[ad_1]

El miembro del Salón de la Fama Bob Gibson, el lanzador dominante de los Cardenales de San Luis que ganó siete aperturas consecutivas en la Serie Mundial y estableció un estándar moderno de excelencia cuando terminó la temporada de 1968 con efectividad de 1.12, murió el viernes. . Tenía 84 años.

Los Cardinals confirmaron la muerte de Gibson poco después de una derrota por 4-0 ante San Diego. En su ciudad natal de Omaha, Nebraska, durante mucho tiempo le habían diagnosticado cáncer de páncreas.

La muerte de Gibson se produjo en el 52 aniversario de lo que quizás fue su hazaña más desalentadora cuando estableció un récord de la Serie Mundial de 17 bateadores en el Juego 1 de la Serie Mundial de 1968 contra Detroit.

El dos veces ganador del premio Cy Young, uno de los competidores más intransigentes del béisbol, pasó toda su carrera de 17 años con St. Louis y fue nombrado MVP de la Serie Mundial en las temporadas de 1964 y 1967. Las cartas solo salieron brevemente en 1968, pero Gibson fue elegido MVP de la Liga Nacional, descartando tan bien a los oponentes que el béisbol cambió las reglas por temor a que volviera a suceder.

Gibson murió menos de un mes después de la muerte de un compañero de equipo, el jardinero del Salón de la Fama Lou Brock. Otro gran pitcheo de su época, Tom Seaver, murió a finales de agosto.

«Acabo de escuchar la noticia de perder a Bob Gibson y es difícil perder una leyenda. Puedes perder un juego, pero cuando pierdes a un hombre como Bob Gibson es difícil», dijo Yadier Molina, quien El receptor estrella de los Cardinals. «Bob era divertido, inteligente, traía mucha energía. Cuando hablaba, escuchabas. Era bueno tenerlo contigo todos los años. Perdemos un juego, perdemos una serie, pero lo difícil es que hemos perdido a un gran hombre «.

En su apogeo, Gibson fue quizás el abridor completo más talentoso de la historia, un ganador de nueve guantes de oro que, a pesar de una entrega feroz y llena de vida que lo llevó a la primera base de la colina, vagó por todas partes para atrapar a Grounder. y un bateador duro que completó cinco carreras en casa dos veces en una sola temporada y luchó .303 en 1970 cuando también ganó su segundo Cy Young.

El béisbol tampoco era su único deporte. También jugó baloncesto en Creighton y pasó un año con los Harlem Globetrotters antes de dedicarse por completo a los diamantes.

Con un promedio de 19 victorias al año desde 1963 hasta 1972, terminó con 251 a 174 con una efectividad de 2.91 y fue solo el segundo lanzador en anotar 3,000 hits. No lanzaba tan fuerte como Sandy Koufax ni desde tantos ángulos como Juan Marichal, pero los bateadores nunca olvidaron cómo los miraba (o parpadeaba porque era miope) como si estuviera ajustando una vieja cuenta.

Gibson reprendió a los jugadores rivales y, a veces, a los compañeros de equipo que se atrevieron a hablar con él el día que lanzó, y ni siquiera perdonó a su propia familia.

«Jugué unos cientos de juegos de tic-tac-toe con mi pequeña hija y ella no me ha pegado», le dijo una vez a Roger Angell del New Yorker. «Siempre tuve que ganar. Tengo que ganar».

Bob Gibson
Bob GibsonUPI

Igualmente disciplinado e impaciente, Gibson trabajó tan rápido que el locutor Vin Scully bromeó diciendo que golpeó como si su auto hubiera estado estacionado dos veces.

Bola en mano, no era un disparate en la colina. Y no tenía sentido de los consejos y frunció el ceño cuando el receptor Tim McCarver o cualquier otra persona pensó en visitar la colina.

«Lo único que sabes sobre el pitcheo es que no puedes batear», dijo Gibson.

Su enfoque era tan grande que no parecía saber que estaba en camino a un récord de ponches en un solo juego de la Serie Mundial (que venció a Sandy Koufax ’15) hasta que McCarver lo convenció de mirar el marcador.

