[ad_1]

Harris pone a Biden en contacto directo con la base afroamericana del partido, lo que refleja la estrategia de su equipo de generar entusiasmo y una alta participación de votantes en las comunidades negras. Hace cuatro años, la candidatura demócrata perdió Michigan, Wisconsin y Pensilvania, y con ellos la Casa Blanca, por casi 80.000 votos.

Como señalaron los activistas de la época, una participación ligeramente mayor de negros en Detroit, Milwaukee y Filadelfia habría ganado a los demócratas. El partido no corre ningún riesgo esta vez: la sede de Biden está en Filadelfia, y se suponía que la Convención Demócrata, el precoronavirus, estaría en Milwaukee.

Harris también se conecta con una comunidad indio-estadounidense políticamente fuerte y en gran parte pasada por alto que ha producido candidatos exitosos en todo el país. Bobby Jindal y Nikki Haley fueron elegidos gobernadores republicanos de Luisiana y Carolina del Sur, respectivamente, y los actuales alcaldes de Hoboken, Nueva Jersey, Anaheim, California y San Antonio, Texas son todos de ascendencia india. Si es elegido, Harris sería el representante más destacado y poderoso de esta comunidad.

En un momento en el que aumentan las demandas de justicia e inclusión racial, Harris puede hablar con experiencia y autoridad sobre cómo equilibrar la necesidad de cambio con el requisito fundamental de mantener la seguridad pública. Es probable que los ataques de activistas de izquierda registrados como fiscales duros se detengan. Harris se muestra agradable, serio y justo en público: tratar de culparla por el encarcelamiento suena como una tontería para la mayoría de los votantes.

Es temible para debatir y se siente cómoda en la televisión, dos habilidades que serán útiles en una carrera que se juega principalmente en pantallas pequeñas en lugar de grandes mítines al aire libre.

Errol Louis es el presentador de Inside City Hall, un programa político nocturno en NY1, un canal de noticias de Nueva York.

Frida Ghitis: una subcampeona que inspira incluso a los republicanos

Frida Ghitis

Joe Biden tomó la decisión correcta con la senadora Kamala Harris, una personalidad apasionada, elocuente e inspiradora que tiene el potencial de hacer cualquier cosa que un candidato presidencial necesite de sus pares.

Para tomar su decisión, Biden, el exvicepresidente y futuro candidato demócrata, tuvo que lidiar con demandas en competencia. ¿Está buscando a alguien que pueda hacer campaña para ayudarlo a ganar las elecciones o alguien que pueda ayudarlo a gobernar y esté dispuesto a asumir el control si es necesario? ¿Alguien que diera energía a los demócratas progresistas o alguien que pudiera dirigirse a los centristas del partido? ¿Alguien que aumentaría la participación entre los demócratas o alguien que pueda atraer a republicanos insatisfechos?

La elección era obvia. Como por arte de magia, Harris se las arregla para cumplir con todas estas calificaciones aparentemente conflictivas.

Ella es una centrista como Biden. Comparten una filosofía general, que es el criterio más importante para elegir un sucesor potencial. Pero la mayoría de los progresistas de centro izquierda tomarán decisiones irresistibles a pesar de cierta incomodidad inevitable. Es una mujer de color con raíces en África, India y el Caribe. Su madre nació en India, su padre en Jamaica. Es decir, ella es estadounidense hasta la médula; como casi todos nosotros, el producto de la inmigración.

Se convertiría en la primera mujer vicepresidenta y también tiene muchas posibilidades de convertirse en presidenta, no solo por la edad de Biden, sino porque ahora es la elección automática para su sucesor.

Algunos objetarán su historial como fiscales duros. Pero los antecedentes de ese fiscal es un golpe devastador para los esfuerzos del presidente Donald Trump por afirmar que los demócratas son amigables con el crimen.

Ignora a los sexistas. Ya la han acusado de ser «demasiado ambiciosa». No dude en reírse de esta acusación: ¿qué político no es ambicioso? ¿Qué senador no es ambicioso? Nombra a una persona que se postuló para un alto cargo y que aspiraba a influir e incluso a cambiar el mundo. ¿Cuántos en el Congreso han soñado con la presidencia?

Algunos pensaron que Biden la iba a despedir por golpearlo demasiado fuerte durante los debates presidenciales. Pero Biden probablemente quedó impresionado. Kamala es un polemista brillante, un luchador. Ella puede ahorrar con los mejores. Ella destrozó cuidadosamente al juez Brett Kavanaugh con sus preguntas durante su audiencia de verificación.

