[ad_1]

Esta historia fue reportada y escrita por Malika Andrews, Kyle Bonagura, Jeff Carlisle, Heather Dinich, Dan Graziano, Tom Hamilton, Baxter Holmes, Emily Kaplan, Zach Lowe, Jeff Passan, Marc Raimondi, Kevin Seifert, Ramona Shelburne, Mechelle Voepel y ESPN Brian Windhorst.

UN PERSONAL DE ESQUELETO de unos 150 se reunieron en el Infinite Energy Arena en Duluth, Georgia, para los dos días de Gwinnett Invitational of the Professional Bull Riders. Era el 15 de marzo, solo unos días después de que la NBA y la NHL detuvieran su temporada indefinidamente, y horas después de que la NCAA cancelara los torneos de baloncesto masculino y femenino. Aún así, los vaqueros de todo el país asistirían a uno de los últimos eventos deportivos profesionales en los EE. UU. Antes de que el PBR cerrase frente a una audiencia pura de televisión y transmisión digital.

Pero solo 4½ semanas después, el PBR anunció que celebraría un evento solo por televisión en Lazy E Arena and Ranch el 27 de abril, 266 acres de propiedad cercada cerca de Guthrie, Oklahoma. Al igual que el Gwinnett Invitational, no habría fanáticos presentes. Uno de los últimos deportes en ser cerrado sería uno de los primeros en regresar.

«En ese momento, sonó el teléfono», dijo Sean Gleason, CEO de PBR.

Fue el turno de los gerentes de más de 15 ligas deportivas, incluidas NASCAR, la Indian Premier League (IPL), CONCACAF, La Liga, la WTA y la NBA. El UFC, cuyo evento fue cancelado el 18 de abril después de que ejecutivos del socio de transmisión ESPN le pidieran al presidente de UFC, Dana White, que «renunciara», también pidió. Se buscó información para confirmar la declaración de White de que el UFC sería «el primer deporte de regreso».

Cada liga tenía las mismas preguntas básicas:

¿Cómo abres de nuevo? ¿Cuáles son sus políticas y procedimientos? ¿Cómo manejas las pruebas? ¿Personal? ¿Y qué documentos ha presentado a varios funcionarios locales y estatales para su aprobación?

Con el conocimiento de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, PBR creó un plan de 29 páginas para regresar a la competencia, firmado por la Ciudad de Guthrie, el Condado de Logan y la Oficina del Gobernador de Oklahoma.

Las personas se organizarían en grupos de 10 o menos y no tendrían contacto con otros grupos. Cualquier persona que ingrese a la arena será revisada y contestará un cuestionario de los CDC mientras se verifica su temperatura. Cualquiera con síntomas estaría aislado. Todos deben estar al menos a 6 pies de distancia de otras personas.

Gleason estaba más que feliz de compartir el documento de 29 páginas con cualquiera que lo haya preguntado.

«Queremos ver todos los deportes de regreso», dice Gleason, «no solo montando toros».

David Weiss, vicepresidente senior de asuntos de juegos de la NBA, destacó recientemente los avances científicos en una conferencia telefónica realizada por el gobernador de la NBA, desde hisopos nasales hasta pruebas de saliva y cócteles antivirales, antes de poner a los propietarios al día en varios deportes – MLB , Golf, UFC, fútbol. Las pruebas que usaron o usarán, fechas de lanzamiento objetivo, problemas regulatorios. Las muchas instrucciones como los PBR.

«El objetivo no debe ser» garantizar la seguridad del 100% de todos los participantes «, ya que esto es probablemente imposible», dice un memorando del Grupo de Trabajo «Operaciones de Operaciones de Medicina Especial» de la Liga Alemana de Fútbol. «La idea es garantizar un riesgo médicamente aceptable basado en la importancia del fútbol (social, sociopolítico y económico) y en el desarrollo de la pandemia».

«Mire, hay un riesgo distinto de cero para los jugadores de que la infección con COVID-19 pueda conducir a complicaciones graves».

Dr. Vivek Murthy

Dos meses después, el panorama cambió del miedo a una prueba positiva que terminara una temporada a la aceptación gradual del riesgo. Las ligas se están moviendo de las preocupaciones sobre la percepción pública debido a la variedad de pruebas que necesitan para un proceso esperanzador y el desarrollo de políticas. Los expertos en medicina, epidemiología y virología ayudan a los comisionados a enfrentar esta crisis sin precedentes, y las ligas están examinando cuidadosamente a sus homólogos nacionales e internacionales para descubrir cómo implementar sus propias estrategias.

Fue tentador regresar primero y rápidamente durante la pandemia de coronavirus. En medio de un paisaje deshidratado, existe el potencial de calificaciones de televisión altísimas e ingresos muy necesarios, pero también el riesgo muy real de falla: comenzar demasiado temprano y tropezar. Sin embargo, las notas y sugerencias han señalado el lento goteo de los retornos. PBR ha acogido dos eventos desde su competencia a fines de abril. El UFC ha completado tres tarjetas en una semana. NASCAR corrió una carrera de 400 millas en Darlington el domingo y otra carrera el miércoles. La Bundesliga regresó después de solo 10 días de entrenamiento el fin de semana. El golf y el boxeo tienen fechas programadas.

