[ad_1]

Las secuelas de la reunión del equipo de los Indios de Cleveland que envió a casa a los lanzadores Mike Clevinger y Zach Plesac podrían tener implicaciones de gran alcance tanto para la temporada de los Indios como para el futuro financiero de los abridores talentosos.

Los indios tienen preguntas sobre qué hacer con sus lanzadores y cómo iniciar un crimen que ha estado lidiando durante la mayor parte de la temporada 2020. El resto del béisbol tampoco falta para las preguntas. Aquí hay 20 de los más relevantes, con respuestas.

¿Por qué las Grandes Ligas no suspendieron a Clevinger y Plesac?

Técnicamente podría ser. En la regulación actualizada del coronavirus acordada por la liga y el sindicato, el comisionado puede disciplinar por «razones justas», según las fuentes. MLB ya envió cartas a los jugadores por violar los protocolos, según las fuentes, pero ninguna resultó en una suspensión.

Dicho esto, la idea de que Clevinger y Plesac son los únicos jugadores en el béisbol que rompen los protocolos es ridícula. Las historias son variadas: salir a cenar en el camino, jugar al golf, volar con mujeres y amigos que no se han probado regularmente. Sin suspensiones automáticas, sucederán cosas así. Con ellos, por supuesto, probablemente también lo harían.

Cuando el béisbol decidió operar fuera de una burbuja, entendió que incluso si una gran mayoría de jugadores obedecía los protocolos, algunos no lo hacían y nadie lo sabría. La adición de un monitor ayudó a atrapar a Plesac y podría prevenir otros problemas en el futuro. Pero la disciplina de la liga es un palo que probablemente solo se use en una situación desesperada. Especialmente cuando la perspectiva de una degradación puede realmente financiar una organización como Cleveland.

La Asociación de Jugadores de MLB ha estado monitoreando las rebajas de Clevinger y Plesac y podría presentar una queja por pérdida de servicio si los Indios mantienen cualquiera de las opciones durante 20 días. Del mismo modo, si la liga suspendía a un jugador sin paga por violar los protocolos del coronavirus, es probable que el sindicato retroceda.

¿Soy yo o parece que la MLB y el sindicato están trabajando juntos?

Es verdad. Después de una brutal fase de negociación de tres meses sobre una posible temporada y la eventual implementación de un calendario de 60 juegos por parte del comisionado Rob Manfred, la liga y el sindicato han logrado un comienzo traicionero de la temporada con ecuanimidad.

Los altos funcionarios de ambos lados conversan a diario y han superado una serie de obstáculos potencialmente problemáticos, desde el comienzo difícil hasta las pruebas, hasta la reprogramación de docenas de juegos que se han pospuesto debido a pruebas positivas: un acuerdo que permite a los jugadores con COVID positivo permite solicitar el reintegro a los 10 días y regresar al campo, incluso si, según las fuentes, siguen dando positivo a los 14 días. El acuerdo, informado por primera vez por Jon Heyman, sigue las últimas pautas de los CDC, que indican que el nivel de contagio de una persona disminuirá hasta tal punto dentro de este período que puede salir de la cuarentena de manera segura.

Si se llevan bien, ¿es una buena señal para los jugadores que acceden a una burbuja de postemporada?

Seguro que lo hace. Ahora un par de cosas. Primero, lo que MLB está contemplando no es una burbuja en el sentido independiente NBA-Disney. El béisbol sería una versión más restrictiva de sus protocolos que dictaran específicamente dónde vivir y adónde ir. En segundo lugar, cuando los jugadores participan en las conversaciones de postemporada, se dan cuenta de que la liga está implementando el formato de postemporada deseado y que su poder al respecto es mínimo.

Aún así, es mucho menos probable que los jugadores se molesten por una burbuja de postemporada, como en abril, cuando se informó por primera vez sobre la posibilidad de una burbuja de temporada completa. Los playoffs son increíblemente importantes para el béisbol. Se espera que la liga genere más de mil millones de dólares en ingresos por televisión. Los jugadores han negociado un fondo de playoffs de 50 millones de dólares. Ambos bandos quieren coronar a un campeón. Un mes de relativo aislamiento, especialmente dado el número cada vez menor de jugadores afectados a medida que los equipos avanzan en la postemporada, es aceptable.

Algo que la liga podría hacer para abordar las preocupaciones de los jugadores: encontrar una manera de involucrar a sus familias en la burbuja. Tenga en cuenta que las preocupaciones iniciales de los jugadores sobre un plan de burbujas se centraron casi por completo en la posible exclusión de familias.

