informales, era necesario fortalecer el control de la tierra e implementar políticas de generación de empleo a nivel nacional para abordar la causa de raíz de esta migración hacia áreas de alto riesgo, que consideró Esto se debe a las pocas opciones que existen fuera de las principales capitales. «Con pocas opciones, servicios básicos precarios y sin oportunidad de mejorar en términos de educación, la gente llega a las ciudades con maletas precarias en busca de los lugares más fáciles y baratos para encontrar sus pequeños ranchos», agregó. cerrajero. Explicó que estos asentamientos informales generan hacinamiento, aumento de la pobreza, caos y un doble riesgo de pérdidas humanas por inundaciones y deslizamientos de tierra. Mientras tanto, la comunidad amenazó con una jornada de manifestación exigiendo la continuidad del trabajo.

Ecologistas: obstruir el desfiladero no es la solución

El vicepresidente de la Academia de Ciencias de República Dominicana, Eleuterio Martínez, criticó que los últimos gobiernos hayan considerado medidas para tapar el desfiladero y construir caminos y viviendas como solución al problema de la plomería. “No hay forma de justificar técnicamente esto. Ésta no es la solución. En las grandes ciudades, canalizan cañones al aire libre. Guajimía tiene edificaciones en planta alta y, lo que es peor, se ha habilitado infraestructura en la zona que se ha canalizado. El ambientalista destacó que los asentamientos a orillas del Guajimía violan por completo la Ley 64-00, que exige que estén al menos a 30 metros de los bordes de cuerpos de agua como ríos, arroyos y quebradas.

[ad_2]

Artículo anteriorTrump vs. Biden intenta determinar el destino de la inmigración estadounidense en los próximos años
Artículo siguienteAvance de la temporada de la Euroliga 2020/21 – parte 1

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here