[ad_1]

El miembro del Salón de la Fama del Béisbol Bob Gibson murió el viernes a la edad de 84 años, confirmaron los Cardenales de San Luis a ESPN.

Gibson, quien nació en Omaha, Nebraska, jugó todas sus 17 temporadas en la MLB con los Cardenales de 1959 a 1975.

Gibson anunció en julio de 2019 que tenía cáncer de páncreas.

El nueve veces All-Star y dos veces campeón de la Serie Mundial anotó 251 victorias, anotó 3.117, tuvo una efectividad de 2.91 y era conocido como un competidor duro que rara vez sonreía.

El dos veces ganador del premio Cy Young fue nombrado MVP de la Serie Mundial por las temporadas 1964 y 67 de los Cardinals. Fue el Jugador Más Valioso de la Liga Nacional en el 68.

En su apogeo, Gibson fue quizás el abridor completo más talentoso de la historia, un ganador de nueve guantes de oro que, a pesar de una entrega feroz y arrolladora que lo llevó a la primera base de la colina, vagó por todas partes para arrebatar a Grounder. y un bateador duro que conectó cinco jonrones dos veces en una temporada y peleó .303 en 1970 cuando también ganó su segundo Cy Young.

Con un promedio de 19 victorias al año desde 1963 hasta 1972, terminó 251-174 y fue solo el segundo lanzador en pegar 3,000 ponches. No lanzaba tan fuerte como Sandy Koufax ni desde tantos ángulos como Juan Marichal, pero los bateadores nunca olvidaron cómo los miraba (o parpadeaba porque era miope) como si estuviera ajustando una vieja cuenta.

En 1968, «El año de los lanzadores», Gibson abogó por una de las mejores temporadas jamás producidas por un lanzador abridor. Tuvo marca de 22-9 con una efectividad de 1.12 y 13 exclusiones, lo que resultó en que el montículo del lanzador se redujera de 15 a 10 pulgadas. Gibson hizo 28 de sus 34 aperturas.

«Estaba enojado», comentó Gibson más tarde sobre el cambio de reglas provocado por su dominio, a pesar de seguir siendo un gran lanzador durante varios años y lanzar su único juego sin hits contra Pittsburgh en 1971.

La muerte de Gibson se produjo en el 52 aniversario de lo que quizás fue su hazaña más desalentadora cuando estableció un récord mundial de 17 matones en el Juego 1 del Clásico de Otoño de 1968 contra los Tigres de Detroit.

«Fue tan difícil vencerlo», dijo una vez Billy Williams, colega de los Cubs Slugger y Salón de la Fama, sobre Gibson. «Durante un año, Roberto Clemente conectó una línea que lo golpeó justo en la espinilla. Tiró otras cinco o seis entradas para terminar el juego y luego resultó que tenía una pierna rota».

Jack Flaherty, quien fue titular y perdió contra los Cardinals el viernes ante los San Diego Padres al final de la temporada, expresó sus condolencias en Twitter.

El receptor de St. Louis, Yadier Molina, quien ha pasado toda su carrera con los Cardinals, dijo que la noticia de la muerte de Gibson puso en perspectiva la derrota del viernes.

«Es difícil perder una leyenda. Puedes perder un juego, pero cuando pierdes a un hombre como Bob Gibson es simplemente difícil», dijo Molina. «Bob era divertido, inteligente, traía mucha energía. Cuando hablaba, escuchabas. Era bueno tenerlo todos los años. Perdemos un juego, perdemos una serie. [Friday]Pero lo difícil es que hemos perdido a un gran hombre. «

Su tenacidad lo distingue de muchos de sus colegas. Gibson reprendió a los jugadores rivales y, a veces, a los compañeros de equipo que se atrevieron a hablar con él el día que lanzó, y ni siquiera perdonó a su propia familia.

«Jugué unos cientos de juegos de tic-tac-toe con mi pequeña hija y ella no me ha pegado», le dijo una vez a Roger Angell del New Yorker. «Siempre tuve que ganar». Tengo que ganar »

Igualmente disciplinado e impaciente, Gibson trabajó tan rápido que el locutor Vin Scully bromeó diciendo que golpeó como si su auto hubiera estado estacionado dos veces. No dio ningún consejo y frunció el ceño cuando el receptor Tim McCarver o cualquier otra persona pensó en visitar la colina.

«Lo único que sabes sobre el pitcheo es que no puedes batear», dijo Gibson.

Su enfoque era tan grande que no parecía saber que estaba en camino a un récord de ponches en un solo juego de la Serie Mundial (que venció a Koufax ’15) hasta que McCarver lo convenció de mirar el marcador.

Durante la temporada regular, Gibson noqueó a más de 200 bateadores nueve veces y lideró la Liga Nacional en blanqueadas cuatro veces, terminando 56 en su carrera. Sus 13 blanqueadas en 1968 hicieron que McCarver llamara a Gibson «el lanzador más feliz que he visto en mi vida. Siempre lanza cuando el otro equipo falla en anotar».

