[ad_1]

La cobertura de este artículo fue financiada por una subvención del Pulitzer Center for Crisis Reporting.

En una pequeña choza en el pueblo de Bubisa, una joven novia llamada Tunne está sentada sola en una camilla improvisada. El humo de un fuego humeante en un cocinero de interior pica los ojos y oscurece el aire, y un solo rayo de luz solar se filtra a través de un pequeño agujero en la pared que también funciona como una ventana. Tunne que suele llevar el algodón suelto Dira El vestido común para las niñas en esta región ahora está envuelto de pies a cabeza en la tradicional tela de boda azul celeste, que todavía está rígida por su novedad. Su cuello está adornado con perlas rojas y amarillas.

Es 13 de marzo y la tribu Gabra del noreste de Kenia está a punto de comenzar su matrimonio masivo anual de tres días. Cientos de parejas en toda la región se casarán en un solo fin de semana auspicioso. En Bubisa, un pueblo sin gasolinera ni tienda de comestibles, a unas 30 millas al norte de Marsabit, la ciudad desarrollada más cercana, y a 360 millas al norte de Nairobi, la capital del país, las familias montan carpas e instalan sistemas de sonido cuando comienzan las festividades. . fuera.

A través del pañuelo que le cubre la boca, Tunne me dice que tiene 17 años. Pero su padre dijo que tenía 16 años y Nuria Gollo, una activista local contra el matrimonio infantil que me presentó a la joven novia, me dijo que tenía 15 años. La voz infantil y la baja estatura de Tunnel sugieren que probablemente Gollo tenga razón.

Cualquiera que sea el número correcto, Tunne es legalmente un niño, y el matrimonio infantil está prohibido en Kenia desde 1990 cuando el país ratificó la Convención sobre los Derechos del Niño, un tratado de derechos humanos de las Naciones Unidas entre naciones diseñado para proteger a los niños de un Serie de abusos. Otras leyes de Kenia, incluida la Ley de menores de 2001, la Ley de delitos sexuales de 2006 y la Ley de matrimonio de 2014 (que prohíbe específicamente casarse con niños menores de 18 años) han tipificado aún más esta práctica. En 2013, los ministros de salud y educación de Kenia, junto con ministros de varios otros países africanos, se comprometieron a poner fin al matrimonio infantil para fines de 2020. Los esfuerzos de Kenia han dado sus frutos hasta cierto punto: la proporción de mujeres jóvenes de entre 20 y 24 años que se casaron antes de cumplir los 18 años cayó del 34% en 1994 al 23% en 2016, el año más reciente para los datos exactos. Están disponibles. Sin embargo, la fecha límite de 2020 para la eliminación total del matrimonio infantil se acerca rápidamente y el país aún está muy lejos de alcanzar ese objetivo.

Esto se debe en parte al cambio climático, que ha provocado un resurgimiento del matrimonio infantil en el norte de Kenia durante los últimos cinco años, dicen los expertos. Aquí, las crecientes sequías y una plaga de langostas relacionada con el cambio climático han agotado el agua y las tierras de pastoreo, y el ganado, que es la columna vertebral económica de comunidades pastoriles como Bubisa, está muriendo de hambre, sed y enfermedades. Para hacer frente a esto, las familias desesperadas retiran cada vez más a sus hijas de la escuela y las casan a cambio de una dote, que suele consistir en ropa nueva, bidones de leche fresca y varios camellos. (Los camellos son valorados en el desierto del norte de Kenia por su leche y carne, así como por su transporte de personas y mercancías a larga distancia).

Dos hombres ahuyentan un banco de langostas del desierto temprano en la mañana en el condado de Samburu, Kenia, el 21 de mayo de 2020.

Dos hombres ahuyentan un banco de langostas del desierto temprano en la mañana en el condado de Samburu, Kenia, el 21 de mayo de 2020.

Fredrik Lerneryd – Getty Images

Si bien no hay cifras generalmente aceptadas, un creciente cuerpo de investigación sugiere que el cambio climático pone a un número cada vez mayor de niñas en riesgo de casarse a una edad temprana. Por ejemplo, un informe publicado por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional en enero de 2020 y un informe de junio de 2020 publicado por el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) encontró que las prácticas de dote se están endureciendo en tiempos del mundo. Las crisis y los desplazamientos como la sequía contribuyen a una mayor prevalencia del matrimonio infantil. Mohamed Abdullahi, jefe de la Oficina Noreste del Fondo Internacional para la Infancia de las Naciones Unidas en Kenia, dijo que los casos de matrimonio infantil en el país han aumentado como resultado de «desastres naturales y provocados por el hombre, particularmente la sequía».

