[ad_1]

El siguiente artículo es parte de la mirada en curso de Jay Jaffe a los miembros de la nominación al Salón de la Fama BBWAA 2022. Utilice la herramienta anterior para obtener una introducción detallada a las elecciones de este año y a otros candidatos de la serie. Puede encontrar una introducción a JAWS aquí. Puede encontrar un cronograma tentativo y la oportunidad de llenar una boleta para el Salón de la Fama para nuestro proyecto colaborativo aquí. Todas las ilustraciones de WAR se refieren a la versión de referencia de béisbol a menos que se indique lo contrario.

Candidato BBWAA 2022: Jonathan Papelbon

jarra GUERRA WPA WPA/LI MANDÍBULAS R IP SV ÉPOCA ERA+
jonathan papelbon 23.3 28.3 13.4 21.7 725.2 368 2.44 177
promedio HOF PR 39.1 30.1 20.0 29.7

FUENTE: Referencia de béisbol

Durante la mayor parte de los 12 años que estuvo en las mayores, Jonathan Papelbon estuvo entre los mejores cerradores del juego y entre los más consistentes. En las primeras nueve temporadas completas de su carrera (2006-14), promedió 36 salvamentos y registró una efectividad de 2.35 (185 ERA +), nunca logró menos de 29 salvamentos y solo una vez promedió una efectividad superior a 3.00.

Durante ese tiempo, Papelbon reunió a seis equipos All-Star y ayudó a los Medias Rojas a lograr cuatro apariciones en la postemporada. Prosperó en el papel de alta presión en la novena entrada, buscándolo y admitiendo que era el trabajo que prefería cuando el equipo experimentó con él como abridor en la primavera de 2007. Brilló en octubre, estableciendo un récord de Grandes Ligas con 26 entradas consecutivas en blanco para lanzar su carrera y terminar con los Rockies en la Serie Mundial de 2007.

Como incluso el mejor cerrador, Mariano Rivera, Papelbon no fue inmune a los fracasos de alto perfil; El único juego de playoffs en el que permitió carreras terminó como el final de la temporada, y su permanencia en Boston terminó con una salvada fallida para completar uno de los colapsos más infames de la memoria reciente. Mientras sacaba provecho de un contrato de agente libre sin precedentes de los Filis, sus últimos años en Filadelfia y Washington estuvieron marcados por dos incidentes notorios, uno tonto (su gesto de agarrar la entrepierna a los fanáticos en 2014), el otro descarado (su asfixia). Bryce Harper en el banquillo de los Nacionales en 2015), lo que resultó en ambas suspensiones. Y cuando dejó el béisbol a mediados de la temporada 2016 a la edad de 35 años, no solo no pudo deshacer el daño en la forma en que fue percibido después de esos incidentes, sino que salió del Salón de la Fama de View. Su carrera es demasiado corta. para que muchos votantes le den mucha consideración.

Papelbon nació el 23 de noviembre de 1980 en Baton Rouge, Luisiana. Sus padres se conocieron mientras asistían a la Universidad Estatal de Luisiana, donde su madre, Sheila, jugaba voleibol y softbol de la División I. Más tarde trabajó en banca fiduciaria corporativa y su padre, John, trabajó en la industria alimentaria. Tres años después del nacimiento de Jonathan, le siguieron los mellizos Jeremy y Joshua; Ambos fueron reclutados de la Universidad del Norte de Florida en 2006 y pasaron cinco años en las Menores, el primero en la cadena de los Cachorros, el último en la de los Medias Rojas. Según todos los informes, los tres muchachos eran un puñado hipercompetitivo.

