[ad_1]

«Solo el hombre es genial y nunca pierde su corazón de niño …»

(Pedro Henríquez Ureña)

1. Sobre el autor

Andrés Acevedo (1964) nació en Santiago de los Caballeros y ha desarrollado una intensa y fructífera obra literaria, educativa y cultural en esta ciudad. Como poeta, escritor, escritor y gerente cultural a tiempo completo, su trabajo activo para la educación, el arte y la cultura parece no tener límites. Además de fundar y cofundar talleres y grupos literarios, ha publicado comentarios literarios y ensayos en los periódicos más importantes de nuestro país.

Dirige, motiva, trabaja en conjunto y ayuda a quienes acuden a él para pedirle que revise un texto y pida prestado el libro de difícil adquisición. Y como si todo eso no fuera suficiente, Acevedo tiene, y enfatiza al poeta y ensayista Enegildo Peña, un misterioso archivo personal de periódicos lleno de periódicos y revistas, que saca de una fuente de papel y entrega a quienes lo necesitan una apertura que es típico de su personaje como poeta ”(La poesía contemporánea de Santiago, 2005, p. 202).

Ciertamente podría ser llamado un verdadero peregrino de la cultura.

Como artista literario, cabe señalar que el proceso creativo de este cultivador problemático de la palabra escrita se ha centrado no solo en la República Dominicana, sino también en la literatura hispanoamericana en uno de los aspectos menos cultivados de la expresión poética: la poesía infantil. o poesía infantil. La evidencia más obvia de esto son los libros de versos que publicó sobre el género: «Rainbow Melted» (1992), «Become My Child» (2003), «Verses for Reciting Children» (2005) y «Reading Verses for» Children «(2007).

Estas obras son textos de valor literario indiscutible en el que las almas de los niños, envueltas en la magia de la fantasía y el ritmo y guiadas por el fuego de la fantasía, se mueven a través de cada uno de los versos que las componen.

Obras en las que la estética tiene prioridad sobre la didáctica y en las que el objetivo principal, sin ignorar el mensaje o el contenido semántico de las palabras, no es enseñar o transmitir conocimientos, sino deleitar, sugerir y estimular la imaginación de los niños. o provocar sensaciones y sentimientos en la frágil mente del pequeño, ya que este debería ser el final de la auténtica literatura infantil.

Obras cuyas composiciones cumplen las características principales propias de los versos infantiles. Obras en las que, como admite el propio autor, se graba o reproduce el “universo de experiencia e imaginación de los pequeños”.

En resumen, los maestros de nivel primario deben usar materiales de lectura en todas las escuelas y universidades dominicanas para acercar al niño a la palabra, desarrollar su proceso de verbalización y despertar el amor desde la más temprana edad. Leer, estimular la poesía en lo más mínimo y estimularlo. presentarle el siempre fabuloso y maravilloso mundo del arte y la literatura.

Además de sus textos poéticos, Andrés Acevedo también cultivó el género del ensayo. Esto se evidencia en la publicación de su bien documentado libro «Instituciones culturales de Santiago de los Caballeros» (septiembre de 2016) y otros artículos valiosos en la prensa nacional. En el campo de la cultura, fue bibliotecario e investigador asociado en Alianza Cibaeña, director creativo de la dirección cultural del Ayuntamiento de Santiago, subdirector cultural de la provincia y gerente de planificación de la subsecretaría de cultura de la región norte con sede en Santiago.

2. ¿Por qué escribir poemas para niños?

Escribir poemas para niños es un ejercicio de escritura más complejo o menos fácil de lo que parece. Para poder cultivarlos, el adulto que los recibe debe tener el alma de un niño, amar a los niños, sentirse como un niño y penetrar en las áreas más íntimas o remotas, además de tener la sensibilidad artística y la creatividad necesarias para este propósito. El aliento prevalece. casi extraterritorial, que da forma al mundo siempre fantástico y delicado de la infancia. O, para ponerlo en palabras similares a las de Pedro Henríquez Ureña para escribir versos infantiles, es una condición necesaria que el adulto como niño no haya perdido el corazón.

La separación del poeta del niño del universo psicológico de la infancia, como acertadamente enfatiza Acevedo, se basa en el hecho de que muchos temas se abordan «desde la perspectiva del creador adulto y no desde el entorno de la experiencia del niño». Y también implica que muchas creaciones no van más allá de lo que la inmensa Gabriela Mistral veía como «una mera charla de los maestros».