Kenia trató de contraatacar; En los últimos meses, el gobierno federal ha contratado a las fuerzas del orden y los funcionarios locales para que repriman esta práctica. Cuando comienzan las festividades en Bubisa, la policía avanza lentamente de tienda en tienda, verificando la edad de cada futura novia. Pero muchos de los funcionarios locales y policías provienen de las mismas tribus que las familias de las novias y los novios, explica Gollo, lo que significa que algunos harán la vista gorda ante el matrimonio infantil.

Durante mi reporte, Tunne y su familia parecen estar ocultando su edad real. Pero incluso entonces, no me digas que tiene 18 años; Tunne parece tan joven que sería difícil de creer. Ponen sus edades más cerca de los 16 o 17 años, aún por debajo del límite legal, pero una aproximación más realista que Gollo dice que creen que pueden salirse con la suya de las autoridades sin problemas.

En comparación con el En el resto del mundo, Kenia ocupa un lugar bastante alto en los países donde es más probable que el cambio climático tenga efectos significativos. En 2018, el Índice de la Iniciativa de Adaptación Global de la Universidad de Notre Dame clasificó a Kenia en el puesto 36 entre todos los países en cuanto a vulnerabilidad a los efectos del cambio climático, y en el puesto 152 en cuanto a voluntad para hacer frente a estos efectos.

La temperatura media anual en Kenia ha aumentado en 0,34 ° C por década durante los últimos 30 años. El país tiene dos temporadas de lluvias: las lluvias prolongadas, que generalmente van desde abril hasta principios de junio, y las lluvias cortas, que ocurren de manera intermitente de noviembre a diciembre. En los últimos años, durante estas estaciones, las lluvias se han vuelto más intensas y menos predecibles, lo que ha provocado un aumento de las peligrosas inundaciones repentinas. Pero son las sequías durante la estación seca las que han tenido el mayor impacto económico en Kenia y el impacto más profundo en familias como Tunne. Kenia experimentó nueve períodos de sequía entre 1950 y 2000. En los 20 años transcurridos desde entonces, ha habido al menos seis.

Las sequías persistentes han afectado a Bubisa durante seis de los últimos 10 años. En 2010-2011, la región sufrió lo que muchos describieron como lo peor en 60 años y diezmó el ganado del norte de Kenia, que tuvo dificultades para recuperarse como resultado. Las sequías posteriores en 2015-2016 y 2017-2018 exacerbaron el problema y crearon una crisis existencial para muchos pastores de la región. Según un informe de 2017 del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de Kenia, se estima que el 30% de los ganaderos de Kenia se vieron obligados a encontrar nuevas fuentes de ingresos entre 1997 y 2017. Y el Banco Mundial estima que las sequías causaron pérdidas de alrededor de $ 1.08 mil millones entre 2007 y 2017 debido a su impacto en la población ganadera de Kenia.

Hombres Gabra llevando regalos antes de una boda. La familia del novio le dará regalos al padre de la novia el 14 de marzo de 2020 en Marsabit, Kenia, incluida una dote de tres camellos.

Hombres Gabra llevando regalos antes de una boda. La familia del novio le dará regalos al padre de la novia el 14 de marzo de 2020 en Marsabit, Kenia, incluida una dote de tres camellos.

Cortesía de Vania Turner

Ese año, los cielos finalmente se abrieron en marzo y trajeron lluvias por encima del promedio a muchas partes del país. Pero la lluvia fue demasiado fuerte, demasiado rápida, causando inundaciones repentinas que se llevaron las semillas que los pastores de la zona habían plantado recientemente con la esperanza de regenerar los pastizales para alimentar a sus animales hambrientos. Para sobrevivir, las familias tuvieron que tomar decisiones difíciles como: Por ejemplo, qué niños sacar de la escuela para cuidar a sus animales y si vender hijas solteras como dote.

Aunque el cambio climático Todas las personas de la tierra se ven afectadas. Es probable que las chicas jóvenes sufran más daños que cualquier otro grupo de edad o sexo, dice el Dr. Mary Nyasimi, Directora de Adaptación al Cambio Climático Integrativo para un África Sostenible, una organización sin fines de lucro con sede en Kenia que cuenta con el apoyo de donantes como el Afrikaner Development Bank Group y GIZ, una agencia de desarrollo internacional con sede en Alemania. Esto se debe en gran parte a las arraigadas diferencias de género en todo el mundo, pero estas tienen diferentes efectos culturalmente.