Si bien esto agregaría cientos de personas más para monitorear, y cientos más que podrían ser vectores de infección, existen posibles compensaciones. Quizás las familias podrían entrar en una burbuja antes de la serie divisional si solo quedaran ocho equipos. O quizás antes de la serie del campeonato con cuatro equipos restantes. De cualquier manera, hay algo en la mente de los jugadores, dijeron las fuentes, que se abordará en las discusiones a medida que MLB avance con su planificación.

¿De qué otra manera podría ayudar una burbuja?

Es obvio: los protocolos más estrictos significan un menor potencial de infección. Si bien una burbuja estricta es difícil para la ronda de comodines, incluso una burbuja de Los Ángeles / San Diego o Chicago / Milwaukee tendría dificultades para organizar ocho series al mismo tiempo, comenzando con dos ciudades centrales (¿Los Ángeles y Nueva York?). en un clima cálido o en un ambiente abovedado de la serie divisional (Los Ángeles o Houston / Arlington) es muy prometedor.

Siguiente: Una burbuja no significa un viaje. Y aunque ningún viaje es bueno para los problemas del coronavirus, tiene un beneficio adicional: no hay días de viaje. Sin días de viaje, la liga puede ajustar el calendario de los playoffs. Esto es importante porque para que exista una burbuja real, MLB tendría que grabar días de grabación en el calendario, días que actualmente no existen. En teoría, los playoffs también podrían comenzar un poco más tarde, cuando los equipos necesiten armar juegos para llegar a los 60 programados.

Esto no es de ninguna manera una certeza. MLB requeriría la aprobación de las cadenas de televisión que quieren juegos en ciertas noches, y menos días libres durante una serie beneficiarían a los equipos con más profundidad de lanzamiento. Pero si los Cardenales de San Luis terminan la temporada con, digamos, 56 partidos jugados y la MLB dicta que un equipo necesita 60 para clasificar a los playoffs, uno o dos días adicionales podrían ser robados de un día libre en octubre, para llegar a una pensión completa.

Si no es así, ¿cuál es el plan con los cardenales?

Editor, encoja los hombros e inserte emoji

(Nota del editor: No, Jeff.)

Esto es lo que sucede cuando intentas ser demasiado lindo.

Multa. Pero en serio, no hay una buena respuesta. Es una locura que los Cardinals intenten jugar 53 partidos en 44 días con 11 dobles cabezazos. Sin embargo, planear casi 60 juegos es posiblemente lo mejor de un carcaj de flechas rotas.

En las últimas semanas, cuando los Cardinals cayeron después de un brote de coronavirus, varios jugadores de la Liga Nacional enviaron mensajes de texto diciendo que era totalmente injusto soportar los rigores de 60 juegos mientras que los Cardinals pueden competir en menos juegos y según el porcentaje de victorias. ser evaluado. Esto es extremadamente razonable.

Los Cardinals, por otro lado, se han visto afectados por una pandemia mundial de una enfermedad altamente transmisible. No querían un brote de COVID. Ciertamente no han sido bien atendidos, con el desalentador programa que reiniciaron el sábado y la dificultad de hacerlo después de pasar las últimas dos semanas, durante la primera semana y una combinación de «entrenamiento» en la habitación del hotel. «Para estar preparado para las Grandes Ligas – Entrenamientos en casa para el segundo.

Esta fue una situación real sin salida. Y considerando que los Cardinals tienen que hacer todo lo correcto para jugar todos sus 58 juegos programados (clima perfecto, viajes sin problemas, sin resultados positivos de COVID entre los oponentes), MLB puede retrasar la inevitabilidad de una decisión de St. Louis. que está destinado a cabrear a alguien.

Entonces, ¿cómo lo van a hacer los cardenales?

La parte más difícil es mantener un pitcheo sano. El veterano Adam Wainwright regresó el sábado con cinco entradas sobresalientes. Dakota Hudson lanzó cuatro entradas fuertes el domingo. Alguien como Jack Flaherty, su centro de franquicia, puede tardar más en construirse. Está previsto que comience el miércoles, aunque eso depende de su sesión de bullpen el lunes.

¿Cómo equilibra St. Louis ganar con la priorización de la salud? Es una pregunta sin gran respuesta, como es común en 2020. «Lo que vamos a hacer con nuestra rotación es buscar gente muy similar a la práctica de primavera del Juego 1», dijo John Mozeliak, presidente de los Cardinals para Operaciones de Béisbol. «Para otros, podría parecer el Juego 3. No hay forma de que alguien elimine siete u ocho entradas en los primeros dos juegos».