El debate con el vicepresidente Mike Pence será una visita obligada en televisión. Los demócratas, como si necesitaran más motivación que deshacerse de Trump, se unirán a ella. Y los republicanos que cuestionan la elección de su partido, excepto los más sexistas y racistas entre ellos, encontrarán tentador apoyar al Equipo Biden-Harris 2020.

Frida Ghitis, ex productora y corresponsal de CNN, es columnista de World Events. Es colaboradora frecuente de CNN, columnista del Washington Post y columnista de World Politics Review. Síguela en twitter @ Fridaghitis.

Scott Jennings: El problema de elegir a Kamala Harris

Scott Jennings
Cuando pienso en Kamala Harris, recibo un comentario de un votante afroamericano en Michigan sobre ella: «Ella está equivocada. Ella está equivocada. Ella no es una de nosotros. Construyó una carrera política persiguiendo a los niños negros», dijo. Brandi Neal, un empleado del Ayuntamiento de Detroit, le dijo a Politico.
Ese sentimiento podría explicar por qué la campaña presidencial del senador Harris estaba a poca distancia en automóvil.

En mi opinión, varios competidores clave como Bernie Sanders les sobrevivieron porque se percibía que su autenticidad era mucho mayor. Pero ganar el voto de alguien, en este caso, Joe Biden, fue más fácil que ganar los millones de votos que se necesitan para ser candidato.

Harris fue la opción segura para una campaña que estaba en el lado seguro. El campo de Biden cree que está atado, por lo que ha tomado la ruta más segura: una persona básicamente investigada que no ayudará ni dañará la campaña democrática.

La mayoría de las investigaciones muestran que las decisiones de TP rara vez marcan la diferencia. Harris probablemente tampoco lo hará. Su estado natal es ciertamente democrático. Su campaña principal muestra que no es una gran recaudadora de fondos. Su política, liberal con más de una pizca de autoritarismo (piense en sus intentos de prohibir a Donald Trump en Twitter) se deslizó muy bien, encaja bien con un boleto nacional que está fuertemente dirigido contra ambos.
Scott Jennings, empleado de CNN, es ex asistente especial del presidente George W. Bush y ex asesor de campaña del senador Mitch McConnell. Es socio de RunSwitch Public Relations en Louisville, Kentucky. Síguelo en Twitter @ ScottJenningsKY.

Tara Setmayer: Biden-Harris es la mejor opción para los conservadores descontentos

Tara Setmayer

Joe Biden ha dejado en claro desde el comienzo de su campaña que estamos en una batalla por el alma de Estados Unidos. Tenía que encontrar un compañero en esta lucha, ahora tiene a la senadora de California Kamala Harris.

A lo largo de su carrera, las asesoras más confiables de Biden han sido mujeres brillantes y fuertes, de su esposa, la Dra. Jill Biden a su hermana Valerie Biden Owens, quien ha jugado un papel central en todas las campañas a lo largo de la carrera política de su hermano.

No debería ser tan sorprendente que Biden eligiera a una mujer que comparte los mismos rasgos que su compañera finalista. Las habilidades de Harris como formidable interrogador y polemista deberían convertir al vicepresidente Mike Pence en la columna vertebral. El Debate Vicepresidencial de Otoño será una visita obligada en la televisión.
Si bien las habilidades de Harris como fiscal le sirvieron bien en política, su historial como fiscal también podría convertirse en responsabilidad. A los pocos minutos del histórico anuncio de Biden, la campaña de Trump y sus diputados telegrafiaron su estrategia de ataque contra el dúo de campaña recién acuñado como inconsistente con los llamados actuales de la comunidad negra para la reforma policial y de la justicia penal.

Está claro que la campaña de Trump utilizará al fiscal de Harris y el patrocinio de Biden de la infame Ley del Crimen de 1994 como problemas de cuña para reprimir la voz negra en los estados clave. Harris y Biden deben estar completamente preparados para disipar las preocupaciones de los votantes que puedan estar causando estos problemas. No puede permitirse cometer los mismos errores que cometió la campaña de 2016 de Hillary Clinton.

Con el país que continúa sufriendo los trágicos efectos de una pandemia mortal, dificultades económicas y segregación racial, el pueblo estadounidense tiene una clara elección en estas elecciones presidenciales de 2020.

