[ad_1]

Nota del editor: la siguiente historia es un extracto del nuevo libro de Jeff Pearlman: «Three Rings Circus: Kobe, Shaq, Phil y los años locos de la dinastía de los Lakers» editado por Houghton-Mifflin. El libro está a la venta hoy, 22 de septiembre.


Un joven Kobe Bryant

Antes de que Kobe Bryant fuera EL Kobe Bryant, cinco veces campeón de la NBA, 18 veces All-Star, era un niño que creció en Italia y fue el tercero de los tres hijos de Joe y Pam Bryant. Su padre, un El veterano de la NBA de ocho años, apodado Jellybean, jugó su carrera en el extranjero y su hijo pequeño heredó el atletismo y el instinto del anciano. De lo que se jactaba, mucho más que de papá, era del paseo. En otras palabras, Kobe Bryant se moría por ser una superestrella …

«DESDE EL PRIMER DÍA Goteé «, dijo Kobe Bryant una vez en la forma nostálgica de un hombre que aprecia el lugar del que se levantó». El baloncesto me pareció el más divertido. No era solo ver jugar a mi padre. Era el hecho de que se podía driblear el balón en cualquier lugar. Podrías jugar el juego tú mismo e imaginar ciertas situaciones. «Kobe hablaba italiano con fluidez, se matriculó en clases de ballet, se destacó en el fútbol organizado, desarrolló un gusto por la bruschetta y la panzanella. El baloncesto era una cosa en Italia pero no un gran problema. Cuando los Bryant instalaron un neumático al final de la entrada , este fue un comportamiento inusual. Mientras sus colegas italianos Mio Mao y Quaq Quao observaban, Kobe absorbió las cintas VHS que su abuelo le había enviado, las que mostraban Magic y presentaban a Bird y una joven estrella de los Chicago Bulls llamada Michael Jordan: «Me sentí amado [the basketball] en mis manos «, recordó una vez». También me encantó el sonido. El tap, tap, tap cuando una pelota rebota en la madera dura. La nitidez y la claridad. La previsibilidad. «

A medida que Kobe crecía, Joe y Pam lo contrataron para jugar en equipos juveniles italianos de baloncesto. Siempre fue el mejor jugador y el menos popular, tan superior a sus compañeros de equipo que rara vez miraba en su dirección. Personas de la misma edad gritarían: «¡Kobe, passa la palla!» («¡Kobe, pasa el balón!»), Y él simplemente respondió, «No» («No»). Al igual que un gran número de niños con padres famosos y una cuchara de plata brillante, se sabía que Kobe era arrogante, conciso y desdeñoso con otros niños. No fue tanto odiado como despreciado. La única flecha en el bolígrafo de los otros jugadores fue algo que le dijeron repetidamente a Kobe: «¡Sé bravo qui, ma non sarai molto en América!» («Eres bueno aquí, pero no estarás mucho en Estados Unidos»).

Los Bryant regresaban a Filadelfia todos los veranos al final de la temporada de Joe. Pero fue un ajuste incómodo para Kobe, el niño afroamericano con el ambiente europeo y el más mínimo indicio de acento italiano.

En julio de 1991, poco antes de cumplir 13 años, su padre inscribió a Kobe Bryant para competir en la Sonny Hill Community Involvement League ese verano, donde los mejores jóvenes jugadores de baloncesto de Filadelfia jugaban en las canchas de McGonigle Hall en Temple. Joe había jugado en los juegos de Sonny Hill en ese entonces, y pensó que los estilos duros de los mejores jugadores de la ciudad harían bien a su hijo. Entonces llenó la solicitud y le dio el papel a su hijo, quien tuvo que completar algunos datos personales. Cuando Kobe llegó para su primer día de competencia, un consejero leyó sus respuestas.

APELLIDO: KOBE BEAN BRYANT
AÑOS: 12
HOGAR: FILADELFIA
PLAN DE CARRERA FUTURO: NBA

«¿Lo dices en serio?» preguntó el consejero.

Bryant asintió. De hecho, lo fue, lo que llevó al personal a prestar especial atención al niño con el nombre extraño y jactancia escrita. Lo que encontraron fue ridículo. En Italia, los niños usaban rodilleras de voleibol cuando jugaban al voleibol. Cuando Kobe pensó que esta era la norma, le trajo a Philly el estilo (o la falta de él). «Estoy ahí afuera luciendo como el tipo del cable», recordó más tarde. En Italia, era una tropa de baloncesto imparable que conducía hasta bandejas sin preocupaciones. De vuelta en Estados Unidos, era un exfoliante de pez fuera del agua con un mal sentido de la moda y la enfermedad de Osgood-Schlatter que le disparaba un dolor insoportable en las rodillas. Bryant llegó a cero puntos en 25 juegos. «No lancé una canasta, ni tiros libres, nada», recordó. «Terminé llorando hasta sacarme los ojos».

Aunque Kobe Bryant apestaba, no iba a apestar por mucho tiempo. Regresó a Sonny Hill el verano siguiente, jugando aceptablemente bien, recogiendo un par de canastas y haciendo una defensa admirable.

Los Bryant dejaron Italia definitivamente después de la temporada 1991-92, y el regreso de Kobe a la vida estadounidense a tiempo completo comenzó cuando estaba en octavo grado cuando se inscribió en Bala Cynwyd Junior High en los frondosos suburbios del oeste de Filadelfia. La escuela era 70 por ciento caucásica, y Kobe se esforzó por adaptarse a cualquiera. No era blanco. Su «negrura» se sintió obligada. Hablaba italiano y nadie hablaba italiano. Todos los rostros eran desconocidos. Era mucho más equilibrado que el estudiante promedio, y esto lo hacía parecer distante y arrogante. Gracias a su destreza atlética y su estatus como un perdedor estadounidense, Kobe había pasado la mayor parte de sus primeros años destacándose. Ahora, de vuelta en los Estados Unidos, todavía sentía que se estaba haciendo notar. Como si de alguna manera estuviera mejor.