Andrés Acevedo muestra plena conciencia de su profesión de escritor y parece estar muy convencido o muy satisfecho de que está comprometido a restaurar el mundo de los menores con el acento rítmico y lírico de las canciones de sus hijos. Gracias a este enfoque, ninguna sorpresa puede causar las razones expresadas por este aedo de la infancia cuando admite que escribe poemas para niños sobre el «amor que siento por ellos …» magia contenida de su mundo «. «Crear el pasado de mi infancia una y otra vez …» y «… registrar la armonización esencial entre la naturaleza y la infancia …». Y en este asunto se extiende al conocido y reconocido poeta infantil:

«Recuerdo que cuando era joven sentía una atracción irresistible por el universo imaginativo de los niños. También creo que lo que más me atrajo fue que todavía puedo ser pequeño como un Peter Pan moderno, y que con toda la libertad que le da la literatura, siempre puedo recrear el pasado de mi infancia. El pasado de muchos niños con pequeñas desviaciones. Cuando era adolescente, también entendí que a través de la poesía para niños podía defender la naturaleza y trabajar para preservar el hábitat de la fauna y la flora … »

Javier Villegas Fernández (1955), un destacado poeta peruano, ganador del Premio Nacional de Poesía y cultista de los versos infantiles, también explica las razones que lo llevaron a escribir este tipo de literatura:

«Escribimos literatura infantil – argumenta Villegas F. – porque es la mejor manera de expresar el sentimiento de este niño que todos llevamos dentro, porque solo así se pueden inventar mundos fantásticos en los que, gracias a la fantasía y la realidad, todo se vuelve real porque todo es real complementando así la realidad y la fantasía, se convierten en una armonía para penetrar las áreas más ocultas del alma de los niños con gran sutileza ».

Para que la poesía infantil pueda ser aceptada como tal o puesta en su lugar correcto en un cajón, ya se ha dicho en otra parte de este trabajo que la estética debe prevalecer sobre la didáctica. lo artístico a lo instrumental; lo bello, lo útil. Una poesía que conduce principalmente a la alegría espiritual y no a la lección. O como el famoso escritor y crítico literario Bruno Rosario Candelier describe:

«La literatura infantil implica un lenguaje claro y comunicativo que satisface el apetito natural de los sueños y aventuras a través de este mundo verbal de fábulas que articulan signos y símbolos significativos». Pero además de su naturaleza estética, esta expresión poética debe cumplirse con otras características como: musicalidad, simplicidad, brevedad, afectividad y sensualidad, cumple la producción poética de Andrés Acevedo, que debe repetirse, cada una de estas características. Este artista literario y conocido animador cultural lo hizo:

a) Una poesía en la que, sin marginar el mensaje, el significado o la configuración semántica del verso, se prioriza su esencia estética e imaginativa:

«Quiero ir al cielo infinito, sonreír con los angelitos» («Rainbow Melted», p. 13)

b) Una poesía clara y simple:

«Tengo dos gatitos con saco y corbata que son vecinos de una vieja rata».

(«Versos para recitar niños», p.16)

c) Una poesía corta y musical:

«La luna mira tus ojos. A través de la casa de mi abuela»

(«Conviértete en mi hijo», p.32)

d) Una poesía con imágenes sensibles:

«Pequeña rana linda, tu estanque brilla como una estrella. Tiene una luna que ilumina el cielo, ¡hermosas canciones! ¡Hermosas canciones!»

(«Conviértete en mi hijo», p.45)

En la literatura dominicana, la poesía infantil tenía muy pocos cultivadores. Y no hay distinciones institucionales para ellos. Quizás esto se deba al prejuicio o la idea errónea de que la producción de este tipo de poesía solo se dedica a aquellos que carecen del talento para escribir versos para adultos o que, por supuesto, implican un mayor nivel de complejidad temática y / o estructural.

Quizás aquellos que creen esto olviden que la literatura infantil es literatura infantil, pero no es un arte literario pequeño. Por el contrario, es una literatura (poesía, cuento, teatro), entre los cuales los cultistas son verdaderos clásicos del género o autores de talla literaria de Gabriela Mistral, Emilio Ballagas, Juan Ramón Jiménez, Julio Cortázar, Pedro Henríquez Ureña, entre otros Federico García Lorca , José Martí, Mark Twain y Antoine de Saint Exupery.

En República Dominicana, Andrés Acevedo, como Quijote, decidió sin Sancho seguir su propio camino y estar en la lista de poetas que decidieron construir sus mundos imaginarios con el niño como centro. Con suerte, a pesar del escenario no motivador y, si lo rechaza, en el que desarrolla la literatura infantil en la República Dominicana, Acevedo continuará deleitando a los bebés y, por qué no, a los adultos con las hermosas canciones que exudan su imaginación creativa siempre activa y fructífera. .

[ad_2]

Artículo anteriorBen Clemens FanGraphs Chat – 20/07/20
Artículo siguienteFox News Ed Henry Sean Hannity y Tucker Carlson en demanda por comercio sexual demandado – fecha límite

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí