[ad_1]

BANÍ, República Dominicana. Habitantes, empresarios turísticos y productores agrícolas del municipio Paya en la provincia de Peravia confirmaron que la construcción de la central termoeléctrica de carbón Punta Catalina provocó la desaparición de la playa en esa ciudad, informaron el Comité Nacional de Lucha contra el Cambio Climático, CNLCC y el Instituto de Abogados Protección del medio ambiente, INSAPROMA.

Estas personas aseguraron a las entidades que desde que se inició la construcción del rompeolas de 1.200 metros de longitud del puerto carbonífero de Punta Catalina, la marea y los rompeolas cambiaron de dirección e inundaron la costa, provocando que el área desde la playa Catalina hasta el río San José en el distrito de Paya. en la provincia de Peravia.

El sábado 5 de septiembre, CNLCC e INSAPROMA realizaron un descenso para verificar la veracidad de las declaraciones de los doctores José Francisco Díaz y Santo Espíritusantos, y los hermanos Francia y Reinaldo Martínez Polanco, quienes fueron afectados por el ingreso del mar a sus propiedades . Sus declaraciones fueron grabadas en video.

Las organizaciones comprobaron y documentaron con videos y fotos que la erosión de la costa y la desaparición de la playa cubren 6 kilómetros desde el rompeolas del puerto de Punta Catalina Central hasta el río San José hasta la Finquita Gloria en Paya. La penetración del mar tiene un promedio de 65 metros tierra adentro.

Recogieron videos y fotos de cómo la marea alta y el cambio en el rumbo del mar destrozaron portones, pabellones, albercas, casas e hicieron desaparecer calles y grandes playas como Sabana Uvero en Paya.

Indicaron que la nueva situación aumenta la vulnerabilidad de las instalaciones en Punta Catalina, como se aprecia en las fotos y videos, en caso de tormenta o huracán, debido a la severa erosión en la parte occidental de la costa de Estados Unidos. Cercano a la central térmica.

La investigación también confirmó que la descarga de agua caliente que regresa de las cuencas de Punta Catalina al mar mata corales, algas y microorganismos marinos. “Pudimos observar y registrar en imágenes cómo el agua caliente forma burbujas blancas porque estas aguas residuales tienen una temperatura mucho más alta que la del agua de mar”, enfatizaron.

Argumentaron que la muerte de la fauna y flora marino costera por el vertido de cuerpos de agua de alta temperatura de Punta Catalina al mar explica la desaparición de aves en la zona, como gaviotas, alcatraces o fragatas, que eran muy comunes en el lugar hasta hace poco tiempo. .

Daño irreversible

Dr. Santo Esperíritusantos señaló que el daño causado por la construcción de Punta Catalina y luego por la contaminación es irreversible y continuará mientras esta termoeléctrica funcione con carbón.

Como ejemplo del daño irreversible, citó la pérdida de la playa Sabana Uvero, una de las más hermosas del sur bajo el mar. «Hemos perdido parte de nuestra tierra, tierras de cultivo, infraestructura como piscinas, pabellones, cabañas y senderos junto al mar», agregó.

Testificó que desde que Punta Catalina comenzó a hacer negocios, los mangos grandes y hermosos se han convertido en albóndigas, diezmando así la producción de mangos y hortalizas debido a la contaminación.

“Lo peor es que el mar sigue penetrando tierra adentro, reduciendo aún más y devaluando nuestras propiedades. Por eso exigimos que las nuevas autoridades nos compensen por el daño irreparable que hemos sufrido”, dijo.

El mar se comió el camino

Los hermanos Francia y Reinaldo Martínez Polanco informaron que el mar se había comido la playa y el camino que la rodeaba. Este fue el acceso natural a su propiedad con 60 labores sembradas de cocos y bananos en Sabana Uvero. Ahora no tienen forma de ingresar a su país y detener la producción.

“Era una playa muy arenosa, limpia y cristalina. Ahora parece un paseo marítimo, todo está muerto, ni una sola gaviota, ni un piquero, ni un pájaro. Los turistas ya no llegan porque no saben nadar y las instalaciones como puertas, pabellones y cabañas han sido destruidas por el mar ”, dijo Reinaldo.

También confirmaron que la producción en su propiedad ha disminuido desde que Punta Catalina comenzó a operar. Lo atribuyeron a la contaminación.

No es un fenómeno natural

Dr. Por su parte, José Francisco Díaz, empresario turístico, negó que la inundación del mar en la playa Sabana Uvero sea un fenómeno natural, como funcionarios de la Sociedad Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales, CDEEE y Central Punta Catalina por escapar de responsabilidad en este desastre.

“La severa erosión de esta parte del litoral comenzó desde que se construyó el rompeolas sobre el que se monta el puerto de Punta Catalina, en un momento que era demasiado rápido para ser por causas naturales. La evidencia de que esta erosión fue causada por la construcción del puerto es que la erosión se limita a este tramo de costa y no ocurre en ningún otro lugar ”, argumentó.

Afirmó que tanto él como otros empresarios turísticos de la zona habían sufrido enormes pérdidas que la CDEEE y la administración de Punta Catalina tuvieron que compensar. «Todos estamos dispuestos, como el resto de vecinos de la ciudad, a tomar la vía legal para que las autoridades repare los daños causados», advirtió.

Expresó la esperanza de que «las nuevas autoridades se responsabilicen por el desastre ecológico y económico provocado por esta construcción y la contaminación, y nos compensarán, aunque lo más valioso de la zona, la playa, para siempre y con ella». desaparecieron las posibilidades para el desarrollo del turismo en esta parte del país ”.



[ad_2]

Artículo anteriorEs poco probable que los nacionales puedan repetir el dramático cambio del año pasado
Artículo siguienteTu prueba de coronavirus es positiva. Quizás no debería ser así.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here