Por ejemplo, muchas de las comunidades pastorales tradicionalistas del norte de Kenia son profundamente patriarcales. Los niños son los únicos que pueden ser proveedores de servicios financieros y tomar decisiones. Por tanto, las familias las valoran más que las niñas. Las niñas, por otro lado, a menudo solo se ven en términos del dinero de la dote que pueden aportar. En tiempos de dificultades económicas, las familias suelen sacar a las niñas de la escuela antes que a los niños. Si bien Kenia ofrece educación pública gratuita, el costo del transporte hacia y desde la escuela, los uniformes e incluso los libros y bolígrafos pueden ser prohibitivos para muchas familias. «Lo que sea que tengan, prefieren usarlo para criar al niño que a la niña», dice Halima Aden, que dirige una escuela para niñas en el condado de Marsabit.

Durante la sequía de 2016, los padres de Tunnel la sacaron de la escuela y la asignaron para cuidar a los animales mientras sus hermanos continuaban recibiendo educación. Sin embargo, la situación solo empeoró a medida que la región sufría sequía año tras año. Muchas de las cabras y camellos de la familia de Tunnel murieron a lo largo de los años y hubo que vender más para que la familia sobreviviera. Entonces, cuando una familia adinerada del pueblo se acercó al padre de Tunnel y le pidió la mano de su hija para su hijo de 23 años, quien ofreció una dote de tres camellos que, según los lugareños, se venden por hasta 700 dólares la cabeza. Si es así, una oferta era demasiado buena para rechazarla.

Cuando le pregunto a Tunne si podía elegir en su matrimonio, asiente. Pero más adelante en nuestra entrevista le pregunto si está deseando que llegue la boda. No lo es, dice, pero sintió que no podía rechazar los deseos de su padre. «A esta tierna edad, la niña no tiene voz», dice Aden. «Estas consideraciones las hacen los padres y la niña no les dirá que no».

Nuria Gollo está sentada en la junta directiva del Consejo Nacional de Servicios para Niños del gobierno de Kenia y es un activista local en el norte del país. Ella misma es miembro de la tribu Gabra y conoce muy bien el daño físico y emocional que el matrimonio precoz significa para la niña. Su padre la casó cuando tenía solo 16 años. Gollo quería trabajar como maestra, pero su nuevo esposo no se lo permitió. Dos años después, se escapó y se quedó con amigos que la apoyaron y la ayudaron a sobrevivir. Sus padres estaban avergonzados de que su hija hubiera renunciado a su matrimonio, y durante algún tiempo Gollo tuvo «una mala relación» con ellos y nunca visitó la casa de sus padres.

Finalmente, Gollo pudo cumplir su sueño y encontrar trabajo como maestra. Seis años después de que ella dejó su matrimonio, su exmarido se volvió a casar y los padres de Gollo finalmente aceptaron su elección. El exmarido de Gollo finalmente le dio un certificado de divorcio casi 10 años después de que terminó el matrimonio, pero aún no le ha pagado la pensión alimenticia estipulada en su contrato de matrimonio islámico. Hoy Gollo está casada con un hombre que conoció casi 15 años después de que terminó su primer matrimonio y ha dedicado su vida a luchar contra el matrimonio infantil. Se dio a conocer en la región de Marsabit; Viaja de pueblo en pueblo para rescatar a niñas destinadas al matrimonio y llevarlas de regreso a la escuela. Ella interviene con las familias y lleva los casos a la comisaría local si es necesario. También trabaja con el gobierno de Kenia para establecer reglas, regulaciones y procedimientos para reducir la tasa de matrimonio infantil en las comunidades del norte.

Nuria Gollo, nativa de Gabra y activista de derechos humanos, víctima del matrimonio infantil y sobreviviente de la MGF, ha hecho de su vida el trabajo de poner fin al matrimonio infantil en su comunidad.

Nuria Gollo, nativa de Gabra y activista de derechos humanos, víctima del matrimonio infantil y sobreviviente de la mutilación genital femenina, ha hecho de su vida el trabajo de poner fin al matrimonio infantil en su comunidad.

