[ad_1]

Claudia López tiene un apoyo poco común para los alcaldes de Bogotá. Pero la clase política los critica de izquierda y derecha.

Colombia vive un experimento político.

A pesar de que la diferencia ideológica entre el presidente y el alcalde de Bogotá ha sido frecuente, el país nunca ha visto un enfrentamiento tan fuerte entre estos dos gobernantes como el actual.

Esta novedad tiene nombre y apellido: se llama Claudia López, la primera mujer elegida para uno de los dos cargos más importantes de Colombia.

En nueve meses en el cargo, López vivió una pandemia y el día más mortífero de violencia policial en las protestas de la historia que tuvieron lugar bajo custodia policial del 9 al 10 de septiembre, tras el asesinato de Javier Ordóñez.

En ambos casos, y en muchos otros casos, su principal opositor fue el presidente Iván Duque. O viceversa: criticas al presidente.

En una ciudad donde los alcaldes normalmente no cuentan con favores, López 70% de acuerdosegún diversas encuestas.

Claudia lopezDerechos de imagenAFP
Salir de la academia, para ella, liderazgo basado en la evidencia y la pedagogía, para sus críticas, vehemencia y arrogancia.

Una aceptación que no parece corresponder a lo que se dice en los círculos políticos al respecto, donde es criticado desde la izquierda y desde la derecha -tanto por Gustavo Petro como por Álvaro Uribe- por incoherencia, populismo o política, entre otras cosas.

López, de 50 años, formó parte del movimiento estudiantil que impulsó la constitución de 1991, hizo su doctorado en ciencias políticas y, durante una estadía periodística de diez años, exploró el escándalo deParapolítica«que expuso los vínculos entre congresistas y paramilitares.

En 2014 llegó al Senado como parte de la Alianza Verde, un partido de centro.

Pero ninguna de sus oficinas sacudió tanto la política colombiana como su puesto actual al frente del Palacio de Liévano, la sede de la alcaldía donde López presentó a BBC Mundo para hablar sobre los abusos policiales, las protestas, su enfrentamiento con Duque y su visión de un país que no puede poner fin a su propia guerra.

(Esta entrevista ha sido editada por su extensión y comprensión).

Claudia Lopez y Daniel PardoDerechos de imagenPRENSA ALCALDIA
López recibió a Daniel Pardo, corresponsal de BBC Mundo en Colombia, en su despacho frente a la Plaza de Bolívar.
línea

Hubo 13 muertos en las protestas del 9 al 10 de septiembre y 4 en el paro nacional del año pasado, que duró dos meses. Esta diferencia de fatalidades se explica por el hecho de que durante estos dos días la protesta fue acogida por la policía de vigilancia y El equipo de combate no fue revisado. Estabas al mando. ¿Por qué no actuó la policía antidisturbios?

Lo ocurrido en Bogotá los días 9 y 10 de septiembre es parte de las protestas que comenzaron el año pasado. Se hablaron voces que habían sido ensombrecidas y reprimidas por el conflicto armado.

Javier Ordoñez, quien fue asesinado por policías (8 de septiembre), es otro caso de abuso policial e impunidad sistemática por abuso. Fue la gota que corrió sobre el cristal.

Luego vino la voz de la juventud del año pasado, la impunidad por los abusos policiales y un contexto de crisis económica producto de la pandemia.

Y como en otras partes del mundo, hubo un estallido social que tomó los CAI (Comandos de Atención Inmediata) como símbolo de esta represión policial.

La agresión prevaleció por ambos lados: de la sociedad, que se movilizó muy violentamente con mucho vandalismo, y de la policía, que disparó armas de fuego a quemarropa e indiscriminadamente.

Policía durante las protestas en BogotáDerechos de imagenEPA
Las protestas contra la violencia policial provocaron más violencia.

Entonces, ¿por qué no funcionó el Esmad (Mobile Anti-Riot Squad)?

Sí funcionó. Pero en este día Bogotá tiene, entre otras cosas, poca cantidad y calidad de policías. En la noche del 9 de septiembre, en medio de tales disturbios, Bogotá tenía 750 policías de guardia y 300 oficiales del Esmad. Para una ciudad de 8 millones de habitantes.

¿Significa eso que el Esmad no tenía qué?

No tenía qué.

De modo que su control, por muy formal que fuera, no era real.

No fue real. Con 1.100 policías en toda la ciudad, no fue posible controlar 169 ubicaciones.

Nosotros en los PMU (Puestos de Mando Unificado) éramos: todos los líderes de alto nivel y las distintas personas de la alcaldía. Y vimos en las cámaras que no podíamos proteger a todos los CAI. Era prácticamente imposible.

Nos enfocamos en proteger a los ciudadanos que han regresado a casa del trabajo y las salas con prisioneros y armas. Sin embargo, sabíamos que era imposible proteger a cada uno de los CAI.

