BANÍ, República Dominicana. – El ayuntamiento aquí, a través de su administración tributaria, recomendó que los propietarios y gerentes de edificios verifiquen el estado de las facturas de limpieza o recolección de basura de sus propiedades, porque en muchos casos los nuevos inquilinos o sus residentes se quejan del monto de una factura que no tienen que pagar.

En la ilustración, estos usuarios van a la ventana de Administración Tributaria para realizar el pago del servicio de recolección de basura.

“Necesitamos la colaboración de los propietarios o los abogados que los administran para mantener estas cuentas actualizadas. Si un inquilino o persona deja una propiedad, el propietario o administrador también puede averiguar el estado de la cuenta de limpieza de la propiedad llamando al ayuntamiento (809-369-4343) «, dijo el alcalde Santo Ramírez.

Se recuerda que cuando Ramírez se hizo cargo de la administración del Ayuntamiento de Baní, el departamento de limpieza y decoración encontró apenas cinco (5) camiones recolectores de basura en toda la comunidad, por lo que inmediatamente ordenó la compra de ocho camiones. “Si aumentan los ingresos de la recolección de residuos, también podemos mejorar el servicio. Por lo tanto, apelamos a la colaboración de los propietarios y abogados para que nos ayuden a que todos los que reciben este servicio municipal paguen ”, dijo Ramírez.

Yilldard Jiménez, director del Proyecto de Gestión Tributaria.

El servicio de limpieza se ofrece específicamente para bienes raíces, no para las personas que viven en él. Eso significa que es un servicio doméstico. Por lo tanto, la administración tributaria calcula los montos de las facturas de los bienes inmuebles utilizando un código de propiedad que lo crea y no para individuos. Por lo tanto, es común que algunos usuarios del servicio se quejen de un monto de factura que no han utilizado.

A pesar del estancamiento que ha surgido, las autoridades fiscales ofrecen una solución a los nuevos inquilinos que prueban mediante un contrato de alquiler que no usaron el servicio antes de la fecha de concesión del contrato y recomiendan que se paguen los seis (6) meses de servicios religiosos siguientes. , al final del cual se elimina la deuda anterior de la propiedad y el propietario del servicio realiza un cambio de nombre.

Sin embargo, el ayuntamiento ya no cobra la cantidad de limpieza que se eliminó del sistema de gestión fiscal.

“Tenemos que crear una cultura de responsabilidad hacia los servicios municipales. Tenemos el deber de recolectar basura y lo hacemos; Pero necesitamos que la comunidad cumpla con la obligación de pagar la factura «, dijo el director del proyecto de administración tributaria, Yilldard Jiménez.

Ramírez y Jiménez instan a todos los beneficiarios de la recolección de basura a mantener su pago, ya que esta es la única forma en que el ayuntamiento puede pagar el costo de la flota de camiones, adquirir nuevas unidades y contratar nuevo personal para proporcionar un mejor servicio de limpieza urbana.

Patricia Báez Martínez



Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here