Qué era él.

El rico talento que se reunía en Sonny Hill cada verano no se encontraba en Bala Cynwyd y Kobe, armado con habilidades mejoradas, experiencia legítima y genética de ensueño (no solo su padre era un ex jugador de la NBA, sino también el hermano de Pam, Chubby. Cox, pasó parte de la temporada de 1983 con los Washington Bullets) y dominó la confianza implacable. Ahora mide 6 pies 2 pulgadas, jugaba para el equipo de octavo grado de la escuela y era dueño del campo con un promedio de 30 puntos por partido. Era una vista ridícula: el esbelto y ágil Bryant se salía con la suya con los niños demasiado parecidos que lo rodeaban. Gregg Downer, el entrenador del equipo universitario en Lower Merion High, se enteró de las hazañas de los jóvenes y lo invitó a unirse a una de las prácticas del equipo universitario de ases. Kobe entró al gimnasio acompañado por su padre de 6 pies 9 pulgadas. «Mierda, este es Joe Bryant», susurró Downer a un asistente. «Jellybean Bryant».

Downer, un ex jugador de la división III en Lynchburg, Virginia College, tenía 27 años e inmediatamente se dio cuenta de que el niño no era un jugador de baloncesto común. Bryant no mostró miedo. Lanzó codos a los jugadores universitarios y usó selecciones devastadoras. Cinco minutos después del entrenamiento, Downer se volvió hacia alguien y dijo: «Este niño es un profesional».

«Supe de inmediato que tenía algo muy especial en mis manos», dijo Downer. «Era fundamentalmente bueno a la edad de 13 años, y pensé que solo se haría más grande y más fuerte».

Un estudiante de primer año en Lower Merion, Bryant Downers hizo la lista del equipo universitario y comenzó y promedió 18 puntos para un equipo que se fue 4-20. Lo que destacó fue su salvaje intensidad. A Bryant no solo le gustaba perder, lo odiaba. No solo estaba molesto por los tiros libres fallidos, sino que se abrumaba con su existencia. Otros jugadores se rieron de una mala actuación, un pase descuidado, una pérdida perezosa. No Bryant. Creía en la perfección, y nada menos que eso pareció satisfacerlo. Una vez, durante una sesión de práctica, Downer le gritó a su recién llegado por no jugar a la defensiva al estilo de Lower Merion. «Bueno», respondió Bryant, «¡no haré eso en la NBA!»

En un viaje escolar a Hersheypark, una estudiante llamada Susan Freedland le pidió ayuda para ayudarla a ganar un animal de peluche en un campo de tiro libre. Los compañeros de clase se reunieron riendo y riendo. Pero Kobe agarró estoicamente una pelota, se puso de pie, miró por el borde y disparó.

Disparo de nuevo – silbido.

Disparo de nuevo – silbido.

A Susan le dieron un elefante azul con colmillos verdes y agradeció a Kobe por su ayuda. Pero aún no había terminado. Regresó al juego y dejó caer otros $ 3.

Disparo de nuevo – silbido.

Disparo de nuevo – silbido.

El hombre que dirigía la cabaña, emocionado, derrotado, se rindió con otro elefante y le dijo a Bryant que huyera.

A Kobe no le gustó eso. Nada de eso fue. Significaba algo. Sé el mejor. Encuentra el tamaño. Negarse a rendirse. Durante las siguientes dos décadas, la gente cuestionó el origen del deseo, preguntándose qué convirtió a Kobe Bryant en un asesino del baloncesto jordano. Las respuestas realmente se pueden encontrar en Lower Merion, donde en su relativo aislamiento y soledad se dedicó a su amigo más cercano: el baloncesto.

Kobe se une a los Lakers

Los Lakers fueron dueños de la elección número 24 en el draft de la NBA de 1996, lo que significaba que probablemente (en el mejor de los casos) agregarían un jugador de rol de vanguardia o un proyecto a largo plazo. Gracias a la magia de Jerry West, el vicepresidente ejecutivo del equipo, Los Ángeles firmó un contrato con Charlotte para adquirir los derechos de un niño de secundaria en los suburbios de Filadelfia llamado Kobe Bean Bryant. Cuando los Lakers se presentaron al campo de entrenamiento en Hawai, los veteranos se sorprendieron de inmediato por la arrogancia del recién llegado. A pesar de viajar con una muñeca rota, Bryant causó una impresión inmediata …

EL TALENTO ENSAMBLADO antes de que Del Harris fuera impresionante. Harris pidió a cada hombre que se pusiera de pie y se presentara.

Shaquille O’Neal, divertido y risueño, se quedó allí primero, asintió y dijo: «¿Qué pasa? Soy Shaq. Hagamos esto».

Uno a uno, los otros hombres lo siguieron.

«Hola, soy Derek Fisher. Novato. Del pequeño Arkansas. Listo para trabajar».

próximo.

«Nick Van Exel. Cuarto año aquí».

próximo.

«Eddie Jones. Soy de Florida. Fui al templo …»

Próximo.

«Soy Jerome Kersey. Este va a ser mi – ¿qué? – 13º año en la liga. Loco».

próximo.

«Soy Ced».

próximo.

«Yo soy Kobe. Kobe Bryant. Soy de Pensilvania, fui a la escuela secundaria Lower Merion y lo dominé todo». (Pausa.) «Solo quiero que sepas que nadie me va a molestar. No voy a dejar que nadie me mime en la NBA. Así que ten cuidado».

Awwwwkward.

