[ad_1]

Personas rohingya detenidas en la comisaría de Amtali después de ser arrestadas por la fuerza de seguridad fronteriza y entregadas a la policía de Tripura. Los rohingyas que vinieron de Jammu y trataron de acceder a Bangladesh fueron arrestados por la Guardia Fronteriza de Bangladesh (BGB).

Adam Gray | Barcroft Media | imágenes falsas

Hace tres años, el ejército de Myanmar quemó la aldea rohingya de Kan Kya y destruyó sus restos. El año pasado, según las Naciones Unidas, el gobierno eliminó su nombre de las tarjetas oficiales.

A unas 3 millas del río Naf, que marca la frontera entre el estado de Rakhine en Myanmar y Bangladesh, cientos de personas vivían en Kan Kya antes de que el ejército expulsara a 730.000 rohingya del país en 2017, en lo que Naciones Unidas llama «un ejemplo de libro de texto de grupos étnicos. Purgas «.

El ejército de Myanmar, ahora acusado de genocidio, dijo que estaba realizando «operaciones de limpieza» contra los militantes.

Donde una vez estuvo Kan Kya, ahora hay docenas de edificios gubernamentales y militares, incluida una comisaría de policía en expansión y cercada. Esto se basa en imágenes de satélite disponibles públicamente en Google Earth y en imágenes históricas proporcionadas a Reuters por Planet Labs. La aldea en una región remota en el noroeste del país que estaba cerrada a los extranjeros era demasiado pequeña para ser mencionada en Google Maps.

En los mapas creados en 2020 por la Unidad de Cartografía de las Naciones Unidas en Myanmar y basados ​​en mapas del gobierno de Myanmar, la ubicación de la aldea destruida ahora no tiene nombre y se reclasificará como parte de la cercana ciudad de Maungdaw. La unidad crea mapas para su uso por agencias de los Estados Unidos como la agencia de refugiados del ACNUR y grupos humanitarios que trabajan localmente con las Naciones Unidas.

Kan Kya fue una de las casi 400 aldeas destruidas por el ejército de Myanmar en 2017. Esto proviene de imágenes de satélite analizadas por Human Rights Watch en Nueva York. Y es uno de al menos una docena cuyos nombres se han eliminado.

«Su intención es que no regresemos», dijo el líder religioso Mohammed Rofiq, ex presidente de una aldea cerca de Kan Kya que ahora vive en un campo de refugiados en Bangladesh, refiriéndose al gobierno de Myanmar.

El Ministerio de Bienestar Social, que supervisa la reconstrucción de Myanmar en el estado de Rakhine, se negó a responder a las preguntas de Reuters sobre la eliminación de los nombres de las aldeas o la política del gobierno con respecto al regreso de los refugiados rohingya.

El ministerio remitió las preguntas al Departamento de Administración General (GAD), que no respondió.

Un representante del gobierno de Myanmar, encabezado por la consejera de Estado Aung San Suu Kyi, tampoco respondió a una solicitud de comentarios.

La División de Cartografía de las Naciones Unidas ha elaborado al menos tres mapas desde principios de año, que muestran que algunos nombres de pueblos rohingya han desaparecido o han sido reclasificados por Myanmar.

Naciones Unidas dijo que eliminó algunos mapas del estado de Rakhine de su sitio web en junio y comenzó un estudio para evaluar el impacto de las políticas gubernamentales en los aldeanos y los refugiados que regresan después de la Organización Nacional Arakan Rohingya, una organización rohingya con sede en el Reino Unido. Grupo de derechos humanos, las Naciones Unidas se había quejado de la eliminación de los nombres de las aldeas. Naciones Unidas dijo que el estudio no había llegado a ninguna conclusión.

Yanghee Lee, un ex oficial de derechos humanos de Estados Unidos en Myanmar, dijo que el gobierno había dificultado deliberadamente que los refugiados regresaran a lugares sin nombres y sin evidencia de que alguna vez vivieron allí. «Esta es una forma de erradicar su identidad básica», dijo.

