[ad_1]

Este artículo se actualiza regularmente a medida que se desarrollan los eventos.

El Reino Unido ha abandonado la Unión Europea, ahora una asociación económica y política de 27 países. 31 de enero de 2020Esto pone fin a la membresía británica de 47 años en la UE y las instituciones anteriores.

Desde entonces, se ha tenido cuidado de negociar las futuras relaciones UE-Reino Unido más allá de una transición estancada que termina 31 de diciembre de 2020 – Anuncio de cambios abruptos e importantes a menos que se llegue a un acuerdo.

Cumplir con este plazo tan estricto fue un gran desafío antes del ataque de la pandemia de coronavirus, que abrumó a ambos lados. Sin embargo, el gobierno del Reino Unido ha rechazado los llamados para extender la transición.

«Brexit», el término utilizado para describir la salida de Gran Bretaña de la UE, es el cambio constitucional más importante que Gran Bretaña ha conocido desde que se unió a la Comunidad Económica Europea con seis naciones en 1973. También es la primera vez que la institución europea pierde un miembro.

El Reino Unido votó para salir de la UE en un 52% a 48% en junio de 2016. Siguieron décadas de creciente hostilidad hacia el proyecto europeo en el Reino Unido, que se ha intensificado en los últimos años por un aumento en el sentimiento nacionalista, particularmente en Inglaterra. Otras razones, como las medidas de austeridad y la frustración con la política tradicional, también se mencionaron como razones, en medio de un debate más amplio sobre el papel del estado nación y el surgimiento del populismo en la era de la globalización.

Las consecuencias han aumentado la carga entre los países del Reino Unido: Inglaterra (53%) y Gales (52.5%) votaron para abandonar la UE, mientras que Escocia e Irlanda del Norte votaron 62% y 56% respectivamente para permanecer . También se descubrieron otras divisiones: por ejemplo, entre áreas metropolitanas y ciudades pequeñas, así como diferentes grupos de edad y clases sociales.

Existía la preocupación de que el largo y amargo proceso haya desviado la atención de los principales desafíos mundiales, en particular de la lucha para enfrentar la emergencia climática. Para muchos en Europa, la perspectiva de una división institucionalizada entre Gran Bretaña y la UE está debilitando el continente en un momento en que Estados Unidos se ha vuelto más aislado y China y Rusia se están volviendo cada vez más asertivas.

Últimos desarrollos e historias (hasta el 11 de junio):

Boris Johnson y Ursula von der Leyen sostienen discusiones de alto nivel

Francia está reviviendo el espectro del no acuerdo a medida que las negociaciones comerciales entre la UE y el Reino Unido se estancan

Análisis: ¿Cómo afectará la recesión de COVID 19 a las conversaciones comerciales entre la UE y el Reino Unido?

Punto muerto posterior al Brexit: cuatro áreas están en riesgo de fracaso del acuerdo comercial y de relaciones futuras entre la UE y el Reino Unido

El Reino Unido se retira para evitar los controles aduaneros en Irlanda del Norte

Conversaciones posteriores al Brexit: la UE y el Reino Unido se quejan de la falta de progreso

Tras la salida del Reino Unido de la UE, Michel Barnier y su equipo recibieron un nuevo mandato por parte del Consejo Europeo en febrero, compuesto principalmente por líderes nacionales, para negociar las relaciones UE-Reino Unido después del Brexit. Gran Bretaña bajo el nuevo gobierno de Boris Johnson también ha presentado su posición.

Sin embargo, se han hecho pocos progresos en los meses posteriores.

Tan pronto como comenzaron las conversaciones, la pandemia de coronavirus detuvo el proceso. La primera ronda de conversaciones fue seguida por una suspensión de seis semanas.

Desde entonces, se han realizado tres rondas de enlaces de video en lugar de conversaciones personales.

Al final de la segunda ronda de conversaciones, que tuvo lugar en abril a través de enlaces de video, el negociador de la UE Michel Barnier se sintió frustrado por la falta de progreso y acusó al Reino Unido de levantarse.

Barnier habló un lenguaje similar al final de una tercera ronda de discusiones a mediados de mayo y acusó al Reino Unido de carecer de ambición en un comunicado. Su homólogo británico, David Frost, estuvo de acuerdo en que se habían hecho pocos progresos y en su declaración acusó a la UE de adoptar un enfoque ideológico.

Después de las últimas reuniones en la primera semana de junio, el lenguaje de los negociadores de la UE fue más agudo que nunca. Barnier dijo que no se habían logrado avances significativos hacia un acuerdo y acusó al Reino Unido de haber retirado sus compromisos. Frost dijo que el progreso era «limitado» y que el formato remoto significaba «estamos cerca de alcanzar los límites de lo que podemos lograr».

Los críticos no ven las conexiones de video como un sustituto satisfactorio de las reuniones presenciales, dados los detalles y docenas de negociadores de cada lado.

COVID-19 golpeó a varias figuras clave, incluyendo a Barnier, Frost y especialmente al primer ministro británico Boris Johnson, en diferentes fases.

La energía en ambos lados ha sido distraída por la pandemia en los últimos meses, pero el tiempo para tomar decisiones sobre las relaciones posteriores al Brexit se está acercando.

Dos fechas límite: diciembre y junio

Las negociaciones incluyen un nuevo acuerdo comercial y las condiciones de las relaciones futuras, teniendo en cuenta una variedad de áreas, que incluyen bienes y servicios, pesca y agricultura, cooperación en seguridad, política de datos, educación y ciencia.