Era una situación incontrolable.

En ese momento era imposible controlar 169 disturbios diferentes simultáneamente con 1.100 policías responsables.

Protestas en BogotáDerechos de imagenAFP
Muchos comparan el caso de Javier Ordoñez con el de George Floyd en Estados Unidos.

Dice que el abuso policial es sistemático, pero obviamente no todos los policías son abusadores. ¿Cómo reacciona un agente a este mensaje si cree que su jefe, el alcalde, lo criticará por su trabajo?

No como. Creo que la mayoría de los policías que hacen bien su trabajo, un trabajo valiente, difícil y mal pagado entienden que el abuso afecta sus vidas y que si no se corrige, ellos serán los más afectados.

Guardar silencio y lidiar libremente con el abuso y la corrupción policial significa desmoralizar a la mayoría que lo hace bien. Entonces, ¿por qué hacerlo bien cuando la corrupción es sinónimo de no ser?

Hablé con la policía. Y están abrumados por la espantosa responsabilidad que se les ha impuesto en la pandemia. ¿Por qué la policía tuvo que hacer cosas para las que no estaba preparada?

La policía nos ayudó a construir vallas epidemiológicas, difundir las medidas e imponer multas, pero ese papel, que es odioso, ha sido mínimo. Y no tuvo nada que ver con lo ocurrido el 9 de septiembre.


Esta imagen, extraída de un discurso sobre la pandemia que presidieron Duque y el vicepresidente, se viralizó como supuesta evidencia de que López fue quien dio las órdenes.
¿Cuántos casos como el de Javier Ordóñez hay en Colombia que no conocemos?

Hay asesinatos dramáticos como el de Javier Ordoñez por toda Colombia, pero con impunidad.

Y lo más grave y triste de todo es que en un caso como el de Javier Ordóñez vemos que el gobierno nacional ni siquiera reconoce la gravedad de los hechos.

Fui al presidente, le presenté las pruebas y le pedí que reconociera la gravedad de lo sucedido ya que él es el jefe de policía. Tienes que ofrecer perdón. Y aquí nos sentamos a esperarlo. Ni siquiera por orden del Tribunal Supremo.

Esto no requirió una orden judicial, sino un mínimo de humanidad, juicio y constitucionalidad. Mínimo.

¿Y el presidente no tiene ese sentido?

No lo tiene. No tiene. Claramente, este no era el caso de este problema.

Derechos de imagen AFP
descripción de la imagen
López y su mentor político Antanas Mockus (centro) apoyaron a Sergio Fajardo (derecha), presidente de la Alianza Verde, en las últimas elecciones.
Los enfrentamientos entre el alcalde de Bogotá y el presidente no tienen precedentes en Colombia, aunque la diferencia ideológica fue frecuente. ¿Qué busca en este accidente? Algunos creen que solo dice lo que la gente quiere escuchar para obtener beneficios políticos.

Daniel, no vine aquí porque soy la mujer que se queda callada para verse bonita. Esto es puro machismo. «Cállate, lo que importa son las formas, mantengamos la hipocresía para que todo luzca bien».

Soy la hija de un maestro. Vine aquí porque tenía voz. Por nunca silenciar nada. Por informar de los hechos más graves. A costa de mi vida. Para que mejore la democracia de este país.

Ahora que soy alcalde, ¿me vas a pedir que me calle? Ahora que represento no solo mi voto sino el de 8 millones de personas, ¿la solución es callar, que los jóvenes maten y no digan nada, abusar de la policía y no decir nada?

Quieren que nos quedemos en la típica hipocresía del poder colombiano, que el presidente concentra todo el poder en un país brutalmente centralizado de brutal centralismo autoritario.

Este centralismo siempre se ha asociado con los líderes locales en términos de homenaje y mecenazgo. Ese es el sistema político colombiano. Y vine aquí para romper este sistema político y derrotar este sistema político.

Así que no esperes de mí silencio, adulación o patrocinio.

Derechos de imagen AFP
descripción de la imagen
Según López, el liderazgo se basa más en la compasión colectiva que en estrategias sofisticadas. Sus críticos llaman a esto «populismo».
Muchos creen que con Duque el conflicto ha vuelto y que con él revivirá el paramilitarismo, su tema de estudio y denuncia. ¿Nos enfrentamos a un escenario similar al de los años 90 y 2000?

Estamos ante un resurgimiento de organizaciones armadas ilegales que se apoderan y controlan territorios en Colombia.

En otras palabras, tienen prácticas paramilitares.

Sí, pero también hay narcotráfico y guerrilla. Y lamentablemente eso era predecible si el Estado no cumplía con el proceso de paz.