En 1990, los Papelbon se mudaron a Jacksonville, Florida, después de que Sheila consiguiera un trabajo allí; John luego se desempeñó como director asociado del Ted Williams Hitters Hall of Fame. La transición fue difícil para Jonathan, quien ya jugaba en las ligas menores, pero prosperó en la atmósfera competitiva del béisbol de Florida. En la Escuela Secundaria Bishop Kenny, fue honrado tres veces como el primera base contundente y ayudante ocasional de la ciudad. En un torneo de exhibición de la escuela secundaria, su equipo se quedó sin lanzadores regulares después de dos juegos, por lo que Papelbon tuvo su primera apertura en su carrera universitaria; lanzó un juego sin hits.

Aún así, Papelbon prefería batear a lanzar, y cuando aceptó una beca para la Universidad Estatal de Mississippi fue como primera base. Sin embargo, el cuerpo técnico de los Bulldogs creía que su figura de 6 pies 4 pulgadas y la fuerza de su brazo lo hacían más prometedor en el montículo, por lo que Papelbon accedió a usar una camiseta roja y comprometerse a lanzar. Trabajando exclusivamente como voluntario en el estado de Mississippi, atrajo el interés de los Boy Scouts. «Llegó aquí y lo vi muy larguirucho», recordó el entrenador en jefe Ron Polk en 2006. «Se hizo más grande. Se hizo más fuerte y con más confianza y desarrolló una bola rápida y una bola rompiente realmente viva”.

Después de una efectividad de 2.94 con 45 ponches en 40 entradas como junior, Papelbon fue seleccionado por los Atléticos en la ronda 40 del draft de 2002, también conocido como The bola de dinero Draft en el que el equipo seleccionó a Nick Swisher, Joe Blanton, Jeremy Brown y Mark Teahen de las primeras 39 selecciones del draft. Papelbon no firmó, pero después de una temporada senior en la que registró una efectividad de 2.28 con 54 ponches en 47.1 entradas, fue seleccionado en la cuarta ronda del draft de 2003 por los Medias Rojas, la primera, por el gerente general Theo Epstein. supervisado y firmado por un bono de $264,500.

Los Medias Rojas planearon desarrollar a Papelbon como abridor y mantuvieron el plan incluso después de que fue eliminado por BABIP, hasta una efectividad de 6.34 en Low-A Lowell, su primera parada profesional; Bateó 36 y caminó solo nueve en 32.2 entradas, bateó una bola rápida de 92 a 93 mph que podría tocar 96 y terminó en el No. 91 beisbol americaLa lista de los 100 mejores prospectos. Ascendió a 37 después de una fuerte temporada en High-A Sarasota al año siguiente (129.2 entradas, 153 ponches, 2.64 ERA). LICENCIADO EN LETRAS notó que su bola rápida había agregado una milla por hora; que él, su control deslizante y su cambio fueron todos puntos positivos a veces; y que con más constancia tenía posibilidades de convertirse en titular de primera línea.

Después de hacerlo bien en Doble-A Portland y Triple-A Pawtucket durante los primeros cuatro meses de la temporada 2005, Papelbon recibió la llamada de los Medias Rojas. Debutó 5.1 entradas inestables contra los Mellizos el 31 de julio, bateó siete pero dio cinco bases por bolas y permitió tres carreras (dos limpias, a través de jonrones de Justin Morneau y Jacque Jones). Los Medias Rojas lo enviaron de regreso a Pawtucket, pero regresó el 16 de agosto e hizo dos aperturas limpias contra los Tigres y los Angelinos antes de ser golpeado en el bullpen cuando Curt Schilling regresó de una racha irregular mientras el equipo se acercaba. Papelbon, quien estaba operando un combo de bola rápida-splitter-slider en este punto, hizo un trabajo sólido en un rol de preparador y terminó la temporada regular con efectividad de 2.65 y 34 ponches en 34 entradas. Agregó cuatro entradas sin anotaciones contra los Medias Blancas en la Serie Divisional, pero los Medias Rojas, los campeones mundiales defensores, fueron barridos.