La fecha límite es el final del año y la expiración de un «período de transición» después del Brexit, que comenzó cuando el Reino Unido abandonó oficialmente la UE el 31 de enero y la mayoría de los acuerdos se mantuvieron temporalmente.

El acuerdo de divorcio extiende el período de transición en dos años para permitir más tiempo para las negociaciones. A pesar de la pandemia de coronavirus, el Reino Unido ha descartado cualquier legislación al respecto, aunque el impacto total de la crisis económica y de salud mundial aún está por verse en los próximos meses.

De acuerdo con las disposiciones vinculantes del acuerdo de divorcio, una extensión por parte del fin de junio. Algunas voces han pedido al Reino Unido que solicite una extensión, incluida Kristalina Georgieva, directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), el grupo parlamentario más grande en el Parlamento Europeo, el Partido Popular Europeo y el grupo de campaña contra el Brexit Best for Britain.

Los críticos dicen que el plazo más corto no está lo suficientemente cerca como para concluir un acuerdo que abarque todos los aspectos de las futuras relaciones entre la UE y el Reino Unido. Una forma es tener un acuerdo comercial más simple que luego aclare los detalles de otras políticas.

Sigue leyendo: Si la pesca no funciona en conjunto, se desvanecerá la esperanza de un acuerdo UE-Reino Unido

«Graves diferencias» entre la UE y Gran Bretaña

Ambas partes bosquejaron posiciones fuertemente contrastantes mientras flexionaban sus músculos antes de las conversaciones. Según los informes, los funcionarios de Bruselas estaban sorprendidos por la actitud del gobierno de Boris Johnson, que busca una relación mucho más distante e independiente con la UE que la que buscaba la ex primera ministra británica Theresa May.

Los líderes de la UE han pedido un acuerdo de largo alcance «ambicioso», bajo ciertas condiciones. El negociador Michel Barnier explicó la posición de la UE y dijo que no podría haber acuerdo comercial si Gran Bretaña no aceptaba «nivelar el campo de juego», una obligación contenida en el acuerdo de divorcio UE-Reino Unido (ver más abajo), y la UE- Regulaciones no socavadas. Desde entonces ha dicho que persisten «serias diferencias» entre las dos partes.

En el período previo a las conversaciones, Johnson, otros ministros y funcionarios enfatizaron la postura de Gran Bretaña: la desviación de las normas y estándares de la UE fue la esencia del Brexit y «la nueva posición de Gran Bretaña como una nación soberana independiente».

Gran Bretaña está luchando por un acuerdo de libre comercio más cercano, similar al de la UE, con países como Canadá. Bruselas hizo hincapié en que siempre había estado claro que, debido a la proximidad geográfica de Gran Bretaña a la UE y al grado de integración económica con Europa, las mismas reglas no podían aplicarse.

Acusaciones mutuas

Michel Barnier ha dicho en repetidas ocasiones que el Reino Unido no aceptó la igualdad de condiciones, mientras que su contraparte Frost acusó efectivamente a Bruselas de mover los postes.

El negociador de la UE ha rebajado la postura de Gran Bretaña sobre cuestiones como la gobernanza, la aplicación de la ley y el desarrollo sostenible por igual. Los británicos parecían entender mal las consecuencias de abandonar el mercado interno de la UE y la unión aduanera.

Del lado del Reino Unido, Frost acusa a Bruselas de tratar erróneamente de obligar al Reino Unido a las normas y estándares de la UE, argumentando que los requisitos de pesca de la UE son incompatibles con la soberanía del Reino Unido.

Sin un acuerdo, el Reino Unido es legalmente considerado por la UE como un «tercer país», creando barreras significativas para el comercio y otros aspectos de la vida. Las líneas rojas en ambos lados plantearon preocupaciones de que no se pudo llegar a un acuerdo y trajo un abrupto y dañino «borde del acantilado» a fines de 2020.

Sigue leyendo:

¿Cuál es el quid de un acuerdo comercial posterior al Brexit entre Gran Bretaña y la UE? El | Euronews responde

Negociaciones comerciales sobre el brexit: cinco términos clave explicados

«Igualdad de condiciones de competencia»: la nueva línea de error después del Brexit

La UE y el Reino Unido han firmado varios compromisos con respecto a la competencia comercial futura y otros asuntos. Esto incluye el compromiso con la igualdad de condiciones en cuestiones como la ayuda estatal, la competencia, los derechos sociales y laborales, el medio ambiente y el cambio climático.

Los compromisos están siendo revisados Declaración política sobre la forma de las futuras relaciones UE-Reino Unido acordadas en virtud del acuerdo de divorcio. El documento proporciona un marco que podría formar la base para un futuro acuerdo comercial.

La declaración se refiere a una futura relación económica entre la UE y el Reino Unido en la que el Reino Unido opta por un acuerdo de libre comercio (TLC). A cambio de aranceles y cuotas cero, el Reino Unido asume «compromisos sólidos» para garantizar una «competencia abierta y justa».

Sin embargo, la declaración no es legalmente vinculante, en contraste con el acuerdo de retiro en los términos del retiro del Reino Unido, que tiene la fuerza de un contrato internacional. Los críticos están preocupados porque los compromisos pueden no ser herméticos, particularmente dada la intención declarada del gobierno de Johnson de apartarse de las regulaciones de la UE y encontrar una ruta comercial independiente.