A diferencia de Trump, Biden es competente, compasivo y probado en batalla a través de la tragedia. Con Harris a su lado como un guerrero feliz con una fuerte historia personal, el contraste no podría ser más fuerte. Biden-Harris es todo lo que los peniques de Trump no son.

A pesar de las diferencias políticas que muchos de nosotros, los conservadores descontentos, podríamos tener, el boleto Biden-Harris ofrece la mejor receta para superar la amenaza existencial que Trump representa para nuestras normas, instituciones e ideales democráticos el 3 de noviembre.

Tara Setmayer es exdirectora de comunicaciones del Partido Republicano, presentadora del podcast Honestly Speaking with Tara, miembro residente del Harvard Institute of Politics 2020 y colaboradora política de CNN. Es asesora principal del Proyecto Lincoln. Síguela en twitter @ Tarasetmayer.

David Gergen: la selección de Harris muestra el buen juicio de Biden

David Gergen
Al elegir a la primera mujer negra para servir en una boleta nacional, Joe Biden no solo tomó una decisión histórica, sino que también tomó una decisión importante y sabia para el futuro de la presidencia.
Biden encontró varias cualidades en Kamala Harris que la convirtieron en una opción atractiva. Por ejemplo, dejó en claro desde el principio que quería un subcampeón que fuera un socio de confianza en el ala oeste, un veep cuya relación de trabajo sería similar a la del presidente Barack Obama. Harris parece estar bien situado para desempeñar este papel.
Biden también había prometido nombrar a una mujer para el boleto.
Y en las últimas semanas, los activistas del partido han dejado claro que quieren una mujer de color. Harris asume ese papel, por supuesto, pero tiene un beneficio adicional: si el presidente Donald Trump persigue a Harris, tendrá dificultades para convencer a cualquiera de que es radical. Como la propia Biden, siempre se la ha visto más como centrista en los círculos democráticos.

Pero, desde mi punto de vista, hay más razones por las que Harris es una buena opción: entre las mujeres de color que consideramos, es claramente la presidenta más calificada. Esto es importante en esta elección.

De los 15 vicepresidentes del país desde el final de la Segunda Guerra Mundial, cinco finalmente se convirtieron en presidente. Dicho esto, si la historia se mantiene, un vicepresidente Harris tendría una posibilidad de tres de convertirse en un futuro presidente. El hecho de que Biden eligiera a un subcampeón para asumir el cargo el primer día refleja tanto su juicio como su respeto por el cargo.

David Gergen fue asesor en la Casa Blanca de los presidentes Richard Nixon, Gerald Ford, Ronald Reagan y Bill Clinton, y analista político senior de CNN. Graduado de la Facultad de Derecho de Harvard, es profesor de Servicio Público en la Escuela Kennedy de Harvard, donde fundó el Centro para el Liderazgo Público.

Van Jones: Atrás quedaron los días en que el establishment democrático daba por sentado a los afroamericanos

Van Jones

Shirley Chisholm está feliz esta noche. Barbara Jordan está feliz. Fannie Lou Hamer está feliz. Ella Jo Baker está feliz. Estos activistas pioneros se regocijan en el cielo esta noche. Después de todo, tenemos un candidato más parecido a las mujeres que en repetidas ocasiones han salvado y revivido la democracia estadounidense que cualquiera que se haya sentado en la oficina del vicepresidente en el ala oeste.

Atrás quedaron los días en que el establecimiento democrático daba por sentado a los afroamericanos. La elección de Joe Biden de la senadora de California Kamala Harris como su compañera de carrera significa que tendrá una ternura obstinada para complementar su afectuosa tenacidad durante los próximos cuatro años. Más importante aún, los votantes negros son finalmente tratados como un componente central de un partido político que debería ser tratado.

A nadie le pareció notable que Donald Trump eligiera a Mike Pence, un cristiano evangélico blanco, porque los cristianos evangélicos blancos son la columna vertebral del Partido Republicano. Aún así, Harris es la primera mujer negra en la lista, a pesar de que las mujeres negras y todos los votantes negros son la columna vertebral del Partido Demócrata. Simplemente demuestra lo natural que han sido los votantes más leales del Partido Demócrata a lo largo de los años.