«Fue como, ‘Yo, Kobe, relájate'», recordó David Booth, quien consiguió una invitación al campamento de un fuerte espectáculo de la liga de verano. «Estaba tratando de establecerse, lo que entiendo. Pero no jugó muy bien».

«No es la mejor manera de empezar», dijo Corie Blount, un delantero suplente. «Pero tienes que recordar que era un niño».

Su presentación el primer día fue recibida como leche en mal estado y, a medida que avanzaba el campamento, los Lakers experimentados se sorprendieron por su complacencia percibida. Cuando Van Exel se unió a los Lakers desde Cincinnati en 1993, había llegado humilde y tranquilo. Cuando Jones llegó un año después, había llegado humilde y tranquilo. Travis Knight, el pívot novato, fue humilde y tranquilo. Fisher era humilde y tranquilo.

Bryant no era ni humilde ni tranquilo. Pero estaba sentado allí, indisponible, con la muñeca de un vago. Por lo tanto, fue en gran parte un tabú. «No podríamos empañarlo tanto», recordó Cedric Ceballos. «Conseguir donas y llevar bolsas y esas cosas. Shaq consiguió que hiciera algunas tonterías como hacer rap de estilo libre para todos nosotros.

«»[Kobe] fue diferente. La mayoría de los novatos quieren la aprobación de los veteranos. Él nunca fue realmente así. «

Si Bryant hubiera participado, la mayoría de los veteranos estuvieron de acuerdo más tarde, habría arruinado el campamento. O, si no está arruinado, muy dañado. Van Exel, Jones y Ceballos, los tres retornados con mayor responsabilidad ofensiva, tuvieron que adaptarse a la presencia dominante de O’Neal en el poste bajo y la adición de un no-touch, esto, mejor que el mejor adolescente acaparador de pelotas, no era necesario. Ingrediente. Al margen y en ejercicios limitados, a Bryant le gustaba lucir bandejas retorcidas y tiros en salto desequilibrados. Quería que la gente se diera cuenta, realmente quería que los compañeros de equipo vieran de qué se trataba todo ese revuelo. O’Neal estaba empezando a referirse a él como un «Showboat», y si el apodo no era exactamente ridículo en sí mismo, estaba lejos de ser un cumplido.

«Supe de inmediato que tenía algo muy especial en mis manos. Era fundamentalmente bueno a la edad de 13 años y pensé que solo se haría más grande y más fuerte».

Gregg Downer, entonces entrenador de baloncesto universitario en Lower Merion High

Lo que algunos de los Lakers encontraron más extraño fue imitar a Michael Jordan, el policía legendario cuyas cintas de VHS Bryant vio crecer en Italia. No era solo una cosa de baloncesto. Eso fue todo. Bryant se humedeció los labios como Jordan, se encogió de hombros como Jordan y estructuró su discurso como Jordan. El homenaje era una cosa. Pero eso fue menos un homenaje que un acosador. «Al principio, él claramente quería ser Michael Jordan», dijo Knight. «De todas las formas posibles».

Después de que Bryant hizo una pausa, el equipo ululó rápidamente. Los Lakers iniciaron la pretemporada el 10 de octubre con un partido nocturno contra los Denver Nuggets en el Honolulu Special Events Arena, y cualquiera que esperara que el dolor aumentara gradualmente estaba terriblemente equivocado. O’Neal vestía su nuevo uniforme # 34 morado y dorado y estaba adelgazado después de una semana de sudoroso trabajo en el gimnasio. Jugó durante 26 minutos y anotó 25 puntos en 11 de 13 tiros con 12 rebotes y, según Mike Fitzgerald del Honolulu Star Bulletin, «varias dunas de truenos que podrían haber desencadenado alertas de tsunami». Durante una secuencia emocionante en el segundo cuarto, anotó 6 puntos en menos de 60 segundos, con un disparo bloqueado y un rebote. Los Ángeles ganó 111-101, una victoria sin sentido que estaba lejos de ser sin sentido. Con 10,225 espectadores, Van Exel y Jones parecían cómodos mientras dejaban caer el balón bajo, lo extendían y dejaban que O’Neal marcara el ritmo. Incluso Ceballos, egoísta como el sol, se quedó desprovisto de color y cedió su lugar al gran hombre. Después de eso, O’Neal se paró en el alegre vestuario, alardeando de su tamaño.

«¡Nadie puede adelantarme!» él dijo. «¡Soy el gran Kahuna!»

Seis días después, después de que los Nuggets y Lakers se despidieran una vez más antes de regresar al continente, Bryant finalmente se convirtió en un jugador activo de la NBA: el hombre más joven en la historia de la liga a los 18 años y 55 días. Los Lakers viajaron a Fresno, California para luchar contra los Dallas Mavericks en una exhibición y, de antemano, Bryant era como un cachorro buscando escombros en la mesa. Caminó por el vestuario y por los pasillos. Durante el calentamiento antes de la propina, Byron Scott se paró al lado de Bryant y le aconsejó que se lo tomara con calma, se relajara y disfrutara el momento. Scott amaba la pasión y el impulso del niño, pero reconoció la familiar disposición de correr antes de irse. «Tu hora llegará» era un mantra muy conocido. «Tu tiempo llegará.»

Harris vio a Bryant como una reserva profunda cuyos minutos serían limitados. Le permitió entrar al juego 7:49 en el segundo cuarto y los 10,274 fanáticos en el Selland Arena de Fresno cantaron, «¡Ko-Be! Ko-Be!» Cuando Bryant tocó el baloncesto por primera vez, lo trataron, nerviosamente, un poco torpemente, mal. Se recuperó y luego fue a Sean Rooks para una puntuación rápida. Momentos después, su zapatilla (la Adidas EQT Elevation por la que pagó millones) se cayó y trató de volver a ponerla en su pie derecho cuando se reanudó la acción. Al final del juego, después de anotar su primer balde con un triple, seguido de un salto de vuelta, una volcada de escapada y un salto de 16 pies, Bryant dribló y dribló y dribló un poco más hasta que el suave- El bien educado Harris gritó: «¡Oye, pasa la pelota! ¡Ya no es escuela secundaria!»