En la declaración original, negociada por el gobierno anterior del Reino Unido, Theresa May declaró que el Reino Unido permanecería estrechamente vinculado a la UE.

Cuando se llegó al acuerdo, muchos observadores argumentaron que negociar relaciones futuras era mucho más complicado y difícil de resolver que el acuerdo de divorcio. La evidencia para la primera ronda de conversaciones en la primavera de 2020 parece confirmar esto.

La relación de Gran Bretaña con los Estados Unidos, con la cual Gran Bretaña tiene la intención de concluir un futuro acuerdo comercial, fue paralela a la saga Brexit. Según los expertos en comercio, Gran Bretaña se enfrenta a una decisión importante con respecto a la aproximación legislativa: si debe permanecer cerca de las normas de la UE sobre el acceso al mercado europeo o si debe seguir las normas estadounidenses.

Sigue leyendo:

Boris Johnson quiere un acuerdo comercial rápido después del Brexit: Europa podría tener otras ideas

La UE es más importante que Estados Unidos, dicen las compañías británicas, que exigen más claridad sobre Brexit

¿Brexit significa el fin de Erasmus para estudiantes británicos?

¿Cómo afectará el Brexit a la defensa de Europa? El | Euronews responde

¿Por qué podría haber otro «escenario sin acuerdo» en diciembre de 2020?

A lo largo de 2019, muchos en ambos lados del Canal de la Mancha temían que Gran Bretaña pudiera «salir» de la UE sin llegar a un acuerdo sobre los términos del divorcio o las futuras relaciones. Si esto hubiera sucedido, las regulaciones legales que cubren muchos aspectos de la vida cotidiana de repente habrían dejado de aplicarse.

Sin embargo, el riesgo de un resultado de «no acuerdo» en enero de 2020 desapareció con el resultado de las elecciones del Reino Unido en diciembre de 2019. El Reino Unido abandonó la UE en virtud del acuerdo de retirada ratificado. Sus disposiciones, sobre regulación financiera, derechos civiles e Irlanda del Norte, ahora están protegidas por un contrato vinculante, independientemente del resultado de las negociaciones sobre relaciones futuras, como se explicó anteriormente.

El nuevo «no acuerdo» que se está discutiendo no se refiere a la salida de Gran Bretaña de la UE, sino más bien a un posible fracaso para llegar a un acuerdo sobre las relaciones futuras para el final del período de transición de 11 meses.

El desafío desalentador de celebrar un acuerdo comercial con la UE en cuestión de meses durante el período de transición, una tarea que normalmente lleva varios años, significa que ambas partes podrían mirar a otro «precipicio» económico en 2020.

El incumplimiento de un acuerdo comercial afectaría a la economía del Reino Unido, pero también a la de sus vecinos continentales más cercanos, e Irlanda. Esto cambiaría la relación comercial entre el Reino Unido y la UE de inmediato.

Es probable que otras cuestiones clave, como la seguridad y el terrorismo, la educación y la cooperación científica, permanezcan en el aire si no se llega a un acuerdo detallado sobre las futuras relaciones entre la UE y el Reino Unido.

Sigue leyendo:

Los pescadores belgas temen que el pez Brexit combata las consecuencias

Los pescadores británicos temen que el acuerdo comercial de la UE los deje en la oscuridad

Territorio británico Gibraltar «podría permanecer en el área Schengen después del Brexit»

Día del Brexit: Gran Bretaña finalmente abandona la UE el 31 de enero

El proceso sumió a Gran Bretaña en la peor crisis política y constitucional desde la Segunda Guerra Mundial. La salida del país de la UE se retrasó repetidamente en un período de bloqueo y agitación en el Parlamento británico, que terminó después de que Boris Johnson reemplazó a Theresa May como primera ministra, renegoció el acuerdo de divorcio y llevó al gobernante Partido Conservador a una decisiva victoria electoral en diciembre de 2019. tendría .

Gran Bretaña salió de la UE el viernes 31 de enero a la medianoche CET (11 p.m. hora del Reino Unido). Todas las incertidumbres restantes se han resuelto después de que el acuerdo de divorcio fue ratificado por los parlamentos británico y europeo, requisitos legales para la entrada en vigor de sus términos.

El Parlamento Europeo adoptó el acuerdo por una gran mayoría el 29 de enero, a pesar de las preocupaciones sobre los derechos de los británicos que viven en la UE y, en particular, los derechos de los ciudadanos de la UE que residen en el Reino Unido.

En Gran Bretaña, la victoria electoral conservadora aseguró que la ley que implementa el Brexit fue aprobada adecuadamente por el parlamento y recibió la aprobación real el 23 de enero.

Los jefes de estado de la UE acogieron con beneplácito la «claridad» del resultado electoral. Sin embargo, hubo escepticismo sobre si el período de transición posterior al Brexit en 2020 dejaría suficiente tiempo para concluir un acuerdo comercial y desarrollar relaciones futuras.

El brexit también podría aumentar aún más las tensiones en las cuatro naciones británicas. En Escocia, donde hubo renovados llamados a la independencia, y en Irlanda del Norte, se emitieron votos sustanciales contra el Brexit en las elecciones.