Ese tiempo se acabó. Este año hubiera sido impensable que Biden eligiera a alguien PERO a una mujer negra, considerando a todos los candidatos en la potencia. Cualquiera que estuviera en su lista (Harris, Susan Rice, Karen Bass, Keisha Lance Bottoms, Stacey Abrams o Val Demings) habría sido un subcampeón calificado y socio del gobierno. No había otro candidato a estrella de rock que pudiera justificar la entrega de una mujer negra. De hecho, la única otra persona con el carisma y la atracción para calificar como una verdadera estrella de rock es otra mujer negra, Michelle Obama.

Harris hereda un increíble legado de mujeres afroamericanas que trabajaron por lo mejor de esta tierra. Mujeres que resistieron a los acosadores e insultos y que tenían suficiente orgullo y respeto por sí mismas para mantener su dignidad y no dar un paso atrás. El miércoles, una mujer afroamericana que comparte su dignidad, comportamiento, fuerza y ​​dureza se encuentra junto al próximo presidente de los Estados Unidos.

Van Jones, presentador de CNN, es el director ejecutivo de Alianza REFORM, una organización de justicia penal. También es autor de «Más allá de la verdad caótica: cómo nos separamos, cómo nos unimos«En 2009, Jones trabajó como asesor de empleos verdes en la Casa Blanca de Obama.

Patti Solis Doyle: Kamala Harris ayudará a cambiar para siempre la forma en que vemos y tratamos a las mujeres en la política

Patti Solis Doyle

Cuando la carrera termina y se hace historia, Joe Biden necesita un socio. Eligió a Kamala Harris por sus habilidades, juicio y experiencia como legisladora, fiscal y política. El género y la raza de Harris son la guinda del pastel de un pastel muy impresionante, y para una mujer de color como yo, es quizás la guinda más deliciosa del pastel.

Como jefe de operaciones de vicepresidente de la campaña de Barack Obama / Biden en 2008, vi a Biden ganar, aprender y sobresalir en el papel de vicepresidente. Aquí está la cuestión: nadie sabe más sobre lo que se necesita en un vicepresidente que Biden, y nadie sabe más sobre el tipo de apoyo y confianza que merece un vicepresidente.

Quería ser el socio de Obama, ser la última voz en la sala antes de que el entonces presidente Obama tomara las decisiones más difíciles. Este es el vicepresidente que fue, y esto es lo que él mismo quiere: un socio que pueda ayudarlo mientras aborda múltiples crisis en múltiples frentes: una crisis de salud global, una crisis económica, una crisis de educación y una crisis climática.

Biden hizo historia al elegir a Harris: la primera mujer negra y nativa americana en un boleto nacional. Es transformador y energizará la base. Y si ganan

Ayudará a cambiar para siempre la forma en que vemos y tratamos a las mujeres en la política.

Patti Solis Doyle, comentarista de CNN, fue asistente del presidente y asesora principal de la entonces Primera Dama Hillary Clinton, jefa de personal en las campañas de Clinton al Senado en 2000 y 2006, y directora de campaña presidencial de Clinton en 2007 y principios de 2008. Es la presidenta de Solis Strategies, una sede en Washington Empresa consultora especializada en organizaciones sin fines de lucro, organizaciones no gubernamentales y corporaciones. seguirla @ Pattisolisdoyle.

Alice Stewart: un boleto de Biden Harris no atrae a los independientes

Alice Stewart

Sobre el papel, Joe Biden hizo un acierto al seleccionar a la senadora de California Kamala Harris como su vicepresidenta. El ex retador de Biden aporta diversidad, juventud y energía al boleto democrático.

Como primera finalista negra de un partido importante, Harris también es una selección histórica, revisando el cuadro femenino prometido por Biden en marzo. Además, Harris tiene la experiencia de liderazgo necesaria para ascender a la posición más alta si es necesario, habiendo ocupado posiciones de poder a nivel local, estatal y federal.

Sin embargo, algunos pueden sorprenderse de que después de su brutal ataque a Biden, incluso fue considerada como número dos en un debate principal temprano. Está claro que la campaña de Biden hizo del pasado una cosa del pasado. Eso es política. Los candidatos se escabullen en el código de área y luego se unen en las elecciones generales.

Sin embargo, recuerde mis palabras, mientras que los demócratas potencialmente pueden enterrar ese hacha, la campaña de Trump garantizará que las divisiones Biden-Harris estén al frente y al centro. El video en el que Harris atacó a Biden por hablar en contra de los viajes forzados en autobús como un medio para integrar las escuelas en la década de 1970 se reproduce una y otra vez, hasta noviembre. Y el presidente Donald Trump seguirá diciendo, como lo hizo poco después del anuncio, que Harris estaba «enojado» e «irrespetuoso» con Biden.