Lee dijo que las Naciones Unidas habían ayudado a que esto sucediera al no desafiar al gobierno de Myanmar: «No hubo un liderazgo que dijera: ‘Espera un minuto, el dinero está aquí, no dejaremos que esto continúe’. «

Varios funcionarios estadounidenses entrevistados por Reuters se negaron a explicar directamente por qué Naciones Unidas no objetó ni intentó detenerlo.

Ola Almgren, jefe de la Misión de Estados Unidos en Myanmar, dijo que no había planteado la cuestión de eliminar los nombres de las aldeas con el gobierno de Myanmar, pero había instado al gobierno de Myanmar a «crear condiciones propicias para el regreso de los refugiados». .

Stephane Dujarric, portavoz del secretario general de Estados Unidos, Antonio Guterres, dijo que la reclasificación de algunas aldeas como distritos era «un proceso administrativo de rutina». La Unidad de Cartografía de Estados Unidos «utiliza los nombres oficiales del gobierno de los lugares para evitar confusiones entre los trabajadores humanitarios y los funcionarios del gobierno local», dijo. «Es una práctica común en todo el mundo en los Estados Unidos utilizar nombres de lugares establecidos oficialmente para todas las tarjetas y productos distribuidos al público».

Dujarric dijo que cambiar el estatus legal de las aldeas podría agregar «una capa adicional de complejidad» a los refugiados que están retomando sus hogares anteriores sin dar detalles.

Construye rápidamente

La mayoría budista de Myanmar niega la ciudadanía a los musulmanes rohingya, a quienes muchos consideran, a pesar de su presencia centenaria en el país, invasores del vecino Bangladesh. Myanmar ha dicho que está abierto al regreso de los refugiados rohingya que huyeron de la represión en 2017, pero dijo que tenía que hacerse mediante un proceso ordenado.

Las conversaciones sobre este proceso entre Myanmar y Bangladesh, donde más de un millón de rohingya viven en campos de refugiados, se han estancado. En los últimos meses, las pocas docenas de refugiados que han intentado regresar han sido arrestados por ingresar ilegalmente al país por funcionarios de Myanmar que expresaron su preocupación por la propagación del nuevo coronavirus por parte de los refugiados.

Las imágenes de satélite de Planet Labs, un operador de satélites privado con sede en San Francisco fundado por ex científicos de la NASA, y Google Earth muestran que poco después de que sus residentes volaran en 2017, Myanmar construyó en los sitios de al menos una docena de aldeas destruidas. Myanmar está construyendo bases para las fuerzas de seguridad, edificios para departamentos gubernamentales y casas para budistas, según personas de la zona.

Las imágenes de satélite muestran que la base en los terrenos de Kan Kya se duplicó durante el año pasado y se agregaron dos helipuertos. Se ha construido una nueva carretera sobre el sitio de otra aldea destruida cercana, Gone Nar, que también ha sido clasificada como parte de la ciudad ampliada de Maungdaw.

Un portavoz militar no respondió a una solicitud de comentarios sobre la construcción de bases de seguridad en los sitios de las aldeas rohingya destruidas. Los funcionarios locales no pudieron ser contactados para hacer comentarios.

En septiembre de 2019, una orden de GAD, parte del Ministerio del Interior liderado por los militares, clasificó 16 aldeas, la mayoría de ellas anteriormente rohingya, como distritos de Maungdaw, según la Unidad de Cartografía de Estados Unidos en Myanmar. Seis de los nombres de las aldeas se conservaron en los nombres de los nuevos condados a los que fueron clasificados como pertenecientes, pero diez nombres de aldeas desaparecieron de los mapas, según las Naciones Unidas.

Cinco de estos pueblos fueron destruidos en 2017. Las cifras de GAD muestran que los rohingya, clasificados como «extranjeros» de Bangladesh, representan alrededor del 60% de la población de Maungdaw en la actualidad, en comparación con el 93% en 2017 antes de la represión.