Sigue leyendo:

En imágenes: Brexit desencadena alegría, desesperación y disensión

Sturgeon habla sobre el lugar de Escocia en Europa después del Brexit

Macron: el Día del Brexit es una «señal de alarma histórica» ​​para las reformas en Europa

Brexit Timeline 2016-2020: eventos clave en el camino de Gran Bretaña desde el referéndum para salir de la UE

El acuerdo de divorcio Brexit entra en vigencia

Gran Bretaña no ha sido miembro de la UE desde el 1 de febrero y ya no forma parte de las instituciones del bloque. Su renuncia entró en vigencia bajo los términos del acuerdo de divorcio revisado firmado por Londres y Bruselas en octubre de 2019.

El acuerdo consiste en un acuerdo de retirada sobre las condiciones de salida, acompañado de una declaración política sobre las relaciones futuras.

Las condiciones de divorcio en el Acuerdo de Retiro cubren temas como la regulación financiera del Reino Unido, las disposiciones para Irlanda del Norte y las garantías de los derechos de los ciudadanos del Reino Unido y los residentes británicos del Reino Unido.

Según el acuerdo de divorcio un Fase de transición entró en vigor a partir de la salida del Reino Unido y se extenderá hasta el 31 de diciembre de 2020. Muchos acuerdos existentes permanecerán vigentes durante este período.

Sigue leyendo: ¿Qué cambió después de la medianoche del viernes 31 de enero? No mucho.

Las reglas existentes, que aún están vigentes durante este período, incluyen asuntos que incluyen Libertad de movimiento (el derecho de los ciudadanos de la UE a mudarse a otros países de la UE para vivir y trabajar allí), viajes transfronterizos y derechos personales.

Gran Bretaña tiene la intención de presentar una nueva Política de inmigración Entrada en vigor en enero de 2021. Los ciudadanos de la UE ya no recibirán un trato preferencial bajo los planes gubernamentales que incluyen un sistema basado en puntos para atraer trabajadores calificados.

Sigue leyendo:

«Habla inglés» para trabajar en el Reino Unido, el Reino Unido dice que los inmigrantes después del Brexit

Política de inmigración del Reino Unido: ¿Es Boris Johnson justo para los futuros inmigrantes de la UE?

El «ambiente hostil» de Gran Bretaña está destruyendo las vidas de aquellos que contribuyen al Reino Unido.

¿Qué sucede en virtud del acuerdo de divorcio Brexit ratificado entre el Reino Unido y la UE?

El revisado Derecho a retirada mantiene las disposiciones del acuerdo previamente negociado sobre cuestiones clave de divorcio: el acuerdo del Reino Unido Responsabilidades financieras a la UE y salir Acuerdos para Irlanda del Nortey Derechos civiles.

Estos protegen los derechos de residencia y seguridad social para los ciudadanos de la UE y los ciudadanos británicos que viven en el Reino Unido y garantizan la libertad de movimiento hasta el final del período de transición.

Los acuerdos entraron en vigor cuando el Reino Unido abandonó la UE a fines de enero en virtud del acuerdo ratificado y tenía la fuerza de un tratado internacional.

El principal cambio del acuerdo negociado por el gobierno de Theresa May es que el controvertido «respaldo» irlandés contenido en el acuerdo anterior (ver más abajo), para mantener una frontera abierta en la isla de Irlanda, ha sido eliminado del nuevo acuerdo. se convierte.

Sigue leyendo:

¿Qué hay en el acuerdo Brexit de Boris Johnson con la Unión Europea?

Lo que significa el acuerdo Brexit para los ciudadanos de la UE que viven en el Reino Unido

Lo que significa el acuerdo Brexit para los ciudadanos del Reino Unido que viven en la UE

Acuerdos para Irlanda del Norte

El Brexit significa que la frontera entre Irlanda del Norte (parte del Reino Unido) y la República de Irlanda (parte de la UE), una de las fronteras políticamente más sensibles del mundo, es ahora la única frontera terrestre de la Unión Europea con el Reino Unido. Todas las partes están de acuerdo en que esto debe permanecer abierto, pero el tema históricamente sensible y complejo ha echado a perder las conversaciones de divorcio.

Irlanda del Norte abandonará la UE en virtud del acuerdo revisado Unión aduanera con el resto del Reino Unido, que quiere seguir una política comercial independiente. En la práctica, sin embargo, seguirá las regulaciones aduaneras de la UE después del final del período de transición y estará sujeto a la supervisión de la UE.

El norte seguirá centrándose en algunos aspectos de la UE. mercado doméstico – y aplicar la legislación de la UE a las normas del IVA.

Los controles aduaneros y regulatorios no se llevan a cabo en la isla de Irlanda, sino en los puertos, lo que efectivamente conduce a una nueva división regulatoria en el Mar de Irlanda entre el Reino Unido e Irlanda del Norte. El gobierno del Reino Unido ha aceptado que esto significará algunos controles de mercancías, debido a la existencia previa de Boris Johnson de que no habría controles.

Este acuerdo es prácticamente una póliza de seguro para evitar una frontera dura, como los puestos fronterizos, y para proteger la economía transfronteriza entre Irlanda del Norte (parte del Reino Unido) y la República de Irlanda (parte de la UE) después del Brexit.

Reemplaza el plan del acuerdo de retiro rechazado anterior, que se llama Barrera. En ausencia de un acuerdo comercial o una solución alternativa, la idea era que toda Gran Bretaña permanecería en una unión aduanera con la UE, mientras que Irlanda del Norte estaría aún más cerca de las normas de la UE. Esta disposición ya no se lleva a cabo quitando el tope de seguridad.