En la primavera de 2006, cuando Keith Foulke no pudo reclamar su trabajo como cerrador antes de quedar fuera por una lesión, los Medias Rojas llamaron a Papelbon a la novena entrada. Estuvo simplemente brillante, convirtiendo sus primeras 20 oportunidades de salvamento, permitiendo una carrera en sus primeras 34 apariciones, llegando al Equipo de Estrellas de la Liga Americana y registrando una efectividad de .92 en 68.1 entradas, bateando 75 y logrando 35 salvamentos en general. 18 de sus 59 apariciones fueron más largas que una entrada. Desafortunadamente, la fatiga del hombro obligó a los Medias Rojas a cerrarlo a principios de septiembre, momento en el que el equipo estaba fuera de carrera. Aún así, terminó con WAR de 5.0, el total más alto en una temporada de un relevista lanzando menos de 100 entradas y bueno para el sexto lugar en la Liga Americana.

Poco después del cierre, los Medias Rojas anunciaron planes para pasar a Papelbon a la rotación la temporada siguiente, creyendo que el régimen estructurado lo mantendría más saludable. Pero aunque trabajó como titular durante los entrenamientos de primavera, tanto él como el equipo finalmente decidieron que estaban mejor con él. Encima Deportes IlustradosTom Verducci, eso fue todo cuando Papelbon fue al manager Terry Francona y le dijo: «Hombre, no estoy durmiendo bien. Lo sé en lo profundo de mi corazón [starting] no es lo que quiero hacer. Si quieres darme la pelota en el noveno, felizmente la tomaría y volvería a ese rol.

Con ese problema resuelto, Papelbon nunca comenzó otro juego, excepto por una temporada de una entrada en una asignación de rehabilitación de 2016, logró otra temporada All-Star, registrando una efectividad de 1.85 y bateando a 84 bateadores (un 37.5% de probabilidades de que se mantenga). un récord personal) y convirtiendo 37 de sus 40 rescates. Los Medias Rojas ganaron la División Este de la Liga Americana, luego expulsaron a los Angelinos, Cleveland y los Rockies en la postemporada para ganar su segunda Serie Mundial en cuatro temporadas. Papelbon viajó 10.2 entradas en blanco en siete apariciones, hizo cuatro salvamentos y registró la final tanto en el Juego 7 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana (al que ingresó 5-2 en la octava entrada antes de que los Medias Rojas se pasaran seis carreras más) como en el Juego 4 del Mundial. Serie. Noqueó a Seth Smith para la final.

Durante la carrera del equipo, Papelbon alcanzó una fama divertida con su Irish Riverdance posterior a la victoria interpretado con «Shipping Up To Boston» de Dropkick Murphys, que se había convertido en su música de apertura a principios de la temporada.

Papelbon lideró su racha a cuatro temporadas All-Star consecutivas, ayudando a los Medias Rojas a alcanzar los campeonatos de playoffs en 2008 y 2009 y salvando 79 juegos durante ese lapso. Aunque 2008 le quitó a los Medias Rojas solo una victoria de otro viaje a la Serie Mundial cuando cumplió 10.1 entradas más en la postemporada sin permitir carreras contra los Angelinos y los Rays, su mejor campaña llegó en 2009 cuando registró una efectividad de 1.85 y un WAR de 3.5 esta temporada. se estancó en parte debido a su propio fracaso. Después de comenzar su carrera de postemporada con un récord de 26 entradas seguidas sin carreras (superando las 20 de Joe Niekros), se enfrentó a los Angelinos en el Juego 3 de la Serie Divisional para vencer a Billy Wagner con dos outs y dos entradas en la octava entrada para reemplazar. los Medias Rojas ganaban 5-2 y necesitaban una victoria para evitar una barrida. En su primer lanzamiento, le permitió a Juan Rivera una carrera sencilla de dos carreras para reducir la ventaja a 5-4. Después de escapar de ese atasco y obtener una carrera extra para compensar su margen de errores, sacó dos outs en la novena entrada, luego permitió tres hits y dos bases por bolas (una a propósito), con un sencillo de dos carreras de Vladimir Guerrero Sr. eso le dio a angel la iniciativa. Cuando los Medias Rojas no pudieron anotar en su novena mitad, se fueron a casa a pasar el invierno.

