[ad_1]

SEÚL – Has aparecido cada vez que mujeres en Corea del Sur han protestado por la violencia sexual y los prejuicios de género. Decenas de jóvenes, la mayoría vestidos de negro, se burlaron de los manifestantes, chillando y cantando: “¡Thud! ¡Thud! ”Para imitar el ruido que hacían las“ feas cerdas feministas ”cuando se marchaban.

«¡Fuera los que odian a los hombres!» Ellos llamaron. «¡El feminismo es una enfermedad mental!»

Tales mítines en las calles serían fáciles de descartar como retórica extrema de un grupo marginal. Pero los sentimientos antifeministas se intensifican en línea y están encontrando grandes audiencias que imponen cada vez más su agenda en la sociedad y la política de Corea del Sur.

Apuntando a cualquier cosa que huela a feminismo, estos activistas obligaron a una universidad a cancelar una conferencia de una mujer a la que acusaron de difundir el misandismo. Vilipendiaron a mujeres prominentes y criticaron a An San, tres veces medallista de oro en los Juegos Olímpicos de Tokio, por su corte de pelo corto.

Amenazaron a las empresas con boicots, lo que llevó a las empresas a publicar anuncios con la imagen de pellizcar los dedos que creían que ridiculizaba el tamaño de los genitales masculinos. Y han apuntado al gobierno para promover una agenda feminista, obteniendo promesas de candidatos presidenciales rivales para reformar el Ministerio de Igualdad y Familia del país, que tiene 20 años.

Corea del Sur prevé un nuevo tipo de corrección política impuesta por jóvenes enojados que se oponen a las fuerzas que consideran que socavan las oportunidades, y las feministas, creen, son el enemigo número uno. La desigualdad es una de las cuestiones más delicadas en el Sur Corea, una nación con una creciente inseguridad económica, alimentada por los altos precios de las propiedades, la falta de empleos y una creciente brecha de ingresos.

«No odiamos a las mujeres y no estamos en contra de defender sus derechos», dijo Bae In-kyu, de 31 años, directora de Man on Solidarity, uno de los grupos antifeministas más activos del país. «Pero las feministas son un mal social».

El grupo lidera los mítines callejeros y opera un canal de YouTube con 450.000 suscriptores. Para sus miembros, las feministas odian a los hombres.

Su lema fue una vez: «¡Excepto el día en que todas las feministas son exterminadas!»

La reacción violenta contra el feminismo en Corea del Sur puede parecer confusa.

Corea del Sur tiene la mayor brecha salarial de género entre los países ricos. Menos de una quinta parte de los legisladores nacionales son mujeres. Las mujeres representan solo el 5.2 por ciento de los miembros de la junta en las empresas que cotizan en bolsa, en comparación con el 28 por ciento en los Estados Unidos.

Sin embargo, la mayoría de los hombres jóvenes del país argumentan que en Corea del Sur no son las mujeres sino los hombres los que se sienten amenazados y marginados. Entre los hombres surcoreanos de veintitantos años, casi el 79 por ciento dijo que eran víctimas de una grave discriminación de género, según una encuesta realizada en mayo.

«Existe una cultura de la misoginia en las comunidades en línea dominadas por hombres que retrata a las feministas como misandistas radicales e infunde miedo a las feministas», dijo Kim Ju-hee, de 26 años, una enfermera que organizó protestas contra las antifeministas.

La ola de antifeminismo en Corea del Sur comparte muchos de los lemas incendiarios con los movimientos populistas de derecha en Occidente que están difundiendo tales mensajes. A las mujeres que defienden el derecho al aborto se las conoce como «destructoras de la familia». Las feministas no abogan por la igualdad de género, sino más bien por la «dominación femenina».

En Corea del Sur, las «mujeres» y las «feministas» son dos de los objetivos más comunes de los discursos de odio en línea, según la Comisión Nacional de Derechos Humanos del país.

El juego representa una ruptura con las generaciones anteriores.

Los hombres mayores de Corea del Sur reconocen que se benefician de una cultura patriarcal que ha marginado a las mujeres. Hace décadas, cuando Corea del Sur se quedó sin todo, desde comida hasta dinero en efectivo, era más probable que los hijos estuvieran matriculados en la universidad. En algunas familias, a las mujeres no se les permitía comer en la misma mesa que los hombres, y las niñas recién nacidas se llamaban Mal-ja o «última hija». Los abortos por preferencia de género eran comunes.

A medida que el país se enriqueció, esas prácticas se han convertido en un recuerdo lejano. Las familias ahora quieren a sus hijas. Más mujeres que hombres asisten a la universidad y tienen más oportunidades en el gobierno y en otros lugares, aunque todavía existe un techo de cristal sustancial.

«Los hombres de veintitantos años están profundamente descontentos porque se ven a sí mismos como víctimas de discriminación inversa, enojados por haber tenido que pagar el precio de la discriminación sexual creada entre generaciones anteriores», dijo Oh Jae-ho, uno de los investigadores del Instituto de Investigación Gyeonggi en Corea del Sur. «

Si los hombres mayores veían a las mujeres como vulnerables, los hombres más jóvenes las veían como competidoras en un mercado laboral agotador.