Durante la temporada regular, Gibson noqueó a más de 200 bateadores nueve veces y lideró la Liga Nacional en blanqueadas cuatro veces, terminando 56 en su carrera. En 1968, trece de sus 22 victorias fueron fracasos, lo que llevó a McCarver a referirse a Gibson como «el lanzador más afortunado que he visto». Siempre juega cuando el otro equipo no consigue carreras. »

En la postemporada fue de alguna manera más grande y terminó la carrera 7-2 con 1.89 de efectividad y 92 picos en 81 entradas. Aunque dominó a los Tigres cuando se inauguró la serie en 1968, ese año terminó con una derrota en el Juego 7, lesionado por una mala conducta poco común del jugador de campo del Star Center Curt Flood, y una reescritura de las reglas que durante mucho tiempo rechazaría.

La efectividad de 1.12 de Gibson en la temporada regular fue la tercera más baja para cualquier lanzador abridor desde 1900, y por mucho la mejor para cualquier abridor en la era post-pelota muerta que comenzó en la década de 1920.

Su actuación de 1968, el punto culminante del llamado «Año de los lanzadores», hizo temer a los oficiales que los aficionados se aburrieran de tantos partidos de 1-0. Bajaron la colina de 15 a 10 pulgadas en 1969 y redujeron la zona de strike.

«Estaba cabreado», comentó Gibson más tarde, a pesar de ser un gran lanzador durante varios años y lanzar su único juego sin hits contra Pittsburgh en 1971.

Gibson tuvo una larga carrera en las Grandes Ligas, aunque desarrolló relativamente tarde y tenía poco más de 30 años en 1968. Firmado por los Cardenales como agente libre aficionado en 1957, tuvo problemas con su control desde el principio, un problema que se resolvió con el desarrollo de los deslizadores más grandes del béisbol, junto con una curva para igualar su recta recta. Sabía cómo golpear y apuntar a otra parte cuando los bateadores estaban demasiado cerca del plato.

Bob Gibson
Bob GibsonAP

Hank Aaron una vez le aconsejó a su compañero de equipo de los Atlanta Braves, Dusty Baker, sobre Gibson.

«No te involucres con Bob Gibson; te va a derribar», dijo Aaron, según el Boston Globe. «Él derribaría a su propia abuela si se atreviera a desafiarlo. No lo mires fijamente, no le sonrías, no le hables. No le gusta. Si le das un jonrón, no corres». demasiado lento, no demasiado rápido. Si quieres divertirte, entra primero en el túnel. Y si te golpea, no cargues contra la colina porque es un boxeador de guante de oro «.

Solo el segundo hombre negro (después de Don Newcombe) en ganar el premio Cy Young fue una inspiración para insistir en otra cosa. Gibson se describiría a sí mismo como un «hombre negro aburrido y obstinado» que despreciaba la idea de que él era el modelo a seguir de todos y una vez colocó un cartel en su casillero que decía: «No soy parcial». Odio a todo el mundo. «

Pero se enorgullecía del trabajo racial y en equipo de las cartas, un poderoso símbolo de la era de los derechos civiles, y de su papel para garantizar que los jugadores no vivieran en hogares separados durante la temporada.

Era cercano a McCarver, un tennesseano que atribuía el desafío de Gibson a sus propios prejuicios, y el líder reconocido de un club donde los blancos (McCarver, Mike Shannon, Roger Maris), los negros (Gibson, Brock y Flood) y los hispanos (Orlando) estuvieron representados Cepeda, Julián Javier).

«Nuestro equipo en su conjunto no toleraba la indiferencia étnica o racial», escribió Gibson en Pitch by Pitch, publicado en 2015. «Hablábamos de ello abiertamente y sin lugar a dudas. Nadie en nuestro club recibió una entrada gratis».

El lanzador de Cardinal, Jack Flaherty, quien es negro, se ha acercado a Gibson en los últimos años. Los diestros hablaron mucho y Flaherty, de 24 años, siguió los consejos de los grandes que vestían el número 45.

