[ad_1]

El Acuario Dominicano prepara a tres manatíes para la vida en la naturaleza

DIARIO EL MATERO.-SANTO DOMINGO.- Pepe, Juanita y Lupita, tres manatíes que vivían en cautiverio en el Acuario Nacional de República Dominicana, regresaron al mar este domingo luego de un proceso preparatorio que duró más de tres meses.

Al amanecer, los manatíes fueron traídos desde el acuario de Santo Domingo Este en camiones equipados para la ocasión a una pequeña bahía del Caribe en la región de Bayahibe en el oriente del país, la cual ha sido demarcada para que los animales puedan continuar su proceso de adaptación a su nuevo hábitat .

Los animales se colocaron en una especie de camilla, se cargaron con grúas y se depositaron en el mar.

Uno de los manatíes, Pepe, estaba «inquieto» en ese momento, probablemente por el ruido de un dron, y casi provocó un accidente, pero fue revisado y «no pasó nada», según el veterinario encargado del proceso de reintroducción. Francisco de la Rosa, en declaraciones del Ministerio de Medio Ambiente.

Los manatíes de las Antillas fueron rescatados de varios lugares de la costa dominicana entre 2012 y 2018. dos de ellos con heridas y el tercero deshidratado cerca de la orilla del río Haina.

Es la primera vez que se lleva a cabo una iniciativa de este tipo en República Dominicana, uno de cuyos objetivos es tratar de contribuir a su reproducción y que la especie finalmente deje de estar críticamente amenazada.

El proceso de adaptación al mar depende de su capacidad para adaptarse a un ambiente de libertad y una dieta de algas diferente a la del Acuario Nacional, que consistía en leche, frutas, verduras y algas.

Se espera que Lupita, quien ha estado en cautiverio durante dos de sus tres años, tenga alguna ventaja para adaptarse a la vida en libertad en comparación con los ancianos Juana y Pepe, que ahora tienen ocho años y solo unos meses de vida. vivió en su entorno natural. .

El veterinario cree que el ajuste será rápido porque en los primeros minutos pasó «lo que debería haber pasado»: Juanita y Pepe empezaron a explorar la bahía y «Lupita, más independiente, no se ha vuelto a ver».

Hay agua dulce en la bahía para facilitar su adaptación, y también hay un cuarto manatí, Rami, para dar la bienvenida a Juanita, Pepe y Lupita calurosamente.

“Ha pasado poco tiempo y no vienen. Es un paso muy importante. Veremos cómo se desarrolla todos los días ”, dijo De la Rosa.

Una vez hayan completado su adaptación en esta bahía de ambiente controlado, se retirará la telaraña que los separa del mar abierto y podrán regresar con total libertad.

Comparte esta noticia!



[ad_2]

Artículo anteriorResidente permanente antes de la deportación con la esperanza de la ayuda de Biden: «Necesito un milagro»
Artículo siguientePeter Humphrey, que estuvo una vez encarcelado en China, ahora está aconsejando a otros presos y a sus familias sobre cómo proceder contra Beijing.