El acuerdo revisado es similar a una propuesta original de la UE para un respaldo exclusivo para Irlanda del Norte que fue rechazado por el gobierno de Theresa May, pero es más complejo y tiene una diferencia significativa en que Irlanda del Norte estará legalmente en la Unión Aduanera del Reino Unido.

El acuerdo aborda la cuestión de Aprobación de Irlanda del Norte Para estos cambios: la Asamblea de Irlanda del Norte puede decidir si mantiene las nuevas reglas, pero solo cuatro años después del período de transición.

Sigue leyendo:

¿Qué sigue para Irlanda del Norte después del regreso de la Asamblea al poder compartido?

Brexit es una ruptura en la relación entre el Reino Unido y la UE. Pero oscurece una tragedia mucho más grande para el prospecto de Irlanda

‘No hay acuerdo’ en detalle: miedo al daño económico y las interrupciones en 2019

Mucho antes de que la pandemia de coronavirus causara estragos, muchos líderes políticos, instituciones, empresas e individuos advirtieron antes del Brexit que una salida sin acuerdo en ambos lados del Canal de la Mancha causaría graves perturbaciones y daños económicos, peor que eso en Gran Bretaña. UE.

Sin embargo, los Brexiteers rechazaron los pronósticos del Proyecto Miedo y algunos argumentaron que Gran Bretaña podría sobrevivir perfectamente de acuerdo con las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Los documentos del gobierno publicados a principios de septiembre de 2019, denominados en código «Operación Martillo Amarillo», confirmaron una sombría evaluación del posible impacto de un Brexit sin acuerdo el 31 de octubre. Con base en los propios preparativos del gobierno para el «peor de los casos», contenían advertencias sobre la posible escasez de alimentos, drogas y combustible.

La mayor incertidumbre en un año de agitación política en el Reino Unido en 2019 obligó al Reino Unido y a la UE, así como a las personas y las empresas de ambos lados del Canal de la Mancha, a intensificar los preparativos para ningún acuerdo dos veces, ya que el proceso Brexit no tiene formal Las medidas buscaron la aprobación de un acuerdo de salida.

Sigue leyendo:

¿Qué significarían los términos de la OMC para el comercio entre el Reino Unido y la UE?

Por qué tengo ganas de hacer negocios en Brexit Gran Bretaña como empresario de la UE

El gobierno de Theresa May publicó una serie de documentos, algunos de los cuales fueron actualizados bajo su sucesor. Aconsejaron a ciudadanos y empresas británicas sobre las consecuencias y cómo prepararse para un no acuerdo. La UE trataría a Gran Bretaña como un «tercer país».

Los sectores económicos del Reino Unido, que dependen de acuerdos estrechos y suaves con Europa, han advertido sobre los peligros de los nuevos costos y las restricciones que se imponen de la noche a la mañana. Bajo estas campanas de alarma se encontraban las industrias manufactureras, incluidas las de automoción, alimentos y bebidas, productos químicos y farmacéuticos, así como servicios de aviación, atención médica, turismo y financieros. También ha habido advertencias de la agricultura y la pesca, a pesar del fuerte apoyo del Brexit dentro de estos dos sectores.

En agosto de 2019, después de que el Banco de Inglaterra redujo su pronóstico de crecimiento para Gran Bretaña después del Brexit, su gobernador Mark Carney advirtió que si el acuerdo no fuera un acuerdo, la economía recibiría un golpe inmediato, los precios subirían y la libra caería y Las grandes industrias rentables se volverían «antieconómicas».

En abril de 2019, una carta filtrada del alto funcionario del gobierno advirtió sobre una recesión económica, un aumento en los precios de los alimentos, un grave impacto en los servicios de seguridad británicos, las fuerzas policiales y el sistema legal, y un retorno al gobierno directo del gobierno del Reino Unido en Irlanda del Norte. A principios de agosto, un documento gubernamental filtrado contenía advertencias similares.

En noviembre de 2018, dos informes clave del Tesoro del Reino Unido y el Banco de Inglaterra evaluaron el daño potencial de varios escenarios de Brexit para la economía del Reino Unido.

En una revisión publicada en julio de 2019 de los preparativos de la UE para un no acuerdo, la biblioteca de la Cámara de los Comunes describió el programa de la Comisión como uno de los «controles de daños» para proteger a los países de la UE27.

¿Por qué Gran Bretaña estaba tan dividida en Europa?

El lugar del Reino Unido en Europa, y viceversa, es un problema que probablemente nunca se resolvió adecuadamente después de la Segunda Guerra Mundial y que Brexit puso en primer plano.

Muchos en el Reino Unido, especialmente en Inglaterra, siempre han sido escépticos sobre el proyecto político europeo que muchos veneran en todo el continente. El antagonismo hacia la UE que surgió durante el mandato de Margaret Thatcher en la década de 1980 fue seguido por décadas de cobertura mediática hostil, particularmente en los tabloides británicos.

El debate del Reino Unido se centra en el equilibrio entre dos objetivos: el deseo de independencia, soberanía y autonomía frente a la necesidad de mantener el acceso a los mercados europeos, lo que, como la UE siempre ha enfatizado, significa cumplir con las normas de la UE.

La agitación en la escena política doméstica de Gran Bretaña ha cruzado las líneas del partido. Las divisiones internas del partido han afectado tanto al gobierno británico como a la oposición. El partido conservador gobernante en particular se ha dividido durante mucho tiempo entre facciones euroescépticas y eurófilas.

Una historia de tensiones entre Gran Bretaña y la UE.

