[ad_1]

Kelvin Silva creía que estaba a salvo de la deportación.

Silva, de 44 años, nació en República Dominicana y se mudó legalmente a los Estados Unidos a la edad de once años. Se unió a su padre, quien recientemente era ciudadano estadounidense naturalizado. Esto es evidente en los documentos judiciales, incluidos los documentos de naturalización de su padre y la petición que su padre le había llevado a los EE. UU.

Según una petición de un peticionario, Silva nunca regresó a la nación caribeña y ha vivido en Estados Unidos desde finales de la década de 1980. Tenía 17 años cuando murió su padre, y Silva le dijo a ABC News en ese momento que no estaba en el lugar emocional adecuado para confirmar su propio estado legal.

«Mi creencia era que yo era ciudadano a través de mi padre», dijo Silva a ABC News.

Pero ese no fue el caso. Cuando Silva llegó a los Estados Unidos, la Ley de Inmigración y Ciudadanía de 1940 seguía siendo la ley. Prohibió a niños como Silva, cuyos padres nunca se casaron oficialmente, obtener la ciudadanía a través de sus padres. En 2000, la Ley de ciudadanía infantil derogó la ley de la década de 1940. Sin embargo, la legislación no se ha aplicado de forma retroactiva.

Al no haberse convertido en ciudadano estadounidense, Silva ahora está siendo deportado a un país que apenas conoce después de estar en una prisión federal por cargos de drogas a pesar de haber obtenido su GED, haber completado un programa de abuso de drogas y admitir «errores».

Silva espera poder sobrevivir a los últimos días de la administración Trump y reza para que la administración Biden le permita quedarse. Sus abogados argumentan que la ley que le impidió ser reconocido como ciudadano es parcial debido a su énfasis en el matrimonio y es una forma adicional de «castigo» y «separación familiar».

Tiempo tras las rejas

La madre de Silva lo dejó poco después de que él naciera y su padre, fallecido en un accidente, tenía la custodia de él.

«Estaba realmente devastado», dijo Silva. «Tenía mucho dolor y no tenía a nadie con quien hablar».

Sin su padre, Silva dijo que su vida se había convertido en una «montaña rusa». Pronto estuvo en la calle.

«Seré honesto, vendí drogas», admitió. «Lo lamento. Me arrepiento de todos [one] De las cosas que hice en mi pasado «

Silva fue declarado culpable y encarcelado en 2013 por posesión con el propósito de distribuir marihuana y cocaína. Fue sentenciado a 127 meses de prisión por cargos federales y automáticamente fue deportado debido a sus crímenes bajo la Ley de Inmigración.

Pero Silva dijo que aprendió mucho en prisión. Aprendió a pensar en los demás ya ponerse en el lugar de los demás.

«Cometimos errores», dijo Silva. «Pero no se trata de cómo cometes los errores; es cómo te levantas para corregirlos y enfrentarlos».

Mientras estuvo encarcelado, obtuvo su GED, completó numerosos programas de la Oficina de Prisiones con premios e incluso impartió cursos sobre cómo ser padre.

El 29 de marzo de 2017, según su certificado, Silva completó con éxito el Programa Residencial de Abuso de Drogas, un «programa intensivo de terapia cognitivo conductual». Sus colegas lo reconocieron por su «demostración excepcional de actitud solidaria» y «disposición».

El comportamiento y desempeño de Silva en prisión impresionó tanto a la BOP que su sentencia fue reducida.

Silva dijo que cumplió su condena, aprendió la lección y está listo para regresar a la sociedad y demostrar su valía ante su comunidad y su familia, incluidos sus dos hijos y una hija.

«Creo que merezco una segunda oportunidad», dijo Silva. «Dame la oportunidad de ser el padre de mis hijos, ser el hermano de mis hermanas, ser el tío de mi sobrino y mis sobrinas».

Según archivos judiciales, la fecha de publicación de Silva se fijó provisionalmente para el 7 de julio de 2019.

ICE entra

Sin embargo, ICE tenía otros planes. Dos días antes de su fecha de publicación preliminar, ICE envió a Silva una notificación e inició el proceso de deportación en su contra.

Según una declaración de ICE a ABC News, ha estado detenido por ICE desde entonces.

En ese momento, Silva dijo que se dio cuenta de que no era un ciudadano estadounidense, sino una residencia permanente.

«Me sorprendió», dijo Silva. «Hasta el día de hoy todavía no puedo creerlo».

Silva dijo que apenas sabía nada de República Dominicana.

«Mis hijos, mi familia, todo está aquí», explicó Silva.

