[ad_1]

Un año después, el ataque al Congreso, que interrumpió casi dos siglos y medio de transferencias pacíficas del poder, es una de esas fechas cuya notoriedad permite estar solo. Si el 11 de septiembre de 2001 fue el día que hizo añicos una antigua ilusión que sustentaba el poder de Estados Unidos – que el continente era inmune a los ataques externos – el 6 de enero trajo consigo la comprensión de que la democracia puede no durar para siempre. Demostró que las fuerzas autoritarias que preocuparon a los fundadores y que desde entonces han hervido a fuego lento entre la sociedad civil estadounidense, están desatadas.

Sigue siendo un giro impactante de los acontecimientos

Trump, sus secuaces republicanos y los medios conservadores han difundido tanta desinformación y propaganda que vale la pena reflexionar sobre lo que realmente estaba sucediendo frente al mundo. El panel de la Cámara, que ofrece la mejor oportunidad de un registro histórico de ese día, parece cada vez más cerca de descubrir lo que sucedió entre bastidores en la Casa Blanca. Pero comenzó con un presidente cuyo ego explosivo y desprecio por las garantías constitucionales le hicieron imposible la derrota y que afirmó falsamente ganar las elecciones de 2020.
Verificación de hechos: cinco mentiras persistentes sobre la rebelión del Capitolio
Pero semanas de mentiras, casos sin pruebas se rieron fuera de los tribunales y los intentos de obligar a los líderes locales a engañarlo para un segundo mandato han fracasado. En ese momento, la mayoría de la gente no sabía nada de una estratagema loca para socavar el colegio electoral que Trump esperaba convencer al entonces vicepresidente Mike Pence de que le aprobara las elecciones en el Congreso.
Cuando todo lo demás había fallado, Trump convocó a sus partidarios a un mitin en Washington que había preparado con fantasías de fraude electoral extremista el día en que se suponía que el Congreso, bajo la jurisdicción de Pence, confirmaría la victoria electoral de Joe Biden en 2020.
«Si no luchas como el infierno, no tendrás más tierra», le dijo a una multitud que estaba frenética por su veneno. «Vamos a tratar de darles a nuestros republicanos … el tipo de orgullo y audacia que necesitan para recuperar nuestro país. Así que caminemos por Pennsylvania Avenue».

Por supuesto, Trump no se puso en peligro. Se retiró a la seguridad de la Casa Blanca para ver el caos en la televisión mientras sus intrusos poblaban la plataforma esperando la toma de posesión de Biden a finales de ese mes, rompiendo puertas y ventanas en una de las escenas más horribles bajo la cúpula del Capitolio.

Según nueva evidencia de la Comisión de la VI del Senado. Si no fuera por los héroes de las fuerzas del orden, algunos de los líderes electos de más alto rango del país podrían haber perecido. Tal como sucedió, la violencia resultó en cuatro muertes, incluida la partidaria de Trump Ashli ​​Babbitt, quien fue asesinada a tiros por un oficial de policía del Capitolio mientras intentaba irrumpir en el vestíbulo de los oradores después de ser arrastrada a Washington por las mentiras de su líder.
Merrick Garland sobre el ataque al Capitolio:

Incluso un año después, es difícil creer que todo esto sucedió en los Estados Unidos, que ha sido un faro democrático para el mundo durante tanto tiempo.

Para cualquier otro presidente estadounidense, tal incumplimiento del deber de no defender al gobierno estadounidense de un ataque habría sido un olvido político instantáneo en cualquier otro momento. El hecho de que Trump ahora podría ser una figura aún más poderosa en el Partido Republicano ha sido la historia del año desde el 6 de enero.