El ascenso a la normalidad deportiva «no será fácil», dice el Dr. Vivek Murthy, ex cirujano general de EE. UU. Y uno de los dos asesores clave de la NBA durante la pandemia. «No hay un plan nacional claro sobre cómo abrir de manera segura. Muchas compañías, escuelas y equipos deportivos están tratando de descubrir por sí mismos».

Y los caminos que quieren seguir todavía se están grabando.


Saltar a un deporte / liga:
MLB | Fútbol | NBA | WNBA
NHL | NFL | NCAA | UFC


MLB

SOBRE EL PASADO Durante dos meses durante los cuales la Major League Baseball luchó con un presente neutral y un futuro cuestionable, los funcionarios de la Liga pasaron innumerables horas consultando con funcionarios estatales y federales para crear una hoja de ruta sin una brújula. Rob Manfred, representante de MLB, pasa gran parte de su día hablando por teléfono y video, haciendo campaña para los políticos y apoyando el regreso del béisbol. Siempre es consciente de que el hombre más poderoso del mundo está a solo un toque de la pantalla de su iPhone

«Si el Comisionado tiene que hablar con el Presidente», dijo un funcionario de la Casa Blanca, «lo llamará de inmediato».

Manfred no es diferente de otros líderes que han sido advertidos por el presidente Trump para que recupere el deporte. Y, sin embargo, está en una posición clara para hacerlo porque su liga siempre está cerca de una temporada que aún no ha comenzado, y solo cuando sus corredores navegan a través del paisaje bizantino creado por el virus de la corona. Lo que el deporte una vez dio por sentado, el acto aparentemente simple de organizar un juego de béisbol, ahora requiere una variedad de planes, planes de contingencia y planes de contingencia para los planes de contingencia. Es un ejercicio de fragilidad.

jugar

2:14

Tim Kurkjian dice que sospecha que algún tipo de béisbol se llevará a cabo este verano, pero no sabe qué rumores y planes cree en este momento.

Desde el momento en que el entrenamiento de primavera terminó el 13 de marzo, MLB ha lidiado con las circunstancias a las que sus hermanos no estuvieron expuestos. La NBA y la NHL habían jugado más del 80% de sus temporadas regulares. La NFL estaba a cuatro meses de la apertura del campo de entrenamiento. Faltaba menos de dos semanas para el día de apertura de MLB.

Cuando la propagación del virus de la corona detuvo a la nación, el 27 de marzo, MLB intentó firmar un contrato con la Asociación de Jugadores de MLB que anulaba la capacidad de los jugadores de reclamar salarios en caso de una temporada perdida: el costo: $ 170 millones garantizados y tiempo de servicio completo para los jugadores, y comenzó el proceso de tratar de evitar este escenario del fin del mundo.

Ha resultado difícil porque los problemas logísticos eliminan algunas opciones y los temores financieros obstaculizan otras. MLB terminó con su plan actual para abrir la mayor cantidad de escenarios posibles lo antes posible porque es consciente de los posibles escollos y es posible que no funcione.

En la oficina del comisionado, el personal compartió la responsabilidad de los elementos básicos de un retorno: pruebas, protocolos de seguridad, operaciones del estadio, tiempo, relaciones con los jugadores, reglas y economía. Respondiste llamadas de equipos que entraron en pánico por el deterioro de la situación financiera. Has escuchado del Dr. Consulte a Ali Khan, un antiguo funcionario de los CDC que es uno de los más experimentados en el país que se ocupa de las pandemias. Y ahora están en una posición extremadamente incómoda: lo suficientemente cerca del béisbol como para sentir el optimismo; lo suficientemente lejos como para que cualquier número de problemas pueda arruinar un regreso.

El paso final fue un borrador integral de 67 páginas que buscaba cubrir la amplitud de los problemas de salud y seguridad que enfrentará cada liga cuando intente regresar. MLB envió el documento al sindicato el viernes, y aunque los jugadores consideraron algunas de sus sugerencias, la sugerencia de que los jugadores no deberían bañarse después de los juegos provocó la ira de muchos, entendieron su intención. Para que regrese el béisbol o cualquier otro deporte, debe retirarse de muchas de las comodidades a las que los jugadores se han acostumbrado. La vida que conocen no será la vida que viven.

Los detalles cotidianos son negociables y la brecha se puede cerrar. La capacidad de encontrar relajación en asuntos financieros es más difícil. Los propietarios quieren que los jugadores reduzcan su salario además del salario estipulado en el acuerdo de marzo, indicando que los jugadores recibirán un salario proporcional basado en el número de juegos jugados. Los jugadores todavía están firmemente convencidos de que el lenguaje que les garantiza una participación proporcional no es vulnerable. En consecuencia, las discusiones son tensas. Ninguna de las partes ha hecho una propuesta oficial. Incluso si acuerdan un acuerdo que cubra dinero y salud, MLB necesita que los funcionarios federales, estatales y locales jueguen con un sello en sus ciudades natales. Esta carga se complica por las diferentes tasas de infección y la presencia del coronavirus.

