[ad_1]

RÍO DE JANEIRO – En las últimas semanas de 2021, Chile y Honduras votaron resueltamente a favor de presidentes de izquierda para reemplazar a los líderes de derecha, extendiendo un cambio significativo de varios años en toda América Latina.

Este año, los políticos de izquierda son los favoritos para ganar las elecciones presidenciales en Colombia y Brasil, sucediendo a los titulares de derecha en las seis economías más grandes de la región desde Tijuana hasta Tierra. la izquierda y el centro-izquierda llevarían al poder a Del Fuego.

El sufrimiento económico, la creciente desigualdad, las feroces políticas antigubernamentales y la mala gestión de Covid-19 han impulsado un movimiento pendular de los líderes de centro derecha y derecha que dominaron hace unos años.

La izquierda ha prometido una distribución más justa de la riqueza, mejores servicios públicos y redes de seguridad social muy ampliadas. Pero los nuevos líderes de la región enfrentan serias presiones económicas y oposición legislativa que podrían limitar sus ambiciones, y votantes rebeldes dispuestos a castigar a quienes no cumplan.

Las ganancias de la izquierda podrían impulsar a China y socavar a Estados Unidos, que compite por la influencia regional, dicen los analistas, con un nuevo grupo de líderes latinoamericanos desesperados por el desarrollo económico y más abiertos a la estrategia global de Beijing de ofrecer crédito e inversiones en infraestructura. El cambio también podría dificultar que Estados Unidos aísle aún más a los regímenes autoritarios de izquierda en Venezuela, Nicaragua y Cuba.

Con una inflación vertiginosa y economías estancadas, los nuevos líderes de América Latina tendrán dificultades para lograr un cambio real en problemas profundamente arraigados, dijo Pedro Mendes Loureiro, profesor de estudios latinoamericanos en la Universidad de Cambridge. Hasta cierto punto, dijo, los votantes “votan por la izquierda simplemente porque es la oposición en este momento”.

La pobreza está en su punto más alto en 20 años en una región donde un breve auge de las materias primas después del cambio de siglo permitió que millones de personas ascendieran a la clase media. Varias naciones se enfrentan ahora a un desempleo de dos dígitos y más del 50 por ciento de los trabajadores de la región están empleados en el sector informal.

Los escándalos de corrupción, la infraestructura deteriorada y los sistemas de salud y educación crónicamente subfinanciados han erosionado la confianza en los ejecutivos y las instituciones públicas.

A diferencia de principios de la década de 2000, cuando los izquierdistas ganaron presidencias críticas en América Latina, los nuevos gobernantes están plagados de deudas, presupuestos exiguos, escaso acceso al crédito y, en muchos casos, una oposición vocal.

Eric Hershberg, director del Centro de Estudios Latinoamericanos y Latinos de la American University, dijo que la racha ganadora de la izquierda surgió de la indignación generalizada.

«Se trata realmente de los sectores de la clase media baja y la clase trabajadora que dicen: ‘Treinta años de democracia y todavía tenemos que viajar en un autobús deteriorado durante dos horas para llegar a una clínica de mala salud'», dijo Hershberg. Citó la frustración, la ira y «un sentimiento generalizado de que las élites se han enriquecido, son corruptas y no operan en el interés público».

Covid ha devastado América Latina y devastado economías precarias, pero el sesgo político de la región comenzó antes de la pandemia.

El primer hito fue la elección de Andrés Manuel López Obrador en México, quien ganó la presidencia de manera aplastante en julio de 2018. Afirmó en su discurso de la noche electoral: «El estado dejará de ser un comité al servicio de una minoría y representará a todos los mexicanos, pobres y ricos».

Al año siguiente, los votantes en Panamá y Guatemala eligieron gobiernos de centro izquierda, y el movimiento peronista argentino tuvo un regreso asombroso, a pesar del legado de corrupción y mala gestión económica de sus líderes. El presidente Alberto Fernández, profesor universitario, celebró su triunfo sobre un titular conservador con la promesa de «construir la Argentina que nos merecemos».

En 2020, Luis Arce derrotó a rivales conservadores para convertirse en presidente de Bolivia. Prometió aprovechar el legado del exlíder Evo Morales, un socialista cuya destitución el año anterior había puesto brevemente a la nación en manos de un presidente de derecha.

En abril pasado, Pedro Castillo, un maestro de escuela provincial, conmocionó al establecimiento político de Perú al derrotar por estrecho margen a la candidata de derecha Keiko Fujimori a la presidencia. Castillo, un estudiante de primer año político, criticó a las élites y presentó la historia de su vida, un educador que trabajaba en una escuela rural sin agua corriente ni alcantarillado, como la personificación de sus fracasos.

En Honduras, Xiomara Castro, una socialista que propuso un sistema de ingreso básico universal para las familias pobres, venció fácilmente a un rival conservador para ser elegido presidente en noviembre.