Mientras luchaba con su dominio de la recta, la tasa de bases por bolas de Papelbon aumentó a 3.8 por nueve y su efectividad a 3.90 en 2010; Todavía tiene 37 salvamentos, pero arruinó ocho oportunidades de salvamento, el máximo de su carrera. Se recuperó en 2011, bajando su tasa de bases por bolas a 1,4 por nueve y su efectividad a 2,94, pero también jugó un papel destacado en el colapso de Boston en septiembre. Un salvamento fallido el 20 de septiembre contra los Orioles, cuando le permitió a Robert Andino un doble rico en bases en la octava entrada, resultó en una derrota y llegó una noche después de que necesitaba 28 lanzamientos para ganar contra los Orioles. Puso en juego un protección de plomo de una carrera. Conectó dos outs, luego sirvió dobles consecutivos a Chris Davis y Nolan Reimold, nivelando el juego. Cuando Carl Crawford falló en lanzar la línea de Andino al jardín izquierdo, Reimold llegó al plato para la carrera ganadora. Los Medias Rojas perdieron 20 de sus juegos del 27 de septiembre, y después de que los Rays se recuperaron de un déficit de 7-0 en la octava entrada contra los Yankees para ganar en 12 entradas y ganar el puesto de comodín de la Liga Americana, Boston se quedó atrás por la eternidad con un desglose. (Cabe señalar que Papelbon no fue mencionado dentro del Globo terráqueo de bostons destacada exposición de la cultura de la casa club del equipo en medio del colapso, la historia del pollo frito y la cerveza, además de ser uno de los trabajadores más duros del equipo).

Esto le dio carta blanca a Papelbon, que nunca firmó un contrato de varios años con el equipo. Aunque los Medias Rojas tenían cierto interés en traerlo de regreso, también tenían al lanzador Daniel Bard esperando entre bastidores, aunque él no sabía que su carrera pronto se descarrilaría mientras luchaba con problemas de control. Según los informes, los Marlins y los Blue Jays también estaban interesados, pero los Phillies lo consiguieron con un contrato de cuatro años y $ 50 millones después de no poder finalizar las negociaciones por un contrato de cuatro años y $ 44 millones con Ryan Madson, quien firmó para ellos en 2011 después de muchos años de aprendizaje como instalador. El acuerdo se materializó el 11 de noviembre de 2011, convirtiendo a Papelbon en el primero de los agentes libres notables de ese año en firmar y estableciendo un récord para el contrato más grande de la historia para un relevista, con Brad Lidge terminando segundo en valor promedio anual y solo detrás de Rivera ocupó $ 15 millones. .

Papelbon se unió a un equipo que había ganado cinco banderas consecutivas de la División Este de la Liga Nacional, pero de alguna manera había atrapado un cuchillo que caía. A pesar de formar parte del equipo All-Star de la Liga Nacional en 2012, logrando 38 salvamentos, una efectividad de 2.44 y 92 bateadores en 70 entradas, el máximo de su carrera, los Filis solo tuvieron marca de 81-81. Siguieron temporadas consecutivas de 73 victorias en 2013 y 14, con el gerente Charlie Manuel despedido a mediados de agosto del año anterior y Ryne Sandberg asumiendo el cargo.

Las cosas continuaron hacia el sur, y hacia el final de su temporada completa más sólida con los Filis (2.04 de efectividad, 39 salvamentos, 2.8 de WAR en 2014), Papelbon encontró la manera de aumentar el mal humor. Después de perder una ventaja de tres carreras en una derrota por 5-4 ante los Marlins el 14 de septiembre, The Closer agarró el paso cuando salió del montículo en respuesta a los abucheos de los fanáticos en Citizens Bank Park y produjo una portada de Tabloid para la eternidad. (También tuvo contacto físico con el árbitro Joe West después de que lo expulsaron del juego).