Y cuando el béisbol puede hacer frente a estos desafíos importantes, surge lo desconocido: ¿cómo viajan los equipos por el país de manera regular y segura durante una pandemia?

Habrá controversia y habrá miedo y habrá riesgo porque los tres son parte del regreso del deporte. Ninguno de ellos detiene el béisbol, al menos no todavía. Malditos los torpedos, dice el béisbol. Malditos sean los torpedos y jueguen a la pelota.

MÁS: Cómo MLB navega por la pandemia para regresar al campo


Fútbol

Se tomó un tiempo Plan de 51 páginas para reiniciar la Bundesliga. El grupo de trabajo DFL encabezado por el Dr. Tim Meyer, médico y director médico del equipo nacional alemán del Instituto de Medicina Deportiva y Preventiva de la Universidad de Saarland, recibió la aprobación de la canciller alemana Angela Merkel el 6 de mayo. Dos días después, los equipos se encontraban en una cuarentena de siete días antes del regreso de la liga.

Los jugadores se prueban dos veces por semana y, si obtienen un resultado positivo, los ponen en aislamiento durante 14 días. El personal de los juegos es estrictamente limitado: se permite un total de 322 personas dentro y alrededor del estadio. Todos, excepto los jugadores de campo y los oficiales, usan una máscara, no hay mascotas, se aconseja a los jugadores que celebren tocándose el tobillo o el codo y se les pide que no escupen.

Todo esto tuvo lugar en el contexto de tribunas vacías, una experiencia espeluznante dada la cultura fanática del fútbol alemán. Sin embargo, los fanáticos se mantuvieron alejados, y la regla de sustitución de cinco jugadores, un aumento con respecto a los tres anteriores que se introdujo para evitar lesiones después de un largo descanso, no permitió que el juego perdiera impulso.

Las ligas de todo el mundo observan de cerca a Alemania para ver si su modelo meticulosamente detallado tendrá éxito o si hay un fracaso devastador. Francia, Escocia, Bélgica y los Países Bajos han cancelado su temporada, pero otras ligas están dando pasos tentativos hacia la reanudación.

La Premier League tiene «Project Restart», su propio plan para un reinicio esperanzador. La liga anunció el lunes que los clubes podían entrenar en grupos pequeños, y los resultados de las pruebas se dieron a conocer el martes: seis de los 748 jugadores y empleados dijeron que dieron positivo por el virus de la corona y se aislaron durante siete días. Para el reinicio, la Premier League debe ser aprobada por la liga, los clubes, el gobierno y la salud pública de Inglaterra.

En España, el Ministerio de Salud tiene que dar luz verde, y La Liga es optimista de que volverá a mediados de junio. Su asesor médico es el hermano del CEO de La Liga, Javier Tebas, Pablo Tebas Medrano, quien es el principal experto en virología de la Universidad de Pensilvania.

Para la Serie A en Italia, los clubes han sido liberados para entrenar en grupos, pero aún no saben si la liga tendrá permiso para reanudarse. Las fuentes dicen que el gobierno solicitará la cancelación de la liga si un jugador o empleado da positivo por COVID-19. La Serie A fue la primera liga en Europa en ser perturbada por el virus de la corona, y dado que Bergamo fue devastada por el brote, cualquier regreso a la acción será tenso. La asociación italiana ha establecido el 14 de junio como la fecha, con el deseo de completar la temporada 2019-20 antes del 20 de agosto. Sin embargo, todo esto aún no ha sido aprobado por el gobierno.

La situación es menos segura en América del Norte. Major League Soccer ha dado luz verde a los entrenamientos voluntarios e individuales, pero dado que las órdenes de quedarse en casa varían en todo el país, no todos los equipos pudieron comenzar. Pero MLS ha descubierto activamente cómo sería un regreso al juego. Actualmente, la liga está considerando un «mini torneo» con 26 equipos en el complejo ESPN Wide World of Sports en Orlando, Florida, que se dice que consiste en juegos de la fase de grupos y una etapa eliminatoria.

Tanto la liga como los jugadores quieren que los juegos cuenten para algo, pero si hay juegos será Actualmente no está claro.

El regreso del MLS al juego será administrado por el médico jefe Dr. Margot Putukian, quien también es directora de medicina deportiva y médico jefe de la Universidad de Princeton. Sin embargo, la liga también contrató Servicios Médicos Avanzados para asesorar a los clientes sobre salud global, enfermedades infecciosas, pandemia y medicina clínica, según una fuente consciente de la situación. Al igual que otras ligas deportivas, MLS y sus asesores médicos se han puesto en contacto con los CDC para determinar las mejores prácticas.

Sin embargo, la Asociación de Jugadores de la MLS ha retrasado algunos aspectos de la propuesta de la MLS. El MLSPA trabajó con el Dr. Isaac Bogoch, un epidemiólogo, aconseja y las fuentes dicen que los jugadores están preocupados por dejar a sus cónyuges e hijos, y qué sucedería si alguien en la «burbuja» de la MLS dio positivo por COVID-19. Estas preocupaciones se repiten repetidamente en las asociaciones deportivas de los jugadores. Según varias fuentes, estos problemas aún deben resolverse para MLS.