Por mucho que los Cardenales hayan tratado de averiguar el regreso de sus lanzadores, tanto como la lista de 28 hombres y los juegos de doble cabeza de 7 entradas los ayudan a atravesar la realidad de al menos 407 entradas repartidas en el resto de su calendario. Sigue siendo una tarea inmensamente difícil que pondrá a prueba la fuerza de un equipo que se espera que llegue a la postemporada antes de que estalle.

Hablando de cabeceras dobles con siete entradas, ¿cómo se sienten las personas con ellas?

Este es un tema bastante candente, ya que algunos jugadores sienten que MLB está usando el béisbol pandémico para probar cómo reaccionan los fanáticos a los juegos de siete entradas para acortar todos los juegos, no solo dobles cabezas.

Si bien es cierto que algunas personas en la liga están intrigadas por los juegos de siete entradas, la idea de que el béisbol está adaptando uno de sus principios más básicos, un juego de nueve entradas, es descabellada.

Sin embargo, al final de la temporada habrá mucho que analizar. ¿Cómo cambia el uso del lanzador en los juegos de siete entradas? ¿Cómo afectan la estrategia dos entradas menos? Y, quizás lo más relevante, ¿cuánto duran los juegos de siete entradas?

Lo que fascina a los árbitros sobre los juegos de siete entradas es la combinación de un posible re-énfasis en el comienzo del pitcheo (los abridores hicieron al menos siete entradas 767 veces y nueve entradas solo 38 veces el año pasado), la urgencia creada con menos entradas. y la posible reducción drástica del tiempo de juego. Hasta ahora, se han jugado 14 juegos de siete entradas desde que se introdujo la regla de doble cabeza a principios de agosto.

Su tiempo de juego promedio: 2 horas, 34 minutos.

El juego promedio de nueve entradas de 2020 según la referencia de béisbol: 3 horas, 6 minutos, más alto que nunca.

Por un lado, es fácil para el béisbol decir que afeitarse más de 30 minutos de tiempo de juego es un resultado neto positivo, algo que puede resultar tentador para alguien que lo encuentra cuando la atención disminuye y el número de la casa -Aumentan las opciones de entretenimiento La marca de tres horas en el juego promedio es una barrera psicológica que hace que el béisbol sea simplemente insostenible.

Por otro lado, más béisbol siempre es mejor, ¿verdad? Y no es solo que los juegos con siete entradas producirían casi 5,000 entradas menos en el transcurso de una temporada regular. Es el claro impacto en las estadísticas lo que es una parte integral del juego. Y la realidad de que si los jugadores juegan menos y tienen menos estadísticas de conteo, lo más probable es que los propietarios quieran pagar menos. Y si el juego se volviera hacia el pitcheo, los trabajos en el bullpen desaparecerían y el sindicato odiaría eso. Y sigue y sigue y sigue.

Cuando se le preguntó acerca de los juegos de siete entradas como panacea, un funcionario lo dijo en pocas palabras: «Se trata del problema, no de la causa».

¿Cuál es el problema?

Desarrollando el juego lejos de la acción. Este es un problema real. Esto es el Problema.

Baseball Reference tuiteó una maldita estadística la semana pasada. Encontró que el tiempo promedio entre balones en 2020 fue de 3 minutos y 52 segundos. Eso fue 36 segundos más que en 2011. Eso es un aumento del 18,4% en una década. Durante 50 años, esto es un aumento del 41,5%.

Creo firmemente que los jugadores de béisbol son mejores hoy que nunca. Mejor lanzando, mejor bateando, mejor fildeando. Si hay casi cuatro minutos entre las bolas, los dos últimos elementos son, por supuesto, menos comunes que nunca. Si la gente acusa al béisbol de ser aburrido, puede ser porque la acción ha sido prohibida en el juego.

Hasta ahora, los jugadores están en huelga en 2020 con la segunda tasa más alta de todos los tiempos. (La puntuación más alta: 2019). Han pasado 20 años desde que los conciertos récord terminaron con una caminata con tanta frecuencia. El promedio de bateo fue por última vez tan bajo en 1968.

¿Te refieres a 1968, como el año después de que la MLB se fue cuesta abajo porque los lanzadores eran demasiado dominantes?