Cortesía de Vania Turner

«Fui a traves [child marriage]y sé lo doloroso que es ”, dice Gollo. “Cómo me impidió lograr mis objetivos deseados. Y no me gustaría sentarme y ver cómo les pasa a las chicas más jóvenes que están casadas. »

El informe del UNFPA de junio encontró que la mayoría de las niñas novias en todo el mundo abandonan la escuela y tienen hijos de inmediato. A menudo no tienen otra opción: en Kenia solo el 56% de las mujeres y niñas toman sus propias decisiones sobre su salud sexual y reproductiva, incluido cuándo y cuántos hijos tener. A nivel mundial, las niñas que están casadas jóvenes corren un mayor riesgo de muerte relacionada con el embarazo debido a embarazos y nacimientos prematuros, mal distribuidos y con demasiada frecuencia. Las niñas novias también son más propensas a la violencia doméstica, el aislamiento social y la depresión.

Pero no son solo las niñas novias las que sufren los efectos de un matrimonio precoz: es económicamente perjudicial para todo el país, ya que la práctica impide que las niñas reciban una educación y, por lo tanto, puedan contribuir a la fuerza laboral nacional. Un estudio del Banco Mundial de 2017 encontró que los países en desarrollo podrían ahorrar billones de dólares para 2030 si se erradicara el matrimonio infantil.

A nivel mundial, se estima que 650 millones de niñas y mujeres que aún viven hoy se casaron cuando eran niñas, y un promedio de 33,000 niñas menores de edad se casan cada día. El daño que causa el matrimonio infantil a comunidades y naciones enteras aún está bajo investigación. Sin embargo, a medida que los efectos del cambio climático continúan empeorando en todo el mundo, las niñas como Tunne serán cada vez más vulnerables a casarse jóvenes. Sin la intervención de gobiernos, organizaciones y activistas, muchas más niñas son vendidas para matrimonio en países de todo el mundo a medida que aumentan las temperaturas globales y el clima extremo se vuelve más común.

Según el informe del UNFPA de junio de 2020, las niñas que se casan temprano también tienen más probabilidades de mantener roles de género estereotipados y transmitir estas normas a sus propios hijos. «Cuando una niña deja la escuela y regresa y eso vive [same] Vida [her] Mi madre vivió… no crecerá en esta iglesia y la vida no mejorará para nadie ”, dice Aden, quien dirige la escuela de niñas en Marsabit. «El círculo vicioso continuará».

Pero algunos están intentando romper este ciclo. En Marsabit, Gumato Kunni, de 17 años, me lleva a la casa de una habitación, que mantiene impecablemente limpia para su esposo y su hija Rukia, de dos años. Me invita a sentarme en el único mueble disponible, un colchón en el suelo.

«Mis padres se casaron mal», dice Kunni. «Sin ganado no teníamos nada». Finalmente, la familia, miembros de la tribu Gabra, adquirió algunos animales, pero aún los necesitaban. “Solíamos pedir prestada leche a nuestros vecinos y otras personas a nuestro alrededor”, dice. Cuando era niña y crecía en la remota aldea de Burgabo en las profundidades del desierto de Chalbi, Kunni era trabajadora y soñaba con convertirse en maestra y criar a las futuras generaciones de niñas. La sequía de 2015 destruyó esos sueños. Un día de ese año, dice Kunni, su padre regresó a casa con las manos vacías, solo sosteniendo el bastón de su sombrero. Los pocos animales que pertenecían a la familia habían muerto.

«Cuando llegó mi propuesta de matrimonio [two years later]Estaba casada ”, dice. «Mi comunidad vende a sus hijos cada vez que llegan propuestas de matrimonio». El esposo de Kunni, de 21 años, es camionero, un buen padre y proveedor, dice. La pareja se mudó a Marsabit a unas 60 millas al sur con la esperanza de darle a Rukia una vida mejor cuando fueran mayores. Kunni dice que lo peor de casarse con esta joven fue perderse la infancia, jugar y divertirse con sus amigos.

Mientras hablamos, ella le canta a Rukia y la arroja arriba y abajo mientras la niña chilla de alegría. «Amo mucho a mi hija», dice Kunni, y sus suaves ojos marrones se iluminan. “Sueño que su hijo reciba una educación y que ella la ayudará en el futuro, y [us] además.»

Contáctenos en editors@time.com.

[ad_2]

Artículo anteriorLa mejor ganga de cualquier equipo de la MLB
Artículo siguienteDanilo Medina entrega el renovado Hospital Arturo Grullón

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here