[ad_1]

Llevar una vida en medio de una pandemia que deja atrás a miles de muertos, el colapso del hospital y obliga a las mujeres embarazadas a una soledad casi total es el escenario que acompaña el embarazo de miles de mujeres en América Latina, el enfoque global de COVID-19.

Mayra Carrión tiene 33 años y es limeña. Ella logró completar su embarazo sin COVID-19; Toda una hazaña para quienes viven en una ciudad donde, según el Ministerio de Salud peruano, uno de cada cuatro residentes se infectaría con SARS-CoV-2.

Para cuidar la carpa no infectada de la maternidad de Lima, el hospital perinatal más importante de la capital peruana, Mayra y sus tres hijos de 12, 11 y 7 años tuvieron que confinarse en su hogar en el densamente poblado distrito de San Juan de Miraflores. Incapaz de trabajar como vendedor ambulante durante más de 120 días, como lo hizo con su esposo antes de la pandemia, y racionó sus pequeños ahorros.

“Las personas independientes viven día a día desde donde necesitan que las lleven. Ahora mi esposo finalmente regresó para regresar, le dice Mayra a Efe, esperando su último ultrasonido antes de ir a la sala de partos.

Lo hará sin su esposo o madre o la mano de un ser querido a quien aferrarse. Solo la acompañarán a esta habitación fría, donde nace su cuarta niña con una tarjeta de control prenatal y un negativo para el reactivo COVID-19.

EMBARAZO INESPERADO

Según las previsiones del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), en la región de América Latina y el Caribe, donde nacen 6 millones de personas cada año, la salud reproductiva y la restricción o eliminación del acceso a métodos anticonceptivos como resultado de la pandemia podrían disminuir a 2.2 Liderar millones de embarazos no planificados.

El mismo informe de proyección muestra que alrededor de 17 millones de mujeres en la región se verán obligadas a dejar de usar métodos anticonceptivos.

De estos, 13 millones lo harán porque tendrán dificultades para obtenerlos de los servicios de salud pública, y 4 millones porque no podrán pagar en farmacias privadas.

La doctora Mabel Bianco, presidenta de la Fundación para el Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM) en Argentina, advierte a Efe que debido a la pandemia, muchos argentinos, especialmente los más jóvenes, han dejado de usar métodos anticonceptivos por miedo a las mujeres si los siguen. preguntó, serían detenidos por las fuerzas de seguridad en detención.

Esto dio lugar a «embarazos que no fueron planificados ni alentados», y Bianco dice que «muchas mujeres también tuvieron problemas porque algunas que querían interrumpir el embarazo no podían hacerlo porque se negaron los servicios».

Asustado

Además de la atención médica limitada de las mujeres embarazadas en América Latina, el miedo a COVID-19 ocurre una y otra vez.

Esto sucede en México, el segundo país latinoamericano con los casos más confirmados de COVID-19; y donde miles de mujeres, como Claudia Valadez, de 39 años, tienen que hacer frente al miedo a la infección, pero enfrentan un futuro económico incierto incluso después de perder uno de sus dos trabajos como resultado de la pandemia.

«Si él no me controlara, pensaría todo el tiempo, si alguien se volviera hacia mí, obtendría COVID», explica la futura madre de Efe, quien sabe que a pesar de todo el cuidado que tienen con ella Puede recibir bebés Tan pronto como nazca el útero, puede separarse y extenderse mientras tanto.

«Pienso en todo tipo de riesgos todo el tiempo», dice.

Mortalidad maternal

En Perú, donde la detención obligatoria ha estado vigente desde el 16 de marzo, se suspendió la atención en las oficinas de los hospitales públicos y se descuidó a aproximadamente el 70% de las mujeres embarazadas en el país.

«La negligencia de las mujeres embarazadas en los primeros meses de esta pandemia se ha producido principalmente en el sector público, por lo que han estado luchando contra COVID-19. Fue solo hace dos meses que se implementó la teleconsulta, pero sabemos que sí. se aplica a las mujeres que tienen acceso al teléfono e Internet «, dijo el doctor Miguel Gutiérrez, presidente del Comité de Expertos en Salud Sexual y Reproductiva del Ministerio de Salud.

Hasta entonces, las mujeres embarazadas en Perú que se encontraban en estado crítico durante el embarazo solo podían recibir tratamiento en emergencias con pacientes con todo tipo de enfermedades.