La victoria más reciente de la izquierda se produjo el mes pasado en Chile, donde Gabriel Boric, un ex estudiante activista de 35 años, derrotó a un rival de extrema derecha al prometer aumentar los impuestos a los ricos para ofrecer pensiones más generosas y de gran escala. beneficios sociales.

La tendencia no fue universal. Durante los últimos tres años, los votantes de El Salvador, Uruguay y Ecuador han desplazado sus gobiernos hacia la derecha. Y en México y Argentina, los partidos de centro izquierda perdieron terreno en las elecciones parlamentarias del año pasado y socavaron a sus presidentes.

Pero en general, Evan Ellis, profesor de estudios latinoamericanos en los EE. UU. Army War College que en su memoria nunca hubo una América Latina “la de una combinación de izquierda y anti-U. S. líderes populistas «.

«En toda la región, los gobiernos de izquierda estarán particularmente dispuestos a trabajar con los chinos en los contratos gubernamentales», dijo, y posiblemente «en la cooperación en materia de seguridad y cooperación tecnológica».

Jennifer Pribble, profesora de ciencias políticas en la Universidad de Richmond que estudia América Latina, dijo que el brutal costo de la pandemia en la región ha hecho que las iniciativas de izquierda como las transferencias de efectivo y la atención médica universal sean cada vez más populares.

«Los votantes latinoamericanos ahora tienen una mejor comprensión de lo que puede hacer el estado y lo importante que es para el estado buscar la redistribución y brindar servicios públicos», dijo. «Eso es lo que da forma a estas elecciones, y claramente la izquierda puede hablar más directamente que la derecha».

En Colombia, donde las elecciones presidenciales se celebrarán en mayo, Gustavo Petro, un exalcalde de izquierda de Bogotá que alguna vez perteneció a una guerrilla urbana, está constantemente en la cima de las encuestas.

Sergio Guzmán, director de Colombia Risk Analysis, una firma consultora, dijo que las ambiciones presidenciales de Petro se volvieron sostenibles después de que la mayoría de los combatientes del grupo guerrillero marxista FARC depusieron las armas como parte de un acuerdo de paz en 2016. El conflicto dominó la política colombiana durante mucho tiempo, pero ya no.

«El problema ahora es la frustración, el sistema de clases, la estratificación, los que tienen y los que tienen», dijo.

Poco antes de Navidad, Sonia Sierra, de 50 años, estaba frente al pequeño café que dirige en el parque más grande de la ciudad de Bogotá. Sus ingresos se derrumbaron, dijo, primero en medio de la pandemia y luego cuando una comunidad desplazada por la fuerza se mudó al parque.

La Sra. Sierra dijo que estaba profundamente endeudada después de que su esposo fuera hospitalizado con Covid. Las finanzas están tan apretadas que recientemente despidió a su única empleada, una joven de Venezuela que ganaba solo $ 7,50 al día.

“Tanto trabajo y nada que mostrar”, dijo Sierra, cantando un verso de una canción popular en Colombia en la época navideña. «No estoy llorando, pero sí, duele».

En el vecino Brasil, el aumento de la pobreza, la inflación y una respuesta fallida a la pandemia han convertido al presidente Jair Bolsonaro, el titular de extrema derecha, en un extraño en la votación programada para octubre.

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, un pirómano de izquierda que gobernó Brasil de 2003 a 2010, una era de notable prosperidad, ha ganado una ventaja de 30 puntos porcentuales sobre Bolsonaro en un duelo cara a cara, según una encuesta reciente.

Maurício Pimenta da Silva, de 31 años, subdirector de una tienda de comestibles en el área de São Lourenço, en el estado de Río de Janeiro, dijo que lamentaba haber votado por Bolsonaro en 2018 y que tiene la intención de apoyar a da Silva.

«Pensé que Bolsonaro mejoraría nuestras vidas de alguna manera, pero no lo hizo», dijo Da Silva, padre de cuatro hijos que no tiene ninguna relación con el expresidente. “Todo es muy caro en el supermercado, especialmente la carne”, agregó, lo que lo llevó a buscar un segundo trabajo.

En vista de las grandes revueltas en el electorado, los candidatos moderados apenas están ganando importancia, lamentó Simone Tebet, una senadora de centro derecha en Brasil que quiere postularse para la presidencia.

«Si nos fijamos en Brasil y América Latina, vivimos en un ciclo de extremos relativamente aterrador», dijo. «El radicalismo y el populismo han ganado la partida».

Ernesto Londoño y Flávia Milhorance informaron desde Río de Janeiro. Julie Turkewitz informó desde Bogotá.

[ad_2]

Artículo anterior¿Dónde acabarán Castellanos y Schwarber?
Artículo siguientePROHIBICIÓN | Ayuntamiento inicia nueva ruta de recogida de basura