En cuanto a la naturaleza histórica de un compañero de carrera negro, no veo que la aguja se mueva. La mayoría de los votantes negros ya apoyan a los demócratas, y probablemente lo hubieran hecho con o sin Harris en la boleta. Son los votantes independientes los que importan, y es poco probable que estos votantes estén convencidos de un juego de políticas de identidad, especialmente si un boleto Biden-Harris es el boleto presidencial más avanzado en la historia moderna. Si bien los independientes son una mezcla de puntos de vista políticos, es poco probable que abarquen todas las medidas progresistas que los demócratas están haciendo campaña para este ciclo electoral.

Si bien esta semana será un punto culminante en la campaña presidencial de Biden, la realidad colapsará a medida que se calme el confeti. A los votantes independientes, así como a gran parte de la corriente principal estadounidense, les resultará difícil apoyar la agenda de Biden-Harris.

Joe Lockhart: Buena elección … pero la elección aún se trata de Trump

Joe Lockhart

La conclusión es que Joe Biden conectó un jonrón y eligió a Kamala Harris como su compañera de fórmula. Es inteligente, dura, una exfiscal que puede llegar a Trump / Pence. Todas estas cosas son importantes, pero su raza hace que esta sea una elección histórica como mujer negra que estaría a un latido del óvalo y una afirmación de la importancia de los votantes negros y las mujeres para los demócratas en 2020.

Se habla mucho sobre por qué Biden no votó por los votantes de Bernie Sanders en el partido, y los partidarios de Elizabeth Warren sin duda se sentirán decepcionados. Pero Biden ganó la nominación al obtener más apoyo de las mujeres y los votantes negros que cualquier otro candidato. Al final, se le dio el derecho de elegir a la mujer con la que se sintiera más cómodo.
La elección del vicepresidente no ha tenido mucho impacto en la carrera presidencial desde 1960, cuando John Kennedy seleccionó a Lyndon B. Johnson para proveer a Texas y la Casa Blanca. Pero este año creo que será aún menos importante.

Esta elección se trata de una y solo una persona: Donald Trump. Su flagrante mala gestión de la pandemia Covid-19 y la matanza económica que ha estallado como resultado de su falta de liderazgo hacen de esta campaña un referéndum sobre su presidencia.

Harris es una gran incorporación al equipo de Biden. Pero Biden / Harris ganarán en noviembre porque dan esperanzas de que el gobierno puede trabajar y volverá a trabajar para la gente, y Trump será relegado a los anales de los peores presidentes de nuestra historia.

Joe Lockhart fue secretario de prensa de la Casa Blanca en la administración del presidente Bill Clinton de 1998 a 2000. Es coanfitrión del podcast «Las palabras son importantes. «

Raúl Reyes: El debate vicepresidencial entre Harris y Pence va a ser épico

Raúl A. Reyes
Joe Biden sabía exactamente lo que estaba buscando en un vicepresidente. Ha dicho que quiere a alguien con fortalezas, que complemente las suyas, que esté listo para desafiarlo y que esté preparado para la presidencia el primer día. Quiere sentirse «simpatico» con su vicepresidente. Estos criterios se cumplen con creces en su selección histórica de Kamala Harris.

Harris es una excelente opción para el vicepresidente por varias razones. Era candidata presidencial y, por tanto, ya es muy conocida entre el público. Esto es importante ya que la campaña presidencial tendrá lugar en medio de la pandemia de Covid-19, lo que significa que Harris tendrá pocas manifestaciones, eventos importantes u oportunidades para presentarse a los votantes (la convención puede ser virtual).

Su experiencia como nominada significa que ha pasado la revisión de prensa y el examen que conlleva estar en el centro de atención nacional. Además, Harris, en el boleto, impulsará distritos electorales demócratas clave en los estados del campo de batalla. Se espera que ayude a aumentar la participación entre los votantes afroamericanos, especialmente las mujeres afroamericanas.

El hecho de que Harris sea de California es importante ya que este estado es un microcosmos de los Estados Unidos del siglo XXI. Ella sabe cómo conectarse y apoyar a las comunidades de color.