Papelbon afirmó que simplemente estaba ajustando su soporte atlético: ¿qué adulto no hace eso frente a 30,000 fanáticos enojados? — y estar confundido por la flema. «Tuve que hacer un ajuste y lo hice», dijo a los periodistas, aunque nadie creyó su historia. West dijo: «Todo comenzó con los fanáticos abucheándolo y él hizo un gesto obsceno. Él no tuvo nada que ver con eso. Debe ser más profesional. Y por eso lo echaron. Lo que sea que haya sucedido a partir de eso podría haber sucedido por enojo porque te echaron”.

Major League Baseball suspendió a Papelbon por siete juegos, una sanción bastante severa ya que no representaba una amenaza para nadie; A modo de comparación, tenga en cuenta que fue suspendido por tres juegos en septiembre de 2015 por golpear a Manny Machado en la cabeza. La liga también suspendió a West por un juego por hacer contacto. Después del incidente, Papelbon solo vomitó dos veces en los últimos 13 partidos del equipo.

Mientras que los Phillies perdieron 99 juegos en 2015 y despidieron a Sandberg en el camino, Papelbon consiguió un boleto de la ciudad después de servir con 17 salvamentos para una efectividad de 1.59. El 28 de julio, fue cambiado a los Nacionales a cambio de Nick Pivetta, y Washington convirtió su opción de adquisición de $13 millones para 2016 en una garantía de $11 millones.

Los Nacionales tenían marca de 52-45 en el momento del canje y lideraban la División Este de la Liga Nacional por dos juegos, pero solo tuvieron marca de 12-17 en agosto, resbalaron del primer lugar a principios de mes y nunca volvieron a encontrar el equilibrio. Papelbon no ayudó en nada al sufrir una derrota y hacer dos salvamentos en un lapso de cuatro apariciones en septiembre, pero hasta entonces los Nacionales estaban básicamente fritos. Nada de esto podría haber preparado a nadie para el altercado que tuvo lugar el 27 de septiembre, el día después de que el equipo salió oficialmente de los playoffs. Papelbon tuvo problemas con Harper, quien estaba en camino de ganar su primer premio al Jugador Más Valioso de la Liga Nacional y no pudo darle un elevado de rutina, el tipo de carrera falsa que se describe mejor como escaparate. Después de que los dos jugadores intercambiaran palabras acaloradas, Papelbon agarró a Harper por el cuello y lo inmovilizó contra la pared del dugout antes de que terminara la discusión. El mánager Matt Williams, quien pronto se quedaría sin trabajo, mostró su comprensión típicamente aguda de la situación, enviando a Papelbon a la novena entrada, donde concedió las primeras cinco series de un rally de ocho series que envió a los Nacionales a otra derrota. .

Papelbon se disculpó con Harper y también emitió una disculpa pública:

«Hablé con Bryce y le dije cómo nos sentimos y ahora estamos en la misma página, lo cual es bueno. Aplasta esto y [play] el juego de mañana. Sabes que crecí con hermanos, él creció con hermanos. Lo veo como mi hermano. A veces en este juego hay mucha testosterona y mucha intensidad que se desborda y creo que eso es lo que pasó hoy. No puedo dejar que eso suceda en medio del juego. Eso lo arreglas después de los partidos o lo dejas en manos del entrenador. En ese sentido, estoy equivocado».

Si bien vale la pena señalar que algunos jugadores del juego se han pronunciado a favor de la posición de Papelbon, esos mensajes de guerra cultural sobre las reglas no escritas no han envejecido bien. Aquellos que buscaban optimizar a un veterano de la vieja escuela que intentaba poner en su lugar a un descarado mequetrefe de 22 años, incluso un MVP, tuvieron que admitir que hacerlo públicamente y por la fuerza era muy inapropiado.