En la postemporada fue de alguna manera más grande y terminó la carrera 7-2 con 1.89 de efectividad y 92 picos en 81 entradas. A pesar del dominio de los Tigres al comienzo de la serie en 1968, este año terminó con una derrota en el Juego 7, lesionado por una mala conducta poco común del jardinero Star Center Curt Flood.

La efectividad de 1.12 de Gibson en esta temporada regular fue la tercera más baja para cualquier lanzador abridor desde 1900, y de lejos la mejor para cualquier abridor en la era post-pelota muerta que comenzó en la década de 1920.

Gibson, quien fue contratado por los Cardenales como agente libre aficionado en 1957, tuvo problemas iniciales con su control. Ese problema se resolvió desarrollando uno de los controles deslizantes más grandes del béisbol y una curva para su recta dura. Sabía cómo golpear y apuntar a otra parte cuando los bateadores estaban demasiado cerca del plato.

Hank Aaron una vez le aconsejó a su compañero de equipo de los Atlanta Braves, Dusty Baker, sobre Gibson.

«No te va a derribar, te va a derribar», dijo Aaron, según el Boston Globe. “Derribaría a su propia abuela si se atreviera a desafiarlo. No lo mires fijamente, no le sonrías, no le hables. A él no le gusta. Si le sucede un jonrón, no corra demasiado lento, ni demasiado rápido. Si quieres ir de fiesta, entra primero en el túnel. Y si te pega, no cargues contra la colina porque es un boxeador de guante de oro. »

Solo el segundo jugador negro (después de Don Newcombe) en ganar el premio Cy Young fue una inspiración mientras insistía en algo más. Gibson se describiría a sí mismo como un «hombre negro aburrido y obstinado» que despreciaba la idea de que él era el modelo a seguir de todos y una vez colocó un letrero en su casillero que decía: «No soy parcial. Odio a todos».

Pero se enorgullecía de la diversidad racial y el trabajo en equipo de los cardenales, un poderoso símbolo de la era de los derechos civiles, y de su papel para garantizar que los jugadores no vivieran en apartamentos separados durante la temporada.

Era cercano a McCarver, un tennesseano que atribuía el desafío de Gibson a sus propios prejuicios, y el líder reconocido de un club donde los blancos (McCarver, Mike Shannon, Roger Maris), los negros (Gibson, Brock y Flood) y los hispanos (Orlando) estuvieron representados Cepeda, Julián Javier).

«Nuestro equipo en su conjunto no toleraba la indiferencia étnica o racial», escribió Gibson en Pitch by Pitch, publicado en 2015. «Hablamos de ello abiertamente y sin lugar a dudas. En nuestro club, nadie tenía un pase gratis». ‘

Flaherty, que es negro, se ha acercado a Gibson en los últimos años. Los diestros hablaron mucho y Flaherty, de 24 años, siguió los consejos de los grandes que vestían el número 45.

«Eso duele», dijo Flaherty. «Es ante todo una leyenda, alguien de quien he tenido la suerte de aprender. No tienes la oportunidad de aprender de alguien de ese calibre y de alguien que ha sido tan bueno muchas veces».

«Me informaron sobre su salud y su paradero. Realmente esperaba que no fuera así hoy. Hoy usaría su camiseta en el campo, pero decidí no hacerlo», dijo.

Jim Palmer, contemporáneo de Gibson y miembro del Salón de la Fama de los Orioles de Baltimore, compartió sus pensamientos en Twitter.

«¡Dave Johnson a veces entraba corriendo desde la segunda base y les decía que les dieran el Bob Gibson! Yo diría que solo hay un Bob Gibson», escribió Palmer. «¿No era esa la verdad? ¡Talentoso, competitivo, un guerrero en la colina! Me alegro de haberlo conocido. Lo extrañaré muchísimo».

Gibson, apodado «Hoot» por el vaquero y estrella del cine mudo Hoot Gibson, fue elegido miembro del Salón de la Fama del Béisbol en su primer año en 1981. Fue incluido en el Salón de la Fama del equipo en 2014.

Entre sus otros elogios, Gibson ocupó el puesto 31 en la lista de los 100 mejores jugadores de béisbol de The Sporting News y fue elegido para el equipo All-Century de las Grandes Ligas de Béisbol en 1999.

Después de su retiro, Gibson fue un «entrenador de actitud» para Joe Torre, su ex compañero de equipo en los Mets de Nueva York, y luego siguió a Torre a los Bravos de Atlanta, donde Gibson dirigió. Anteriormente, en 1976, fue analista de color de respaldo para Monday Night Baseball de ABC y brevemente comentarista de color para los New York Nets de la Asociación Estadounidense de Baloncesto.

En 1990 Gibson fue comentarista de color para los juegos de béisbol en ESPN, y en 1995 volvió a trabajar con Torre como entrenador de pitcheo, esta vez con los Cardinals.

Gibson murió menos de un mes después de la muerte de un compañero de equipo, el jardinero del Salón de la Fama Lou Brock. Otro gran pitcheo de su época, Tom Seaver, murió a finales de agosto.

En este informe se utilizó información de The Associated Press.



[ad_2]

Artículo anteriorTrump pasará los «próximos días» en el Hospital Walter Reed
Artículo siguienteBob Gibson muere a los 84 años