MÁS: Las finanzas de Man United en medio del virus corona: una señal de advertencia


NBA

ERA EL Tarde del 11 de marzo. Dr. Vivek Murthy estaba en su casa en Washington, DC con su esposa Alice, y los dos estaban involucrados en el caos nocturno habitual cuando intentaban alimentar a sus dos hijos, de 3 y 2 años. La televisión no suele ser para cenar, pero el ex cirujano estadounidense seguía de cerca la pandemia, y así fue. Luego llegaron las noticias: la NBA suspendió su temporada. Murthy se volvió hacia Alice. Los dos no dijeron nada. Pero en su mente, Murthy pensó en el peso del momento.

La NBA consultó principalmente con dos expertos durante la pandemia: Murthy y el Dr. David Ho, director y CEO del Centro de Investigación del SIDA Aaron Diamond en la Universidad de Columbia. David Weiss, vicepresidente senior de asuntos de juegos, ha liderado la planificación logística de regreso a la NBA.

Las preocupaciones sobre la capacidad de prueba y la percepción en las primeras semanas se han desplazado a problemas de protocolo. La posición de la liga era monitorear de cerca el regreso de otros deportes, aprender de lo que salió bien y adaptar esta información a sus necesidades.

Murthy habló con los líderes de la liga y los propietarios de los equipos, así como de manera informal con otros atletas que lo contactaron confidencialmente. Las preguntas son todas iguales: ¿cuándo pueden los fanáticos volver a los juegos? ¿Cómo deberían reaccionar si alguien da positivo? ¿Con qué frecuencia debe evaluar a los atletas o empleados? ¿Cómo se supone que deben mantener una distancia segura entre empleados y jugadores?

Aún no se han seleccionado sitios web para jugar, aunque Las Vegas y Walt Disney World son los líderes. Y aunque muchas instalaciones de práctica de la NBA están abiertas para entrenamientos individuales, no todas lo están. Entonces, ¿cada equipo vuelve a practicar en su propio mercado, o algunos en mercados cerrados pueden enviar jugadores a Orlando o algún otro «burbuja» como sitio para practicar?

Estas preguntas permanecen, pero las respuestas tienen que ver con la idea de tolerancia al riesgo.

jugar

1:32

Stephen A. Smith y Max Kellerman discuten si es una buena idea que los 30 equipos regresen y jueguen cuando regrese la NBA.

«Mire, hay un riesgo distinto de cero para los jugadores de que la infección por COVID-19 pueda causar complicaciones graves», dice Murthy. «Obviamente depende de su salud y sus condiciones existentes. El objetivo aquí no es ser alarmante y decir que esto definitivamente tendrá un serio impacto negativo en cada jugador infectado de la NBA. Ese no es el caso. Sabes «La mayoría de los jugadores de la NBA son jóvenes y saludables, y las estadísticas dicen que la mayoría de ellos estaría bien».

A medida que continúan las discusiones entre la oficina de la liga y los jugadores, es aún más importante comprender qué es factible y qué estará disponible al final de la temporada. La NBA y la asociación de jugadores han formado un comité conjunto para examinar los planes para regresar al juego. Además de la oficina de la liga, expertos en salud como Chris Paul, Dwight Powell, Kyle Lowry, Jayson Tatum y Russell Westbrook se encuentran entre ellos, aunque las fuentes dicen que el comisionado de la NBA Adam Silver y algunos jugadores han tenido discusiones informales similares durante semanas.

En conversaciones con los líderes de la liga, Murthy admite que las preocupaciones sobre el receso en su temporada, financiera o de otro tipo, no son insignificantes. Bobby Marks de ESPN escribió que una cancelación de temporada podría resultar en la pérdida de $ 2 mil millones en ingresos relacionados con el baloncesto. Murthy identificó obstáculos y alentó a los equipos a mantenerse al día con las autoridades. Describe lo dolorosas que son las pérdidas financieras, pero la reapertura excesivamente arbitraria y el cierre temprano podrían causar aún más pérdidas financieras a largo plazo.

Eso lo trae de vuelta a la noche en que la NBA estaba cerrada. Según Murthy, la decisión de Silver fue «una señal para la gente de que algo profundo en nuestra forma de vida cambiará».

Murthy ve la reapertura de alguna manera como una señal aún más fuerte.

«Algunas personas en todo el mundo del deporte pueden tener la tentación de llegar rápidamente porque se dan cuenta de que existe la posibilidad de ser uno de los primeros». [sports] eso está volviendo «, dice Murthy». Pero creo que esta no puede ser una decisión comercial fácil para ganar audiencia y cuota de mercado. Esto debe verse como una decisión más amplia que tiene un amplio impacto en la salud pública. «

Silver, dice, lo entiende, y aunque reanudar la temporada 2019-20 es la preocupación más apremiante, actuar demasiado rápido pondrá en peligro las temporadas futuras. «Los [collective bargaining agreement]»Silver dijo a los jugadores en una conferencia telefónica la semana pasada», no fue diseñado para pandemias. «

MÁS: ¿Cuándo volverá la NBA? Actualizaciones en el medio de la suspensión.


WNBA

LA WNBA ERA La temporada 24 debería comenzar el 15 de mayo. En cambio, la comisionada Cathy Engelbert describió escenarios en este día que podrían permitir que la liga comience en 2020. Como muchos en casa, se esfuerza por volver a una apariencia de normalidad.