En general, fue un debut fuerte: 10 puntos en tiros 4v4. En el vestuario de los Lakers, los compañeros de equipo eran prácticamente gratuitos. Entendieron que un guardia de seguridad de la escuela secundaria que debutaba en la NBA era la historia que necesitaba ser contada, por lo que Van Exel dijo que Bryant «lanzó la pelota bastante bien. Es muy activo». Harris agregó que «cometió algunos errores y hizo algunas cosas buenas».

Cuando apareció O’Neal, se le pidió que agregara su evaluación. Comenzó a cantar: melodía de Whitney Houston, letra de Shaquille O’Neal.

«Creo que Showboat es el futuro …»

Iba a ser una temporada interesante.

La pelea

Aunque nadie esperaba que un Kobe Bryant adolescente llevara a los Lakers hacia la tierra prometida de inmediato, sus dos primeras postemporadas terminaron en una amarga decepción. En el Juego 5 de las semifinales de la Conferencia Oeste de 1997, sus cuatro airballs tardíos a Utah sellaron una derrota en Los Ángeles. Un año después, los Lakers fueron demolidos por Jazz en la final de la conferencia, otra vergüenza.

La temporada 1998-99 se retrasó debido a un cierre patronal que dejó 32 juegos fuera de horario, dejando a los jugadores en casa aburridos, emocionados y enojados.

Y un poco enojado.

EN LAS SEMANAS y meses después de otra temporada decepcionante para Los Angeles Lakers, la NBA decidió bloquear a sus jugadores. A diferencia de Milwaukee o Cleveland, por ejemplo, la vida en Los Ángeles era relativamente tranquila sin la NBA. Nadie estaba contento con el cierre patronal, pero hubo distracciones y, en relación con los Lakers, interesantes tramas secundarias de diversos grados para abrir el apetito de la celebridad. Por ejemplo, Magic Johnson, el vicepresidente del equipo y leyenda de los Hoops, fue contratado por 20th TV para presentar un programa de entrevistas de una hora. La hora magica.

El programa incluía una compañía de comedia, una banda de la casa bajo la dirección de Sheila E. y ni una pizca de valor de entretenimiento redentor. Si Johnson no es el peor presentador de la historia de la televisión, es porque Gabrielle Carteris está en todo el mundo. El espectáculo duró ocho semanas antes de sufrir una muerte necesaria. Cuando se canceló, una nación exhaló y miró de nuevo. Barco del amor Repeticiones.

La indignación fue profunda. Pero al menos la vergüenza de Johnson estaba en un área secundaria. No se puede decir lo mismo de Shaquille O’Neal, quien, casi al mismo tiempo que Magic consiguió esa gran entrevista con Vanessa Marcil, enfrentó un rechazo muy público y doloroso. Después de que Reebok le pagó por seis años como patrocinador superestrella de calzado deportivo, disolvió el centro de los Lakers. El portavoz de la compañía, Dave Fogelson, dijo que Reebok y O’Neal habían «acordado amistosamente» no renovar un acuerdo de patrocinio de $ 15 millones por cinco años, y eso era pura Fib. Lo que la compañía había aprendido de su asociación fallida con la montaña de 7 pies y 1,325 libras era que los compradores de zapatillas no estaban muy bien asociados con las montañas de 7 pies y 1,325 libras. Cuando el boletín de marketing deportivo 1998-99 pronosticó sus 10 principales ganadores de patrocinio, O’Neal no estaba por ningún lado. Fue un producto frío. O, para decirlo simplemente, no estaba relacionado con el consumidor medio.


Más acerca de Kobe Bryant


Fue ese tipo de carrera para O’Neal, quien también fue acusado de agarrar a una mujer por el cuello mientras esperaba afuera de un club en los terrenos de Disney World Resort. Los cargos se retiraron rápidamente, pero el revés de relaciones públicas fue severo. Mientras tanto, entre sus compañeros, O’Neal no se hizo amigo de su actitud de que yo era rico, así que no me importa el cierre patronal. «Realmente no sé de qué están discutiendo», dijo a Associated Press. «Gano mucho dinero y estoy feliz con mi vida».

Todo esto contribuyó al mal humor inusual de O’Neal. No ayudó mucho que en medio del cierre patronal, Revista Los Ángeles publicó una historia de 4.646 palabras titulada KOBE BRYANT: PRÍNCIPE DE LA CIUDAD. El artículo, escrito por Mark Rowland, era un artículo brillante sobre un hombre que el periódico casi describió como la unción del próximo Michael Jordan. Rowland escribió:

En este momento, Bryant es un jugador de baloncesto bastante bueno para los estándares de la NBA. Es una superestrella mundial según los estándares de marketing y entretenimiento, el producto más popular de la liga después de Jordan. Su rostro es omnipresente y busca Adidas, Spalding, Sprite, su propio juego de Nintendo y Dios sabe qué más. La historia de Bryant ya es un mito, evidencia bíblica de que el plan divino de Dios para su liga deportiva favorita continúa desarrollándose en Jordania.