Y ha estado hablando de ello en voz alta a pesar de ser criticada como fiscal de distrito de San Francisco y fiscal general de California por su sistema de justicia penal.
Tenga en cuenta que Harris defendió a DACA como fiscal general y senador. Como senadora, fue coautora de una ley para reformar la policía.
Los latinos y los inmigrantes también pueden estar seguros de que un «vicepresidente Harris» probablemente sea un defensor de los inmigrantes. Su padre emigró a los Estados Unidos desde Jamaica y su madre emigró de India. Entonces Harris experimentó de primera mano lo que significa buscar el sueño americano.
Si Biden tomó una decisión segura al elegir a Harris, quien era el preferido de los votantes en las encuestas, también tomó una decisión acertada. El interrogatorio de Harris a Brett Kavanaugh, William Barr y John Kelly durante las audiencias del Senado ha demostrado su agudo sentido con habilidad. Espere que el debate vicepresidencial entre Harris y Mike Pence sea épico en octubre.
Raul A. Reyes es abogado y miembro de la Junta de Contribuyentes de USA Today. Síguelo en Twitter @ RaulAReyes.

Jen Psaki: La única reacción que los demócratas deberían tener sobre Harris

Jen Psaki

La única reacción que deberían tener los demócratas cuando Joe Biden eligió a Kamala Harris como su compañera de fórmula es un gran abrazo de su nueva compañera de carrera. Harris no solo es una elección histórica, ya que es la primera mujer afroamericana y asiática estadounidense en recibir un boleto nacional para ambas partes, sino que es joven, dura (solo pregúntele al Fiscal General Bill Barr o Biden) y se está preparando para trabajar en primer día para hacer.

Por lo general, solo hay tres grandes momentos durante una campaña en los que estas opciones son importantes. Primero, el día en que se anuncia. El equipo de Biden merece felicitaciones por llevar a cabo la selección sin filtraciones, informes inexactos y en un horario que les funcionó.

Además del elemento sorpresa, tienen otra oportunidad con el anuncio oficial del miércoles cuando Biden y Harris aparecen juntos para anunciar su candidatura. Entonces probablemente dominará la cobertura durante las próximas 48 horas, lo que es un gran impulso para ellos considerando lo difícil que es romper el programa del presidente Donald Trump.

El segundo momento es la Convención Nacional Demócrata la semana que viene. El discurso de Harris será su oportunidad para volver a presentarse a una audiencia nacional. Escucharemos sobre su biografía y, con suerte, más sobre su carrera como fiscal. Sus registros de aplicación de la ley han sido y seguirán siendo, pero tiene una oportunidad de alto perfil para hablar sobre sus registros desde una posición de fortaleza y describir cómo su experiencia ha afectado sus puestos hoy.

El tercer momento es el debate vicepresidencial en octubre. El vicepresidente Mike Pence ni siquiera comerá solo con una mujer. Ahora la noche más importante de su año la pasa debatiendo.

Apuesto a que Harris tendrá más momentos que los tres tradicionales. Después de 2020, la elección de Biden también dice algo sobre el futuro del Partido Demócrata. Una mujer negra es ahora la opción segura para los compañeros de carrera.

Jen Psaki, comentarista política de CNN, fue directora de comunicaciones de la Casa Blanca y portavoz del Departamento de Estado durante la administración Obama. Ella es la fundadora de Evergreen Consulting. Síguela @ jrpsaki.

Charlie Dent: Harris trae emoción a la campaña de Biden

Charlie Dent

Joe Biden ha anunciado su tan esperada selección como vicepresidente, y nadie debería sorprenderse de que sea la senadora de California Kamala Harris.

Personalmente, estoy muy emocionado de tener al esposo de Harris, Doug Emhoff, quien es un amigo y un colega de confianza en el bufete de abogados DLA Piper.

La elección de Harris por parte de Biden es segura e inteligente por varias razones. Entre las mujeres consideradas, Harris fue puesta a prueba en las primarias presidenciales y mejor examinada que cualquier otra (con la posible excepción de la senadora de Massachusetts Elizabeth Warren).

La historia de Harris como fiscal llevó a muchos demócratas de extrema izquierda a ver su experiencia de las primarias presidenciales demócratas como una obligación. No más.

Después de que terminen las primarias, la tarea es convencer a los votantes centristas y descontentos de Trump para que apoyen a Biden. En un momento de malestar social y aumento de las tasas de criminalidad en muchas ciudades estadounidenses, la experiencia de la acusación es una gran ventaja para el presidente Donald Trump, quien lucha por el manto de «ley y orden». Espere que la campaña de Biden destaque las credenciales de Harris en sus mensajes.