Las antifeministas señalan a menudo que los hombres están en desventaja porque tienen que posponer la búsqueda de empleo para cumplir con su reclutamiento. Pero muchas mujeres abandonan el trabajo después de dar a luz y muchas de las tareas domésticas recaen sobre ellas.

«¿Qué más quieres? Te dimos tu propio lugar en el metro, autobús, estacionamiento», escribe el rapero San E en su canción de 2018 «Feminist», que tiene un culto entre las jóvenes antifeministas. Necesito un príncipe. Entonces pagarás la mitad de la casa cuando nos casemos «.

Las guerras de género han dado forma a la carrera presidencial de Corea del Sur, vista principalmente como una competencia para los votantes jóvenes. Dada la virulenta voz antifeminista, ningún candidato importante está hablando a favor de los derechos de las mujeres, una vez tan popular que el propio presidente Moon Jae se refirió a sí mismo como un «feminista» cuando hizo campaña hace unos cinco años.

Yoon Suk-yeol, el candidato del conservador Partido del Poder Popular de oposición, se puso del lado del movimiento antifeminista cuando acusó al Ministerio de Igualdad de Género de tratar a los hombres como «potenciales criminales sexuales». Prometió penas más severas si los hombres eran acusados ​​injustamente de delitos sexuales, aunque teme que hacerlo disuadirá a las mujeres de hablar.

Pero Yoon también reclutó a una prominente líder de 31 años de un grupo feminista como asesora principal de campaña el mes pasado, una medida para disipar las preocupaciones de que su partido haya alienado a las votantes jóvenes.

Según la ley, Moon no puede postularse para la reelección. El candidato de su Partido Demócrata, Lee Jae-myung, también ha tratado de dirigirse a los hombres jóvenes: «Así como las mujeres nunca deben ser discriminadas por su género, tampoco los hombres deben ser discriminados por ser hombres».

Lee ve el conflicto de género principalmente como un problema de disminución de las oportunidades laborales y compara a los jóvenes surcoreanos con «polluelos que luchan por no caerse de un nido abarrotado». «Tenemos que hacer que el nido sea más grande restaurando el crecimiento», dijo.

Es difícil decir cuántos jóvenes apoyan el activismo extremadamente provocativo y a menudo teatral defendido por grupos como Man on Solidarity. El líder del fuego, el Sr. Bae, apareció recientemente en un mitin feminista como el Joker de los cómics de «Batman», llevando una pistola de agua de juguete. Siguió a las manifestantes y fingió, como él mismo dijo, «matar moscas».

Decenas de miles de fanáticos han transmitido sus acrobacias en vivo en línea y han enviado donaciones en efectivo. Durante un festival de charlas en línea en agosto, el Sr. Bae recaudó nueve millones de wones ($ 7.580) en tres minutos.

Las sufragistas temen que el aumento del antifeminismo pueda deshacer o incluso revertir los avances que Corea del Sur ha logrado con tanto esfuerzo para expandir los derechos de las mujeres. Durante las últimas décadas, han luchado por la legalización del aborto y han lanzado una de las campañas #MeToo más poderosas de Asia.

Lee Hyo-lin, de 29 años, dijo que «feminista» se ha convertido en una palabra tan sucia que las mujeres que usan el pelo corto o usan una novela de un autor feminista corren el riesgo de marginarse. Cuando era miembro de un grupo de K-pop, dijo que sus colegas masculinos comentaban rutinariamente sobre su cuerpo, burlándose de ella por «dejar de ser mujer» cuando subía de peso.

«El problema del #MeToo es parte de ser mujer en Corea del Sur», dijo. “Ahora queremos alzar la voz, pero ellos quieren que nos callemos. Es muy frustrante. «

En el otro lado de la guerra cultural, los jóvenes se enfrentan a una letanía de quejas, preocupaciones que se repiten sin cesar en foros dominados por hombres. En particular, se han centrado en casos limitados de acusaciones falsas para agregar credibilidad a una agenda antifeminista más amplia.

Son Sol-bin, un vendedor de muebles usados, tenía 29 años cuando su exnovia lo acusó de violación y secuestro en 2018. Los trolls en línea solicitaron su castración, dijo. Su madre encontró imágenes del sistema de videovigilancia, que demostraron que las acusaciones nunca tuvieron lugar.

«La influencia feminista ha hecho que el sistema esté tan sesgado contra los hombres que la policía vio el testimonio de una mujer y una gota de sus lágrimas como evidencia suficiente para enviar a un hombre inocente a la cárcel», dijo Son, quien anteriormente había pasado ocho meses en prisión. y ha sido desalojado. «Creo que el país se ha vuelto loco».

Cuando el Sr. Son estaba luchando por contener las lágrimas en una manifestación antifeminista recientemente, otros jóvenes cantaron: “¡Sé fuerte! ¡Estamos contigo!»

[ad_2]

Artículo anteriorRoger Clemens: retrospectiva de la carrera | Gritos de la corte
Artículo siguienteDesempleo en Chile cae al 7,5%, la tasa más baja desde enero de 2020