Sip. Y aunque eso no es exactamente 1968, el porcentaje de titulares de ese año de 0.413 es 73 puntos más alto que el del 68, golpear se siente como un arte perdido. A saber:

  • Los equipos promediaron 7,98 goles por partido este año. Este es el nivel más bajo desde 1968. Antes: 1909. Si el béisbol mantiene su ritmo actual, terminará la temporada 2020 con 15.704 picos y 14.360 hits. Una razón para el optimismo: la tasa de golpes promedio de las bolas en juego es de solo 0.285 en lugar del típico 0.295 a 0.300. Cuando vuelve a la media, los golpes también aumentan.

  • Incluso con el Power Spike, en su mayoría son jonrones. Los equipos alcanzaron 1,56 dobles por partido, la marca más baja desde 1991, y 0,15 triples por partido, que sería la más baja de la historia. (Aunque es cierto que está en línea con la historia reciente: triple que no ha excedido 0.2 por juego desde el strike de 1994).

¿Qué más está cambiando?

Un montón:

  • Los equipos tienen un promedio de 0.47 bases robadas por juego. La última vez que rara vez robaron esto: 1971.

  • Los lanzadores vencieron a los bateadores a un ritmo histórico: 0.48 por juego, el más alto de la historia, superando los siete años más altos anteriores de 1890, 1891, 1895, 1897, 1898, 1899 y 1900.

  • Con la implementación del bateador universalmente etiquetado, la víctima podría morir fácilmente. Hubo 32 bajas en 21,875 apariciones récord, una tasa de 0.05 por juego y una disminución del 65.7% con respecto a la temporada pasada.

  • Solo hubo 54 intentos de víctimas en toda la temporada. Siete equipos ni siquiera han probado una captura de Bunt: los Angelinos, Bravos, Cardinals, Diamondbacks, Rays, Tigers y Twins. De estos, solo Arizona y Minnesota tienen hits mixtos.

  • Más consecuencias del DH universal: las caminatas deliberadas están en 0.08 por juego, el nivel más bajo de la historia, un 45.9% por debajo del mínimo histórico del año anterior. Y Pinch Hitting es el punto más bajo en un siglo. Los equipos usan 0,70 premios por juego, la marca más rara desde 1921.

Algunas de estas cosas no son del todo malas. Los juegos cambian. Sucede. ¿Qué pasa con algo que realmente afectará al béisbol este año?

¿Te gusta un período comercial aburrido?

Uff.

Si. No es algo que pueda darse por sentado, ha habido más conversaciones comerciales de las esperadas según los ejecutivos, pero las barreras para la mayoría de las empresas son bastante altas.

Considere la debilidad de la temporada. Los equipos han visto los estragos que puede causar un brote de COVID. Tan confiados como están los ejecutivos en los registros y pueden obedecerlos, reconocen que un jugador, entrenador, entrenador o empleado irresponsable puede arruinar su temporada. Ni siquiera es necesario. Quizás el hijo de un jugador regrese a la escuela en septiembre y regrese a casa con COVID. La temporada 2020 es un evento Black Swan que espera suceder.

Lo desconocido no termina ahí. Para los equipos que buscan repartir jugadores, la cantidad de información que tienen sobre el rendimiento potencial es su punto más bajo en más de una década. Los equipos trabajan con una gran cantidad de información: informes de exploración actuales, expedientes de maquillaje y métricas del juego. Entienden que no saben todo sobre nadie fuera de su organización, pero la amplitud del conocimiento les da consuelo.

No este año. Los cazatalentos no están permitidos en los parques de las grandes ligas o en lugares de entrenamiento alternativos para oponentes donde se hayan reunido la mayoría de los mejores jugadores de las ligas menores. Una simple pregunta de personalidad: ¿cómo lidió el Jugador X con la pandemia? – es casi imposible de comprobar. La semana pasada había esperanzas de lecturas. Los equipos de informes de Kiley McDaniel de ESPN pudieron elegir un programa para compartir datos y videos de sus ubicaciones alternativas. Le pedí que escribiera algunos párrafos sobre lo que eso significa.

Después de que comenzara la temporada corta, se asumió que la actividad comercial se reduciría drásticamente debido a la combinación de clubes que no quieren interrumpir sus casas club y la caja negra que contenía información sobre clientes potenciales en ubicaciones alternativas.

Los clubes tuvieron la oportunidad a principios de esta semana de optar por un acuerdo alternativo para compartir datos y videos en el sitio respaldado por MLB. Es una configuración simple: envíe todos los datos de video y TrackMan que grabó a MLB y recibirá la información enviada por otros clubes que decidieron hacerlo. ¿Está fuera de competencia y le gustaría cambiar un gran jugador de la liga por un prospecto superior? Ahora que sabe cómo han sido durante las últimas semanas, el obstáculo para las operaciones ahora es mucho más corto si no se eliminan.

