[ad_1]

UNANingún nadador de Soca se deslizó por Ladbroke Grove en el oeste de Londres en agosto de 2020. Sin alas de plumas rosas ni tocados enormes. El Carnaval de Notting Hill ha sido cancelado, como todas las reuniones masivas en el cierre de COVID tardío, las calles aún están despejadas, el aire aún está lleno de tristeza. En los árboles de la ciudad no se elevaba el humo de las cabras ni de los idiotas. Y la música, la gran música de las islas caribeñas, de la Gran Bretaña negra, de África y América, no golpeó los cimientos de las terrazas del barrio y las hizo temblar.

Todo esto habría sido parte de un verano normal para Edward Enninful cuando creció en el área en la década de 1980. Su madre Grace podía mirar por la ventana de su cuarto de costura en su casa justo en la ruta del carnaval y ver una manifestación de Trinidad o un equipo de reggae vestido con increíbles esculturas hechas de bikini y medias brillantes. Edward, uno de los seis hermanos, se quedaba afuera durante mucho tiempo, disfrutando de todo ese sonido y espectáculo que ha sido el pináculo anual triunfal de la diversidad cultural y racial de Londres durante décadas.

Fue este mundo el que alentó su creatividad y ayudó a dar forma a la visión que trajo a las páginas de Vogue británica Desde que fue nombrado redactor jefe en 2017. «Siempre he sido diferente», dice Enninful en un nostálgico paseo por las calles de Ladbroke Grove, una parte de Londres muy aburguesada y aún bohemia, donde se mudó de Ghana con su familia a la edad de 13 años: «Ya sabes, gay, clase trabajadora , Negro. Entonces para mi fue muy importante Moda para normalizar a los marginados porque si no lo ves no crees que sea normal. «

Hoy Enninful es el hombre negro más poderoso en su negocio. Él se sienta en la interfaz de la moda y los medios, dos áreas que se han retrasado mucho y están tratando de compensar años de negligencia y mala conducta. Desde que se convirtió en el único editor negro de la historia en encabezar uno de los 26 Moda Revistas, las publicaciones multimillonarias más influyentes en el negocio mundial de la moda, fue nombrado sucesor de Anna Wintour, legendaria editora de American Moda y Director Artístico de Condé Nast. La empresa privada está navegando por un mercado publicitario devastado por la pandemia COVID-19 hacia la controversia pública sobre la representación tanto en sus oficinas como en sus páginas.

Enninful en la London Fashion Week el 16 de febrero de 2019.

Enninful en la London Fashion Week el 16 de febrero de 2019.

Wayne Tippetts – Shutterstock

La visión de Enninful para Vogue británica llega en un momento crítico para el editor internacional. “Quería reflexionar sobre lo que vi aquí, mostrar al mundo como este lugar increíblemente rico y culto. Quería que todas las mujeres se encontraran en la revista. «Eligió a la modelo británica Adwoa Aboah para su primera edición en 2017:» Mientras otros tomaban medidas, Edward dio grandes pasos mostrando la importancia de nuestra visibilidad y nuestras historias «, dice. Desde entonces, Oprah Winfrey, Rihanna y Judi Dench (85) se pueden ver en portadas. Vogue británicaMadonna y el jugador de fútbol Marcus Rashford fotografiados para la edición de septiembre de este año por Misan Harriman, el primer fotógrafo masculino negro en fotografiar uno Vogue británica Cobertura en sus 104 años de historia. Mientras que otras publicaciones, incluida American Moda, con menos frecuencia durante la pandemia, Vogue británica se ha mantenido financieramente estable y sigue produciendo 12 emisiones espesas en 2020.

Bajo enninful, Vogue británica se ha desarrollado desde un brillo blanco brillante de la burguesía a una plataforma de moda diversa y completa que sacude las imágenes y persigue el dolor contemporáneo. Su presencia en los estantes es diferente, más sustancial, más política, y tal vez el estante en su conjunto se vea diferente. Las mujeres negras ya no buscan en vano en los quioscos de los periódicos tradicionales visiones de sí mismas. Ahora somos omnipresentes en mi tienda de periódicos, en mi tienda de la esquina, y realmente no fue tan difícil. Todo lo que necesitaba era darle algo de poder a un negro, darle a alguien un lugar en la mesa con un regalo, una voz y una mirada desde el borde.