La ambición y la autopreservación del Partido Republicano

Cuando el líder de la minoría Kevin McCarthy apareció en la Cámara de Representantes unos días después para decir que el entonces presidente «era responsable del ataque de los alborotadores al Congreso el miércoles», pareció por un momento fugaz como si el Partido Republicano finalmente se fuera Libera la esclavitud de Trump.
Pero tres semanas después del levantamiento, el republicano de California apareció en Mar-a-Lago, el refugio de Trump en Florida, y sonrió a la cámara junto al insurgente. Su visita rehabilitó al ex presidente caído en desgracia como fuerza política y puso en sus manos las esperanzas de su partido de retomar el parlamento en noviembre de ese año.
McCarthy no fue el único republicano de alto rango que renunció a su herejía de camino a las elecciones intermedias. El amigo de golf de Trump, el republicano Lindsey Graham de Carolina del Sur, dijo sobre el intento de robo de Trump en las elecciones: «Ya es suficiente» y «Puedes contarme». Pero un año después vuelve a ser el animador de Trump. Y en el Senado, todos menos siete republicanos votaron a favor de absolver a Trump en su segundo juicio político por la insurrección, cuando una condena probablemente lo habría excluido de un futuro cargo federal. Algunos han argumentado que, como ex presidente, ya no podía hacer ningún daño, una posición de gran ingenuidad o más bien de cálculo político.
Los republicanos intentan evitar las conversaciones de Trump mientras el partido lidia con Jan.
La continua lealtad del Partido Republicano a Trump a pesar del horror del 6 de enero es el acto de un partido que ha pasado de «un instinto de autoconservación y autodesarrollo a una campaña para normalizar y disculparse por la insurrección», dijo John Mark Hansen, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Chicago. O como lo expresó Graham sobre Trump: «Si intentas sacarlo del Partido Republicano, la mitad de la gente se irá».

Incluso sin su megáfono en las redes sociales, el poder de Trump sobre sus seguidores es casi sobrenatural, y es sostenido por una industria de medios conservadores mentirosos que han reescrito la historia del 6 de enero para sus espectadores. Si bien el Partido Republicano que protege a Trump ha mantenido intacta su impunidad, los soldados de infantería de su intento de golpe de Estado están siendo condenados a penas de prisión en el Capitolio.

Solo el 27% de los republicanos en una encuesta reciente del Washington Post y la Universidad de Maryland dijo que Trump estaba en una «gran» o «buena cantidad» de culpa el 6 de enero. En la misma encuesta, el 69% de los votantes de Trump dijeron que Biden no fue elegido legítimamente en 2020, la mentira en el corazón del levantamiento. Para reforzar esta falsedad está el precio de entrada para los candidatos republicanos de 2022 que quieren el apoyo del expresidente. Y aún podría impulsar una candidatura presidencial de Trump en 2024. Esta información errónea en última instancia amenaza a la democracia misma, ya que muchos partidarios de Trump ahora creen que las elecciones son intrínsecamente corruptas y que cualquier victoria democrática es ilegítima.
Ruth Ben-Ghiat, profesora de historia y autora de Strongmen, un libro sobre jefes de estado que destruyen o dañan la democracia, dijo que el levantamiento hubiera sido imposible sin el culto a la personalidad de Trump.

«Toda la gran mentira fue extraordinaria. Fue una operación de liderazgo autoritario para mantenerlo en el poder», dijo Ben-Ghiat. «Pero lo asombroso es que todos están participando. Millones de personas ahora creen eso. E hizo de la fiesta una herramienta personal».

Dados los instintos de Trump y su historial, es poco probable que use ese poder para el interés nacional.

Un sistema electoral bajo ataque

Una de las opiniones más divididas fuera de la base de apoyo de Trump después de que se reprimió el ataque fue que el sistema estaba funcionando.

Los legisladores regresaron al Capitolio horas después de haber sido violados, e incluso con una mayoría de republicanos en la Cámara de Representantes votando para revocar la elección, el Congreso confirmó la victoria de Biden. Después de que Trump se enfurruñó en Florida, un nuevo presidente asumió el cargo el 20 de enero y declaró que «se ha escuchado la voluntad del pueblo y se ha hecho caso a la voluntad del pueblo».

Los republicanos en los estados que negaron las solicitudes de Trump de robar las elecciones, como el secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, fueron aclamados por los liberales. Los miembros republicanos del Comité del 6 de enero, la vicepresidenta Liz Cheney de Wyoming y el representante Adam Kinzinger de Illinois, están sacrificando sus carreras para proteger la verdad y la Constitución. La división más significativa en la política estadounidense ya no es entre izquierda y derecha, sino entre quienes defienden la democracia y quienes la profanan.
Cómo el 6 de enero cambió lo que significa ser republicano en un condado de Pensilvania

Pero después del 6 de enero, el Partido Republicano no miró hacia adentro e investigó por qué Trump había perdido o cómo había sucedido lo impensable. Los partidarios de Trump se propusieron aplicar ingeniería inversa al sistema que había salvado la democracia para que perdonara más su autocracia en el futuro. Las legislaturas republicanas, incluso en los principales estados indecisos, pronto aprobaron proyectos de ley que dificultaron la votación, especialmente para los demócratas y las minorías.