«Duele», dijo Flaherty, el lanzador perdido de los Cardinals el viernes por la noche. «Es una leyenda ante todo, alguien de quien he tenido la suerte de aprender. No tienes la oportunidad de aprender de alguien de ese calibre y de alguien que ha sido tan bueno muchas veces».

“Me habían mantenido informado de su salud y paradero. Realmente esperaba que no fuera igual hoy. Quería usar su camiseta en el campo hoy, pero decidí no hacerlo ”, dijo.

Gibson nació como Pack Robert Gibson en Omaha el 9 de noviembre de 1935 y superó enfermedades infantiles que casi le cuestan la vida. Su padre murió poco antes de que él naciera y creció en la pobreza. Su madre trabajaba en la lavandería y trató de mantener a Gibson y sus seis hermanos.

«Crecer sin un padre es una dificultad y una privación que no se puede medir», escribió Gibson en «From Ghetto to Glory», uno de los pocos libros que publicó.

Gibson asistió a Omaha Tech High School y se quedó en la ciudad, asistiendo a Creighton de 1954 a 1957, con un promedio de 20,2 puntos durante su carrera de baloncesto universitario. Gibson de aproximadamente 6 pies y 2 pulgadas de alto, que parecía mucho más alto en la colina, pasó la temporada 1957-58 con los Globetrotters antes de dedicar toda su atención al béisbol.

En Omaha en las ligas menores, fue dirigido por Johnny Keane, quien se convirtió en un mentor y amigo valioso «más cercano a un santo» que alguna vez conocería en el béisbol.

Gibson a menudo se veía obligado a vivir en hoteles separados de sus compañeros blancos y los fanáticos lo ridiculizaban brutalmente, pero recordaba a Keane como «sin prejuicios» y como una fe inquebrantable en su talento.

Sus primeros años con los Cardinals estuvieron plagados de tensión con el manager Solly Hemus, quien usó abiertamente un lenguaje racista y fue despreciado por Gibson y otros Cardinals. Hemus fue despedido a mediados de la temporada de 1961 y, afortunadamente para Gibson, fue reemplazado por Keane.

Pronto comenzó la carrera del lanzador. Hizo el primero de sus ocho equipos All-Star de la Liga Nacional en 1962, y al año siguiente tuvo marca de 18-9, manteniendo a los Cardinals en la carrera por el banderín al final de la temporada.

En 1964, un año que consideraba su favorito, ganó tres veces en los últimos once juegos cuando los Cardenales superaron a los Filis de Filadelfia que colapsaron y ganaron el título de la Liga Nacional. Gibson perdió el Juego 2 de la Serie Mundial ante los Yankees de Nueva York, pero regresó con victorias en los Juegos 5 y 7 y fue nombrado MVP.

La serie fue vista como un punto de inflexión en la historia del béisbol. La gran dinastía Yankee cayó al año siguiente y los Cardinals encarnaron un estilo de juego más moderno y agresivo. Keane se quedó en Gibson en el Juego 7 incluso después de que los Yankees Clete Boyer y Phil Linz regresaran en la novena entrada y redujeran la ventaja de los Cardinals a 7-5. Más tarde diría de Gibson, quien retiró a Bobby Richardson en un vuelo pop para terminar la serie, que estaba en deuda con «su corazón».

Gibson también estaba cerca del sucesor de Keane, Red Schoendienst, quien asumió el cargo en 1965 después de que Keane se fuera a los Yankees. Gibson tuvo 20 temporadas en 1965 y 1966 y probablemente habría hecho lo mismo por tercer año consecutivo, pero un Roberto Clemente Line Drive se rompió la pierna en la mitad de la temporada. (Gibson estaba tan decidido que aún logró terminar la entrada).

Gibson regresó en septiembre, terminando la temporada regular 13-7 y liderando a los Cardinals al campeonato de 1967, ganando tres veces y conectando un jonrón contra el as de los Medias Rojas Jim Lonborg en el Juego 7 en Fenway Park en Boston. El final fue particularmente agradable; Abrió al primera base George Scott, quien se había burlado de Gibson y las cartas durante toda la serie.