Una de las versiones más comunes del acuerdo de fecha límite, el préstamo en un año errante intercambiado por un prospecto en A-Ball, todavía no parece mucho más probable. No hay muchos prospectos de pelota A en ubicaciones alternativas, y algunos clubes aún no creen que valga la pena interrumpir el camerino cuando se agrega un relevista en la séptima entrada.

Y eso lleva a otro punto: antes de que se cierren la mayoría de los acuerdos, los equipos querrán saber si un jugador informa a su nuevo equipo o se excluye de la temporada 2020. Esto no le da a todos los jugadores una cláusula de no canje, pero cuando un equipo quiere canjearlos y sugieren que no se pongan en contacto, las posibilidades de que se cierre un trato se reducen.

¿Entonces está diciendo que no habrá operaciones antes del 31 de agosto?

No canjes. Mucho menos. Tome todo lo anterior, agregue a eso el hecho de que 16 equipos están jugando los playoffs, y recuerde que hoy, exactamente dos semanas antes de la fecha límite, todos los equipos de béisbol son eliminados de un puesto de playoffs dentro de los cinco juegos. y el número de vendedores no se parece en nada a una temporada típica.

Si quieres acabar con la fecha límite de intercambio, Passan, ¿al menos me estás diciendo que la estufa caliente rugirá?

Bueno, va a ser interesante. Los equipos siempre necesitan jugadores. Por último, pero no menos importante, averiguar quién vale qué cuando la economía pandémica está en juego y comienza una pequeña temporada de muestra será una ventana fascinante sobre cómo los equipos individuales ven el futuro inmediato y a largo plazo.

A algunos jugadores les va bastante bien. El receptor de Filadelfia J.T. Realmuto es el mejor jugador posicional agente libre este invierno, y él y Bryce Harper fueron posiblemente el mejor dúo en el béisbol esta temporada. (Shoutout, Charlie Blackmon y Trevor Story.) El diestro de Cincinnati Trevor Bauer tiene la tasa de strike más alta (14.90 por nueve entradas) y la efectividad más baja (0.93) de cualquier abridor con 18 entradas o más. El segunda base de los Yankees, DJ LeMahieu, bateó un .411 mejor en la Liga Americana antes de entrar en la lista de lesionados. El recorrido apropiado para la edad de Minnesota DH Nelson Cruz continúa: .342 / .416 / .620 con el séptimo promedio más alto de velocidad de descenso en viajes programados. Y la evolución de Alex Colome en un Nouveau Mariano Rivera – lanza un cutter casi el 80% de las veces – ha dado sus frutos: no ha renunciado a una carrera para los White Sox y es 5v5 en ocasiones seguras.

A otros les ha resultado difícil distinguirse. Mientras que Oakland tiene el mejor récord en béisbol con 16: 6, el campo corto Marcus Semien solo bateó .216 / .262 / .361 luego de terminar tercero en la carrera por el Jugador Más Valioso de la Liga Americana la temporada pasada. El mediocampista de Houston George Springer ha suavizado su promedio de bateo de 0.193 con una variedad de bases por bolas, pero sus cuatro extrabases en 74 apariciones récord están muy por debajo de su tasa histórica. El abridor de Arizona Robbie Ray tuvo el juego Robbie Rayest posible el domingo: cinco entradas, sin hits, una carrera, seis bases por bolas, cuatro ponches. Ray ha alcanzado un récord de Grandes Ligas de 20 en 22 entradas. La velocidad de la recta de los Yankees, el zurdo James Paxton, es de 3 millas por hora de su rango típico de 95.5 millas por hora, y como resultado, fue inusualmente vencible.

Realmuto y LeMahieu, así como Cruz y Colome, también fueron buenos el año pasado. No fue Bauer. ¿Que ha cambiado?

Bueno, estaba sano y eso siempre ayuda. Pero hay más, y una mirada más allá de su línea estadística y en otros números lo demuestra.

Antes de 2020, la velocidad promedio de giro de Bauer en su recta de cuatro costuras era de 2.306 revoluciones por minuto, según Statcast. La temporada pasada subió a 2.412 rpm. ¿Este año? Es 2.801 rpm, el más alto en las Grandes Ligas entre los lanzadores que han lanzado al menos 50 cuatros.

