[ad_1]

David Forst vio las primeras cinco entradas del juego comodín de la Liga Americana 2014 de la Major League Baseball desde una de las suites en el Kauffman Stadium. Se dirigió a la casa club por sexta y séptima vez, con la esperanza de quedarse allí para una celebración. Luego vino la parte inferior del octavo. Los Oakland Athletics tenían una ventaja de cuatro carreras. Jon Lester, quien trabajó a mitad de temporada y la llevó a la postemporada, rápidamente se metió en problemas. Con dos uno a uno, un empate en el plato y el conteo de lanzamientos de Lester en 111, el manager de A Bob Melvin recurrió al preparador Luke Gregerson.

Para entonces, Forst había desaparecido. Dejó el estadio local de los Kansas City Royals y se dirigió al vecino Arrowhead Stadium, donde los Jefes de la NFL juegan lo suficientemente lejos como para que la multitud ya no los escuche. Forst se mantuvo al día con el resto del juego: el sackfly ganador del juego de los Reales en el noveno, el sencillo de apertura de Oakland en la parte superior del duodécimo, el hit de Salvador Pérez en la mitad inferior, actualizando una aplicación en su teléfono inteligente.

Es una noche que Forst todavía identifica como «la más baja» de sus más de 20 años en la oficina principal de los Atléticos.

«Fue brutal, como el juego», dijo Forst, ahora en su quinta temporada como gerente general. «Si quiero torturarme, todavía vuelvo y veo partido tras partido en este partido».

No fue solo una pérdida punzante; Fue la final de una emocionante y loca carrera en la que el A278 ganó la temporada regular y perdió tres playoffs consecutivos. Dos meses antes del abrupto final de su temporada 2014, los Atléticos enviaron a Yoenis Céspedes, una estrella querida con un año extra de control del equipo, a los Medias Rojas de Boston por Lester, quien se acercaba a la agencia libre. Fue un paso que señaló el deseo de la organización de hacer todo lo posible por el presente y luego reducir los costos.

Antes de finales de noviembre, Josh Donaldson, el rostro de la franquicia, había desaparecido y fue enviado a los Toronto Blue Jays antes del primero de cuatro años de arbitraje. Los fanáticos estaban enojados. Se convirtió en uno de los intercambios más dolorosos de la era de Billy Beane. Lo que siguió fue una serie de movimientos sutiles que finalmente dieron como resultado uno de los mejores y más emocionantes equipos A de este siglo: un equipo que en medio de esa temporada de 60 juegos estableció un récord de 20-10 y una carrera de más 32. puede mostrar diferencial.

Fue un subproducto del buen diseño, adquisiciones inteligentes, intercambios oportunistas y, como admitió Forst, un poco de suerte. También se basó en las lecciones de 2006 que eran irrelevantes hace media década. Los Atléticos, dijo Forst, «no se dieron cuenta en el momento en que estábamos en el ciclo del éxito» y trataron continuamente de ampliar un grupo que se inclinaba notablemente.

En otra oportunidad, prometieron seguir siendo competitivos pero no estar tan conectados. Fueron canjeados por Ben Zobrist a principios de 2015, luego lo usaron para comprar a Sean Manaea cuando el equipo abandonó la competencia siete meses después. Firmaron a Rich Hill cuatro meses después, luego se unieron a Josh Reddick para adquirir Frankie Montas el primer día de agosto de 2016. Cuando abandonaron la empresa a mediados de 2017, Ryan Madson y Sean Doolittle estaban acostumbrados a adquirir a Jesus Luzardo.

Mientras tanto, los Atléticos vieron a Matt Chapman y Matt Olson florecer como selecciones de primera ronda. Vieron crecer a Marcus Semien y Liam Hendriks. Sacaron a Mark Canha de la regla 5 del draft, consiguieron a Ramon Laureano por un prospecto de pitcheo no anunciado, firmaron a Robbie Grossman por 2 millones de dólares ya Khris Davis por dos parientes desconocidos. Salieron del otro lado y pasaron a una nueva ventana de competencia sin las demoliciones completas que requerían los Cachorros de Chicago y los Astros de Houston, dos franquicias con muchos más recursos.

«Reconstrucción» no es un término que entretengan particularmente a Beane y Forst.