«Mi negrura nunca ha sido un obstáculo para mí», dice Enninful. Sin embargo, no es ajeno a los abusos temporales del racismo sistémico. Un miércoles de mediados de julio al entrar Vogue británicaEn la sede de Londres, un oficial de seguridad le hizo un perfil racial y le dijo que entrara por la bahía de carga. «Solo porque nuestros horarios y fines de semana vuelvan a la normalidad, no podemos permitir que el mundo vuelva a ser como era», escribió en Twitter. Este verano, luego de las protestas globales contra Black Lives Matter provocadas por el asesinato de George Floyd, estamos viendo un acuerdo sísmico entre industrias que examina quién está haciendo qué y quién no está haciendo lo suficiente para lograr un cambio real en relación para lograr la igualdad y la representación. «Mi problema es que se señala mucha virtud», dice. «Pero ahora todo el mundo está escuchando, y tenemos que aprovechar eso. No es el momento de ponerse de puntillas».

Nos encontramos en Estación de metro de Ladbroke Grove a finales del verano al mediodía. Anticipar una entrevista con el líder de una biblia histórica de la moda de lujo es tentador a tener pensamientos inferiores sobre su línea de botas Nissan o Clarks o sobre su último Unlest, pero Enninful, de 48 años, es humilde y se presenta en un tono pálido y suelto. Traje azul marino con camisa azul y gafas de sol, el único sorteo de su imperio de la moda que no usa calcetines con sus brogues. Es cálido y relajado, y lleva la inclinación sin hombros del trabajador duro de toda la vida. Se levanta a las 5 a.m. la mayoría de los días para meditar antes del trabajo.

De izquierda a derecha: un informe de la Semana de la Moda de Enninful en la edición de enero de 1995 de I-D; Naomi Campbell en Vogue Italia en julio de 2008.

De izquierda a derecha: un informe de la Semana de la Moda de Enninful en la edición de enero de 1995 de I-D; Naomi Campbell en Vogue Italia en julio de 2008.

I-D: Nick Towers; Vogue Italia: Steven Meisel

En estos días vive hacia Lancaster Gate en el lado más elegante de Ladbroke Grove, junto con su socio de toda la vida, el cineasta Alec Maxwell, y su Boston terrier Ru Enninful, quien tiene su propia cuenta de Instagram y camina todos los días durante ese tiempo. el encierro fue una salvación. Pero fue en el metro de Londres donde el viaje de Enninful hacia la moda comenzó un día en el tren con jeans rotos cuando el estilista Simon Foxton lo vio como un modelo potencial. Me gustaría, la revista de moda británica de vanguardia. Como un niño tímido y protegido de solo 16 años que creció en un cuartel de Ghana y había estado en el Reino Unido por menos de cuatro años, naturalmente tuvo que preguntarle a su madre. A pesar de ser una fanática del vestido, una costurera profesional y tiradora habitual (con Edward) en los mercados de telas de Portobello y Brixton, Grace estaba preocupada por el vórtice hedonista al estilo londinense, la enormidad de la nueva tierra, y se mostró reacia a ser liberada. Boca. El rogó. La desgastaba: «Sabía que no podía simplemente alejarme de eso, que se convertiría en algo especial».

Dice que nunca tuvo el talento para modelar, con la humildad característica. “Yo era terrible en eso. Odiaba los castings, objetivándolo todo. Pero me gustó el proceso y el oficio de crear una imagen. “Pronto pasó al otro lado de la lente, ayudando con las tomas, uniendo conceptos visuales y narrativos, un enfoque particular del estilo que impresionó me gustaría lo suficiente como para contratarlo como el director de moda más joven de la historia con solo 18 años, cargo que ocupó durante los siguientes 20 años. Sin la ropa de diseñador educada que más tarde estuvo disponible para él, ajustó, trituró, tiñó y comercializó con las habilidades que había desarrollado en casa en el cuarto de costura. «Me di cuenta de que puedo decir mucho sobre la moda», dice, «que no se trata solo de ropa, sino que puedo contar una historia sobre el momento en el que estamos, sobre las experiencias de las personas en la vida». . » Y esta libertad de retratar el mundo como lo has visto. «

Lo que era inherente a Enninful, esa combinación de hábil creatividad y la percepción de la diferencia como algo normal, tanto como sujeto como como público, era relativamente único en una industria dominada por las nociones coloniales blancas de belleza y corriente principal. La legendaria supermodelo somalí Iman recuerda 2014 W. Sesión de revista en la que ella, Naomi Campbell y Rihanna fueron elegidas por Enninful, el entonces director de estilo de la publicación, con Balmain diseñado por Olivier Rousteing. «Hasta que apareció Edward, nadie en las principales revistas de moda habría estado interesado en encargar un retrato que solo mostrara a tres mujeres de color y también vistiera toda la ropa diseñada por una persona de color», dice. «Es un editor vocal y un reformador de corazón, obligado a impulsar un cambio social muy necesario».