Bauer ha visto mejoras significativas en cada uno de sus otros tres campos principales. Su promedio de carrera anterior a 2020, promedio de 2019 y revoluciones promedio de 2020:

Bola curva: 2.535, 2.549, 2.840
Control deslizante: 2.649, 2.736, 2.982
Cortador: 2.504, 2.640, 2.901

¿Cómo hizo saltos de velocidad de efectos tan extraordinarios en cada uno de sus lanzamientos? Bueno, en 2018, Bauer tuiteó: «Mi bola rápida tiene un promedio de 2250 RPM. Sé que puedo agregar 400 RPM con alquitrán de pino. Vea cuánto mejor sería si no tuviera moral …»

Lo que quiso decir con «moralidad» se ejemplificó en un tweet anterior que decía: «Las reglas deben cumplirse tal como están escritas. El alquitrán de pino es una ventaja competitiva más que los esteroides en un juego determinado».

Hace tiempo que se reconoce el uso de alquitrán de pino como medio de agarre mediante jarras. Si bien la regla de contaminantes de la MLB prohíbe esto, la liga solo aplica la ordenanza cuando es tan descarada y atroz que la protesta pública prácticamente lo exige o los gerentes piden a los árbitros que realicen una prueba de contaminantes que revele cosas ilegales pegajosas.

Quizás es solo una coincidencia que Bauer dijo que podía agregar 400 rpm a su bola rápida usando alquitrán de pino y agregó casi exactamente 400 rpm esta temporada. No hay evidencia clara de que haya usado alguna sustancia extraña en 2020.

Los números tampoco mienten. Las bolas rápidas de alto giro son mucho más efectivas que sus hermanas de giro más bajo, como se muestra en un gráfico en el primer tweet de Bauer arriba. La encuesta anterior de Bauer sobre el tema buscaba coherencia. Haga cumplir la regla o no y legalice las mejoras en el mango de las jarras. De lo contrario, existe un incentivo para que las jarras las usen. Quien no paga dinero y sus equipos ganan.

Lejos de estar al borde de la libre elección, Bauer ganará dinero si continúa como lo hizo. Los Rojos, que tienen ambiciones de playoffs, podrían usar esta actuación de nivel de as si quieren llegar a la postemporada. Y sería muy propio de Bauer renunciar a ese fundamento moral solo para demostrar que el béisbol tiene un doble rasero cuando se trata de sustancias extrañas y cuánto mejor pueden hacer realmente a los lanzadores.

Bueno, eso parece lo más lindo que verás este año, ¿no?

¡No tan rapido mi amigo! A principios de este año, cuando la MLB y los jugadores estaban en medio de sus interminables enfrentamientos, la liga amenazó con cancelar el draft. El principal proponente de esto, según las fuentes, fue el dueño de los Colorado Rockies, Dick Montfort, quien forma parte del poderoso comité laboral de la liga.

El draft se redujo de 40 rondas a cinco rondas, y los bonos por firmar a los jugadores se colocaron en un plan de pago de dos años con un máximo de $ 100,000 por adelantado. Con cada ficha de jugador reclutado, fueron incluidos en la lista de sus equipos y se unieron a las miles de otras ligas más pequeñas, a las que se les pagará una beca de alrededor de $ 400 por semana hasta fines de agosto.

Bueno, a excepción de los Rockies. Sus diseños de 2020 no reciben los $ 400 a la semana. Cuando se le preguntó por qué, un empleado de los Rockies dijo: «Nuestro dueño».

Los jugadores que firmaron a fines de junio / principios de julio habrían pagado alrededor de nueve semanas, o $ 3,600. En lugar de gastar otros $ 21,600 para dar la bienvenida a su nuevo grupo de jugadores a la organización, Montfort decidió hacer un punto. Y ese punto es que, aunque esté equivocado, valora sus principios hacia sus jugadores.

¿Qué más pasa con las ligas menores?

Solo tu conflicto interno promedio.

El béisbol de ligas menores ha estado en movimiento desde que se reveló el plan de MLB de reducir el 25% de los equipos afiliados. Con el Acuerdo de Béisbol Profesional, que rige la relación MLB-MiLB y expira el 30 de septiembre, la posibilidad de cambios drásticos en el béisbol afiliado ha dado lugar a que una fuente libere una «guerra santa interna» entre el MiLB y las organizaciones bajo su paraguas. considerado.

Mientras que el béisbol de ligas menores supervisa técnicamente a los 160 equipos afiliados, MLB ha estado estudiando la posibilidad de poner a las ligas menores bajo su techo. Eso hizo que el MiLB luchara por mantener su independencia y, de hecho, su propio tiempo. Como J.J. Cooper de Baseball America registró tan maravillosamente que los esfuerzos de MiLB para salvarse se han convertido en una lucha de poder casi cómica.

