[ad_1]

Por Hidalgo Rocha Reyes

Abogado y comunicador

Con la aparición del virus Covid-19, nuestro sistema educativo fue suspendido como medida preventiva contra un enemigo tan mortal. Universidades, colegios y centros de enseñanza privados, así como todo el sistema oficial, se han sumado a este cierre, que ha sido solicitado por organismos gubernamentales para evitar la propagación de este enemigo silencioso.

Casi seis meses de inactividad han dejado inoperante el sistema educativo nacional, al igual que casi todos los demás y todos nosotros. En busca de una reapertura, las autoridades salientes y entrantes ven la implementación de la educación virtual desde casa como una alternativa para el próximo año escolar. Esto significa que nuestros estudiantes enseñarán a través de una tubería desde una computadora portátil, teléfono celular o computadora.

La existencia de la brecha social y la intención de las autoridades salientes de dotar al estudiantado nacional (en su parte pública y muchas veces en la privada, que nunca entendí) vía la república digital con computadoras y laptops, encajarían las preguntas: ¿Son todos los hogares equipado con la herramienta digital para la educación virtual? ¿Se ha planificado la economía familiar? ¿Se ha planificado la formación de padres y tutores? ¿Las autoridades salientes se aseguraron de llevar una computadora a todos los estudiantes del país?

Para julio de 2019, el gobierno comenzó a entregar ayudas tecnológicas (laptops para estudiantes y docentes) a centros de secundaria a través de la República Digital, con gran parte de estas y escuelas primarias ausentes en casi todo el país, se implementó paulatinamente y vio su parálisis por el ingreso de COVID-19.

Como es bien sabido, la calidad de la educación a veces depende en gran medida de los sacrificios y los recursos económicos de la familia. Incluso si brindan tales herramientas de las autoridades educativas, necesitan una conexión a Internet y una familia de bajos ingresos de ocho o cinco niños que apenas tienen un teléfono maquito para llamar o obtener herramientas tecnológicas y una recarga de 50 pesos si es posible. necesitan recargar, no es cierto que vayan a recibir una educación virtual normal y de alta calidad. Además, los padres no saben nada de tecnología y más aún que tienen que enseñar como coeducadores.

La educación virtual requiere un análisis de la brecha social y económica del país. Abrirla con estas carencias que no solo afectarían los escasos recursos económicos porque también necesitamos hacer que la clase trabajadora, la clase media que va temprano a trabajar, tenga que dejar todo y empezar a estudiar para enseñar. porque las conferencias de ayer no son las conferencias de hoy con tantos cambios cuando llega un ministro o un gobierno. No es nada fácil.

Es mejor esperar hasta enero y hacer cambios en el año escolar. Es una buena razón comenzar el año escolar como un ciclo anual cada enero en lugar de septiembre o finales de agosto. Así, todos los alumnos, profesores y tutores reciben las herramientas tecnológicas necesarias para implementar la educación virtual. Creo que es lo más recomendable.

Pero caminar para mostrar intenciones políticas no es lo mejor. Creemos que las nuevas autoridades, como anunció su ministro de Educación designado que la ronda ampliada es inútil, quieren hacer un cambio, ahora es el momento. Por consenso con todas las fuerzas del país, los proyectos que quieren implementar y desmantelar lo que entienden no son eficientes y comienzan el año escolar en enero porque si comienza con la educación virtual la brecha social se lo comerá y se volverán muy malos. patada inicial.

Por cierto, seguimos de la misma manera, llegas, traes tu libro y escuchas los ruidos que muchas veces llegan no con pitos, sino con pancartas por todas partes. Dios no confiesa.



[ad_2]

Artículo anteriorActualizaciones en vivo de coronavirus: la empresa que ayuda a ejecutar la base de datos federal rechaza las preguntas de los senadores
Artículo siguienteClint Frazier por Fantasy Baseball y Waiver Wire