O’Neal no era fanático de Bryant ahora. Estaba harto del juego egoísta, el enfoque decidido de la vida que excluía a cualquier Laker que no fuera Kobe. Peter Vecsey, el gurú del baloncesto del New York Post, tenía razón cuando escribió: «La gloria general de Kobe es innegable y obviamente está listo para trabajar en exceso a cualquiera para mejorar. Pero debido a que es tan bueno, es imposible jugar con él porque siempre siente que puede vencer a su hombre. Todos los demás pueden verlo lanzar tiros al pozo, tiros rápidos y tiros disputados. Eso no es bueno cuando Shaq, más grande que una industria, se para en los bloques bajos, esperando con impaciencia que se ponga en juego «.

O’Neal quería ser rey y gobernar a sus leales súbditos. «Jerry West quería esto, Shaq quería esto», dijo J.A. Adande, la escritora de Los Angeles Times. «Pero Kobe siempre se mostró reacio a hacer esto. Era el hermano pequeño de un hombre».

«Tienes que dejar que las personas sean quienes son», recordó O’Neal años después. «Algunas personas hacen cosas diferentes para llegar allí. Quería ser el Will Smith de la NBA. Quería entrenar siete, ocho, nueve horas al día. Eso está bien. Ese eres tú. Yo quería una relación que él no tenía. estaba realmente interesado. Ya veo «.

La hostilidad aumentó. No en la cabeza de Bryant, le preocupaba más que la aceptación del grandullón. Pero para O’Neal, las pequeñas cosas se destacaron. Un par de meses antes Personas La revista incluía a Bryant en «Las personas más bellas del mundo», y el chico parecía estar haciéndolo. «Se está convirtiendo rápidamente en una de las herramientas de marketing más importantes de la NBA», comentó Rick Fox, el delantero de los Lakers. «Lo que significa que alguien más no lo es». Nadie que se remonta a su temporada de novato en Orlando rechazó a Shaquille O’Neal. Si ofrecía comprarle un traje a un compañero de equipo novato, el compañero de equipo novato se llevaría el traje. Si quería que vinieras y festejaras en su mansión, vienes y celebras en su mansión. «Cuando Shaq se fue, nos fuimos», recordó Fox. «Era su programa. Pero a Kobe no le importaba. Simplemente no lo hizo».

Sin partidos de la NBA, los jugadores en los EE. UU. Pasaron gran parte de su tiempo haciendo recolecciones de alto nivel en varios gimnasios y clubes deportivos. Hay innumerables torceduras y redes en Y 92nd Street en Nueva York. En Los Ángeles, hogar de los Lakers y los Clippers, estaba Southwest College, una escuela con 8.200 estudiantes y una escuela secundaria comúnmente disponible.

Nunca se sabía exactamente quién aparecería día a día. Podrían ser miembros de los equipos de UCLA y USC. Podrían ser algunos jugadores de UC Irvine o Long Beach State. Podría ser un puñado de Clippers, un puñado de Lakers, algunos veteranos de la NBA que vivían en Los Ángeles cuando no fueron enviados a Denver o Miami. De todos modos, los partidos fueron de un alto nivel y muy competitivos.

En un día específico, tanto O’Neal como Bryant llegaron a Southwest College listos para jugar. Era la primera semana de enero, poco después de que llegara la pieza Kobe-is-the-next-Jordan L. A. Revista. Varios otros Lakers estuvieron presentes, así como Olden Polynice, el pívot de veteranos que había pasado las últimas cuatro temporadas y media con Sacramento. Con la esperanza de que los Lakers lo contrataran, le habían dicho que Mitch Kupchak, el gerente general del equipo, estaba planeando aparecer. A pesar de luchar durante años, Polynice y O’Neal estaban en términos amistosos. «Solo quería ir allí y jugar con Shaq», recuerda Polynice. «Los Lakers eran mi equipo favorito cuando era niño. Habría sido un sueño. Quería mostrarle a Mitch que hablaba en serio».

Los jugadores entraron, se relajaron, se estiraron y lanzaron algunos tiros en salto. Se dividieron en equipos, algunas personas aquí, otras allí. O’Neal y Polynice, duelos de dos metros, estaban en bandos diferentes. «Kobe estaba en mi equipo», recordó Polynice. «Al otro lado de Shaq».

Fue solo otra carrera hasta que no fue solo otra carrera. O’Neal sancionó varias faltas dudosas cuando falló un tiro.

Mujer joven.

«¡Falta!»

Mujer joven.

«¡Falta!»

«Estoy cansado de …», dijo Bryant finalmente. «Simplemente jugar.»

«Un comentario más como ese», espetó O’Neal, «y te daré una paliza».

Unas pocas posesiones más tarde, Bryant condujo hasta el borde, se apoyó contra el cuerpo de O’Neal y metió la pelota en el aro debajo de su brazo levantado. Fue un buen movimiento, pero nada extraño.

«¡Para ti!» le gritó a O’Neal. «¡Este es mi equipo! ¡Mi equipo madre!»

Se sintió nervioso. Todo se detuvo. «No habló del equipo de recogida», recordó Polynice. «Estaba hablando de los Lakers».

O’Neal no lo tenía. «¡No madre!» Él gritó. «¡Este es mi equipo!»

«¡Para ti!» Bryant respondió. «En serio – ¡para ti! No eres un líder. ¡No eres nada!»

Que acaba de decir

«Haré que te cambien el culo», dijo O’Neal. «No hay problema.»

Algunos de los concursantes entraron para separar a los dos, y el juego finalmente continuó. Pero ya ni siquiera se sentía fácilmente relajado o amistoso. «Probablemente subimos y bajamos dos veces más», dijo Polynice. «Kobe va a la canasta, anota y le grita a Shaq, ‘¡Sí, madre! ¡Um! ¡Eso no me detendrá!'»

O’Neal agarró el balón para congelar la acción.

«Di una palabra más de madre», dijo, mirando directamente a Bryant.

«Aw, que te jodan», dijo Bryant. «Tu no sabes …»

¡Aplaudir!