En ese momento, la tasa de mortalidad materna del país aumentó en un 19% en comparación con 2019 y en un 17% en comparación con 2018 en la semana 29 del año, según el Centro Nacional de Epidemiología, Prevención y Control de Enfermedades del Ministerio de Salud.

EMBARAZADA ENFERMEDAD COVID-19

La situación es aún peor en Brasil, el país latinoamericano con los casos más confirmados de COVID-19 en la región.

Este país ha registrado el 77% de las muertes por COVID-19 en mujeres embarazadas y puerperales en todo el mundo. Este es el resultado de un estudio publicado el 10 de julio por el «International Journal of Gynecology and Obstetrics» y basado en estadísticas de varias universidades federales brasileñas.

Según las cifras, la tasa de mortalidad del virus en mujeres embarazadas en el país es del 12,7%.

La ginecóloga y obstetra Isabela Coutinho, directora del Recife Women’s Hospital, un centro médico de referencia para mujeres embarazadas en todo el país, admitió a Efe que Brasil, y particularmente la región del noreste, es uno de los más pobres, y las situaciones tienen características socioeconómicas y culturales.

Aunque las condiciones son «similares a las de otros países en desarrollo», agregó el especialista en Brasil, un país de 210 millones de personas, la presencia de presión arterial alta y diabetes en mujeres embarazadas podría haber contribuido a este resultado «desfavorable». ‘para mujeres embarazadas infectadas con COVID-19.

Según Coutinho, esta estadística también afectó que debido a la pandemia, muchas mujeres embarazadas en algunos hospitales no pudieron ser aisladas de pacientes infectados. Muchas de estas mujeres embarazadas (22.6% según el estudio) no tenían unidades de cuidados intensivos disponibles y «todo esto contribuyó a este desenlace fatal», dijo el director del hospital principal para mujeres en el estado de Pernambuco.

MIGRANTES EMBARAZADAS

Si la situación de las mujeres embarazadas en sus países de origen es crítica, es peor para las migrantes embarazadas.

Francelys Morzón es una niña venezolana de 21 años que está embarazada de ocho meses y vive en Cúcuta, la principal ciudad colombiana en la frontera con Venezuela.

No sabes nada de tu bebé; Durante todo este tiempo, no ha tenido una visita de inspección ni una ecografía porque se le niega la atención cuando va al centro de salud y afirma que no tiene documentos.

«En los centros a los que fui, me dijeron que no me visitaron porque no tengo documentación y que no puedo pagar una visita privada porque no tengo los recursos», explica Morzón Efe. por teléfono

Cuando se enfermó durante el embarazo, se trató a sí misma sin saber si el medicamento «le estaba haciendo bien o mal», agrega.

Morzón emigró de Venezuela hace un año y medio y sobrevivió en Cúcuta, donde vendía dulces y café, hasta que la cuarentena y el miedo a ser infectado con el coronavirus terminaron con su única fuente de ingresos.

El inquilino la echó, a su esposo y a su otra hija porque no podían pagar, y ahora viven en una habitación individual en la que espera dar a luz en un hospital colombiano en unas pocas semanas.

El director médico de Médicos Sin Fronteras (MSF) en la agencia fronteriza de Arauca, Sergio Palacio, explica a Efe que incluso antes de la pandemia, un migrante sin un permiso de residencia tenía un acceso muy difícil a la atención prenatal. COVID-19 es «prácticamente imposible «convirtió.

«Los hospitales estaban cerrados y una gran parte de sus servicios de salud ya no brindaban atención ambulatoria». Además, la situación legal sigue siendo «el principal obstáculo para acceder a los servicios de salud, ya que no están asegurados».

Palacio explica que Médicos Sin Fronteras llevó a cabo 1.737 exámenes prenatales en esta región el año pasado, pero ni siquiera alcanzaron un tercio de ese número en el primer semestre de 2020, ya que solo 511 atenciones disminuyeron debido al coronavirus y las restricciones de movilidad.

[ad_2]

Artículo anteriorUna entrevista con Andy McKay, Director de Desarrollo de Jugadores de los Marineros (Parte 2)
Artículo siguiente¿Final de la Copa FA Chelsea o victoria del Arsenal? Pulisic para hacer historia? ¿Giroud o Luiz vencerán a su antiguo club?

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here