Además, Harris posee distritos electorales clave que son importantes para el Partido Demócrata: mujeres, estadounidenses negros y personas de ascendencia del sur de Asia. Las mujeres afroamericanas sin duda estarán entre las más emocionadas de Harris, ya que será la primera mujer de color en una lista nacional en la historia de Estados Unidos.

También es probable que las mujeres graduadas y las mujeres suburbanas encuentren a Harris un candidato muy atractivo. Ayudará a los demócratas a desarrollar su fuerza en esos distritos electorales e infligir más daño a los republicanos, cuyo apoyo entre estas mujeres se ha derrumbado incontrolablemente desde la elección de Trump.

Después de todo, Harris representa una cara nueva y tiene un atractivo de próxima generación que Biden no tiene. Los demócratas pueden enamorarse de Harris, al igual que lo hicieron con jóvenes demócratas exitosos como John F. Kennedy, Bill Clinton y Barack Obama. Seamos realistas, le dará a Biden un impulso muy necesario en el departamento de entusiasmo.

Der einzige Nachteil der Harris-Nominierung ist, dass sie den Demokraten keinen Staat bringt, den sie noch nicht hatten – Bidens Sieg in Kalifornien war bereits in der Tasche. Harris ‘außenpolitische Erfahrung könnte in Frage gestellt werden, aber die Außenpolitik spielt gut für Bidens Stärke. Spiel weiter.

Charlie Dent ist ein ehemaliger republikanischer US-Kongressabgeordneter aus Pennsylvania, der von 2015 bis 2016 Vorsitzender des House Ethics Committee und von 2015 bis 2018 Vorsitzender des House Appropriations Subcommittee für Militärbau, Veteranenangelegenheiten und verwandte Agenturen war. Er ist ein politischer Kommentator von CNN .

Julian Zelizer: Bidens Harris-Wahl sollte Trump beunruhigen

Julian E. Zelizer-Profilbild

Joe Biden traf eine extrem starke Wahl. In diesem Fall ist die sichere Wahl eine mutige Wahl. Diese Auswahl beleuchtet das Ticket.

Senatorin Kamala Harris bietet eine wichtige Mischung: Sie ist eine Kandidatin mit einer Erfolgsbilanz, die zeigt, dass sie regieren kann, und eine geschickte Aktivistin. Während der Vorwahlen der Demokraten zeigte die ehemalige Staatsanwaltschaft, dass sie einen harten verbalen Schlag abgeben kann.

Sie hat auch umfangreiche Erfahrung als Beamtin in Kalifornien und Washington. Biden weiß, wie wichtig ein Laufkamerad ist, der ihm helfen kann, in Washington zu führen, nachdem er selbst die Verantwortung unter der Obama-Regierung übernommen hat. Und wenn Bedenken bestehen, ob der Vizepräsident in die Rolle des Präsidenten eintreten könnte, falls dies erforderlich sein sollte, wird Senator Harris sie lindern.

Durch diese Wahl sendet Biden die Botschaft, dass seine Regierung sich zu einer ernsthaften Regierungsführung verpflichten würde – ein starker Kontrast zu dem Chaos, das jeden Tag im Oval Office unter Präsident Donald Trump herrscht.

Die Auswahl einer schwarzen Frau wird den Wählern mehr Beweise dafür liefern, dass die Demokraten eine Partei sein wollen, die den pluralistischen und vielfältigen Charakter unserer Nation im Jahr 2020 repräsentiert, anstatt einen reaktionären Rückfall in das 19. Jahrhundert. Sie wird Biden dabei helfen, sicherzustellen, dass die Wahlbeteiligung in jedem Segment der demokratischen Wählerschaft so hoch wie möglich ist.

Natürlich gibt es Elemente ihrer Vergangenheit, die umstritten sein werden, wie beispielsweise ihre Aufzeichnungen über die Reform der Strafjustiz während ihrer Arbeit in Kalifornien. Biden und die Demokraten haben Kandidaten, denen es an einer der dringendsten Fragen unserer Zeit mangelt – der Reform der Strafjustiz. Harris wird die Besorgnis über Bidens Rolle bei der Verabschiedung des Verbrechensgesetzes von 1994, das von Präsident Bill Clinton unterzeichnet und von vielen beschuldigt wurde, zu Masseneinkerkerungen geführt zu haben, nicht sofort zerstreuen.

