Ricky Martin pensó que se prepararía para su gira anunciada con Enrique Iglesias y Sebastián Yatra a fines de mayo. También está listo para lanzar su primer álbum en cinco años, una de las pocas cosas que no ha cambiado, aunque la producción y el concepto son completamente diferentes de lo que ha estado produciendo durante más de un año.

«La pandemia vino y trastornó todo. Como artista, me sentí más que obligado a inspirarme a hacer otras cosas ”, dijo Martin en una entrevista con EFE desde su casa en Los Ángeles (EE. UU.). En lugar del álbum de baile que inspiró su hogar en Puerto Rico, el artista entregará la primera parte de un doble este viernes, al que llamó acertadamente «descanso».

En lugar de invitar al movimiento, al artista le gustaría «hacer una pausa» para ayudar a «aliviar el miedo, la tristeza, el dolor o la incertidumbre» que causó la pandemia. La segunda parte de su propuesta, a la que llamó «tocar», viene a bailar. Ahora quería abordar los problemas que cree que son «un producto de mi proceso de curación del dolor que sentí en los primeros días y espero que sirvan a alguien más».

Las canciones para las que tuvo colaboraciones históricas, como las de «Sting» en «Simple», con Carla Morrison en «Recuerdo», con Diego «El Cigala» en «Quiéreme» y con Pedro Capó en «Cae de una «did» enseñaste el lado más tranquilo y espiritual de la estrella puertorriqueña.

«La energía era muy diferente», dijo el artista, explicando su decisión de regresar al estudio de grabación. Lo que quedó intacto del proyecto original fueron los dos temas que ya habían sido publicados. «Sing it», su colaboración con Bad Bunny and Resident y la versión original de «Sharks».

“Aunque algunos de los textos ya estaban terminados, trabajamos un poco más en ellos. No puedo negar que es como una premonición. Son muy relevantes para lo que sucede «, dijo.

Todas las canciones tienen el sello de Ricky Martin. Incluso sin escuchar su voz, puedes decir que es una de sus canciones. Al mismo tiempo, en algunos casos, aportan un toque de música lounge de principios de los 90. Algunos R&B en otros, arreglos de baladas muy sofisticados en otros. Todo con un toque del Caribe y mucha alma.

Lo describe como «romántico, obviamente hay un poco de desafío allí, pero hay mucha introspección. Me atrevo a decir que en el curso de mi presentación habitual fuimos más allá para aprovechar esta pandemia. Experimentamos esto y traemos mucha información interna y externa. «

TRABAJA CON IDOLOS

Martin escuchó a su musa y sus sentimientos y decidió ir a algunos de los artistas que marcaron su identidad musical para acompañarlo a sanar del duelo que lo llevó a ser detenido.

Recuerda cuando le dijo a Sting: «Quiero que seas parte de mi proceso de curación, y es por eso que te envío mi música porque siento que es hora de que hagamos algo juntos». Y él me dijo que él estaba igual en el dolor. «

Carla Morrison respondió que si hubiera hecho la sugerencia 15 días antes, habría dicho que no, «porque la situación la ha vuelto loca». Trabajar con El Cigala lo describió como «emoción viva».

«Todos éramos iguales e intentamos encontrar una idea de lo que sentimos con la música», dijo Martin.

Cuando dijo todo, el artista enfatizó que también se refería a sus colaboradores. Ricky Martin produjo «Pause» con Julio Reyes Copello, Montana, Raul Refree, Residente y Alejandro Jiménez. Su equipo de composición incluía a Residente, Bad Bunny, Pedro Capó, Carla Morrison, Sting, Beatriz Luengo, Yotuel, Danay Suárez, Ender Thomas, Pablo Preciado, Alejandro Jiménez y Rec 808 Second Tier.

La salud mental comienza en el hogar.

Además de la música y la familia, contactó a la Fundación Ricky Martin, que es la segunda fase de sus esfuerzos para apoyar a las víctimas de la pandemia de coronavirus.

En colaboración con la Fundación Juan Luis Guerra, la Gala Global Gift y la Federación Hispana y el apoyo de varias empresas privadas, Ricky Martin lanzó el «Movimiento de Apoyo y Solidaridad» # Juntos2020, que busca la distribución de materiales de protección para los trabajadores de la salud. en www.charitystars.com/RMF para donaciones para discutir lo que sigue.

Esto incluye expandir las pruebas COVID-19, brindar servicios de salud mental, continuar brindando PSA, alimentos y profesionales de defensa de primera línea y educación sobre virus.

Pero todo comienza en casa, por lo que se aseguró de que sus hijos mayores, los gemelos Matteo y Valentino, de 11 años, se pusieran en contacto con amigos médicos que les contaron lo que sucedió y cómo podían protegerse y llevarlos a las calles. . para que vean que «si eres responsable, no tienes que temer a otras personas».

Además, mantiene una rutina con su esposo Jwan Yosef y los niños, en la que ayudan a identificar sus sentimientos. “No solo significa que estás bien. No es una emoción ”, enfatiza. Estas prácticas y el hecho de que dos bebés están en casa, sus dos hijos más pequeños, Lucía y Renn, la ayudan a «mantenerse llena de optimismo y continuar ayudando».

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here