Cristina Vélez, abogada principal del Proyecto Nacional de Inmigración del Gremio Nacional de Abogados y uno de los abogados de Silva, dijo a ABC News: «Kelvin se ve obligado a dejar más o menos permanentemente los Estados Unidos a un lugar donde ya no estaba. Durante 30 años no veo que sea más que un castigo. Y también es otra forma de separación familiar «.

Un oficial de asuntos públicos de ICE dijo a ABC News que Silva «entró legalmente a Estados Unidos en abril de 1988 pero violó los términos de su admisión» cuando cometió sus crímenes.

«Debe ser removido debido a una orden de deportación final de un juez federal de inmigración», dijo el funcionario.

El juez federal de inmigración Randall Duncan emitió la misma orden el 6 de marzo, diciendo que Silva era «un nativo y ciudadano de la República Dominicana» y «debería ser llevado a la República Dominicana», según documentos judiciales.

Velez, que calificó la orden de deportación como una forma adicional de castigo, dijo: «La única razón por la que Kelvin está en deportación e ICE está tratando de deportarlo es por el delito por el que ya cumplió condena y pagó su deuda. para la sociedad «.

Persiguiendo su estatus en la corte

En 2019, más de 20,000 personas fueron deportadas de los Estados Unidos cada mes, según ICE bajo la presidencia de Donald Trump. Un total de 267,258 personas fueron deportadas. Desde que comenzó la pandemia de coronavirus, esas cifras mensuales se han reducido a menos de 10,000.

Pero Silva no era como muchos de los miles de inmigrantes indocumentados que fueron deportados. Silva era una residencia permanente legal a largo plazo. Tenía una tarjeta de seguro social, pagaba impuestos y tenía acceso a programas de ayuda pública, hasta que un juez de inmigración revocó su estatus.

De hecho, la BOP le permitió participar en su programa residencial de abuso de sustancias, para el cual «un recluso deportable no está calificado», dijo Justin Long, portavoz de la BOP. Este es el mismo programa en el que Silva fue reconocido como «solidario».

Bajo la administración Trump, hubo un impulso para eliminar las reglas de la era de Obama que priorizaban la deportación de delincuentes peligrosos indocumentados.

«No es una persona peligrosa», dijo Vélez sobre Silva.

«Necesito un milagro»

Sus abogados dijeron que están haciendo todo lo posible para posponer su deportación e incluso están llevando su caso a la corte de distrito, donde argumentan que la disposición que le impide ser reconocido como ciudadano es discriminatoria y contraria a la cláusula constitucional de igualdad. viola.

«La investigación de casos relevantes muestra un impacto desproporcionado en las personas nacidas fuera del matrimonio en la mayoría de los países negros», escribió Meredyth Yoon, una de las abogadas de Silva en el Southern Poverty Law Center, en una petición.

Según los registros judiciales, el 54% de las 63 denegaciones de los tribunales federales fueron personas de países del Caribe con una mayoría de población negra. En comparación, solo tres personas de México y tres de toda Europa fueron rechazadas.

En menos de 40 días hasta que Trump deje el cargo, Silva dijo que tenía dos obstáculos que superar. Primero, su deportación debe posponerse hasta el 20 de enero para que pueda sobrevivir a la actual administración. Luego espera que sus apelaciones anulen cualquier decisión final el tiempo suficiente para que una nueva administración considere cambiar sus políticas u otorgarle el derecho a permanecer en Estados Unidos.

«Por el momento solo necesitamos un milagro», dijo Silva. «Soy dependiente y espero que cuando Biden asuma la presidencia, pueda ayudarnos a salir de esta situación».

Vélez estuvo de acuerdo y dijo que está «segura de que la administración Biden no quiere que se use una ley de discriminación racial para prohibir a las personas de Estados Unidos».

El presidente electo Joe Biden dijo que quería retirar muchas de las políticas de inmigración de Trump y que «asignaría un capital político sustancial para finalmente implementar la reforma legislativa de inmigración». Sin embargo, los expertos dicen que estas revisiones podrían llevar algún tiempo.

Pero cuando Biden anunció a Cecilia Muñoz para su equipo de transición que sería el rostro de la política de inmigración del ex presidente Barack Obama, los defensores de la reforma migratoria temen que la administración de Biden no actúe lo suficientemente rápido, y el tiempo es algo que Silva quizás no tenga.

[ad_2]

Artículo anteriorPeter Humphrey, que estuvo una vez encarcelado en China, ahora está aconsejando a otros presos y a sus familias sobre cómo proceder contra Beijing.
Artículo siguienteRepública Dominicana regresa al mar tres manatíes del Acuario Nacional