[ad_1]

Años después del final de la crisis de refugiados sirios, los solicitantes de asilo de otros países se enfrentan a barreras aún mayores para entrar en Europa, que es más ambivalente que nunca aceptarlos.


LESBOS, Grecia – Masomeh Etemadi, una licenciada en derecho de 31 años, dijo que se fue de Irán con su esposo y dos hijos para evitar la persecución como minoría hazara. Ahora, dice, no le importa dónde termine su familia en Europa. Mientras no esté aquí.

«Aquí» se encuentra entre dos olivos en una colina cerca del campo de refugiados más grande de Europa, Moria, en la isla griega de Lesbos hasta la semana pasada. El campamento, cuyas malas y estrechas condiciones lo habían convertido en el epítome de la desesperación de los migrantes que se dirigían a Europa, fue incendiado por un grupo enojado de sus residentes que protestaban por las restricciones del coronavirus. Alrededor de 12.600 personas quedaron sin hogar.

Europa dice: «Queremos ayudar a los refugiados. «Grecia dice: ‘No te queremos aquí», y lo entiendo, ni siquiera hay suficientes trabajos para los lugareños «, dijo Etemadi mientras cambiaba un pañal a la sombra de un árbol. «Pero si Europa realmente quiere ayudarnos, ¿por qué no vienes aquí y nos ayudas?»

La respuesta a su pregunta, que Europa sigue persiguiendo, es una especie de fatiga migratoria que no ha remitido años después de la crisis migratoria del continente.

La próxima semana, la Unión Europea volverá a intentar reparar su sistema de asilo roto forjando un nuevo compromiso entre sus estados miembros que los obligará a enfrentar su respuesta inadecuada. Pocos problemas son más candentes y a la mayoría de los ejecutivos les gustaría que desaparecieran.

«El incendio en Moria ha llamado la atención del público sobre las malas condiciones en los campos de refugiados griegos», dijo Camino Mortera-Martínez, analista principal del Centro de Reforma Europea, un grupo de expertos, y señaló que el problema no es nuevo.

«Grecia se ha enfrentado a miles de solicitantes de asilo varados desde la crisis de refugiados europea de 2015», añadió. «La esperada propuesta de la Unión Europea para resolver sus problemas migratorios hará poco en el futuro para prevenir tragedias como la de Moria, a menos que cambie la política en el continente».

Hace cinco años, la guerra en Siria llevó a casi un millón de refugiados a las costas griegas. El número de solicitantes de asilo que aterrizan ahora es relativamente pequeño en comparación, y la mayoría de ellos ya no son sirios.

A menudo son personas como la Sra. Etemadi cuyos problemas son menos inmediatos, más íntimos que los cataclismos de la guerra y ciertamente menos urgentes para Europa.

Con la disminución del movimiento de sirios en los últimos años, el apetito por ayudar a las personas con la reubicación de lugares más distantes o con vidas complicadas, el conflicto y la pobreza ha disminuido entre los europeos y la sensación de urgencia ha disminuido.

En 2015, las imágenes de refugiados desesperados que intentaban llevar el mar Egeo a Grecia ganaron la atención mundial, lo que finalmente llevó a Alemania a acoger a casi un millón de personas. La canciller Angela Merkel esperaba que otros siguieran su ejemplo.

Pero pocos países del norte y este de Europa abrieron sus puertas como Alemania, dejando el problema principalmente en el regazo de los países de las fronteras del sur de la Unión Europea – Grecia, Italia, Malta y España – donde las frustraciones se han intensificado.

Hoy, el gobierno griego rechazó en secreto a los migrantes y la Unión Europea está tratando de averiguar qué hacer con las 12.600 personas sin hogar de Moria, un número que habría llegado a Grecia en solo tres días en el apogeo de la crisis de 2015.

Las autoridades griegas han establecido un nuevo campamento, pero las organizaciones de derechos humanos, los residentes de Lesbos y los propios migrantes han pedido que los solicitantes de asilo sean trasladados de la isla a nuevos hogares en toda Europa.

Solo hubo algunas ofertas. Más de 400 niños no acompañados que fueron sacados de Lesbos después de que las llamas fueran enviadas a la UE. Países como Finlandia y Bulgaria. De nuevo en campaña por ayuda, Alemania dijo que aceptaría a 1.500 refugiados reconocidos de los desplazados Moria, la mayoría de los cuales son familias. Y hubo ofertas de ayuda, especialmente de ciudades europeas individuales.

Sin embargo, los políticos en algunas partes de Europa, protegidos de las difíciles tareas de recibir a los solicitantes de asilo y procesar sus solicitudes, rápidamente instaron a la moderación.

«Si cedemos a la presión ahora, corremos el riesgo de cometer los mismos errores que cometimos en 2015», respondió el canciller Sebastian Kurz de Austria a la solicitud de su gobierno de aceptar a algunos de los solicitantes de asilo. «Nos arriesgamos a dar a la gente falsas esperanzas», añadió.

En sus breves declaraciones, Kurz formuló una posición que los expertos y funcionarios europeos creen que está representada por muchos gobiernos de derecha en Europa: un sistema de asilo humano y funcional que evita las condiciones de Moria es un «factor de atracción». que invita a más migrantes.

«Algunos creen que hacer que la recepción sea poco atractiva será un mecanismo paralizante», dijo Hanne Beirens, directora del Instituto de Política Migratoria en Europa con sede en Bruselas, y agregó que las motivaciones de los migrantes son mucho más complejas.

