Estefanía Soriano es actualmente una de las mejores judokas de la República Dominicana, pero en su pasado ha tenido un historial de miedo y vicisitudes.

Después de deambular por las calles y callejones del sector La Gallera de la parroquia de Bayaguana todos los días, «la mano de Dios vino y la salvó». Fui a la escuela, pero no muy a menudo.

Estefanía, una verdadera guerrera del judo y la vida dominicanos, tenía muchas deficiencias con su hermano Carlos Salomón, ya que su madre soltera trabajaba en una «posada» todo el día y regresaba a casa después del anochecer. Desde allí, la Sra. Mireya Soriano Javier mantuvo a sus dos hijos (Estefanía y Carlos Salomón), a quienes «por suerte para Dios» tuvieron que dejar en casa para ir a trabajar.

Precariedad
«Estamos muy hambrientos, muy precarios», dice Estefanía, cuya vida cambió 180 grados desde los 13 años.

Anteriormente, Estefanía era una niña de la calle, porque cuando su madre Mireya fue a trabajar, ella y su hermano Carlos Salomón podían hacer lo que quisieran.

«Salía a la calle con otros niños y venía a mi casa por la noche» para encontrarme con su madre Mireya y su hermano Carlos Salomón. En ese momento, tenía unos 12 años y su hermano tenía 18.

«Fueron días muy difíciles», recuerda Estefanía, el actual campeón panamericano que ganó una medalla de oro en la categoría de 48 kilogramos para mujeres en el torneo de judo en los Juegos Panamericanos en Lima, Perú, el año pasado.

tarea
En esos días, mientras paseaba por las calles y callejones del sector La Gallera de la comunidad de Bayaguana, comenzó a practicar judo, pero sin mucho entusiasmo y debido a la falta de disciplina, se impuso una penalización por lo que «me di por vencido». con eso en la calle «. carajitos ”, los chicos con los que iba todos los días.

No pasó mucho tiempo antes de que Ruddy Contreras la persiguiera. Conocía el talento de esta «niña» con gran fuerza y ​​determinación para luchar.

El judo le dio forma e hizo progresos en las técnicas de lucha al mismo tiempo.
Pronto fue incluida en el grupo de talentos de judo por la Federación Dominicana de este deporte.

«Desde que me uní al equipo (de judo), mi objetivo ha sido convertirme en campeona mundial junior y ganar medallas», dice Estefanía, porque escuchó y vio lo buenos que eran los medallistas. Sin embargo, este objetivo no se pudo lograr porque tuvo una lesión en el brazo que la mantuvo fuera del tapete por un tiempo. Estaba frustrado por no poder participar en los juegos centroamericanos y caribeños que tuvieron lugar en la ciudad mexicana de Veracruz en 2014.

Hoy también es campeona de Centroamérica y el Caribe porque ganó la medalla de oro en la categoría femenina de 44 kilogramos en los juegos de 2018 en Barranquilla, Colombia.

Pero su paso por la élite del judo no fue fácil. Tuvo que enfrentar obstáculos como lesiones y embarazo a su única hija, Emzzo, que ahora tiene tres años. Estefanía es madre soltera.

Después de todo, aprendió a resistir y poco a poco su carrera en el deporte de judo se ha desarrollado y su vida ha cambiado radicalmente.

Se ha convertido de una niña de la calle en una de las atletas más exitosas del judo dominicano.

Ella dice con nostalgia que sus compañeros en movimiento son «criminales hoy», lo que la pone muy triste porque no han sufrido el mismo destino que ellos. «Ahora soy soltero», se graduó de la escuela secundaria Moraima Veloz de Báez. También es parte de la Fuerza Aérea de República Dominicana.

Estefanía no solo es campeona panamericana, centroamericana y caribeña, sino que también quiere ir más allá. Le gustaría convertirse en medallista universal, campeona mundial y campeona olímpica. «Este es mi sueño y no me detendré hasta que lo alcance», confirma un determinado Estefanía Soriano, que se ha elevado como «Ave Fénix» a una clase que no tiene ninguna posibilidad en la sociedad dominicana.

CAMPEÓN

niña de la calle

Ella adora a su madre.
Él le da gran importancia a su madre, quien «nos crió» con mucho esfuerzo y a quien adora hoy.

Más medallas
También es medallista de plata, una medalla que ganó en el Campeonato Panamericano de Guayaquil en 2014.

Rutinas
En estos tiempos de pandemia, Estefanía hace rutinas diarias para mantener su cuerpo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here