[ad_1]

El colapso del proyecto de reelección presidencial fue evidente. Muy pocos creían que era posible mantener el poder por un segundo mandato. «El horno no era para galletas», la esperanza se apagó. Esta realidad fue vista desde el exterior por la población.

Pero desde dentro y desde el entorno oficial la perspectiva era diferente. Dentro del gobierno vivían en una «burbuja» en la que se veía que todo «marchaba sobre ruedas», mientras se deseaba mantener el poder «contra viento y marea» y «a cualquier precio».

Volvemos a los hechos vividos por el Partido Revolucionario Dominicano (PRD) en 2004, cuando sus dirigentes y simpatizantes, a pesar de ser devorados por divisiones internas, aseguraron que mantendrían el poder y reelegirían a Hipólito Mejía. La lucha interna entre el PRD y el Proyecto Presidencial Hipólito (PPH), sin embargo, fue un cisma insuperable. Todo esto contribuyó a la crisis financiera y otros problemas que afectaron al gobierno.

¿No le pasó algo similar al Partido de la Liberación (PLD) en estas elecciones de julio de 2020? Porque al igual que entonces, el Peledeísmo nunca pensó en la posibilidad de perder el poder. Y con él sus manjares.

Tanto en el PRD de 2004 (intento de reelección de Mejía y partición) como en el PLD de 2020 (fallidas reelecciones de Danilo Medina y partición) se produjeron hechos que, aunque diferentes en algunos aspectos, marcaron las derrotas de estas entidades políticas.

Estas organizaciones han cometido, en particular, errores estratégicos y registrado divisiones muy graves en sus estructuras partidistas, lo que provocó graves debilidades internas y de la población votante.

En los meses previos a las elecciones de 2004, el país experimentó un entusiasmo electoral intenso y generalizado. El PRD luchó contra el gobierno para mantener el poder en manos del presidente Mejía «Jacho ha encendido.»

Mientras tanto, el opositor PLD avanzaba con Leonel Fernández a la cabeza, combinado con un amplio frente de oposición que ganaba cada vez más adeptos entre la población.

Han pasado los últimos meses del gobierno de Hipólito Mejía. En ese momento se desempeñaba como periodista para el Centro de Información Gubernamental Desaparecido (CIG), el cual se encargaba de difundir las acciones de aplicación de las distintas instancias del gobierno dominicano y brindar servicios de grabación, soporte y procesamiento relacionados con las comunicaciones. de las instituciones públicas ”. Allí formé parte de uno de los equipos de televisión que acompañó al Presidente en giras por el interior.

El candidato presidencial Mejía facilitó el trabajo del reportero, con sus desenlaces humorísticos e impredecibles, sus declaraciones siempre estuvieron actualizadas. En una ocasión relacionada con la actividad en un estadio de San Francisco de Macorís, el presidente Mejía salió del parque de béisbol en uno de varios autobuses donados a la comunidad por el gobierno.

– “Ves, el presidente Mejía conduce este autobúsDijeron las personas que se unieron a la multitud. – «Increíble, es Hipólito quien conduce», otros comentaron. La gente se subió al autobús que conducía el presidente y se organizó una manifestación improvisada que pasó por las calles de la ciudad, detrás del vehículo que también conducían otros líderes del PRD.

En otra ocasión llegamos a Salcedo en el norte del país. El presidente Mejía detuvo la caravana en la residencia de un líder del PRD que era cónsul de su gobierno. Allí estaba realizando una reunión privada y los periodistas y camarógrafos no podían entrar. Nos quedamos afuera y hablamos. En este punto un hombre salió a una de las calles y, curioso, se acercó a nosotros y nos preguntó:

-¿Qué esta pasando? ¿Por qué hay tantos vehículos?

El Greña, uno de nuestros videógrafos estrella, podría decirle: -Oh Señor, es el Presidente de la República visitando tu ciudad, te sientes feliz … ”. A lo que este aldeano respondió seca y bruscamente:

– «Gran cosa, el presidente nos está visitando, gran cápsula …»

Cuando vi la reacción de este ciudadano y la frialdad e indiferencia de los demás transeúntes, comencé a preocuparme. Las cosas no parecen ir bien para asegurar la viabilidad del proyecto de reelección, pensé.

El veterano periodista y alma gemela Joaquín Ascensión, que murió en el momento inoportuno, pronosticó con cierta frecuencia que Mejía perdería las elecciones porque su gobierno había perdido el electorado. Pero yo, lleno de la pasión del gobierno, nunca quise creerle.

– «Oye, van a perder, van a perder; puedes ir a coleccionar … «-yo el insistió.

A partir de estos puntos, comencé a ver las cosas de manera diferente. Observé el malestar dentro del partido gobernante, las contradicciones entre los líderes del PRD y los líderes del PPH, y un indicio de una «guerra sucia» que amenazaba con continuar los esfuerzos. Incluso en nuestros propios discursos de prensa, el de palacio y el de la CIG, existía una rivalidad oculta que entorpecía nuestro trabajo y, en algunos casos, nos ponía en peligro de muerte.

Una vez íbamos detrás de la caravana del presidente Mejía en el camino a San Francisco de Macorís. El conductor de nuestra unidad se acercó a la camioneta del Presidente y un vehículo de escolta se acercó a nosotros, chocó violentamente con nosotros y nos arrojó entre los arbustos. Gracias a Dios nadie resultó herido.