O’Neal abofeteó a Bryant en la cara. Pesado.

«Sus manos son enormes», dijo Blount, quien jugó en el juego. «El sonido era fuerte».

Aquí está el recuerdo de Polynice: «Entonces Shaq volvió a golpear a Kobe, pero falló. ¡M —! Corro y agarro a Shaq porque soy lo suficientemente grande para él. Y Shaq sigue golpeando, pero todo falta porque lo tengo . » Me acerco a Shaq, aguanto para siempre y grito: «¡Alguien está agarrando a Kobe! En serio, ¡alguien lo está agarrando!» Porque estoy sosteniendo a Shaq y Kobe lo está balanceando. En algún momento, Shaq afloja un brazo y me golpea en la cabeza. En serio, ninguna buena acción queda impune. Und ich sage dir, wenn Shaq sich löst, würde er es tun habe Kobe Bryant getötet. Ich übertreibe nicht. Es war in Anlehnung an einen Schlag, den ich dich jetzt töten will. Er wollte Kobes Leben in diesem Moment beenden. «

Bryant ließ sich nicht abschrecken. «Du bist weich!» bellte er. «Ist das alles was du hast? Du bist weich!» Blount bat Bryant, nicht mehr zu reden. «Du hilfst nicht», sagte er. «Einfach den Mund halten.» Die Auseinandersetzung wurde schließlich abgebrochen, als Jerome Crawford, O’Neals Leibwächter, auf den Boden ging und seinen Freund beruhigte. O’Neal war wütend. «In der Praxis kann man ihn nicht anfassen», schrieb er über Bryant. «Er benimmt sich wie Jordan, wo einige Spieler dachten, man könnte Mike nicht berühren. Immer wenn jemand Kobe riss, rief er ein Foul. Nach einer Weile sagte ich: ‘Hör zu, Mann, du musst nicht anfangen nannte diesen Punk s —. «» Als er vom Hof ​​ging, sah Polynice einen erschütterten Kupchak an und sagte laut: «Du solltest mich nur dafür unterschreiben.»

Er tat es nicht – Olden Polynice verbrachte die Saison 1998/99 mit Seattle.

«Es waren nur zwei Alpha-Männer, die nicht koexistieren konnten», sagte Polynice. «Shaqs Denkweise war: ‘Dies ist mein Team.’ Kobes Denkweise war: «Niemand wird mich punkigen.» Sie können nicht zwei Alpha-Männer haben. Es funktioniert nicht. «

Er machte eine Pause und dachte über den Wahnsinn nach.

«Es funktioniert nie, nie. Selbst wenn es funktioniert.»

Der Kampf um die Lakers

Als die Lakers schließlich durchbrachen und die Indiana Pacers in sechs Spielen besiegten, um das NBA-Finale 2000 zu gewinnen, war man berechtigt zu glauben, dass die Feindseligkeiten zwischen Shaquille O’Neal und Kobe Bryant jetzt verschwinden würden. Man würde sich aber auch irren. Wenn überhaupt, kam mit dem Erfolg ein größerer Streit. O’Neal war nun fest als der dominanteste Spieler der NBA etabliert – und er erwartete, als solcher anerkannt zu werden. Bryant hingegen beäugte seinen überlebensgroßen Teamkollegen skeptisch. Er glaubte nicht, dass er hart arbeitete; Ich dachte nicht, dass er das Spiel ernst nahm. Infolgedessen waren die Feindseligkeiten im Zeitraum 2000-01 spürbar.

ES WAR EINMAL Zu dieser Zeit liebte O’Neal das Modell des großen Bruders und des kleinen Bruders, bei dem er den jungen Kobe in einer Art Batman- und Robin-Setup führte, formte und ermutigte. Aber jetzt erkannte er, dass es unmöglich war. Bryant war wirklich unerträglich. Die Art und Weise, wie er den Veteranen-Wachmann J. R. Rider vom Tag seiner Ankunft an herausfordern musste. Die Art und Weise, wie er Rookie-Free-Agent Mike Penberthy herabsetzen musste. Die Art und Weise, wie er wieder einmal den Basketball verschlang, tröpfelte, ohne aufzusehen, und das Dreieck in ein Stück verzogenen Karton verwandelte. Bryant wollte, dass andere Spieler seine Intensität teilen, aber niemand teilte seine Intensität. Insbesondere O’Neal hatte die Monate nach seinem ersten Ring gefeiert, wie er es noch nie zuvor gefeiert hatte. «Während Kobe Springer schoss», schrieb die Autorin Elizabeth Kaye, «hat Shaq die gebratenen Garnelen-, Mayonnaise-, Ketchup- und Käsezubereitungen gegessen, die er Shaq Daddy-Sandwiches nannte. Er nahm seine Truppe mit nach Las Vegas und gab ihnen 10.000 Dollar für die Spieltische.» und hielt Stunden, die ihm Kopfschmerzen bereiteten. … In diesem Sommer, als Shaq-Sichtungen in sogenannten Gentlemen’s Clubs und um drei Uhr morgens in Fatburger stattfanden, hatte diese Vorstellung – Sie sind das, was Sie wiederholt tun – immer noch Anwendung. «

Die Lakers eröffneten ihre Titelverteidigung mit einem 6-4 Rekord; Der Umkleideraum fühlte sich kalt, feindselig und distanziert an. O’Neal weigerte sich, seine Verachtung für Bryant zu verbergen, besonders nachdem der Junge 31 (Ja, einunddreißig) Schüsse in einer 91-81 Niederlage gegen San Antonio. «Wir müssen schlauer spielen», sagte O’Neal zu den versammelten Reportern – ein nicht so subtiler Euphemismus für «Es wäre schön, wenn das Kind gelegentlich den Ball weitergeben würde.»