Echa un vistazo a nuestra serie sobre la historia de la complicada relación de Gran Bretaña con la Unión Europea:

¿Cómo funciona la Unión Europea?

La UE se desarrolló originalmente después de la Segunda Guerra Mundial con el objetivo de promover la cooperación económica y el comercio entre países para evitar que vuelvan a la guerra. Las economías de sus miembros ahora están integradas en un mercado interno que permite la libre circulación de bienes, personas, servicios y capital.

Diecinueve de los 28 estados miembros usan una moneda única, el euro. La UE tiene sus propias instituciones y aprueba leyes que abordan muchos problemas en toda la Unión.

Destaca los beneficios de la membresía en el mantenimiento de la paz, promoviendo la libertad y la prosperidad como parte del mercado interno, manteniendo los estándares alimentarios y ambientales, los beneficios para el consumidor, protegiendo los derechos humanos y fortaleciendo el poder global de Europa.

los Consejo europeo está dirigido por su presidente y está compuesto por los jefes de estado y de gobierno nacionales y el presidente de la Comisión. Establece la dirección política general de la UE, pero no tiene poderes legislativos.

Leer más: ¿Qué está haciendo el Consejo Europeo?

los Comisión Europea promueve el interés general de la UE. Se compone de comisionados, uno de cada Estado miembro, designados por los gobiernos nacionales. Propone y hace cumplir las leyes e implementa políticas y presupuestos de la UE.

Leer más: ¿Qué está haciendo la Comisión Europea?

los Parlamento Europeo ist die einzige Institution, die direkt von ihren Bürgern gewählt wird und sie vertritt. Es hat auch Gesetzgebungs-, Aufsichts- und Haushaltsverantwortung.

Weiterlesen:

Was macht das Europäische Parlament?

Wie wird das Europäische Parlament nach dem Austritt britischer Abgeordneter aussehen?

Der Abzug Großbritanniens bringt der EU weitere Kopfschmerzen in Form eines Lochs in die EU Budget für die nächsten Jahre. Ein Gipfel im Februar, der darauf abzielte, den langfristigen Finanzierungsplan des Blocks zu vereinbaren, scheiterte.

Weiterlesen:

EU-Haushaltsblockade: Was passiert als nächstes?

EU-Haushalt: Warum sollten Sie sich für die Verhandlungen interessieren?

Wie wurde der Brexit-Stillstand in Großbritannien gebrochen?

Großbritannien hat schließlich die langjährige Pattsituation beim Brexit nach den vorgezogenen Parlamentswahlen am 12. Dezember 2019 gebrochen, die der regierenden konservativen Partei von Boris Johnson einen vernichtenden Sieg und eine parlamentarische Mehrheit von 80 Sitzen einbrachten.

Die Tories kämpften für ein Versprechen, die EU bis Ende Januar zu verlassen, und der Wahlkampfslogan des Premierministers «Get Brexit done» traf offenbar die Wähler. Der Vorsprung von 80 Sitzplätzen bot ein ausreichendes Polster, um den Ausstieg Großbritanniens in Kraft zu setzen.

Die wichtigste Labour Party der Opposition erlitt ihre größte Niederlage seit 1935. Unter dem Vorsitzenden Jeremy Corbyn – seitdem ersetzt durch den ehemaligen Brexit-Sprecher der Partei, Sir Keir Starmer – wurde die Politik der Partei stark kritisiert. Bei seiner Wahl war geplant, ein Brexit-Abkommen neu auszuhandeln, das dann in einem zweiten Referendum der Öffentlichkeit vorgestellt worden wäre.

Die Pro-EU-Liberaldemokraten gewannen – trotz Erhöhung ihres Stimmenanteils – weniger als ein Dutzend Sitze, als die «Remain» -Stimme aufgeteilt wurde. Das Wahlversprechen der Partei, den Brexit insgesamt zu stoppen, falls er gewählt wird, erwies sich bei den Wählern als unpopulär.

Die Scottish National Party (SNP), die sich ebenfalls dafür einsetzte, den Brexit zu stoppen, gewann jedoch über eine zweite öffentliche Abstimmung die überwiegende Mehrheit der Sitze nördlich der Grenze zu England. Auf der anderen Seite der Irischen See traten auch Anti-Brexit-Stimmen in den Vordergrund, als Nordirland mehr irische Nationalisten in das britische Parlament wählte als pro-britische Gewerkschafter.

Weiterlesen:

Der Weg zum Brexit: Boris Johnsons erste sechs Monate als britischer Premierminister

Könnte Johnsons Wahlsieg das Auseinanderbrechen Großbritanniens bedeuten? El | Euronews antwortet

Taktiken und Pakte: Warum ist das Wahlergebnis in Nordirland von Bedeutung?

Sir Keir Starmer als neuer Führer der Labour Party der britischen Opposition bestätigt

Die «Klarheit» des Brexit folgt auf eine anhaltende Pattsituation

Oppositionsparteien gewährten Boris Johnson seine begehrten Parlamentswahlen, nachdem die Gefahr eines bevorstehenden No-Deal-Brexit im Oktober überwunden war.

In Ermangelung der Zustimmung des Parlaments zu seinem neu ausgehandelten Deal bis zum 19. Oktober war der Premierminister gesetzlich verpflichtet, bei der Europäischen Union eine Verzögerung von drei Monaten zu beantragen.