Papelbon recibió una suspensión de cuatro juegos de los Nacionales y también retiró su apelación de la suspensión de Machado, dejándolo sin fildeador esa temporada, aunque notablemente Washington no lo despidió durante el invierno. En junio siguiente, después de seis semanas inestables, terminó en la lista de lesionados por primera vez en una década debido a una distensión intercostal. Regresó tres semanas después, pero después de seis apariciones consecutivas sin goles, recibió nueve acarreos en un lapso de cinco juegos y eliminó solo a 10 de 24 bateadores. su efectividad pasó de 2.64 a 4.37. Los Nacionales, cambiados a Mark Melancon el 30 de julio, solo usaron Papelbon dos veces durante las próximas dos semanas. El equipo pretendía designarlo, pero a petición suya concedió su liberación inmediata el 13 de agosto. Los Medias Rojas y los Cachorros estuvieron entre los equipos que expresaron interés. Jon Lester de Chicago, quien jugó con Papelbon en Boston, lo llamó «un gran compañero de equipo» que recibió «una mala reputación» por el incidente de Harper.

Pero Papelbon no firmó en ningún lado Globo terráqueo de bostonNick Cafardo informó que «asuntos familiares/personales» estaban involucrados en su decisión, y el agente Seth Levinson le confirmó a Cafardo en diciembre que era «un asunto familiar personal». Nunca se retiró oficialmente y reiteró esa postura a principios de esta semana al decirle a Rob Bradford de WEEI: «Nunca me retiraré. Nunca va a pasar. No me importa si estoy en mi lecho de muerte como Ted Williams, pensando que puede batear a los 90 años. Simplemente nunca me retiro. Ese es solo el hecho y cómo funciona».

Retirado oficialmente o no, Papelbon terminó su carrera en el segundo lugar de todos los tiempos en juegos jugados entre jugadores que nunca hicieron una sola aparición en el plato, un pequeño hecho extraño, especialmente dado su camino original hacia una beca universitaria, y en el noveno lugar en los desfiles, Craig Kimbrel lo superó. el verano pasado y Kenley Jansen podría hacerlo el próximo año si cierra regularmente. Incluso dada esa clasificación, Papelbon nunca lideró su liga en salvamentos, y en realidad solo terminó entre los cinco primeros en su liga cinco veces, nunca por encima del tercero.

Las paradas no serán el boleto de Papelbon a Cooperstown, no cuando cinco miembros que no pertenecen al Salón de la Fama lo preceden en la lista de todos los tiempos, encabezados por Francisco Rodríguez (437) y John Franco (424). Es difícil confiar en contar estadísticas de cualquier tipo, ya que solo bateó 725.2 entradas en la temporada regular, aproximadamente un 20% menos que Wagner, e incluso las estadísticas de probabilidades requieren que el umbral de oportunidad sea lo suficientemente bajo. Entre los lanzadores con al menos 700 entradas en la Liga Americana y/o la Liga Nacional desde 1920, la efectividad de 2.44 en la carrera de Papelbon es la cuarta más baja detrás de Rivera (2.21), Wagner (2.31) y Jansen, y su efectividad de 177+ es la tercera más baja detrás de Rivera ( 205) y Wagner (187)… pero eso no cambia el hecho de que todavía no son muchas entradas.

El currículum de postemporada de Papelbon refuerza un poco su caso. Su racha récord sin anotaciones incluyó completar una Serie Mundial, y durante esa entrada 27 en la que falló un salvamento al conceder tres carreras que los Medias Rojas enviaron a casa en 2009, incluso Rivera sufrió un par de derrotas al final de la temporada. Entre los lanzadores con al menos 25 entradas de postemporada durante la era Division Play (1969 en adelante), la efectividad de 1.00 de Papelbon es superada solo por Rivera (un impresionante .70 en 141 entradas), Jeremy Affeldt (.86 en 31.1 entradas) y Andrew Miller (. 93 en 38.2 entradas).

