[ad_1]

Tienes que desplazarte bastante abajo en nuestra lista de los mejores prospectos de los Texas Rangers para llegar al nombre de Cole Uvila. En línea con su estado bajo el radar, el asistente legal es el número 36 en un sistema que, según Eric Longenhagen, tiene muchos jugadores con un alto grado de variación. Ninguno de ellos es tan inusual como Uvila, quien no lanzó A-Ball a la edad de 26 años.

Su futuro no está a la vuelta de la esquina – Longenhagen cita «relevancia aparentemente inminente para las grandes ligas» – La historia de fondo de Uvila es extraña. Además, tiene una bola curva con giro de élite desarrollado por Driveline. Volveremos a eso en breve.

Uvila está comenzando una gran temporada con los High-A Down East Wood Ducks. En las entradas de 64 y dos tercios (incluidas siete con nogal de bajo A), la 1.199a selección en el draft de 2018 rechazó 95 bateadores y solo permitió 34 hits. Esto fue seguido por una campaña perspicaz en la Arizona Fall League, que provocó dolor de cabeza: «¿Cómo demonios resistió este tipo hasta la ronda 40?»

No siempre fue un lanzador. Nacido en Washington, Port Angeles fue principalmente un campocorto en la escuela secundaria, y esa fue su posición inicial en Pierce College. Según sus propias declaraciones, no era muy bueno. Eso lo llevó a la colina, si no como uno podría esperar.

«No podía golpear, no podía alcanzarlo [junior] Lanzamiento universitario: así es como me dispararon como lanzador submarino ”, explicó Uvila. «No tiré de los tobillos, pero era lo suficientemente profundo como para que mi pecho estuviera completamente sobre la goma. El arma lateral es de 90 grados y estaba a unos 45 grados de la tierra. De todos modos, eso me sacó de la lista de camisas rojas». al campo, que era casi todo lo que quería. Nunca pensé que pasaría el Junior College «.

Uvila estaba en el círculo de cubierta y se puso los guantes de bateo durante un juego entre escuadrones cuando surgió la oportunidad. El entrenador del Pierce College estaba molesto por la falta de ataques lanzados por sus asistentes, y Uvila le dijo: «Oye, puedo lanzar ataques y puedo hacerlo con un arma». La respuesta fue: «Calienta, estás en la próxima entrada».

Menos de una semana antes, Uvila había atrapado a Ryan Schmitten, compañero de equipo de Pierce, quien luego jugó en la Universidad de Washington. Schmitten tenía una ranura para submarinos y Uvila decidió que emularlo sería divertido. Poco esperaba la siguiente opción: mantener su estado de camiseta roja y regresar el próximo año con la oportunidad de jugar en el campocorto, o prescindir de la camiseta roja esta temporada y salir del bullpen. Él eligió el último: «De todos modos, solo quería jugar con mis amigos» y terminó lanzando algunas entradas.

Entonces llegó Driveline y acabó con sus armas. La primera visita de Uvila a las instalaciones de Kent, Washington, tuvo lugar el verano siguiente, y por sugerencia de Kyle Boddy, se convirtió en una entrega tradicional. Uvila estuvo a la cabeza en su segunda temporada en Pierce y luego en la Universidad Estatal de Georgia (donde se lastimó los codos y se sometió a una cirugía por Tommy John) y en el Georgia-Gwinnett College.

La introducción de Uvila a Boddy no fue solo sobre béisbol.

«Kyle y yo estamos interesados ​​en el póker y en un juego de cartas llamado Magic: The Gathering», dijo Uvila. «El padre de un compañero de equipo alquiló las instalaciones a Kyle y un día me dijo:» Oye, tienes que conocer a este tipo. Juega magia y le gusta el póker como tú. Ah, y él también dirige una instalación de béisbol. «Así que fui allí, se trata de un viaje de 20 minutos, y Kyle y yo hablamos de cartas y demás. Entonces fue como,» ¿Qué estás haciendo aquí? «Él dijo:» Estamos entrenando jugadores de béisbol «.

Uvila ha estado entrenando en Driveline todos los años desde esta reunión de 2013, y su bola curva nació allí. Esto sucedió el verano pasado cuando el Righty viajó a casa en la Liga de Carolina durante el receso del All Star. El trabajo sobre el tío Charlie fue el motivo de su visita.

«Tenía dos bolas decentes antes de la operación [in 2016] – un control deslizante y una especie de curva – pero después de TJ no sentí nada por ninguno de ellos «, dijo Uvila. «Fue un gran golpe cuando fui reclutado. Desde entonces, mi Scout de Área me dijo que cuando tenía 24 años, me resbalé hasta el final sin romper una pelota que muchos equipos ni siquiera me consideraron. «

Con la ayuda de Rob Hill, entonces a tiempo completo en Driveline, ahora coordinador de lanzadores para los Dodgers de Los Ángeles, sucedió la magia. Como dijo Uvila: «En una sesión, alrededor de una hora de diseño de campo, estábamos seguros con el campo que estoy lanzando ahora».