Am 29. Oktober bestätigte der Präsident des Europäischen Rates, Donald Tusk, dass die EU die letzte Verlängerung der Mitgliedschaft Großbritanniens bis zum 31. Januar 2020 offiziell angenommen hat – mit der Option einer früheren Abreise, falls das neu ausgehandelte Scheidungsabkommen ratifiziert wurde.

Die Verzögerung, die Boris Johnsons Gelübde gezahlt wurde, wiederholte sich mehrfach, dass Großbritannien die EU am 31. Oktober verlassen würde.

Brexit-Deal abgeschlossen – aber britische Rechnung entgleist

Die EU und das Vereinigte Königreich gaben am 17. Oktober bekannt, dass sie eine Einigung über ein überarbeitetes Ausstiegsabkommen erzielt hatten. Es fand am Tag eines wichtigen EU-Gipfels statt und folgte einer Phase intensiver Gespräche. Das Abkommen wurde von den nationalen Führern der EU rasch grünes Licht gegeben.

Das Abkommen änderte die zuvor ausgehandelten Vereinbarungen für Nordirland und sah einen klareren Bruch für Großbritannien mit der EU vor als das von Theresa May getroffene Abkommen.

Boris Johnson wurde Ende Juli Premierminister, aber es war Anfang Oktober, bevor seine Regierung Brüssel einen detaillierten Vorschlag für einen neuen Scheidungsvertrag vorlegte. Dann warf er seinen umstrittenen Plan für Nordirland aus, einen Kompromiss zu erzielen.

Ein Gesetzentwurf zur Umsetzung des neuen Abkommens hat seine erste parlamentarische Hürde genommen, wurde jedoch von Johnson selbst zurückgestellt, als die Abgeordneten den dreitägigen Zeitplan der Regierung ablehnten, um ihn zu verabschieden. Viele waren der Ansicht, dass viel mehr Zeit erforderlich sei, um Maßnahmen zu prüfen, die die Beziehungen Großbritanniens zu Europa in den kommenden Jahren bestimmen werden.

Weiterlesen: Vom Deal zur Verzögerung: Was ist mit dem Brexit im Oktober passiert?

Wie kam Boris Johnson zu einem überarbeiteten Abkommen mit der EU?

Kurz gesagt, Boris Johnson machte große Zugeständnisse an Nordirland.

Die früheren Vorschläge Großbritanniens – von Brexit-Anhängern viel gepriesen – für «alternative Vereinbarungen», einschließlich technologischer Lösungen zur Wahrung einer unsichtbaren Grenze, gingen aus. Stattdessen hat Johnson einem anderen Status für Nordirland als dem Rest des Vereinigten Königreichs zugestimmt und einen Plan akzeptiert, der dem von der EU ursprünglich vorgeschlagenen sehr nahe kommt.

Die EU gab ebenfalls Anlass und eröffnete das Rückzugsabkommen, von dem sie immer gesagt hatte, es sei sakrosankt. Dublin und Brüssel einigten sich darauf, den umstrittenen irischen Grenzstopp, der die Brexit-Gespräche seit Monaten plagte, zu ersetzen, und öffneten die Tür zu einer möglichen Frist für Grenzschutzmaßnahmen durch einen neuen Zustimmungsmechanismus.

Johnsons Kurswechsel hatte jedoch seinen Preis: Die Demokratische Unionistische Partei (DUP) in Nordirland, bis dahin ein Verbündeter der Regierung, sagte, sie könne keine Vorschläge unterstützen, die eine «Grenze in der Irischen See» schaffen würden.

Vereinbarungen für Nordirland waren ein zentraler Punkt während der Verhandlungen, seit Großbritannien im März 2017 den formellen Brexit-Prozess auslöste. Hinter den Details zu Handelsvereinbarungen stehen grundlegende Fragen zur Identität. Die Möglichkeit neuer Grenzen – zwischen Nordirland und entweder der irischen Republik oder Großbritannien oder beiden – ist in einer Region mit einer schwierigen Vergangenheit äußerst problematisch.

«Get Brexit done»: PM Johnson startet neue Initiative für die EU-Ausgangstür

Die Haltung Großbritanniens gegenüber dem Brexit wurde deutlich härter, als Boris Johnson Ende Juli 2019 in die Downing Street Nr. 10 eintrat. Der ehemalige Außenminister und Londoner Bürgermeister übernahm die Zügel, nachdem er den Führungswettbewerb der Konservativen Partei gewonnen hatte.

He signalled immediately a reinvigorated drive to take the UK out of the EU on October 31 — «no ifs or buts» — raising the likelihood that the country would leave the EU without a withdrawal deal.

The summer and autumn of 2019 saw the UK government significantly ramp up its no-deal preparations — since stood down — with more funds promised. The Conservative conference in Manchester had a new slogan, “Get Brexit done” — which has echoes of the “take back control” rallying cry of the “Leave” campaign during the 2016 referendum campaign.

There was further turmoil in the British parliament, where there was stiff opposition to a «no-deal Brexit». The government lost numerous votes in the House of Commons, and lost its thin majority. Several Tory rebels were expelled for opposing Brexit strategy.

Johnson suffered a humiliating defeat when the country’s highest court ruled that his government had acted unlawfully by suspending parliament.

In the end Boris Johnson was forced to compromise over Northern Ireland to win a revised deal. UK law obliged the prime minister to seek a Brexit delay from the EU, which was duly granted.