Porque el gran desafío para Colombia no es solo desmovilizar a los grupos paramilitares o guerrilleros. Esta es solo una condición, necesaria pero insuficiente para la paz. La razón por la que surgen estos grupos es que la mitad del territorio de Colombia no tiene ciudadanía, estado ni mercado.

Estos actores actúan como un poder de facto: regulan si se puede hablar o no, si hay mercado o no, si hay estado o no.

La receta es la desmovilización, pero también la construcción de ciudadanía, Estado y mercado.

¿Y este gobierno no lo hizo?

No, y para ser justos tengo que decir que el que desmovilizó a las FARC (Juan Manuel Santos) tampoco lo hizo.

Para la élite colombiana, ya sea de derecha o más liberal, sea Santos o Uribe, basta con deshacerse de la amenaza armada, pero no está dispuesta a hacer concesiones democráticas para construir la ciudadanía, el Estado y el mercado.

Y ese es el problema fundamental que trae consigo el cambio democrático. Y ningún proceso de democratización se lleva a cabo sin un proceso de movilización social. No es que las élites de un país digan: «Sí, la verdad es que hemos gobernado durante 200 años, hemos huido de este pequeño pueblo, pobrecito, ahora vamos a hacer algunas concesiones porque sí».

No, eso no pasa, es necesario realizar una movilización democrática organizada. Pero una movilización no violenta.

Claudia lopezDerechos de imagenAFP
descripción de la imagenUna de las banderas políticas de López fue la lucha contra la corrupción. El entonces senador encabezó una «consulta anticorrupción» en 2018, que dividió al país pero contó con el apoyo de 11 millones de votantes.

Entonces, si hay una movilización pacífica, ¿se logrará la paz?

Si logramos una movilización pacífica centrada en las elecciones, podremos construir las mayorías para un proceso de paz estable y duradero en Colombia.

Muchos lo llaman populista. Por la política asistencial, pero también por el tono. ¿Le importa que le llamen populista?

No, me dijeron cosas peores. (Es) una de las cosas más suaves que me dijeron. Bienvenida a ser mujer y tener orientación pública. Los resentirás por pasar.

Les encantaría que nos quedáramos callados en la casa y cocináramos y criáramos a los niños. Entonces este es tu mundo ideal. No te molestes, no hables, no te molestes.

Pero entonces: ¿populista o no?

No como. La Alianza Verde es un proyecto moderno de centro-izquierda que tiene como objetivo construir la ciudadanía, el estado y el mercado interesado en tener emprendedores que vivan de su talento y no del subsidio de un político.

Y estamos luchando contra dos populismos: un populismo autoritario de izquierda, que es capaz de mandar a las cenizas lo poco que hemos construido en democracia mientras el infortunio y el aburrimiento del pueblo lo lleven al poder, y uno populismo autoritario de derecha, que cerraría todos los tribunales en Colombia y prohibiría todas las marchas mañana.

Claudia López celebraDerechos de imagenIMÁGENES FALSAS
descripción de la imagenMuchos dicen que López se postula para presidente. En respuesta, cita la constitución: los alcaldes no pueden dimitir para postularse para presidente.

Los críticos de todas las tendencias coinciden en que es una mentirosa, o al menos cambia mucho de opinión. ¿Qué hay de cierto en eso?

No soy un mentiroso. Cuando he hecho algo, es defender mis posiciones con absoluta franqueza. Pero también vengo de la academia. Así que no soy terco solo porque sí. Creo en la evidencia. Y si la evidencia y los argumentos sugieren una mejor posición, no tengo ningún problema en pensar en ello.

Esto es gracias a la política pública basada en evidencia. Si aprovechas eso para decir que soy un mentiroso, está bien.

Prefiero ser terco que negar la ciencia y no escuchar los mejores argumentos.

Dice que es «más ciudadana que política». ¿Siente que representa a más colombianos que a políticos tradicionales?

Ciertamente. Que esté sentado aquí es un milagro. Soy hija de maestra, soy mujer, soy lesbiana, tenía que ser afro e indígena para tener las cinco barreras sociales de Colombia.

Obviamente, la élite colombiana no tiene mi perfil ni representa a la mayoría de la ciudadanía.

¿En qué piensas cuando lees el titular de una entrevista en la que un chico te alaba por divertirte?

(Risas) Incluso las personas que teóricamente me aman y me valoran tienen el machismo en su ADN. ¿Por qué no puedes decir que Claudia López tiene neuronas? ¿No pensaste en esa descripción, príncipe?

No es un problema de cariño o ideología. Pero el caso es que el machismo es antiguo.

[ad_2]

Artículo anteriorLa ex estrella de rock rusa Sergei Shnurov sorprende a los fanáticos … con un trabajo de escritorio
Artículo siguienteBANÍ | 2 millones de pesos al jugador Oneil Cruz por la muerte de 3 personas

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here