El 3 de agosto, Pat O’Conner, presidente y director ejecutivo de MiLB, disolvió el comité que negociaba la PBA y lo reemplazó con leales, informó Cooper. Ocho días después, el consejo de administración de MiLB votó para destituir al equipo designado por O’Conner y reinstalar a la mayor parte del grupo original. Los propietarios de equipos de ligas menores temían que O’Conner pusiera la MiLB frente a los equipos afiliados y siguen preocupados porque, como le dijo un propietario a ESPN, las reglas de la MiLB concentran tanto poder en el presidente «, que Putin estaría celoso «.

Sin partidos de ligas menores esta temporada, las organizaciones de todo el país están en problemas financieros. Podrían retirarse suficientes equipos para que las organizaciones que MLB quería eliminar simplemente desaparecieran. Lo cual es básicamente un resultado subóptimo. El béisbol de ligas menores es el sustento de muchas ciudades pequeñas para este deporte.

Der Besitzer der Minor League hofft, mit MLB einen Deal abschließen zu können, der die angeschlossenen Teams in die beste Position bringt, um der Pandemie standzuhalten. Ob dies auch die Überwachung durch die MiLB einschließt, hängt vom Verlauf der bevorstehenden Verhandlungen ab.

Alle Neulinge, die aus den kleinen Ligen kommen sollten – werden wir dieses Jahr tatsächlich noch mehr sehen?

Hoffnungsvoll. Denn wenn der Pandemieball in einem Drittel der Saison etwas bewiesen hat, brauchen Teams, die scheinbar keine Hoffnung nach der Saison haben, möglicherweise nur ein oder zwei Aussichten, um sich in den Oktober hineinzuversetzen.

Schauen Sie sich die 12-9 Baltimore Orioles an. Sie gingen als 300-1 Außenseiter in die Saison, um die World Series zu gewinnen. Würden die Playoffs heute beginnen, wären sie die Nummer 7 in den AL-Playoffs und würden in einer Wildcard-Serie mit drei Spielen gegen die Yankees antreten. Wäre es besser, wenn sie mit Adley Rutschman, der Nummer 1 im Entwurf von 2019, einen Playoff-Platz verfolgen und Fänger spielen würden? Zugegeben, Pedro Severino war eine Offenbarung, aber der Aufstieg einer Aussicht auf Rutschmans Art würde der Saison 2020 noch mehr Legitimität verleihen, selbst wenn er seine Dienstuhr vor dem von Baltimore erwarteten Zeitpunkt starten würde.

Die Beförderung von Rutschman ist weniger wahrscheinlich als die von Casey Mize, der Nummer 1 im Entwurf von 2018, der sich früher oder später in Detroit befinden könnte. Die Tigers, die 9-10 und ein halbes Spiel hinter der Playoff-Position Nr. 8 liegen, haben am Dienstag und Mittwoch offene Plätze in ihrer Rotation. Sie haben den ersten Baseman C.J. Cron für die Saison durch eine Knieverletzung verloren, was ihre Chancen für die Zukunft beeinträchtigen könnte, aber auch einen potenziellen 40-Mann-Kader für Mize oder Matt Manning eröffnet, einen weiteren hoch angesehenen Rechtshänder.

Der vielversprechende Outfielder Dylan Carlson kehrte diese Woche zu den Cardinals zurück. Philadelphia rief den dritten Baseman Alec Bohm an, um seine Aufstellung um Pop zu erweitern. Die Angels haben Outfielder Jo Adell in ihre Aufstellung aufgenommen. Weitere Perspektiven könnten und sollten kommen.

Sie sind alle gerade an den alternativen Standorten. Wie sind die?

So etwas wie eine Black Box. Es gibt kein Scouting. Öffentliche Daten und Videos sind fast nicht vorhanden. Jedes Team behandelt seine Website anders.

Die meisten bestehen aus einer Mischung aus Triple-A-Sorten, die beim Auffüllen von Verletzungen helfen sollen, und einem Team aus der Arizona Fall League, das voller Interessenten ist. Insbesondere für viel jüngere Spieler war laut Quellen die Begegnung mit Spielern und Veteranen auf höherer Ebene hilfreich. Aber für diejenigen wie Carlson – zum Beispiel Gavin Lux von den Dodgers oder Jarred Kelenic von Seattle, zwei spielbereite Spieler – eignet sich die Struktur des alternativen Standorts möglicherweise nicht gut für ihre Entwicklung.