«Incluso extraño mi camino a la ciudad», dijo Engelbert. Trabajó desde su casa en Berkeley Heights, Nueva Jersey, en lugar de en la sede de la NBA / WNBA en Manhattan. En su casa, también anunció la selección de la primera ronda durante el draft de la WNBA en abril.

La WNBA generalmente tiene una temporada regular con 34 juegos, seguida de juegos de eliminación simple en la primera y segunda ronda, y la mejor serie de cinco para las semifinales y la final. Debido al descanso de un mes previsto para los Juegos Olímpicos, la temporada 2020 de la WNBA no debería terminar hasta mediados de octubre. Engelbert dijo que la liga no tenía en mente las fechas finales de inicio, a pesar de que varios jugadores compiten entre sí en los meses de invierno. Pero eso también es incierto debido a la pandemia.

«Podría ser demasiado tarde para jugar toda nuestra temporada en algún momento. Probablemente lo haremos a principios de julio», dijo Engelbert. «Pero si observamos algunos de los escenarios más realistas para la cantidad de juegos que podríamos lograr con una estructura competitiva de playoffs, podría comenzar más tarde en el verano como hora de inicio. Y podría cambiar a diferentes formatos. Creo que nuestros jugadores son abierto a eso también «.

Engelbert también anunció que la WNBA pagará a los jugadores a tiempo el 1 de junio. Sin embargo, esto significa que las listas deben reducirse a la Regulación 12 antes del 26 de mayo sin que haya campos de entrenamiento disponibles.

Según Engelbert, la WNBA comparte información de expertos con la NBA y ha seguido centrándose principalmente en la salud y la seguridad de los jugadores. Y, por supuesto, desarrolla sus propios planes, que, según las fuentes, probablemente implicarían una temporada más corta.

Al igual que con la NBA, es probable que sea la más segura y fácil para la WNBA jugar en un solo lugar en lugar de viajar entre las ciudades de origen. Las Vegas, donde los ases organizaron el juego estelar de la WNBA el verano pasado y ya tienen a MGM como su patrocinador principal, es uno de los varios objetivos que se han discutido. En la última ronda de negociación colectiva, los jugadores lucharon arduamente por un subsidio de cuidado infantil más alto, y este también fue el centro de las discusiones para un concepto de «sitio único».


NHL

EN EL PRIMERO Durante la semana de marzo, la NHL celebró sus reuniones anuales de Gerente General en el Boca Beach Club en Boca Ratón, Florida. El comisionado Gary Bettman se jactó de que el NHL estaba más saludable que nunca. Bettman dijo que el límite salarial podría aumentar a $ 88.2 millones la próxima temporada, un aumento significativo desde el límite actual de $ 81.5 millones, a medida que la liga se prepara para vomitar y Presente el seguimiento de jugadores en los playoffs de 2020 (una iniciativa de un año de duración) y dé la bienvenida al equipo 32, Seattle, en 2021.

El virus de la corona burbujeó en el radar de la liga, pero en las reuniones de GM, los funcionarios de la NHL solo comenzaron a examinar los planes de contingencia y advirtieron que hablar de posponer o incluso cancelar los juegos era prematuro. «Creo que es muy poco probable que lleguemos a un punto en el que debamos considerar algo tan dramático», dijo el comisionado adjunto Bill Daly el 2 de marzo.

Diez días después, el NHL detuvo su temporada y rápidamente retuvo al Dr. Bruce Farber, jefe de enfermedades infecciosas en el Centro Médico Judío de Long Island y el Hospital de la Universidad de North Shore en Nueva York, como consultor. Farber tiene conversaciones regulares con Bettman y Daly y comparte su opinión experta con la Junta de Gobernadores de la Liga a través de llamadas en conferencia. El 16 de marzo, se les dijo a los jugadores que podían regresar a sus países de origen porque la liga sabía que esto sería un largo camino de regreso. Alrededor del 17% de los jugadores de NHL se encuentran actualmente fuera de América del Norte.

Se espera que el NHL pierda $ 1.2 mil millones si no puede continuar la temporada o no puede completar los playoffs. Entonces la presión financiera es real. La liga podría recuperar aproximadamente la mitad de ese dinero cuando cierre la temporada, y la NHL está fuertemente alentada por su socio de televisión estadounidense NBC, ya que las ventanas de transmisión están abiertas en julio y agosto debido a que los Juegos Olímpicos de Tokio se pospusieron. . Pero la NHL sabe que solo puede regresar si obtiene el visto bueno de los gobiernos locales y las agencias de salud.

Tan importante como es el dinero, y eso es exactamente lo que impulsa la urgencia de regresar, la liga es cautelosa al cruzar las fronteras y la reacción pública. Por ejemplo, la NHL aconsejó a los equipos que no realicen ninguna prueba para los jugadores, especialmente los asintomáticos, en privado y que sigan las instrucciones de las autoridades sanitarias locales. Como dijo Bettman la semana pasada, «ciertamente no podemos cruzar la frontera frente a las necesidades médicas».

