[ad_1]

Conocido en el imaginario colectivo como «el fin del mundo», el antártico Es hoy termómetro de tierra: una vasta área helada donde los científicos están estudiando los efectos del cambio climático que afectará a todo el planeta.

A pesar de su lejanía, que obliga a los visitantes a la Isla Rey Jorge, el siguiente chile, dos horas para viajar en avión desde la ciudad sureña Punta Arenas y para celebrar la Navidad en verano bajo un cielo casi siempre iluminado, la influencia del «continente blanco» incluye fenómenos naturales en otras partes del mundo que no podemos ni imaginar.

«La temperatura de mar desde norte en Europa, el florecimiento de los cerezos en Japón o las llanuras aluviales del norte de Japón chile“Están conformados por procesos antárticos”, explicó el director de la EFE en una entrevista Instituto Antártico Chileno (Inaj), marcelo lepe.

«el oso hormiguero Juega un papel importante en la regulación del clima del planeta, no solo por el albedo, la capacidad del continente blanco para reflejar la radiación solar, sino también porque las corrientes oceánicas que lo rodean crean una serie de interacciones en los océanos de todo el mundo, lo que a su vez conduce a una relación océano-atmósfera muy interesante que afecta una parte importante del clima global», explicó Leppe.

Isla Rey Jorge: La entrada al fin del mundo

Para comprender estos procesos, miles de investigadores visitan cada año sus aguas heladas y sus negras laderas nevadas, salpicadas del color rojizo de la roca volcánica y el verde tenue de los líquenes, con proyectos que utilizan la radiación para analizar los niveles de nutrientes en las aguas y incluso la forma en que la vida encuentra su camino en un contexto tan extremo.

Un paisaje de cruda e inmensa belleza que desde entonces ha servido de preámbulo al continente Isla Rey Jorge Es la isla más grande del Archipiélago de Shetland del Sur, en el extremo norte, el punto más cercano al continente americano.

ampliar imagen
infografía
Los investigadores durante su estudio. (Fuente externa )

Una especie de puerta de entrada a lo desconocido, en la que un grupo diverso de países como: Argentina, chile, Rusia, nosotros, Uruguay, China, Corea del Sur, Brasil Y Perú.

En caso de chile Hay dos bases en Villa de las Estrellas, la capital de Isla Rey Jorge, uno militar con aeródromo, base del presidente Eduardo Frei Montalva, y otro administrado por el Inach, profesor Julio Escudero, con una misión netamente científica.

Este último, desde su construcción en 1995, es un homenaje al jurista chileno artífice del decreto que definía los límites de la Territorio Antártico Chileno y es una de las bases de investigación más importantes del país, donde conviven destacados científicos, logísticos, chefs, técnicos y estudiantes de diversas disciplinas que dedican muchas horas a la investigación, la observación y la perseverancia.

El reino congelado de los microorganismos

Uno de ellos es el oceanógrafo español Juan Höfer, profesor de la Facultad de Ciencias mar de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, que estudia la vida en las aguas costeras antárticas en busca de plancton, pequeños organismos que la luz del sol les permite prosperar en las gélidas aguas del verano.

«A las microalgas que forman parte del plancton las llamamos fitoplancton, que tiene la capacidad de hacer la fotosíntesis (?), lo que le permite capturar grandes cantidades de CO2 tanto de la atmósfera como del océano, y que se encuentra en el agua (?), que ayuda a reducir la cantidad de CO2 en el aire, que es una de las causas del calentamiento global», dijo Höfer a Efe.

Para llevar a cabo su investigación, el biólogo de la Universidad de Oviedo (España), tiene que realizar salidas de campo para recoger muestras y filtrar el agua de diferentes profundidades. Un trabajo que requiere la ayuda de otros investigadores y equipos de logística del Inach.

Gracias a ello, el biólogo español pudo estudiar los efectos del derretimiento de los glaciares debido al cambio climático, un cambio importante en nuestra realidad planetaria ya que son los responsables de «reflejar el 90% de la radiación que nos llega a la Tierra hacia el recuperar la «atmósfera» que nos impide calentarnos tan rápido.

“Si los glaciares retroceden, la tierra o el mar eso expuesto atrapa mucha más energía y eso los hace más calientes. Además, cuando se derrite, el agua dulce ingresa al océano y cambia su dinámica (?). Por eso, es importante entender cómo estas microalgas nos ayudan o no a frenar el cambio climático”, concluye Höfer.

ampliar imagen
infografía
Animales en la Antártida (Fuente externa )

No obstante, estos trabajos de campo dependen de las llamadas «ventanas», oportunidades de buen clima que ocurren durante períodos cortos de horas en el mejor de los casos, que pueden no ocurrir o cambiar rápidamente, y que complican toda la investigación y la logística de la base.

Pero cuando emergen, te permiten descubrir misterios ocultos en la inmensidad. la antártida, incluso en escalas aún más microscópicas, como en el caso del investigador el Instituto de Investigaciones para el Desarrollo (IRD) de Francia, Leah Cabrol.

