[ad_1]

WASHINGTON, EE. UU.- James Clyburn, líder de la mayoría de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, confirmó hoy que los proyectos de ley de reforma electoral en el Capitolio están en «soporte vital» pero no muertos.

james clyburn

El demócrata de Carolina del Sur descartó la idea de que las iniciativas que se han estancado en la sesión legislativa tienen pocas o ninguna posibilidad de avanzar en Washington.

«Puede que estén conectados a ventiladores, pero (…) John Lewis y otros no se dieron por vencidos bajo la Ley de Derechos Civiles del 64. Por eso consiguió la Ley de Derecho al Voto del 65”, recordó Clyburn durante una entrevista este domingo en el programa State of the Union de CNN.

Los comentarios llegan en un momento en que las perspectivas de que los demócratas aprueben un proyecto de ley sobre el derecho al voto parecen sombrías.

La senadora Kyrsten Sinema (D-Arizona) y su colega Joe Manchin (Virginia Occidental) se oponen a cualquier movimiento que socave el «obstruccionismo» para aprobar una nueva legislación.

La Fuerza Azul está tratando de cambiar las reglas del Senado para aprobar la reforma electoral en medio de la oposición republicana que bloqueó la Ley de Libertad para Votar y la Ley de Avance de los Derechos Electorales de John Lewis el año pasado.

La Cámara de Representantes aprobó la semana pasada una versión que contiene disposiciones de ambas iniciativas y la envió a la consideración del Senado, lo que podría ocurrir el martes.

La Ley de Derechos Civiles de 1964 estableció un conjunto de reglas obligatorias para evitar la arbitrariedad utilizada en algunos territorios del sur para impedir el derecho al voto, particularmente de las poblaciones afroamericanas.

Un año después, el entonces presidente Lyndon B. Johnson firmó la Ley de derechos electorales de 1965 que prohíbe las prácticas electorales discriminatorias.

Pero estos avances han sido objeto de críticas en varias legislaturas controladas por republicanos, que han aprobado regulaciones que violan este derecho de los negros y otras minorías en Estados Unidos.

El 11 de enero, el presidente estadounidense Joe Biden y su diputada Kamala Harris viajaron a Atlanta para hacer campaña sobre los proyectos de ley estancados.

Sin embargo, frustradas por la falta de avances sobre el tema en el Congreso, las organizaciones que defienden el derecho al voto en Georgia no asistieron al discurso de Biden.

El jueves pasado, luego de una decepcionante reunión con los demócratas del Senado, el presidente expresó dudas sobre el futuro de los dos proyectos de ley.

Para algunos observadores, el apoyo a las iniciativas es una emergencia en un año electoral en el que los demócratas jugarán su pequeña mayoría en el Capitolio en las elecciones intermedias de noviembre.

pl



[ad_2]

Artículo anteriorExplorando los mejores ajustes potenciales para Kris Bryant
Artículo siguiente¿Quién fichará a Kris Bryant?