«No es una cuestión de ego», dijo Forst. “Es solo que este trabajo es mucho más divertido cuando tienes la oportunidad de ganar. [Luhnow] repasé en Houston lo que Theo [Epstein] pasó en Chicago, no es muy divertido. Les doy el honor de aguantar y salir con los equipos campeones del otro lado, pero no queremos eso. Y para ser honesto, no es algo que este mercado pueda aceptar. En este estadio, en esta ciudad, ciertamente hay un límite a lo que podemos hacer en términos de asistencia. Pero cuando tenemos una temporada realmente fea, puede que no haya fondo, y eso no es bueno para la franquicia. «


Semien sufrió una lesión en la muñeca que lo mantuvo alejado durante casi 12 semanas en 2017. Cuando regresó, Chapman había aparecido, Olson estaba allí para siempre, y los Atléticos se perdieron dos veces seguidas. Temporadas: mostraban signos de promesa. Ganaron una serie de cuatro juegos contra los Astros a principios de septiembre, ganando 17 de sus últimos 24 juegos. Al hacerlo, mostraron signos de la identidad que los definiría.

«La forma en que ganamos ahora que hemos hecho muchas carreras en casa, jugamos buena defensa, jugamos bien, tenemos un buen bullpen, así es como comenzamos a ganar partidos», dijo Semien. «Antes de ese tiempo no teníamos una identidad real. Los juegos que ganamos eran de diferentes maneras y realmente no era consistente en todo lo que hacíamos. Míranos ahora, ves que así es como lo hicimos». Muchos jonrones conectados, del uno al nueve en orden, pueden conectar un jonrón. Nuestra defensiva fue genial. El pitcheo fue fenomenal. Y ahora que tenemos una rotación inicial en la que podemos apoyarnos, es una buena combinación «.

Los Atléticos han logrado la octava mayor cantidad de jonrones, la segunda mayor cantidad de boletos y la sexta mayor cantidad de lanzamientos por aparición récord. Lideran las mayores en carreras defensivas por encima del promedio. Y su bullpen, un bullpen que pronto será A.J. Puk, uno de los mejores prospectos de pitcheo del juego, está entre los 5 primeros en cuanto a efectividad, WHIP y proporción de ponches por base por bolas. La mayor diferencia, sin embargo, está en la parte superior de su rotación, que presenta a Montas y Luzardo, dos potenciales titulares de primera línea con material sobresaliente: el tipo de anclas rotacionales que han eludido a esta franquicia desde que Lester la dejó.

Con Luzardo evolucionando y Montas fuera de discusión debido a una suspensión previa, Manaea tomó el balón para el juego comodín de la Liga Americana contra los Tampa Bay Rays en octubre pasado, permitiendo tres jonrones antes de registrar el primero de la tercera entrada. Siete entradas más tarde, un equipo A que ganó 97 partidos de temporada regular perdió una vez y se fue a casa por segundo año consecutivo. La conversación posterior al juego desarrolló rápidamente un tema: Ganaremos la división el año que viene.

«Llegamos al punto en que estábamos como, ‘Mira, estamos hartos de este juego. Acabamos de ganar 97 juegos. Nos reuniremos el año que viene y ganaremos 115′», dijo Hendriks. «Ese era nuestro objetivo».

Los Atléticos, titulares históricamente lentos, ahora tienen un ritmo de 108 victorias. El domingo, después de vencer a los rivales de la división Los Ángeles Angels en dos de tres, los Atléticos celebraron su victoria número 29 en su juego número 29, el más rápido que la franquicia había logrado con 20 victorias desde 1990. También fue la última vez que llegaron a la Serie Mundial. Lo hicieron por su cuarta victoria esa temporada, una curiosidad estadística que podría decir algo sobre la confianza y madurez de este grupo en ascenso.

«Nada nos inquieta», dijo Hendriks. «Nos han dicho que somos los más débiles todo el tiempo y estamos cansados ​​de experimentar eso».

Los Atléticos son uno de los cuatro equipos con un récord de .500 o mejor si se van esta temporada atrás. Desde la séptima entrada en adelante, vencieron a sus oponentes con un total de 32 carreras. Oportunamente, su temporada comenzó con el Grand Slam de Olson, que destacó una crueldad inconfundible de una temporada organizada por una pandemia: que la ciudad de Oakland no puede experimentar nada de esto con ellos.

«Me siento mal por los fanáticos que no pueden estar aquí», dijo Semien, «pero vemos mucho apoyo, ya sea de las redes sociales o simplemente de la gente que me contacta para ver el partido. Todos están mirando a.» Los juegos todas las noches. Eso es genial. Espero que podamos brindar entretenimiento a aquellos que se encuentran en un momento difícil con todo lo que está sucediendo. Ese es el enfoque principal. «


Hendriks, Yusmeiro Petit y Joakim Soria, tres de los miembros clave de un bullpen que es notablemente profundo, talentoso y versátil, han visto mucho fútbol en los televisores de la casa club durante el año pasado. Les encantaba el deporte al aire libre, primero con un hacky sack y luego con una pelota real, y la pateaban para que la sangre fluyera antes de estirar.