De regreso a la capital, un jeep oficial de escolta nos detuvo en la Avenida Abraham Lincoln frente a la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM). De ahí bajó un oficial superior y nos dijo que el choque fue intencional y que se habían dado instrucciones para evitar nuestro trabajo periodístico. El oficial con el que a veces socializamos en los recorridos nos dijo que no temiéramos que estábamos haciendo un trabajo relacionado con el gobierno y que, como resultado, él y sus hombres nos protegerían.

La lucha había alcanzado proporciones increíbles. Periodistas, camarógrafos y demás personal comentaron la existencia de una tensa rivalidad entre el director del Palacio de Prensa, Luis González Fabra, y el director del CIG, Juan Manuel García. Otro momento en el que vimos los efectos de esta tensión fue en Pedernales cuando se intentó evitar que reportáramos alguna actividad del presidente Mejía. Esta vez el camarógrafo El Greña aprovechó la oportunidad para dar un paso atrás y entrar para completar mi misión mientras yo discutía con un soldado para que me dejara entrar al área del evento.

En definitiva, hubo una lucha persistente por el control del poder y surgieron contradicciones a todos los niveles, siendo el sector de prensa y comunicaciones una excepción.

Una noche estaba trabajando en mi turno de noche en la oficina de CIG en el Dr. Calle Báez 25 en Gazcue, cuando un reportero cubrió una actividad organizada por un movimiento externo en la que la primera dama, la Sra. Rosa, era invitada oficial en Gómez de Mejía. En su discurso dejó en claro que no estaba de acuerdo con la campaña de reelección que se llevó a cabo contra su esposo. Al principio, no quería ser la oradora principal del evento, pero cuando decidió hacerlo, explicó lo que pensaba de la reelección.

– Me invitaste aquí porque te gustaría que hablara por la reelección, pero debo decirte que no permito que mi esposo continúe con estos esfuerzos. «Le dije.» Mi interés en esto es que él deje esto y vuelva a estar tranquilo en su casa. No tenemos más paz.

Cuando llegó el camarógrafo con este mensaje de la Primera Dama, inmediatamente llamamos a nuestro director Juan Manuel García para que decidiera qué hacer con estas declaraciones, que contradecían los esfuerzos de reelección del gobierno.

Después de recibir la información, el Sr. García nos pidió que la soportáramos y esperáramos a que él llegara a la oficina. Desde el momento en que entró en la sala de redacción, tomó la cinta de actividades y se la llevó. Preguntó si había otros periodistas en el evento y se confirmó que había estado un reportero de Radio Mil, pero no sé si difundió la noticia. Afortunadamente, la sangre no llegó a fluir porque la nota, diría ahora, no tuvo mucho impacto a pesar de la importancia que tuvo en ese momento.

El candidato del PLD Leonel Fernández ganó las elecciones. Cuando los perredistas fueron derrotados, el nuevo gobierno, como es habitual en estos casos, ordenó de inmediato un cambio en la dirección de la CIG, el departamento estratégico que manejaba la propaganda del gobierno. Esta oficina se transformó posteriormente en la Dirección General de Comunicación (DICOM).

García fue liberado, los demás tuvimos el mismo tiempo después. Entre ellos estaba el Sargento de Custodia, un hombre sumamente servicial que había decidido no quitarle el trabajo; Era fácil llevarse bien con él y estaba listo para hacer cualquier trabajo que el director o algunos de los asistentes le hubieran asignado. Su sumisión a veces era excesiva.

– “Jefe, le traje su café… no bebe agua, señor, bebe agua, bebe agua; Déjame traerte tu aguacita… ”. – “Tenemos que cuidar su salud, mi jefe; ¿Sabes cómo? Hay que cuidarlo y mantenerlo sano … ”.

Estaba tan atento que cuando el señor García salía de la oficina, el sargento Custodio traía el maletín, los archivos u otros papeles o pertenencias al jeep. Abrió la puerta del vehículo y se aseguró de que nadie se acercara cuando estaba a punto de entrar o salir de su oficina. Era un hombre servicial y se dedicó a su trabajo.

Cuando el Sr. García fue liberado, sus pertenencias personales debieron empacarse en cajas de cartón. El sargento custodio no apareció el día que los estaba buscando. «todavía de los centros espirituales «.

– «¿Y dónde debería ayudarme el sargento? – Pregunto. – “Estuvo ahí hace un tiempo, pero ha desaparecido; no se sabe a dónde llevó … tiene que estar ahí «, Los asistentes respondieron.

Pero custodio, «Un lobo viejo» De la policía se quedó en la siguiente esquina de Dr. Calle Báez, medio escondida, desde donde veía avanzar las cajas hacia el vehículo. Cuando García se despidió del personal y se retiró, reapareció el Sargento Custodio:

– «La maldita cosa se ha ido. No sé qué están reteniendo estas personas «, dijo. Entonces el dijo: – Creen que hay que llevar cajas, que él las carga… ”.

– – ¿Qué se cree que es? Vamos m … Estas personas con estos autos pequeños creen que son los «última Coca Cola del desierto «. – Creen que hay que ponerse cosas, pero se equivocan… ”.

El sargento custodio dijo esto ante la mirada incrédula de los presentes, llamó a un lado a un compañero periodista y le preguntó si sabía quién sería el nuevo director de la CIG.

– «Ya sabes», puso un rey rey ​​muerto. Tienes que dejar de ser nerd, ahora tienes que buscarlo con todo el que llegue para quedarse con este pequeño plato principal. No hay otro camino hacia esta gente… ”.

* El autor es periodista.

[ad_2]

Artículo anteriorRankings de poder de MLB: ¿Quién debe ascender en los 30 equipos?
Artículo siguienteToma posesión del nuevo administrador general de Banreservas

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here