Cientos de otras aldeas destruidas no cambiaron ni borraron sus nombres, según mapas de los Estados Unidos.

Muros y torres de vigilancia

Según Naciones Unidas, 11 pueblos más han sido reclasificados en los últimos cinco años a distritos de una nueva ciudad llamada Myin Hlut, donde un ministro del gobierno de Myanmar propuso una zona turística de playa y mariscos.

Estos pequeños pueblos a lo largo de la costa fueron destruidos en gran medida en la represión de 2017, pero dos permanecieron intactos hasta que las autoridades los arrasaron en 2018. Se han construido seis nuevos puestos de guardia con torres de vigilancia en la región, según un analista de imágenes satelitales de Amnistía Internacional.

Cuando las aldeas rohingya desaparecieron de los mapas, se agregaron dos aldeas para colonos budistas a los mapas de los Estados Unidos en 2020.

En Inn Din, un pueblo donde los soldados de Myanmar mataron a 10 hombres musulmanes en un incidente durante el juicio de 2017, los 6.000 rohingya que vivían allí han huido y sus hogares han sido destruidos.

El gobierno del estado de Rakhine construyó nuevas casas para budistas en la región en 2018, informó Reuters en 2018. Las imágenes de satélite muestran que el sitio se ha expandido desde entonces, mientras que un asentamiento budista en Rakhine se ha duplicado en la vecina Kyauk Pandu.

Dujarric, el portavoz de Estados Unidos, señaló que la Corte Internacional de Justicia, que está investigando los cargos relacionados con el genocidio de Myanmar relacionados con la represión de 2017, ha ordenado al gobierno que proporcione cualquier evidencia relacionada con los cargos que Myanmar ha aceptado. tiene que mantener.

No dijo si las Naciones Unidas creían que la eliminación de los nombres de las aldeas iba en contra de esa ordenanza, o qué hicieron las Naciones Unidas para detenerla.

Un funcionario de Bangladesh, consciente del proceso de retorno de los refugiados rohingya, dijo a Reuters que Myanmar no había mostrado ningún cambio en su política hacia los rohingya.

En marzo, Myanmar envió una lista de 840 nombres rohingya a Bangladesh que les había autorizado a regresar a dos áreas al norte de Rakhine: Hla Poe Kaung y Thet Kay Pin.

Pero los refugiados no eran de esa zona, dijo el funcionario, y la lista incluía a personas de familias numerosas, incluidas mujeres, que era poco probable que viajaran solas.

Un representante del Ministerio de Asuntos Sociales de Myanmar dijo a Reuters que existen «algunas brechas de comunicación» entre Myanmar y Bangladesh con respecto al regreso de los refugiados, que el representante atribuyó al aplazamiento de una reunión debido al coronavirus.

Las imágenes de satélite de las áreas a las que Myanmar quería regresar mostraban un gran asentamiento rodeado de murallas y torres de vigilancia y uno más pequeño cercano. Ambos fueron construidos sobre pueblos rohingya en ruinas. Los líderes rohingya han anunciado que solo regresarán a las parcelas originales de la aldea en las que construir sus propias casas, no campamentos.

En un discurso ante la Asamblea General de la ONU el mes pasado, cuya copia había visto Reuters, el Enviado Especial de la ONU para Myanmar planteó la cuestión del regreso estancado de los refugiados rohingya y dijo que se necesitaban «mayores medidas de fomento de la confianza» para aliviar los temores de los refugiados. .

«Es alarmante», dijo Jafar Ahmed, otro ex residente de la zona. «No sé si alguna vez recuperaremos nuestro país».

[ad_2]

Artículo anteriorLa violencia y la inseguridad causan al menos 307 muertes en la República de Haití en cinco meses «Noticias SC
Artículo siguienteEl presidente reincorpora al vicecónsul Jáquez en el consulado de Nueva York

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here