Thus commenced one of the most interesting internal mini-dramas of the season — the Shaq v. Kobe Media Shuffle. After every game, reporters entered the locker room and encircled one of the stars. Then, when that man was done talking, they’d shuffle to a nearby stall and encircle the other star. Usually, O’Neal spoke first, and he’d subtly (and occasionally not so subtly) rip Bryant for selfishness, for childishness. Some of it would be off the record. Most would be on. Then Bryant would be told of O’Neal’s words and subtly (and occasionally not so subtly) respond. It was the most passive-aggressive teammate-to-teammate behavior scribes had witnessed, not unlike two toddlers arguing over a lollipop. O’Neal’s locker and Bryant’s locker were separated by approximately 15 feet. They could have directly uttered the complaints to each other while rolling on deodorant. That, however, would take courage. «It was babyish, and it was really more Shaq,» said Adande. «Shaq would say to us ‘You guys know what’s really going on’ all the time. He didn’t want to come out and say it, so he’d have us do the dirty work. Kobe wasn’t as cryptic. He’d bide his time, then unload.»

Writers were quickly designated «Shaq guy» or «Kobe guy,» based upon perceived allegiances. Ric Bucher, the ESPN The Magazine writer who covered a large amount of Laker basketball, was once in the running to co-author O’Neal’s autobiography. Then he wrote a piece deemed sympathetic to Bryant. «From then on I was a ‘Kobe guy’ to Shaq,» Bucher recalled. «That was it for me with him. I didn’t want any allegiances. But in Shaq’s mind you were with him or you were with that guy.»

Adande was considered «a Shaq guy,» and with good reason. «I tried not to take sides at first,» he said, «but they forced you to. So I was on Shaq’s side, mainly because for that team they were better off when the ball went through him. And Shaq was more accessible and — despite his size — more relatable. I also was closer in age to Shaq, I knew him longer. He allowed me in. Kobe never really did.»

Said the Times’s Bill Plaschke: «Kobe had nobody. He had a bodyguard, but that was it. So I would wait and walk him to his car. Every night when I was there. The same competitiveness that made him great on the court kept people away off the court. He was always snarling. Always biting. And he would see who you were talking to. You had to pick a side — Kobe or Shaq. And I picked Shaq. You would be talking to someone about Kobe and Shaq would be listening. I’ll never forget one time I was talking to Rick Fox about Kobe in the hallway. And Shaq came bursting through the curtain: ‘What are you talking about? What’s going on?’ After the games they would see who you went to first. They were watching after shootarounds to see who you went to. You had to clearly choose.»

Shaq was jealous of Kobe. Kobe wasn’t jealous of Shaq. Kobe just wanted to kick everybody’s ass.

Those who knew both men well found the dynamic fascinating, in that what people thought they were observing wasn’t entirely accurate. Because he was bigger, stronger, more accomplished, more boastful, O’Neal was largely considered the secure veteran dealing with the insecure kid. In reality, O’Neal could never fully get past Bryant’s refusal to embrace him. Everyone loved Shaq. So why didn’t Kobe? He was supposed to come and seek advice — but never did. He was supposed to sing O’Neal’s praises — but never did.

Even worse, Bryant didn’t give two craps what O’Neal said or thought about him. O’Neal could ramble on about Bryant’s flaws, and it felt raw. Bryant’s replies, though, were often accompanied by shrugs and smirks. The body language screamed: Seriously? Who cares what he thinks? — and it drove O’Neal insane. Before every game, the Laker players huddled in the hallway leading to the court, and O’Neal would lead them — in the words of Bucher — «into a bouncing frenzy, bodies ricocheting on each other turning the circle into a mosh pit.» Every man participated, from Fox and Horry to Penberthy and Madsen. But not Bryant. Never. Why? Well, why should he?

Phil Jackson, for his part, kicked back and let it unfold. Though he preached Zen and had his players sit in rooms together as incense burned, the coach was a firm believer in letting conflicts play out organically. He actually believed there was value to Shaq v. Kobe, in that two angry stars oftentimes brought that ferocity to the court. If they were mad in the locker room, wouldn’t they be mad against Portland and Sacramento? Jackson didn’t like the word «manipulation,» but it was manipulation.

The beginning of the end

Although they were anything but friends off the court, Shaquille O’Neal and Kobe Bryant were dominant NBA forces who teamed to lead the Lakers to three straight titles. In 2002-03, however, the wheels began to fall off. Shaq was slowing down a bit. Bryant was tired of his teammate’s laziness and perceived indifference. They were men with similar on-court goals but opposite methodologies. When Los Angeles fell to San Antonio in the 2003 Western Conference semifinals, it was clear an upgrade was in order. Hence, the team added a pair of future Hall of Famers — longtime Sonics point guard Gary Payton, and longer-time Jazz forward Karl Malone. The concept made sense: What’s better than two superstars? Four superstars. But even Payton and Malone couldn’t overcome the decaying partnership of Shaq and Kobe. Who, by 2003-04, absolutely loathed one another.

ON APRIL 11, 2004, the Lakers visited Sacramento for a game that — thanks to recent history — now felt like some sort of blood war.

Over the preceding six weeks, the team had (sort of) managed to regain its footing, at least enough so that a 54-25 record had Jackson’s squad feeling relatively good about itself.

Was everything roses and peaches? Hardly. Gary Payton, the new point guard, butchered the triangle. Bryant continued to fly in and out of Colorado for his hearings, and on the afternoon of March 24 he had the pleasure of sitting for three hours as his accuser (in a closed-door session) testified all about their encounter. The team suspended contract talks with Jackson. O’Neal was sued by a company that claimed he took $63,000 to promote a youth basketball clinic and then failed to attend. Outside of Derek Fisher, the bench was woefully thin. It had been a long, winding, uncomfortable road of raised, lowered, then once again raised expectations. «A joyless ride,» wrote Plaschke in the Los Angeles Times.