La confianza alcanzó un crescendo en las últimas semanas de la temporada. Durante sus últimas 12 apariciones, Uvila ha acumulado 36 strikes en 19 y dos tercios de las entradas. Solo permitió siete golpes.

El Curveball que hizo es simple, pero matizado en su ejecución.

El agarre de bola curva de Cole Uvila.

«En realidad es un agarre muy tradicional», dijo Uvila. «Es la parte posterior de la herradura, dos dedos, sin espinas, con una inmensa presión en la parte exterior de mi dedo medio. El clavo está casi en la costura porque presioné demasiado la parte exterior de la pelota. Pero realmente no diría que es el agarre lo que lo hace bien, son más las cosas que creo que conducen al avance.

El agarre de bola curva de Cole Uvila.

“Básicamente, quiero tirar mi espalda de la muñeca al receptor. Cada vez que lanzas la pelota, tu mano se prona y trato de mantener la supinación durante tanto tiempo que cuando la mano se desenrolla, estoy en la parte superior y posterior de la pelota. Eso me da una bola curva de 12-6, muy alta eficiencia de giro a la Trevor Bauer. Por supuesto, nunca podré recrear Trevors porque es el mejor en las grandes ligas, pero trato de acercarme lo más posible a eso.

“El eje objetivo que queremos es 6:45. Queremos la mayor ruptura vertical negativa posible, y tengo un promedio entre 15 y 18. Horizontal es bueno, pero preferimos vertical porque tengo una vertical alta con mi bola rápida. El horizontal está entre 10 y 13, por lo que no es un verdadero 12-6. son más 11-5. Suelo rotar alrededor de 3.100 [rpm], pero lo tuve más alto. «

Que él sepa, la velocidad máxima de Uvila fue de 3.378. Eso le llegó a Jo Adell en un lugar en el juego de estrellas de Arizona Fall League. El conteo de cañones de radar fue de 78 mph, que es un tic y medio más alto que los 76.5 que promedió durante la temporada. La velocidad está muy en su cabeza.

«Esta es una encrucijada», admitió Uvila. «Todo el mundo me dice que mi Curveball es genial, les encanta y se proyecta en las grandes ligas, pero no se ven muchos buenos ayudantes lanzando Curveballs a 75-76 mph. Intenté, tal vez más como lanzar 80, aunque eso podría significar un poco menos de acción. Al mismo tiempo, todos me dicen que probablemente lo estoy pensando «.

Uvila no tiene que adivinar la mayoría de sus números. Los memorizó más o menos. El fanático de la línea de transmisión me dijo que su bola rápida de cuatro puntos, un lanzamiento que lanza casi exclusivamente sobre su cinturón, tiene un promedio de 93.6 millas por hora, 2,550 rpm y 21 pulgadas de rotura vertical y nueve pulgadas de rotura horizontal. Describió su cambio como «un cambio directo, similar a una pelota de paracaídas», que es efectivo debido a su diferencia de velocidad. «A los graduados no les encanta porque no mato una tonelada de levantamiento o una tonelada de giro, pero mato aproximadamente 10 millas por hora», dijo Uvila. «Si lo mantengo bajo, eso es lo suficientemente bueno».

El control deslizante que lanza se ha agregado a su repertorio en la temporada baja. No es sorprendente que se haya desarrollado en Driveline. Hill y Eric Jagers recomendaron el campo y dijeron que no siempre podía dominar su bola curva. Estuvo de acuerdo con su razonamiento.

«Habrá días en que no pueda aterrizar porque se está moviendo muy duro», dijo Uvila. «Cuando lanzas una bola curva, casi tratas de ponerla en un bote de basura. Su arco para ponerla en la zona de strike … hay muy poco margen de error. Un control deslizante se mueve menos y eso es un lanzamiento que tenía muchas ganas de este año «.

Cuando se le preguntó si tenía miedo de que su bola curva y su deslizador pudieran fusionarse, Uvila no fue una sorpresa.

«Si arrojas ambos, siempre existe este riesgo, pero con la tecnología – TrackMan, Rapsodo y Edgertronic – puedes monitorearlos en cualquier momento», dijo Uvila. “Los Rangers usan estas cosas al igual que Driveline. Si quiero saber cuáles fueron los metics en mi curva, los tendré a la mañana siguiente. «

Y sí, hará estas solicitudes con frecuencia.

«Probablemente un error», confirmó Uvila. “Probablemente estoy demasiado interesado. Creo que ese es solo mi fondo. Eso es todo lo que sabía. «

[ad_2]

Artículo anteriorGONZALO CASTILLO ACOGE EN SU EQUIPO UN ANTIGUO CANDIDATO PARA EL PRSC Y LA FUERZA DE LAS PERSONAS Y JOHNNY JONES COMO COORDINADOR NACIONAL DE CRECIMIENTO MUNICIPAL
Artículo siguiente¿Cuándo volverá la NBA? Últimas actualizaciones y grandes preguntas