Cuando se le preguntó, la junta de gobernadores le hizo preguntas a Farber que iban desde la probabilidad de propagación de la infección dentro de un equipo hasta las medidas de salud necesarias para reiniciar el juego. Farber ha enfatizado que las unidades de prueba de punto de atención serían esenciales tan pronto como estén disponibles en general. Farber también cree que reducir los viajes al regreso será crítico, lo que explica por qué la NHL ha estado considerando un plan para lanzar el juego en dos o cuatro ciudades «centrales» este verano. La liga es muy consciente de que traer a los fanáticos de vuelta a la arena será un desafío, así como una posible segunda ola del virus este otoño. Bettman advirtió que la próxima temporada no comenzará hasta diciembre.

La NHL trabajó con la NHLPA (esto hizo que su relación fuera bastante fuerte). La NHLPA contrató a su propio experto, el Dr. Isaac Bogoch, un médico con sede en Toronto y científico de enfermedades infecciosas que también confió en las voces de los jugadores. Por ejemplo, cuando la NHL introdujo un concepto de «ampollas», fue rechazado por varios veteranos que dijeron que solo consentirían un embargo de hotel de un mes si los miembros de sus familias pudieran venir. Se espera que la NHL tenga esto en cuenta. Bettman recibe contribuciones de todas las partes, por supuesto, de los propietarios de su equipo, pero también de profesionales de la salud, funcionarios gubernamentales, gerentes de medios, gerentes generales y jugadores, pero en última instancia, el momento para el regreso de la liga al hielo dependerá de él.

MÁS: Pausa del Virus Corona de NHL: botones para reanudar la reproducción


NFL

EL DISEÑO 2020 NFL estaba destinado a ser un evento decadente y exagerado en el que los jugadores llegaban en bote y caminaban sobre una alfombra roja en La fuente del Bellagio. Después de la pandemia de coronavirus, la NFL decidió continuar el diseño según lo planeado, pero se convirtió en un evento virtual.

Si los gerentes de equipo, como Mickey Loomis, gerente general de Saints, estaban a favor de retrasar el borrador, se les dijo que no lo dijeran públicamente. En un memorando enviado a los ejecutivos de la NFL, presidentes de clubes, gerentes generales y entrenadores en jefe el 26 de marzo, el comisionado Roger Goodell escribió que no quería que expresaran opiniones públicas sobre la dirección del borrador.

«La discusión pública de preguntas relacionadas con el diseño no tiene ningún propósito útil y es una razón para una acción disciplinaria», dijo el memorando.

Este sentimiento se repitió cuando la NFL intentó operar bajo la apariencia de operaciones comerciales normales. Externamente, los ejecutivos de la liga se han negado a hacer preguntas sobre las contingencias de COVID 19. A diferencia de las ligas que se paralizaron en la temporada baja y trataron de ponerse en marcha, la NFL se centró en el lujo de la época.

Mientras que otras ligas deportivas han enviado globos de prueba y preparado planes de contingencia para sus planes de contingencia, la NFL ha marchado públicamente a tiempo con optimismo. Es enthüllte sogar den Zeitplan für 2020-2021, wobei das erste Spiel am 10. September gespielt werden sollte.

Bevor dies jedoch geschehen kann, müssen die Übungsanlagen geöffnet werden. Am 6. Mai verschickte die NFL ein Memo, in dem jedes Team angewiesen wurde, einen spezifischen, marktbasierten Plan für die Wiedereröffnung bis zum 15. Mai zusammenzustellen. In dem Memo warnte Goodell die Teams erneut vor «nicht informierten Kommentaren, die darüber spekulieren, wie einzelne Vereine oder die Liga wird eine Reihe von hypothetischen Eventualitäten ansprechen und «wiederholen, dass es» keinen konstruktiven Zweck erfüllt und stattdessen unsere Fans und Geschäftspartner verwirrt «.

Die NFL Players Association hat eine COVID-19-Task Force unter dem Vorsitz von Dr. Thom Mayer gebildet, der seit Jahrzehnten der medizinische Direktor der NFLPA ist. Laut Mayer setzt sich die Gruppe aus Wissenschaftlern aus Harvard, Duke, der National Academy of Medicine und Mitarbeitern aus dem Büro von Dr. Anthony Fauci zusammen.

«Wir haben zwar mehr Zeit als Baseball und andere Ligen, aber es ist sicherlich keine unbegrenzte Zeit», sagte Mayer gegenüber Cameron Wolfe von ESPN.

In der Zwischenzeit berät sich die Liga mit Ärzten der Infektionskontrollausbildung für große Sportarten – einer Gruppe, mit der sie seit sechs Jahren zusammenarbeitet. In einem Interview mit ESPN sagte Dr. Christopher Hostler, einer der konsultierten Epidemiologen, seine Aufgabe bestehe darin, Informationen an Führungskräfte und Trainer der Liga sowie an Ärzte aus 32 Teams zu liefern. Aber die Daten, sagt er, werden von der Liga «sehr gut akzeptiert». Hostler lehnte es ab, unter Berufung auf eine Vertraulichkeitsvereinbarung zu sagen, welchen konkreten Rat er gibt.