Con WAR y JAWS tradicionales, Papelbon no llama mucho la atención. Su 21.4 JAWS ocupa el puesto 29 de los ocho relevistas inmovilizados y nueve lugares detrás de Wagner (23.7). Donde le va mucho mejor es en R-JAWS (Reliever JAWS), que he estado usando durante varios años para evaluar el caso de Wagner y recientemente formalizado de manera experimental en Baseball Reference a tiempo para este ciclo electoral. Recortando la descripción de mi pieza de Wagner:

Si bien la versión de WAR utilizada en JAWS tiene un ajuste por apalancamiento (el impacto cuantitativamente mayor en ganar y perder que tiene un relevista al final del juego que un abridor antes) para tener en cuenta la dificultad, no es la única forma de medir el valor del revestimiento. Win Probability added (WPA) es una medida sensible al contexto que representa el aumento (o disminución) incremental en las probabilidades de ganar producidas con cada aparición en el plato, dada la situación de entrada, puntaje y base. Para un ayudante, WPA de temporada única se escala de manera similar a WAR de temporada única, lo que significa que es raro que uno valga más de tres victorias en un solo año, en cualquiera de las escalas. El WPA se puede ajustar adicionalmente tomando el índice de apalancamiento promedio (aLI) de un lanzador para una estadística denominada de forma variable ganancias situacionales o ganancias neutrales al contexto (denominadas WPA/LI).

En estas estadísticas, Papelbon ocupa el décimo lugar, cuatro lugares detrás de Wagner y dos detrás de Joe Nathan:

Top Reliever de R-JAWS

FUENTE: Referencia de béisbol

R-JAWS es el promedio de WAR, WPA y WPA/LI. + = Salón de la fama

Cuando emití mi voto, incluí tanto a Wagner como a Nathan en mi boleta; el primero porque estoy convencido de que pertenece a Cooperstown gracias a su absoluto dominio, el segundo porque, aunque no estoy tan convencido, se acerca lo suficiente a Wagner. es en R-JAWS que quiero seguir pensando en ello. Sería un eufemismo decir que no todos piensan de esta manera; Al momento de escribir este artículo, solo otros tres votantes de las 172 boletas publicadas han puesto la X junto al nombre de Nathan en el rastreador y, por cierto, solo uno lo ha hecho para Papelbon. Para obtener el mínimo del 5% necesario para permanecer en la boleta, un candidato necesita encontrar 20 o 21 votos, por lo que ambos están en la maleza.

En la avalancha de comentarios que recibí después de publicar una boleta con Nathan, más de un encuestado planteó la pregunta de por qué no incluí a Papelbon, y es una pregunta justa. Aparte de la cuestión del lugar de votación por un momento, de R-JAWS, lo veo en un nivel más bajo que Wagner y Nathan, quienes están asentados en el rango de 24-25 (junto con Marberry), mientras que Papelbon es uno de los cuatro lanzadores. agrupados en el rango 21-22. Está más cerca de Fingers, el carpintero de menor rango, que de Wagner.

Eso es producto de la brecha de entradas entre Wagner/Nathan y Papelbon, pero como alguien señaló en esta discusión, esa brecha se debe en gran parte a que Papelbon no tiene la permanencia de Nathan como titular. Pero incluso si limita a ambos lanzadores a sus entradas como relevistas, todavía hay un poco de luz:

Joe Nathan versus Jonathan Papelbon como ayudante

jarra IP ÉPOCA FIP GUERRA* WPA* WPA/LI* MANDÍBULAS R*
joe nathan 761.0 2.50 2.86 25.3 31.2 17.0 24.5
jonathan papelbon 709.2 2.45 2.76 23.3 28.3 13.4 21.7