Read more: Brexit timeline: Boris Johnson’s month of turmoil in September

Theresa May’s Brexit delay brings European election electroshock

Johnson’s arrival in No 10 Downing Street followed a prolonged period of turmoil in British politics. This came to a head when Theresa May — who failed to get her EU divorce deal through parliament — became the latest in a long line of Conservative prime ministers to be brought down by Europe.

In the wake of the repeated parliamentary defeats for the EU divorce deal, the House of Commons twice forced the British government to seek to delay Brexit. In April 2019 EU national leaders met for a special European Council summit and agreed to a six-month «flexible extension» to the UK’s departure from the bloc, with a new exit date set for October 31 — or earlier if its parliament approved the original withdrawal deal.

But relief at avoiding a disruptive no-deal exit was tempered by renewed uncertainty and frustration for businesses and people — especially for EU and UK expats.

The extension of the UK’s EU membership also forced the country to take part in the European Parliament elections in May — and send 73 newly-elected MEPs to Strasbourg in July.

Nigel Farage’s new Brexit Party, which advocates leaving the EU without a formal agreement, came top of the European vote. But there was a strong showing from pro-EU parties, in particular, the Liberal Democrats, who wanted to reverse Brexit altogether.

Britain’s two main parties — the Conservatives and the Labour opposition — were severely punished by voters. Many Conservatives are furious at the failure to “deliver Brexit”, while Labour was accused of sitting on the fence.

The results indicated that opinion in the UK had become still more polarised over Brexit.

Weiterlesen:Number of Britons granted EU citizenship has doubled since referendum

Why did the UK parliament repeatedly reject Theresa May’s deal?

Theresa May’s withdrawal deal was negotiated by London and Brussels over an 18-month period and approved by the 27 other EU governments in November 2018. It was rejected three times by the UK parliament between January and March 2019 — leading to May’s resignation and her replacement by Boris Johnson.

The former prime minister insisted her negotiated withdrawal agreement was in the national interest and there was no viable alternative. She argued that it delivered on the referendum result: an end to free movement, an end to huge UK payments to the EU, and an exit from the unpopular EU structures on farming and fishing.

However, the agreement brought hostility from both supporters and opponents of Brexit. In parliament, an alliance of forces resulted in the successive defeats for the government.

The main Labour opposition said the deal did not meet its six Brexit tests.

Read more: What was in Theresa May’s Brexit deal and why was it so unpopular?

Derailed by the backstop

To guarantee an open border, the backstop envisaged the UK remaining in a «single customs territory» with the EU, in the absence of a free trade deal or an alternative solution. It proved to be a major stumbling block in the negotiations.

Eurosceptic critics, including the Conservative anti-EU European Research Group (ERG), suspected it would have kept the UK strapped permanently to EU trade policy. EU sources pointed out that the UK-wide mechanism in the withdrawal agreement was included at the UK’s request, to avoid splitting off Northern Ireland from the rest of the UK.

Northern Ireland’s Democratic Unionist Party (DUP), on whose support the May government depended, has always vehemently opposed any move it believes might separate Northern Ireland from the rest of the United Kingdom. Under the backstop, as set out in May’s deal, Northern Ireland would stay aligned to some EU rules.

Revisions fail to stop defeats

As the clock ticked down towards the original March 29 deadline, the UK and the EU said they had agreed a revised Brexit deal following weeks of deadlocked talks between London and Brussels.

EU27 leaders had refused to alter the text of the withdrawal agreement. But Theresa May said she had secured legally-binding changes over the backstop’s application. The British parliament had voted to seek “alternative arrangements”.

The parliamentary deadlock prompted moves by MPs from different parties to wrest control of the Brexit process and allow a series of «indicative votes» to explore alternative solutions to the government’s deal. But there was no majority for any particular solution, other than an opposition to no-deal.

Read more: How Brexit defined then destroyed Theresa May’s premiership

Theresa May’s Brexit battles

Theresa May always struggled to keep the pro and anti-European wings of the Conservative Party on board with her Brexit plans.

Her doomed UK-EU divorce deal represented a compromise. But the blurring of several of her so-called «red lines» on the limits of EU power sparked fury within her divided Conservative Party. As negotiations with Brussels brought more UK concessions, a string of government resignations followed.

After the 2017 general election, which left the Tories severely weakened in parliament, hostility amid their own ranks to any moves towards a «softer» Brexit restricted May’s room for manoeuvre.

Eurosceptics including the DUP strongly opposed her Brexit plan and the subsequent agreement, with many calling for the UK to leave the EU with no deal. In early 2019, the Tories in particular haemorrhaged support to the new hardline Brexit Party.

Equally, several pro-EU MPs also opposed a deal which, in their view, would leave the UK worse off than it had been inside the bloc. Some joined calls from opposition parties for a second referendum. Both the Conservatives and opposition Labour parties suffered defections of some MPs to a new pro-EU centrist party.

Amid the parliamentary deadlock, pressure from Tory Europhiles obliged the prime minister to open the door to a Brexit delay — and engage in cross-party talks, which collapsed after a few weeks.

Theresa May’s fate was sealed after she revealed a fourth plan for getting her thrice-rejected Brexit deal through parliament. She tweaked the legislative package and crucially opened the door to a possible confirmatory referendum — a move which angered many in her party and sparked another government resignation.

Receive our regular newsletter directly to your smartphone



[ad_2]

Artículo anteriorBatalla de las ligas de futbol
Artículo siguienteLa policía de Minneapolis rara vez es disciplinada por quejas, según los registros