In Absprache mit dem ICEMS sandte die Liga jedoch ein fünfseitiges Memo an die Teams, in dem die Best Practices für die Implementierung ihrer Einrichtungen aufgeführt sind.

In dem von ESPN überprüften Memo werden die Teams angewiesen, ein Infektionsreaktionsteam mit einem örtlichen Arzt, einem Infektionskontrollbeauftragten des Clubs, dem leitenden Sporttrainer des Teams, dem Sicherheitschef des Teams, einem Psychiater und einer Einrichtung zu bilden Manager und Personalleiter.

«Wir gehen davon aus, dass es positive Fälle geben wird», sagte NFL-Chefarzt Dr. Allen Sills am Dienstag. «Da wir glauben, dass diese Krankheit in der Gesellschaft endemisch bleiben wird, sollte es keine Überraschung sein, dass neue positive Fälle auftreten. Unsere Herausforderung besteht darin, sie so schnell wie möglich zu identifizieren und eine Ausbreitung auf andere Teilnehmer zu verhindern.»

Wenn in einem Team COVID-19-Symptome auftreten, heißt es in dem Memo, dass der Infektionskontrollbeauftragte der erste Ansprechpartner ist. In dem Memo werden die Clubs außerdem aufgefordert, sicherzustellen, dass die Personen nach Möglichkeit 6 Fuß voneinander entfernt sind, dass alle Mitarbeiter mit Gesichtsbedeckungen versehen sind, und dass die Mitarbeiter aufgefordert werden, ihre Temperatur zu messen, bevor sie in die Einrichtung gehen.

Goodell erteilte den Teams die Erlaubnis, ab dem 19. Mai in begrenztem Umfang mit der Eröffnung von Einrichtungen zu beginnen, sofern dies nicht im Widerspruch zu den Richtlinien der lokalen Regierung steht.

Dennoch sagt Dr. Deverick Anderson – einer der Berater der NFL – gegenüber ESPN, dass es in absehbarer Zeit keine Szenarien gibt, die kein gewisses Risiko für eine Exposition gegenüber dem Coronavirus beinhalten.

«Es gibt kein Null-Risiko-Szenario innerhalb oder außerhalb des Sports, und das war schon immer ein sehr wichtiger Teil der Nachrichten, die wir bereitstellen möchten, wenn wir dieses Problem mit Teams diskutieren», sagt Anderson. «Wir sind nicht hier, um Risiken auszuschließen. Wir sind hier, um zu versuchen, Risiken zu reduzieren.»

MEHR: Die besten Heim-Setups während des virtuellen NFL-Entwurfs


NCAA

BIG TEN COMMISSIONER Kevin Warren hörte zum ersten Mal von dem Coronavirus durch ein ungezwungenes Gespräch mit seinem guten Freund Dr. Selwyn M. Vickers, dem Dekan der UAB School of Medicine. Die beiden unterhalten sich einmal pro Woche und beten miteinander. Anfang Februar warnte Vickers seinen Freund: «Es ist etwas, das Sie brauchen, um Ihre Augen zu behalten.»

Warren, der einen Monat lang im Einsatz war, nachdem er seine Position als COO der Minnesota Vikings verlassen hatte, befolgte den Rat und begann, über das Virus zu lesen. By March 7, he had formed a 14-member task force on emerging infectious diseases chaired by Nebraska’s Dr. Chris Kratochvil and comprised of a representative from every other Big Ten school. Warren says he has been meeting with his task force once a week for an hour since March.

«I didn’t know what extent this would get to,» Warren says.

Nobody did, and two months later, the most powerful people in college sports acknowledge they still don’t know what lies ahead.

jugar

1:47

Heather Dinich speaks on the precautions being taken to prepare college football for its fall return.

On Wednesday, the NCAA’s Division I council voted to allow student-athletes in football and basketball to return to campus for voluntary workouts as early as June 1, but that doesn’t mean everyone will. Some conferences are making collective decisions, while others are allowing individual schools to determine whether it’s safe to allow student-athletes to return.

While there is still no timetable for practices and games to resume, NCAA president Mark Emmert has made it clear that state officials, health experts and university presidents will determine when college sports return — not the NCAA or even the conferences themselves.

«These are localized decisions,» Emmert says. «Local campuses have to decide are we opening up and are we bringing students back to play sports. The NCAA doesn’t mandate that, nor should it. The schools themselves have to make those choices.»

The NCAA’s own coronavirus advisory panel, led by Dr. Brian Hainline, the NCAA’s chief medical officer, was announced on March 3. The group includes a former U.S. surgeon general, two individuals who work with the CDC, a former NYPD detective who ran counterterrorism investigations and headed security for the U.S. Open, and Dr. Amesh Adalja, whose specialties include «infectious diseases, pandemic preparedness and biosecurity.»

While the tentative Aug. 29 kickoffs for college football loom — with more unknowns and hypotheticals than answers — the NCAA and conference commissioners have taken different approaches in whom they are leaning on in the scientific community to help guide their decision-making processes. Much like the Big Ten, the ACC and SEC each formed a group of medical experts from their respective campuses, but the Big 12 has hired a group based out of Duke University Hospital called Infection Control Education for Major Sports, which also works with the NFL.