Actualmente, Cabrol está realizando un proyecto con la Universidad de chile, en el Instituto de Ecología y Biodiversidad, centrado en la «biogeografía de la antártida‘, es decir, ‘cómo se distribuyen las bacterias en los océanos del sur’.

“Las bacterias son microorganismos que producen y consumen metano, y el metano es uno de los gases de efecto invernadero más potentes (?) y las estudiamos aquí porque se encuentran en los polos tanto en el Ártico como en la Antártida. más cambios de temperatura hoy. Y por eso son las primeras áreas que reaccionarán a los efectos del cambio global”, explica a Efe el investigador francés.

Una idea compartida por Francisco Santa Cruz, jefe de la base Escudero e investigador del Inach en el programa de áreas marinas protegidas, quien señaló que la antártico “Se considera un sensor del cambio climático”.

Por eso, continuó, la ciencia que se está realizando en el continente es capaz de «monitorear el cambio climático de una manera diferente» y obtener información «única» que nos permite como humanidad mirar hacia el futuro y unirnos para tener una idea de cómo estos cambios están ‘llevándose a cabo’. afectando a todo el planeta», porque en este sentido «la Antártida es como el corazón del mundo».

Un oasis de calma y ciencia

Para lograr este objetivo, el Territorio Antártico cuenta con un total de 42 bases permanentes propiedad de 21 países, todas ellas regidas por tratados internacionales que han creado un oasis, sin precedentes en la historia, donde el respeto por la biodiversidad y la cooperación entre las fuerzas dominantes mundiales.

Lo que, a ojos de Leppe, lo convierte en «el mayor triunfo diplomático de la historia» ya que fue el único capaz de «dedicar por completo un continente a los conceptos más altruistas: la paz y la ciencia».

Una victoria humana que puede servir de baluarte para afrontar uno de los grandes retos a los que nos enfrentamos como especie: habitar un planeta que se encuentra en una nueva era climática donde la media mundial de CO2 supera las 400 partes por millón.

Una realidad sin precedentes, ya que la última vez que el planeta registró concentraciones similares fue durante el Plioceno, hace entre 5 y 3,5 millones de años, antes de que existieran los humanos.

“Todo lo que experimentamos es nuevo para nosotros. Podemos encontrar muchos rastros de historia natural, incluso en el hielo de antárticoque cuentan una historia climática turbulenta del pasado, pero nuestra capacidad para responder a estos cambios se encuentra en el medio, y también reconocemos que somos las especies que causan la parte más importante de este cambio», dijo Leppe.

el oso hormiguero en el nuevo chile

Para contrarrestar estos problemas globales, organismos como Naciones Unidas han tratado de sentar las bases de acuerdos globales a través de cumbres climáticas como la COP para limitar la emisión de gases de efecto invernadero o eliminar el uso de prácticas contaminantes.

En este sentido, chile Es un momento de grandes cambios, con la reciente elección como presidente de Gabriel Boric, un joven político de izquierda con un fuerte mensaje ambiental, y el proceso de redacción de lo que podría ser la nueva constitución del país.

ampliar imagen
infografía
Animales en la Antártida (Fuente externa )

Para el director del Inach, es tarea de la nueva constitución otorgar un “rol central”. la antártidasiempre sobre una base «basada en evidencia científica» que priorice «la necesidad de entender» lo que está pasando en el campo y «lo que puede afectarlo tanto chile como en el continente sudamericano y viceversa».

Una visión de largo plazo arraigada en el presente con iniciativas como la feria antártico Escolar (FAE), encuentro nacional de jóvenes del Inach que invita a estudiantes de todo el país a presentar propuestas de investigación antártico luchar por un lugar en una expedición al continente blanco.

Una oportunidad casi irrepetible pensada para «enseñarles lo que es la ciencia» antárticoy “a ver si es el camino que quieren seguir”, explicó Francisco Santa Cruz, porque “si lo conseguimos podemos garantizar una futura generación de científicos con una gran formación desde temprana edad”.

Pero aunque no los atraigan con la investigación, explicó Leppe, lo importante es que «regresen a cada una de sus regiones, lo hacen con un software diferente» que les permite tener «un impacto social y ambiental muy grande». conciencia» que los convierte en «líderes en sus diversas comunidades» para muchos de ellos.

«el oso hormiguero te toca y terminas contagiándote de una de las pandemias más hermosas del mundo, creyendo que la humanidad puede unirse para asegurar el futuro de cosas que van mucho más allá de lo económico. De valores que nos superan y nos reconectan con la magia de ser una especie biológica, en un concierto que compartimos con millones de otras especies”, concluyó Leppe.

Confiable, confiable y fácil. Agencia española de noticias multimedia.

[ad_2]

Artículo anteriorLa historia olvidada de un barco británico que luchó contra un notorio traficante de esclavos y ganó
Artículo siguientecómo funcionan las terapias de rehabilitación