El conductor de tren Narguis Horsford en la edición de julio de 2020 de UK Vogue.

El conductor de tren Narguis Horsford en la edición de julio de 2020 de UK Vogue.

Cortesía de Jamie Hawkesworth y Condé Nast Britain

Me muestra sus diversos lugares y alojamientos antiguos, la cama del último piso donde subía las escaleras con bolsas de equipo de estilismo, los cafés Lisboa y O’Porto en Golborne Road, o «Pequeño Marruecos», donde se sentó durante horas con artistas como el maquillador Pat McGrath, Kate Moss, Nick Kamen y el fotógrafo David Sims. Gotas de su nombre caen de sus labios como diamantes insignificantes (estilistas, fotógrafos, celebridades), pero navega por su dominio de una manera aparentemente inusual entre los guardianes de la moda. Winfrey dice de él: “En todos mis tratos con la gente de este mundo, nunca he conocido a nadie más amable y generoso. Quiero decir, eso simplemente no sucede. «

Tu sesión para la portada de agosto de 2018 de Vogue británica Winfrey se sintió «como una emperatriz» y atribuye su comprensión de la belleza femenina negra a su educación con una madre negra. «Edward entiende que las imágenes son políticas, que dicen quién y qué es importante», agrega. El padre de Enninful, Crosby, un comandante del ejército de Ghana que formaba parte de las operaciones de los Estados Unidos en Egipto y el Líbano, había pensado que en algún momento su hijo inteligente y trabajador dejaría de estar fascinado por la ropa y se convertiría en abogado. Pero tres meses después de graduarse de la Universidad Goldsmiths de Londres con una licenciatura en literatura inglesa, donde estudió Hardy, Austen y los clásicos habituales y pensó que podría ser escritor o abogado, Enninful renunció para ocupar el puesto en Me gustaría. Su padre no le habló durante unos 15 años, hasta el siglo siguiente, hasta que Grace tuvo un derrame cerebral y una larga enfermedad. «Ahora que soy mayor, me doy cuenta de que solo estaba tratando de protegernos. Él entendió que tenía que seguir mi corazón y seguir mi propio camino».

Él le da crédito a sus padres por su sólida ética de trabajo – «te inculcaron desde muy temprano padres negros que tienes que trabajar el doble de duro» – y su herencia ghanesa por su ojo para el color. Su enfoque de la moda como narrativa se basa en los «juegos infantiles que jugaría con mi madre», en los que se crean y dibujan personajes alrededor de la ropa. «No puedo simplemente sacar la ropa de la pasarela», dice. «Siempre tiene que haber un personaje, y ese personaje tiene que tener una vida interior». Desde la muerte de Grace hace tres años, su padre ha vivido solo en el Grand Union Canal y está muy orgulloso de su hijo, especialmente de la Orden del Imperio Británico, que la reina Isabel II le otorgó en 2016 por sus servicios a la diversidad de la moda. La reina está en la parte superior de la lista de Enninful de Moda Cubre sueños.

los Vogue británica Enninful, heredado de la exeditora en jefe Alexandra Shulman hace tres años, fue muy diferente a la versión de hoy. Durante su mandato de 25 años, solo 12 de las 306 mujeres negras estuvieron representadas, y dejó una fuerza laboral casi en su totalidad blanca. Ahora el equipo editorial está compuesto en un 25% – «Necesitaba ciertos lugartenientes», dice – y Condé Nast en Nueva York requiere una combinación similar. Enninful es reacio a empañar aún más los nombres, alegando que Shulman «representó su tiempo, yo represento el mío» y se niega a comentar sobre la sede de Estados Unidos.

Una Polaroid hecha por Enninful en la década de 1990 a partir de su colección personal.

Una Polaroid hecha por Enninful en la década de 1990 a partir de su colección personal.