Aber sie hat die Möglichkeit, dies zu ihrem Vorteil zu nutzen, wenn sie ein echtes Engagement für die Veränderung der Art und Weise zeigt, wie die Nation überwacht und inhaftiert. Sie kann diese Botschaft als jemand übermitteln, der «hart gegen Kriminalität» war und das Rechtsverfahren besser versteht als die meisten anderen. Wie Biden wird es schwierig sein, sie als Teil der radikalen Linken zu fassen – obwohl die GOP dies sicherlich versuchen wird.

Harris ist auch im Fernsehen und in den sozialen Medien sehr gut, und das ist sehr wichtig. Während der Pandemiekampagne wird Biden Hilfe brauchen, um seine Botschaft vor der Kamera zu verkaufen – ein Bereich, in dem er nicht so stark glänzt wie auf dem Kampagnenpfad. Die meisten Beobachter sind sich einig, dass Harris auf dem Bildschirm «erscheint». Die Amerikaner sahen dies nicht nur während der Debatten, sondern auch während der Anhörungen im Senat, als sie messerscharfe Fragen gestellt hat.

Nachdem er die Vorwahlen abgebrochen hatte, twitterte Harris: «Keine Sorge, Herr Präsident, wir sehen uns bei Ihrem Prozess.» Während sie sich auf Donald Trumps Amtsenthebung bezog, wird der eigentliche Prozess im November stattfinden – und jetzt wird der Senator die Chance haben, ihr Versprechen zu erfüllen.

Kein Vizepräsidentschaftskandidat ist perfekt. In den nächsten Wochen werden einige ihrer Schwächen und Mängel unvermeidlich aufgedeckt, wenn sie erneut dem Glanz der Medien ausgesetzt ist. Aber die Trump-Kampagne sollte sehr besorgt sein. In einer seiner wichtigsten Entscheidungen der Kampagne hat Biden eine starke Entscheidung getroffen, die seine Chancen, Präsident Trump zu besiegen, erheblich verbessern wird.

Julian Zelizer, ein politischer Analyst von CNN, ist Professor für Geschichte und öffentliche Angelegenheiten an der Princeton University und Autor des Buches. «Das Haus niederbrennen: Newt Gingrich, der Fall eines Sprechers und der Aufstieg der New Republican Party.» Folgen Sie ihm auf Twitter @ Julianzelizer.

Sarah Isgur: Die Arbeit der Trump-Kampagne ist jetzt viel schwieriger

Sarah Isgur

Time and again, pundits through the winter said that Democrats were on the same path as Republicans were in 2016 — too many candidates, catering to the extreme wings of their party, appealing to an ever-shrinking base unable or unwilling to run a campaign aimed at persuading voters in the middle. The far-left progressive wing was taking over and Bernie Sanders was moments away from being the leader of the Democratic Party.

Fast forward to August: Joe Biden is the nominee and Kamala Harris is rounding out the ticket. This is the Democratic equivalent in a lot of ways to a 2016 GOP ticket of Jeb Bush and Marco Rubio. More conservative than George W. Bush? Sure. But hardly Ted Cruz or Mike Huckabee heralding the apotheosis of the Tea Party movement.

Over the coming weeks, polls are likely to tighten as voters «come home» (as campaign pros like to say) to their respective parties after wandering in the summer wilderness of the undecideds. The Trump campaign’s new ad blitz has focused on portraying Biden as too extreme for middle America. And, no doubt, some voters will cite Harris as their reason for voting for President Donald Trump, but it’s unlikely her nomination made any difference.

After all, a recent poll showed that 54% of voters said that Biden’s pick would «have no impact on their choice for president.» Add that to the survey from the Wall Street Journal that looked at polls from 1988-2016 and found «overwhelming majorities have said a candidate’s choice of running mate has no effect on their vote for president.»

Pundits and prognosticators have loved the narrative that the progressive wing of the Democratic Party was poised to take over. But that plot line was too simple for 2020 — and Harris is no Sanders. The Trump campaign will do its best to cast this ticket in the most extreme light, but their jobs just got a lot harder.

Sarah Isgur is a CNN political analyst. She is a staff writer at The Dispatch and an adjunct professor at George Washington University’s School of Media and Public Affairs. She previously worked on three Republican presidential campaigns and graduated from Harvard Law School.



[ad_2]

Artículo anteriorJosé Ramón Peralta explica la transferencia del registro de mando
Artículo siguienteMurales de la ciudad gran logro en la gestión Abel Martínez impacta en la región y fortalece el turismo en Santiago

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here