En particular, ningún país se ha ofrecido a acoger a personas que fueron desplazadas en los incendios de Moria y cuyas solicitudes de asilo aún se están procesando. Un obstáculo importante para esto, dijo la Sra. Beirens, es el temor de crear un “carrusel de retorno” – trasladar la responsabilidad de Grecia al resto de Europa por el regreso de los solicitantes de asilo fallidos a sus países de origen, una tarea tediosa y compleja.

«En algunos casos, es imposible devolver a las personas a las que no se les ha concedido asilo a sus países de origen», dijo.

Esto puede deberse a varias razones, p. Ej. Por ejemplo, la falta de un acuerdo formal de readmisión con el país, como es el caso de Somalia y la República Democrática del Congo, o porque las autoridades están dispuestas a evitar que las remesas de los migrantes lleguen a sus hogares. negarse a aceptarlos.

«Iremos a cualquier país en el que vivamos siempre que tengamos los mismos derechos», dijo la Sra. Etemadi, una licenciada en derecho que estaba en el campamento de Moria.

La Sra. Etemadi, una afgana hazara nacida en Irán, decidió irse porque se le prohibió la entrada al bar, a su hijo Ali se le prohibió la escuela y a su recién nacido se le diagnosticó un agujero en el corazón.

Al principio, ella y su familia intentaron establecerse en Turquía, pero las autoridades les informaron que el asilo estaba restringido solo a sirios. Así que se dirigieron a Grecia.

Su caso es similar al de muchos solicitantes de asilo que ahora están varados en Lesbos: afganos, a menudo con familias a cuestas. Representan aproximadamente dos tercios de la población de Moria, y los somalíes, congoleños y otros africanos constituyen la mayor parte del resto. Pocos sirios permanecen allí, sobre todo porque sus casos se procesan más rápidamente.

El cambio de nacionalidad ha aumentado de manera constante desde el apogeo de la crisis en 2015, que fue impulsada principalmente por refugiados sirios antes de la guerra. Si bien a menudo fueron maltratados en su camino a Europa, compartieron simpatía, la proximidad de su nación a Europa y la importancia de la guerra en Siria lo convirtió en un problema urgente para todo el continente.

Sus casos fueron generalmente priorizados y bastante sencillos como refugiados de guerra: el noventa por ciento o más de las solicitudes de asilo sirias fueron aceptadas en la Unión Europea cada año.

Para los afganos, muchos de los cuales ya han sido expulsados ​​de Europa después de la guerra en su país, la tasa de aceptación de solicitudes de asilo es casi del 60 por ciento.

Incluso ahora, la Comisión Europea, la rama ejecutiva de la Unión Europea, todavía está tratando de abordar muchas de las deficiencias que la crisis migratoria de 2015 expuso en su sistema de asilo. Ella está preparando la introducción de una nueva propuesta para reformar el sistema que creó Moria y campamentos similares en otras islas griegas.

«La crisis migratoria de 2015 provocó muchas divisiones profundas entre los estados miembros, y algunas de estas cicatrices aún se curan hoy», dijo la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, a los legisladores en Bruselas esta semana. «Si todos estamos dispuestos a comprometernos, sin comprometer nuestros principios, podemos encontrar una solución».

La propuesta que debe presentarse el miércoles se aprueba después de varios esfuerzos fallidos de E.U. Países para conciliar sus supuestos valores de humanitarismo y necesidades económicas de los trabajadores migrantes con políticas cada vez más anti-migrantes dentro del bloque.

UE. Los funcionarios esperan que los intensos esfuerzos diplomáticos de la Sra. Von der Leyen y otros altos funcionarios de la Comisión que han cruzado el bloque tratando de mostrar simpatía por las preocupaciones de los jefes de estado y de gobierno son un buen augurio para la nueva política.

El paquete ofrece a los Estados miembros formas en las que pueden contribuir a un sistema de asilo en todo el bloque, pero no les permite depender de su distancia de las fronteras exteriores de Europa y no hacer nada en absoluto.

Si bien está claro que la responsabilidad de recibir, recibir y procesar las solicitudes de asilo de quienes llegan a las fronteras exteriores de Europa está en manos de las autoridades, los países más lejanos también deben contribuir dando la bienvenida a nuevos refugiados a sus sociedades.

Va a ser difícil de vender. Grecia, Italia y Malta, los principales países de llegada de solicitantes de asilo, han endurecido sus posturas en los últimos años, a veces utilizando métodos brutales o aparentemente ilegales para repelerlos. Otros como Austria, Dinamarca, Hungría y Polonia han dejado en claro que no tienen ganas de dar la bienvenida a más recién llegados.

Sin embargo, von der Leyen en Bruselas insiste en que si cada UE El Estado miembro está haciendo algo para ayudar. Gestionar la llegada e integración de migrantes y refugiados no solo será mucho más fácil, sino también beneficioso.

«Dos millones de personas vienen a Europa cada año», dijo la Sra. Von der Leyen en el Parlamento Europeo, además de alrededor de 140.000 refugiados el año pasado. «Deberíamos poder – tenemos que poder hacerlo».

Monika Pronczuk informó desde Bruselas.

[ad_2]

Artículo anteriorLa paciencia de Clint Frazier da sus frutos para los Yankees
Artículo siguienteMiriam Germán Brito certifica inhibición formal en el caso Odebrecht – el Masacre.com

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here