FUENTE: Referencia de béisbol

* incluye solo temporadas con la mayor cantidad de entradas como relevista (2002-16 para Nathan, 2005-16 para Papelbon)

Nathan, quien sirvió en 162.1 entradas como abridor con una efectividad de 4.60 en 1999-2000, lanzó unas 50 entradas más que Papelbon, y los dos estaban casi muertos incluso en la prevención de carreras (Nathan tiene una efectividad de 179 + contra 177 de Papelbon). . Como no tengo divisiones de abridor/relevista para WAR, WPA o WPA/LI, he excluido el impacto de las 19 entradas de relevo de Nathan de 1999 a 2000 (10.4% de su total) en estas estadísticas; ahora tengo incluido Las 16 entradas de Papelbon (2.25 ERA, 4.64 FIP) como abridor en 2005 (47% de sus entradas). Pero incluso con eso, la vulnerabilidad de R-JAWS es casi la misma que contiene sus estadísticas como titular.

El trabajo de postemporada de Papelbon contra Nathans (una efectividad de 8.10 en 10 entradas pero solo dos temporadas con más de una sola entrada de postemporada) puede estar cerrando esa brecha, pero al final al menos dos cosas hablan por el ex tapón de los Mellizos sobre estos Ojos. Primero, si los votantes de BBWAA tienen problemas para aceptar ayudantes con menos de 1,000 entradas, lo que parece ser el caso con la excepción de Wagner, entonces uno con menos de 800 entradas es más difícil de vender, Tracker confirma un punto hecho en los resultados preliminares.

En segundo lugar, es difícil escapar de los arcos narrativos de las dos carreras que colorean un poco las estadísticas. Nathan fue un tardío que no encontró un hogar regular en un bullpen de Grandes Ligas hasta su temporada a los 28 años, y había acabado con la mayor parte de sus tres temporadas con lesiones graves en el brazo (cirugía del manguito rotador y del labrum en 2002 y dos Tommy Johns). ). . , y se lanzó a su temporada a los 42 años (en las menores en los Nacionales) y básicamente tuvo que quitarle la camiseta. Papelbon, quien al igual que Nathan debutó a los 24 años (en ese momento era 100 días mayor) pero hizo clic casi de inmediato, tuvo su última aparición a los 35 años. Mientras que otros equipos estaban interesados ​​en sus servicios, él ha sido parte de dos feos incidentes en los últimos dos años, uno de ellos bastante horrendo. Es injusto especular sobre qué asunto familiar prevaleció sobre la continuación de su carrera en 2016, pero eso no quita el hecho de que sus recientes temporadas en Filadelfia y Washington dejaron una mala connotación. Cuando se trataba de averiguar el final de mi boleta, preferí a Nathan, Bobby Abreu, Gary Sheffield y David Ortiz, quienes no cumplen con los estándares de JAWS en sus posiciones, pero tienen argumentos sólidos a su favor de que yo’ He revisado sus Cajas de todos modos – a Papelbon.

So bröckelt es keksweise für diesen Wähler, und welche Kleinigkeiten man auch herauspicken mag, Tatsache bleibt, dass 171 von 172 Wählern bisher ihre eigenen Gründe gefunden haben, Papelbon auch außen vor zu lassen, was es äußerst unwahrscheinlich macht, dass er es tut bekomme seine 5%. Vielleicht werden seine Zahlen und seine Geschichte als Kandidat für das Era Committee in etwa 10 Jahren anders aussehen, nachdem wir gesehen haben, wie sich die Karrieren von Kimbrel, Jansen und Aroldis Chapman – der nächsten Welle potenzieller Hall of Fame-Entlaster – entwickeln. Im Moment scheint Papelbon zu den One-and-Dones zu gehören.

[ad_2]

Artículo anteriorEl educador enfatiza la importancia de la educación física.
Artículo siguienteEl comité del 6 de enero le pide a Ivanka Trump que hable con ellos