Por Carlos Ogando

los último El domingo de mayo se celebra en la República Dominicana para el Día de la Madre. Se observan grandes movimientos comerciales y tiendas abarrotadas, en las que cada niño o en compañía de sus padres busca el regalo más valioso Regalarlo a su amada madre, quien, en homenaje al amor eterno que late en su corazón, hace feliz este día esperado por el ser que lo sostuvo en su cuerpo y lo sacó a la luz con dolor. El esposo también suda a los floristas que buscan el ramo y los arreglos más hermosos para celebrar.

Es la fiesta más famosa de la nación hoy. Este día dedicado a las madres es maravilloso. Dan a sus hijos sus mejores frutos con todas las fuerzas de la fertilidad del mundo; Son las flores más bellas, las mieles más ricas y las canciones más armoniosas. Hoy, cada niño y cada esposo quieren complacer a las madres con profundo amor y disposición a sacrificarse por su amor, abnegación y apoyo para la vida.

Se entregan obsequios a las madres que viven y comparten todos los días, y también a aquellas que han desaparecido físicamente pero que viven en el corazón de cada hijo o hija, hermano o hermana, viudos con alegría por quienes son con tristeza por los que se fueron. Los que nunca han dejado a sus hijos han dejado de pensar en ellos, y el deseo de tenerlos no deja que sus recuerdos mueran y trae flores a sus tumbas porque creen que a partir de ahí tienen perfume y aroma. en la lucha por ellos, la vida siempre los atrae.

En la religión católica de nuestro país, la madre es María, la virgen de los siete dolores. Y es bueno que así sea, porque aparte del momento en que ve cómo nace el hijo, escucha su primer grito cuando la alegría de haber traído una nueva vida al mundo la hace sentir como una En un vaso intoxicado de alcohol divino, la madre siempre sufre: sufre de dolor físico desde el nacimiento y de todo dolor moral de miedo; Teme que su hijo se enferme o que él no sea el hombre bueno que ella espera o que no sea tan inteligente como le gustaría ser, y que sufre la expectativa de la muerte de su hijo cada hora. Juan Bosch escribió el día de la madre.

Defienden el amor, la abnegación, la devoción, el cuidado, el apoyo, la solidaridad y la felicidad para sus hijos. El amor de la madre es el más intenso y profundo, donde quiera que vaya, suena en ti y siente con cada respiración el aire fresco que fluye por tu cara y mira hacia afuera, siente y acaricia como un beso. Este es el amor de madre.

Hoy, más que nunca, el himno a las madres dominicanas, que recuerda la hermosa canción que nuestra Trina de Moya (esposo del presidente Horacio Vásquez) compuso como homenaje a las madres y dijo: “Vamos, deja que la gente rural entre al pueblo cántanos un himno intenso amor infantil: ¡cantemos con ternura, celo y su noble atributo de abnegación sin precedentes! «

Celebremos la fiesta más hermosa que conmueve más nuestros corazones. Celebración de mérito que lo usamos para honrar a todas las madres de la creación ……… Es el himno más hermoso jamás escrito para honrar a las madres.

Hoy, la fiesta sagrada de este día se ha convertido en un día de comercio que expresa más que solo amor por la madre. En este día, los niños y sus padres deben pasarlos juntos, disfrutando del calor, el amor y la amistad basados ​​en la unidad familiar, compartiendo, comiendo y pasando el día con la familia, valorando el sacrificio y el amor de la madre.

El Día de la Madre debe celebrarse para mostrar su respeto y dedicación por reproducir la especie humana y educar a los hombres y mujeres que tienen la responsabilidad de dar continuidad al trabajo más hermoso que la naturaleza ha producido. La raza humana-. Es hora de rendir homenaje a todas las madres de la creación.

de-am



Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here