La actividad ha crecido a casi una docena de lanzadores por día, con habilidades futbolísticas que varían ampliamente. Faltan dos minutos, generalmente a las 3:13 p.m. hora local – comienzan los tiros de esquina y aumenta la intensidad. Hendriks suele actuar como portero en su décima temporada y con su cuarta organización. El juego es un símbolo de una cultura que él considera rara.

«De hecho, nos gusta estar juntos, lo cual es muy difícil para un Bullpen, ya que normalmente hay nueve jugadores juntos durante 162 partidos», dijo Hendriks. «El hecho de que todavía nos gustemos es un testimonio de nuestra química».

Se sabe que la casa club de la A es relajada. Tony Kemp vino de los Astros y los Cachorros y le dijo a Hendriks lo asombrado que estaba de estar en un equipo que bromeaba y se empujaba entre sí tan a menudo como este. Funciona, dijo Hendriks, porque hay respeto mutuo. Comenzó con personas como Chapman, Olson y Chad Pinder, quienes siguieron un camino similar a través del A-System. Comenzaron a establecerse en 2017 y la cultura se formó gradualmente a su alrededor.

«Se podía ver, se podía sentir», dijo Hendriks. «Cuanta más gente aparecía, más confianza tenían en la liga. Tenía una habilidad innata para avanzar. Pero era una de esas cosas que realmente no notabas, estaba avanzando; simplemente cada año gradualmente «. un poco mejor, un poco mejor y este año todo va a la perfección. «

Hendriks y Semien lideran un grupo de aspirantes a agentes libres. Dadas las fuentes de ingresos de una franquicia que ha tenido menos de seis años durante nueve años consecutivos, se espera que ambos jueguen en otros lugares la próxima temporada. La juventud de Chapman, Olson, Laureano, Montas, Luzardo, Puk y Sean Murphy parecen sugerir que los Atléticos seguirán siendo competitivos por un tiempo. Pero Hendriks resultó ser uno de los mejores cerradores del juego y Semien se convirtió en candidato a MVP el año pasado. Sus posibles variaciones podrían hacer de este el punto más alto de la ventana A, que es perfecta en cierto modo.

¿Quién mejor para ganar el campeonato de una temporada tan extraña que el A-Do-It-Your-Way?


Si por alguna razón Forst quiere atormentarse a sí mismo, irá al Juego de comodines de la Liga Americana 2014 en Baseball-Reference.com y se desplazará por el juego por juego. Lo hace una vez al año, por lo general, como es de esperar cuando está de mal humor. Forst todavía parece estar afectado por la decisión de usar a Gregerson para esa octava entrada. Piensa en lo que este equipo podría haber hecho con esa rotación en series de cinco y siete juegos si hubieran seguido adelante. Y sigue molesto por el hecho de que todo salió según lo planeado: cambiaron por Lester, estaba bien ubicado con su temporada en juego, Doolittle se adelantó al noveno lugar, y los Atléticos aún están perdidos.

El juego se ha convertido en un valioso ejercicio mental que Forst considera valioso.

¿Cuánto confías realmente en el proceso?

«Hay una enfermedad asociada con este trabajo», dijo Forst. «Créeme.»

Está de regreso con un A-Team que una vez más tiene la oportunidad de ganarlo todo, con un grupo central que quizás tenga que dividirse nuevamente. Chapman y Olson, los nuevos pilares, podrán arbitrar esta temporada baja. Pronto, si no en esta temporada baja, en la siguiente o en la siguiente, podrían salir de Oakland con un precio, como lo hicieron Donaldson y Céspedes. Solo un nuevo estadio puede interrumpir este curso, una realidad que Forst reconoce fácilmente.

Esta temporada, por extraña que sea, es una oportunidad que no se puede dar por sentada.

Los Atléticos lo saben bien.

«Siempre hay urgencia aquí», dijo Forst. «Todos los años siempre hay alguien que es agente libre o que no está aquí a largo plazo. Eso es parte del desafío aquí. Es parte de la emoción de conseguirlo también. [to the postseason] – porque es urgente. Nunca pensamos simplemente que podemos reciclar y devolver. Nunca das por sentado que vas a llegar a la postemporada. Siempre lo celebran cuando llegas.

«Todo esta temporada es urgente. Solo hay 60 juegos, cada juego se siente importante y quién sabe qué tipo de postemporada estamos viendo. Seguro que parece que este equipo aquí tiene una ventana a algo especial. hacer, y lo sería «. genial si lo conseguimos. «

[ad_2]

Artículo anteriorPlayoffs de la NBA: por qué se compara a Luka Doncic con LeBron, Magic y Bird
Artículo siguienteLo que necesita saber sobre el coronavirus el martes 25 de agosto