Cortesía de Edward Enninful

El ascenso de Enninful es particularmente significativo para personas como André Leon Talley, ex editor de American Moda, donde Enninful también trabajó como editor colaborador. Talley describe el nuevo Vogue británica como «excepcional» y estaba satisfecho con el nombramiento de Enninful. “Habla por los héroes anónimos, especialmente aquellos que están fuera del privilegiado mundo blanco Moda originalmente representaba. Cambió lo que debería ser una revista de moda. «

«Soy un mayordomo», dice Enninful sobre su papel, sentado en una hermosa alcoba del bar del club en Electric House. «Moda existía antes de que yo llegara y seguirá existiendo cuando me vaya, pero sabía que tenía que entrar allí y hacer lo que realmente creía. Es nuestra responsabilidad como narradores o creadores de imágenes tratar de romper el status quo. «Irónicamente, sin embargo, no se ve a sí mismo como un activista, sino como alguien que no teme abordar los problemas políticos y educar a otros mientras se mantiene firme en la UE Moda Lente. «Dijeron que las chicas negras en la portada no venden», dice. «La gente pensaba que la diversidad era sinónimo de mercado a la baja, pero hemos demostrado que solo es bueno para los negocios». Vogue británicaEl tráfico digital ha aumentado un 51% desde la adquisición de Enninful. Anteriormente publicó la edición negra de 2008 de Vogue Italia, En solo 72 horas, solo las modelos negras y las mujeres negras se agotaron en los EE. UU. Y el Reino Unido.

Desde el incidente con el oficial de seguridad en julio, que Enninful dijo que no fue aislado y que había ocurrido anteriormente (el perpetrador, un empleado externo, fue despedido de la sede), la capacitación en diversidad e inclusión de la compañía se ha ampliado para incluir al personal. . Enninful también quiere apoyo financiero para los mandos intermedios, «porque a veces olvidamos que la cultura de un lugar no te permite pasar de estudiante a la cima». En 2013 tuiteó sobre otro incidente en el que estaba en un El desfile de alta costura parisino se sentó en la segunda fila mientras sus colegas blancos estaban al frente. «Me están perfilando racialmente todo el tiempo», dice, refiriéndose directamente a su primera experiencia de ser detenido y registrado cuando era adolescente, lo que lo «petrificó». «Cuando era más joven, me habría herido y retraído, pero ahora te voy a decir que esto no está bien. La gente tiende a pensar que si tienes éxito serás eliminado, pero puede suceder cualquier día. La diferencia ahora es que tengo la plataforma para hablar y señalar. La única forma de luchar contra el racismo sistémico es hacerlo juntos «.

Enninful, editor en jefe de British Vogue, el 31 de agosto en Ladbroke Grove, Londres.

Enninful, editor en jefe de British Vogue, el 31 de agosto en Ladbroke Grove, Londres.

Campbell Addy por el momento

Entonces el activismo es intrínseco. La moda es altruismo, al igual que la historia y la artesanía, al igual que la voluntad de capturar la belleza. Para Enninful no hay límite para el radicalismo que es posible a través de su trabajo. En lugar de que los elementos estilísticos aparentemente inalcanzables (el anillo de circonio valorado en £ 350, el manto valorado en £ 2,275) oscurezcan la fibra moral del mensaje, invitándote a pensar y ver más abiertamente, el estilo te lleva a él y te invita tal vez incluso para montar algo similar dentro de los confines de tu existencia real, más brutal y menos elevada. «Relatable Luxury», lo llama, y ​​aunque es difícil imaginar exactamente cómo se podría evocar un abrigo de £ 2,275 sin su adaptabilidad y pensamiento mágico, tiendo a aceptar ese pensamiento, en parte porque lo hago. La cantante de soul Celeste vio con un vestido de 1,450 libras en la edición de septiembre y creo que podría intentarlo. Todo es posible. «Todavía me siento como si estuviera al principio», dice con notable optimismo. «Siento el fuego de algo nuevo».

– –Con informes de Cady Lang / Nueva York y Madeline Roache / Londres

Evans es el autor de Gente común, el milagro y 26a

Imagen de portada: Estilo: Susan Bender; Traje, jersey, zapatos: Burberry

Contáctenos en letter@time.com.



[ad_2]

Artículo anteriorReseñas de FIFA 21 – ¿Messi sigue siendo el número 1? Más reacciones de los jugadores, nuevas entradas, top 10 completo
Artículo siguienteBANÍ | La olla está expuesta para el control de puestos de trabajo en Edesur

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here