Die Woche eines potenziellen Kunden sah kürzlich so aus:

Da die alternative Site maximal 30 Spieler hat, werden bei einigen Spielen Mitarbeiter mit Positionen gespielt. Es gibt auch nicht genug Waffen, um täglich Neun-Inning-Spiele zu veranstalten. MLB prüft, ob bis zu 15 Spieler zu jeder alternativen Site hinzugefügt werden können, was bei diesem Problem helfen sollte. Bei der Abwägung der Entwicklung eines Top-Interessenten muss jedoch argumentiert werden, dass es für die Zukunft eines Teams vorteilhafter ist, Zeit in den wichtigsten Ligen zu verbringen, als wenn es seine Service-Uhr startet (wie bei Kelenic), als ein möglicherweise verschwendetes Jahr der Entwicklung an einem alternativen Standort.

Wie real sind die Rockies?

Abgesehen von den Orioles und Marlins hat kein Team so überrascht wie die Rockies. Ihr 13-8-Rekord ist ebenfalls kein Zufall, da ihr Plus-23-Laufdifferential das zweitbeste in der NL hinter den Dodgers ist, die in der Major League führend sind und plus 60 sind.

Die Rockies gewinnen mit großer Beleidigung, besser als erwartetem Pitching und machen die kleinen Dinge gut. Zum Beispiel: Die Rockies haben bei 32,8% ihrer Chancen, der höchsten Punktzahl im Baseball, produktive Outs erzielt – einen Läufer ohne Outs vorangebracht oder einen Baserunner mit dem zweiten aus dem Inning gefahren. Wenn es einen Mann auf dem dritten Platz mit weniger als zwei Outs gibt, haben sie ihn 31 von 43 Mal gefahren, die höchste Rate von mehr als 10%. Auch ihr Basislauf war hervorragend. Colorado hat bei 55% seiner Chancen den ersten bis dritten oder zweiten Platz belegt, um bei einem Einzelspiel den ersten oder zweiten Platz zu belegen, und den zweiten Platz bei MLB nach Arizona.

Sind wir wirklich bereit zu sagen, dass eine Mannschaft nach 21 Spielen echt ist?

jugar

1:07

Jeff Passan breaks down the scheduling options for the Reds and Pirates after Saturday’s and Sunday’s games were called off due to a positive coronavirus test for Cincinnati.

Real is relative in 2020. The 60-game schedule recalibrated everything. If Colorado plays .500 baseball from this point forward, it will almost certainly make the postseason. That’s why even a five-games-over-.500 start is so big.

It also makes the teams in the inverse position so intriguing. Playing baseball in 2020 is extraordinarily difficult. The protocols offer little freedom to players. The atmosphere at games, as one player said this week, feels «soulless.» And if there is no postseason to play for? Well, one general manager posited, that’s dangerous for the sport.

Because a player who is tired of the protocols and the games and the losing, he suggested, is likelier to ignore them. And while there is no evidence yet of team-to-team on-field transmission, the turmoil caused by a single COVID case, let alone an outbreak, is very real. Consider this weekend. A Cincinnati player tested positive after the Reds’ victory Friday. The Reds’ games Saturday and Sunday were postponed.

If a similar incident happens in mid-September and there are no dates on the calendar to make up the games, how does MLB handle that? Even worse, if there’s an outbreak and a team has to shutter for a week, what does it do? Would MLB force it to play with a team from its alternate-site roster? Every day that goes by, every page on the calendar that flips, makes such a scenario likelier.

The GM’s suggestion: Do what the NBA did and eliminate teams out of playoff contention. The issues, of course, are too plenty for that to even be a consideration. The teams have local TV obligations to fulfill. The schedule would be a wreck. Figuring out the right date by which to cull the field could prove unnecessarily cumbersome.

Nevertheless, it raises the potential — even likelihood — of players on losing teams opting out before the season is over. Anyone who does so would forfeit money and service time, so players with fewer than six years of service would be far less prone. And yet with baseball in 2020 as much of a production as it is, some players have wondered aloud: Is all this worth it?

If Cincinnati gets the go-ahead to play Tuesday, MLB could have its first full slate of games since July 26. The prospect of more postponements is inevitable, as is the sport confronting the challenges of teams respecting protocols. Nobody said this was going to be easy, and it most certainly hasn’t been. But here baseball is, chugging ahead, literally one day at a time, hoping it’s better than the last.



[ad_2]

Artículo anteriorLa lista de 2013 de Man United para el primer juego de David Moyes: ¿dónde están ahora?
Artículo siguientePetán Trujillo asesinaría a Balaguer «SC Noticias