«We’re not really asking them to make return-to-campus decisions. We’re asking them to help us apply best practices to how do you sanitize locker rooms, how do you sanitize weight rooms and how do you start up a testing program and what kinds of things do you do with temperature monitoring?» Big 12 commissioner Bob Bowlsby says. «It will be governor offices and public health officials that make decisions on when it’s time to come back. In the meantime, what we’re trying to do is have people advise us on what the best practices are to take care of things once we’re back.»

Some of that advice is coming from the professional levels. The Power 5 commissioners recently had a call with the NFL’s Goodell, and are hoping to glean some insight from the league as it takes the lead in navigating football through the pandemic.

«They’re ahead of us in terms of developing protocols as to how they can bring players back, and how they would test,» ACC commissioner John Swofford said. «They have to deal with different state regulations just like we may have to deal with that, but from a medical standpoint, I think we can certainly learn from them as they move into their training camps and playing games because their cycle is ahead of ours.»

Lacking a clear time frame — and acknowledging the reality that it will be different all over the country — conferences are preparing for various scenarios.

Despite several factors working against an on-time start for the season, Pac-12 commissioner Larry Scott is optimistic it can happen based on discussions with the Pac-12’s COVID-19 Medical Advisory Committee and university leadership.

«Our intention is not only that the season starts on time, that we play a full season and that includes nonconference games,» Scott says. «That includes bowls, the postseason. So college football has to work together on this if that’s all going to happen. We’re working on scenarios with our peer conferences, and they range from our intention at the moment, which is to start on time and play a full season, but we’ll look at the possibility of a delayed start or compressed schedule. We’ll look at everything, but we’re in the process of narrowing what the realistic options are and what we’ll all agree are options.»

Even with the optimism, Scott says he can’t rule out the one scenario everyone associated with the sport wants to avoid: no season at all.

«Certainly, it’s something that is contemplated as a possibility, but I think it’s highly unlikely from what I know today,» Scott says. «We know a lot more now than we did four weeks ago. I’m careful not to predict what could happen, but that’s a possibility.»

MORE: NCAA reopening plans, cancellations and recruiting updates


UFC

DANA WHITE STOOD in front of the Octagon at the UFC Apex in Las Vegas on April 9. The UFC president had just announced that the promotion’s event scheduled for April 18 had been canceled. But White, hands in his pockets, made a vow.

«We will be the first sport back,» White said in an interview with ESPN’s Brett Okamoto.

Exactly one month to the day, UFC 249 was held in an empty VyStar Veterans Memorial Arena in Jacksonville, Florida. President Donald Trump, a longtime friend of White’s, praised the UFC for bringing sports back in a video that aired on the broadcast.

The UFC drew up a 20-page health-and-safety document — put together by a team led by promotion chief medical consultant Dr. Jeff Davidson — and sent it to the Florida State Boxing Commission and local authorities last month. The protocols included COVID-19 testing as soon as fighters, their corners and other personnel arrived at the host hotel and self-isolation until the results from the swab tests came back. White says more than 1,200 tests, including ones for antibodies, were done in total over the course of the week.

It was an exhaustive set of policies on paper, and White described the execution as «super successful.» But some things slipped through the cracks. Fighter Ronaldo «Jacare» Souza and two of his corners tested positive for COVID-19 the day before UFC 249. Souza was pulled from his fight, removed from the hotel and asked to self-isolate off premises.

Souza, however, had been in contact with others before the results came back. A video was posted on social media showing him and fellow fighter Fabricio Werdum next to each other. And Souza, wearing a mask and gloves, fist-bumped White at the weigh-ins earlier that morning.

In its plan, the UFC said interviews would not be conducted inside the Octagon. But from the very first fight, UFC color commentator Joe Rogan went back on that, interviewing athletes in the Octagon without a mask.

The UFC has said its COVID plan is fluid and reports from Jacksonville have been that procedures ran more smoothly as the eight days progressed. But what these protocols don’t currently include is a strict «bubble.» Fighters and other personnel were not tested before they arrived and not tested again after the event. The social distancing between arrival and the return of test results was spotty. Some coaches and corners who had fighters on more than one card were not tested again for COVID-19.

While Florida let the UFC run those three cards the way the promotion saw fit, that won’t necessarily be the case when other states reopen.

«Even with the best intentions and the best plans put together you can still have some degree of risk,» California State Athletic Commission executive officer Andy Foster said on a virtual stakeholder meeting May 11.

White is hoping for an event May 30 and another big card June 6 in Las Vegas, plus the July debut of Fight Island for international fighters to compete until they can get work visas to the United States.

But huge questions remain. Even the most aggressive league and commissioner in sports still has hoops to jump through and health concerns to navigate.

«I think what you see now is now you see all the other sports leagues talking about, ‘We’re going, we’re going, we’re going, we’re going,'» White says. «Somebody had to get out and be first.»

MORE: Behind the scenes at UFC 249: 32 fights, one wild ride



[ad_2]

Artículo anteriorEl caso más notorio de asesinato en serie en Corea del Sur ahora está exponiendo grandes injusticias
Artículo siguiente¿Por qué el estilo de liderazgo de Michael Jordan no funciona para Messi y Ronaldo?

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here