[ad_1]

La vacuna rusa, la primera en ser registrada contra el nuevo coronavirus en el planeta, se realiza en virtud de un acuerdo con el sur de Brasil firmado por el gobierno del estado de Paraná. Rusia, como el martes por el director del instituto de Tecnología de Paraná (Tecpar), Jorge Callado.

La decisión fue anunciada horas después de que el presidente de Rusia Wladimir Putin, informó que su país ha logrado ser el primero del mundo en registrar una vacuna contra el patógeno, a pesar de las sospechas de la comunidad científica sobre la rapidez de los ensayos y la falta de transparencia en los datos.

El gobernador del estado de Paraná, Ratinho Junior, tiene previsto reunirse este miércoles con el embajador de Rusia en Brasil, Serguei Akopov, para discutir el acuerdo de cooperación técnica para la fabricación de la vacuna, que ha sido bautizada como Sputnik V.

Las conversaciones entre Paraná y Rusia ya se llevaban a cabo desde julio, cuando las autoridades del estado sureño presentaron al embajador ruso un protocolo de intenciones para la fabricación de la droga, que fue aprobado sin completar todos los ensayos previstos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recibió la noticia con cautela, indicando que la vacuna rusa, como el resto de vacunas desarrolladas, debe seguir los procedimientos de precalificación y revisión establecidos por la agencia.

A pesar de las preocupaciones internacionales, Putin dijo que era consciente de que la vacuna, registrada hoy en el Ministerio de Salud de Rusia, «es suficientemente eficaz, proporciona inmunidad estable» y «ha pasado todos los controles necesarios».

Incluso reveló que una de sus hijas estaba participando en ensayos clínicos de la vacuna realizados por el Centro Gamaleya de Epidemiología y Microbiología.

Brasil, el segundo país más grande del mundo más afectado por el coronavirus, ya ha comenzado a probar la vacuna desarrollada por EE. UU. Universidad de Oxford junto con la farmacéutica británica AstraZeneca y la producida por el laboratorio chino Sinovac Biotech.

Una de las razones para elegir al país como centro de pruebas y producción de vacunas es el alto número de infecciones que se han registrado en los últimos cinco meses.

Brasil cruzó la sombría marca de las 100.000 muertes el sábado pasado, con un promedio de 1.000 muertes diarias desde finales de mayo y 3 millones de casos de coronavirus, aunque el número de contagios podría ser hasta diez veces mayor, según algunos estudios. debido a la gran cantidad de informes insuficientes.

[ad_2]

Artículo anteriorVista previa de cuartos de final de la Champions League, predicciones y el equipo durmiente para ver la referencia a Atalanta
Artículo siguienteSu sesión informativa del miércoles – The New York Times

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here