Pero 1968 estaba en un nivel que pocos habían visto antes. Comenzó lentamente, perdiendo cinco de sus primeras ocho decisiones a pesar de una efectividad de 1.52 y enojado por la falta de apoyo. («Tarifa de hambre», lo llamaría Angell).

Pero desde principios de junio hasta finales de agosto, Gibson fue imbatible. Ganó 15 decisiones directas, lanzó 10 blanqueadas y en un momento permitió solo tres carreras limpias durante 101 entradas. Una de estas carreras se anotó en un campo salvaje, otra en un golpe de bloop.

Al comienzo de la Serie Mundial, volvió a estar en su mejor momento y dio una actuación que fue tan única que su libro «Pitch by Pitch» estuvo completamente dedicado a este tema.

En una tarde bochornosa en St. Louis contra el ganador de 31 juegos Denny McLain y bateadores poderosos como Al Kaline, que también falleció ese año, Norm Cash y Willie Horton, solo permitió cinco hits y anotó un 4: 0 ganar. Gibson conectó al menos un golpe en cada entrada, y en la novena, Kaline, Cash y Horton se abrieron en abanico a los 17. El campo de juego final fue una pelota que se rompió lentamente y dejó a Horton congelado.

«Estaba impresionado», dijo más tarde el segunda base de Tiger, Dick McAuliffe. «No me recuerda a nadie. Está solo».

En el Juego 4, Gibson anotó mientras lideraba las cartas a un juego de 10-1 contra McLain y una ventaja de 3-1 en la serie. Pero los Tigres ganaron los siguientes dos y se abrieron paso en la final contra Gibson, quien tuvo un hit con dos outs en la séptima entrada y el resultado fue 0-0.

Gibson permitió dos sencillos antes de que Flood, un mediocampista de los Guantes de Oro, interpretara mal la jugada de Jim Northrup hacia el centro izquierdo y la pelota se cayó de la línea de advertencia para un tres de dos carreras. Los Cardinals perdieron 4-1 y Gibson incluso hizo una mueca décadas después cuando se le preguntó sobre el juego.

Le dolían las rodillas a mediados de la década de 1970 y, sin duda, había perdido algo de su rabia competitiva. En el último día de la temporada de 1974, con una ventaja de 2-1 y un posible título de división en la octava entrada, permitió un jonrón en dos carreras contra Mike Jorgensen de los Expos de Montreal, y las tarjetas perdieron 3-2.

Se retiró después de 1975 y fue humillado en su última aparición cuando abandonó un jonrón de Grand Slam ante Pete LaCock de los Chicago Cubs. (Cuando los dos compitieron en un juego de autos clásicos una década después, Gibson lo empujó).

Gibson fue elegido para el Salón de la Fama en 1981, y las tarjetas retiraron su número de uniforme. Tuvo una carrera mucho menos exitosa como entrenador, ya sea para los Mets y Bravos de Nueva York en la década de 1980 o los Cardinals en 1995.

Se casó dos veces, la más reciente con Wendy Gibson, y pasó gran parte de su jubilación en su antigua casa en Bellevue, un suburbio de Omaha. Se involucró en organizaciones benéficas y organizó un popular evento de golf de Omaha que atrajo a algunos de los nombres más importantes del deporte.

A Gibson le preocupaba que los jóvenes olvidaran la historia del béisbol, y habló con consternación de un cardenal que no sabía nada sobre Jackie Robinson. Pero en 2018 el propio Gibson fue honrado cuando la Orquesta Sinfónica de St. Louis encargó una canción de rap en su honor.

La letra inspirada en “From Ghetto to Glory” – “Fue un cambio de juego El jugador completo Lanza un lanzamiento tan rápido que te reorganiza. No es un extraño. Era Bob Gibson en una misión. Cambió el juego para siempre. El lanzador era su puesto. «

[ad_2]

Artículo anteriorTrump da positivo: con la hospitalización del presidente, están apareciendo más casos de Covid en la Casa Blanca y en la campaña electoral
Artículo siguienteAumentan el consenso en el centro histórico