Now, however, there was reason for optimism. Karl Malone, the legendary power forward, and O’Neal were back, and the postseason was in sight. Once they dispatched with the Kings, the Lakers could focus on what they were here to do. Namely, capture another NBA championship.

Only nothing for Los Angeles would come that easy.

The Lakers and the Kings tipped off at 3:30 p.m. inside Arco Arena, and fans anticipating a highly competitive afternoon between bitter rivals were broadsided with a harsh dose of reality. Sacramento jumped out to an 8-0 lead, and by the end of the first quarter they were up 31-15. The lopsided score was eye-opening, but what really stood out (especially to the Los Angeles players and coaches) was the play of Bryant, who did …

… absolutely nothing.

This is no exaggeration. A man who loved to shoot the way a horse loves to gallop let loose precisely zero shots in the first quarter. Even when O’Neal was placed on the bench after picking up two quick fouls. Even when Devean George, Slava Medvedenko, and backup forward Bryon Russell combined to shoot 1 for 11 in the first quarter. Why, Bryant didn’t so much as attempt a field goal until there was 6:41 remaining in the half, when his three-point try clanged off the rim. By then the Lakers were trailing 40-23, in a key game tossed into an incinerator thanks to a player who — to cite Plaschke — «didn’t shoot, didn’t penetrate, didn’t create … didn’t care?»

The final score, 102-85, featured a Kobe Bryant statistical line (3-for-13 shooting, 8 points, 4 assists) that didn’t read as appallingly as it truly was. But inside the Laker locker room, enough was enough. The belief among his teammates, as well as the coaching staff, was that Bryant was making a statement to the men in purple and gold who devoted their lives to criticizing his shot selection, his need to take over a game, his desire to be the alpha. Just a few days earlier, Jackson had complained to the media that «Kobe is doing too much again.» Now, by refusing to shoot, Bryant would show them all. It was the ultimate «f— off» to people he deemed unworthy of his presence, and when, in the immediate aftermath, he said the Kings had «doubled me every time I touched the ball,» teammates had to laugh to keep from punching a wall.

«I can’t tell you what he was thinking,» Payton said afterwards — even though he knew exactly what he was thinking.

«I thought he was feeling the team out, which was good,» Jackson said — even though he was merely protecting a player who warranted no such protection.

The only honest take came one day later, when Tim Brown of the Los Angeles Times was standing with a player after practice. Provided a guarantee of anonymity, the Laker told Brown, «I don’t know how we can forgive him.» A second member of the team, also assured his name wouldn’t be used, said that Los Angeles could no longer be certain of Bryant’s mentality. When, on the morning of April 13, Bryant saw Brown’s 838-word front-of-the-sports-section piece, headlined AIR IS HEAVY FOR BRYANT, LAKERS, he lost his mind.

He stormed into the practice facility on Nash Street in El Segundo, a rolled-up Los Angeles Times sports section tucked beneath his arm. He walked from player to player, shoving the article into each man’s face. «Did you say this?!» he screamed.

No.

«Did you say this?!»

No.

«Did you say this?!»

No.

The furor was palpable. So was the awkwardness. Someone had uttered the words. Later, during a team meeting, Bryant continued with the questioning. «Right here and right now!» he said. «I want to know who said this s—!»

Again, silence.

Uncomfortable.

Awkward.

Painful.

Silence.

Finally, Malone cleared his throat. «Kobe,» he said, «obviously no one said it or no one wants to admit they said it. You’ve just got to let it go.» Bryant was not prepared to let it go. He told Malone to f— off. Malone suggested that perhaps Bryant should f— off. This was not a discussion, but a screaming match with the potential to turn physical. It wasn’t altogether un-reminiscent of the summer 2001 fight between Bryant and O’Neal — the scrappy guard blind to the fact that the man he was agitating could physically destroy him.

At long last, Jackson stepped in. His grasp on the team — once as strong as a vise — had all but vanished. The triangle was a thing of the past. Bryant (who’d recently told John Black, the team’s media relations head, that he didn’t «have long to be in the gold armor») had one foot out the door and would refuse to speak with the press for the next 11 days. O’Neal wasn’t sure whether he’d be back. Malone would certainly retire at season’s end. Payton was miserable. His backup, Fisher, was frustrated over limited minutes.

The Lakers would finish out the regular season with a pair of victories and — thanks to a rare dose of good fortune — enter the playoffs as the second seed.

They had won 56 games in the ugliest of manners, and by now many of the players just wanted it all to end.

One way or another.

The Los Angeles Lakers completed the 2004 playoffs with a nightmarish five-game Finals loss to the underdog Detroit Pistons. Shortly after the Game 5 loss, Bryant sat across from a teammate and declared, «I ain’t playing with that motherf—er again.»

The motherf—er was Shaquille O’Neal.

Jerry Buss, the franchise owner, had no choice. He desperately wanted to keep Bryant, who — despite being in the midst of a sexual assault trial that had the potential to land him in prison for up to two decades — was arguably the game’s best player. So the Lakers let Phil Jackson walk off into retirement, then traded O’Neal to Miami, where two seasons later he would team up with Dwyane Wade to bring the Heat their first title.

When Kobe Bryant died earlier this year, he did so as the Lakers’ all-time leading scorer, as well as a man with five championship rings wrapped around his fingers.

[ad_2]

Artículo anteriorNoticias de Covid-19: Actualizaciones en vivo – The New York Times
Artículo siguienteLas autoridades locales del Ministerio de Cultura y los profesores de música de esta institución son los encargados de ejecutar el

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here