Algunos están considerando darse el poder de nominar listas electorales que desafíen la voluntad de los votantes. Otros reemplazan a los trabajadores electorales no partidistas con piratas informáticos políticos. Trump apoya a los electores en 2020 para trabajos clave en elecciones en estados como Georgia y Michigan. Los republicanos en Arizona realizaron una prueba de voto falsa en un estado crítico para la victoria de Biden y luego tergiversaron el resultado al confirmar el resultado original. Y en Michigan, los republicanos están aprovechando una peculiaridad en la constitución del estado para ejecutar una iniciativa de votación que requerirá poco más de 340,000 firmas para intentar aprobar cambios en la ley electoral que un gobernador demócrata que aprobó 2.2 en 2018 ganó millones de votos y la vetó. .

«Hay extremistas en Michigan. Lo que estamos viendo aquí en este estado es, a un nivel micro, exactamente lo que está sucediendo en el resto del país», dijo Nancy Wang, directora ejecutiva de Voters not Politicians, un grupo pro democracia. .

Todo esto se hace bajo la falsa apariencia de «integridad electoral» arraigada en las mentiras de Trump de que una de las elecciones más seguras en la historia de Estados Unidos fue irrevocablemente corrupta.

«Es el intento más descarado de privarse del derecho al voto desde Jim Crow», dijo Hansen, profesor de la Universidad de Chicago.

Según el Centro Brennan para la Justicia, entre enero y el 7 de diciembre de 2021, 19 estados aprobaron 34 leyes que restringen el acceso al voto. Se habían presentado previamente al menos 13 proyectos de ley adicionales en las legislaturas estatales para 2022, adoptados el año pasado. En Georgia, uno de los estados más competitivos en 2020, una nueva ley permite que el comité electoral politizado del estado destituya a los funcionarios electorales profesionales y tome el control de jurisdicciones específicas. Otros estados acortan los tiempos de votación y reducen la votación por correo, lo que amplía el derecho al voto.

“Hemos visto un ataque de múltiples frentes a los cimientos de nuestra democracia y nuestro sistema electoral. Y eso incluye el mayor asalto legislativo al sufragio en un siglo «, dijo Wendy Weiser, vicepresidenta de Democracia en Brennan.

Los demócratas en el Congreso acusan el impulso para reprimir a los votantes como un plan para consolidar el poder minoritario de un partido que ganó el referéndum en solo una de las últimas ocho elecciones presidenciales.

«Si no actuamos para proteger nuestras elecciones, los horrores del 6 de enero corren el riesgo de convertirse en la norma en lugar de la excepción», dijo esta semana el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer. El demócrata de Nueva York está tratando de usar el simbolismo del aniversario del 6 de enero para resaltar la Ley de Libertad de Voto y la Ley de Promoción del Derecho al Voto de John Lewis, que eliminaría muchas de las nuevas restricciones electorales estatales. Pero primero debe convencer a dos senadores demócratas escépticos, Joe Manchin de West Virginia y Kyrsten Sinema de Arizona, de que abandonen el obstruccionismo para hacerlos cumplir.

El líder de la minoría en el Senado, Mitch McConnell, un republicano de Kentucky, da la vuelta al argumento y dice que la afirmación de que los estados dirigidos por republicanos están arruinando la franquicia es la verdadera «gran mentira». Pero su partido parece estar comprometido con reducir el número de personas que votan en las elecciones.

De ninguna manera es un hecho que Trump tendría que robarse otra elección en 2024, especialmente si la suerte política de Biden no mejora o los votantes amargan a un presidente que se postula como moderado y que algunos creen que ahora se liberalizará masivamente. Quizás, en un momento crucial, suficientes funcionarios locales podrían volver a defender la democracia. Y una gran participación de estadounidenses decididos a ejercer sus derechos democráticos podría frustrar la supresión de votantes.

Pero un año después, la enseñanza del 6 de enero es que lo que antes se pensaba imposible puede suceder. Y la amenaza a la democracia estadounidense es mayor hoy que cuando Trump volvió a su mafia contra la constitución.

[ad_2]

Artículo anteriorLa autoridad sanitaria dijo que los casos confirmados se distribuyen en San Cristóbal RD, con 101 «Noticias SC
Artículo siguienteA Novak Djokovic se le niega la entrada a Australia porque no está vacunado