[ad_1]

Cuando el gobierno de Danilo Medina decidió operar la central eléctrica de Punta Catalina con carbón, llovieron las críticas. La continua quema del mineral para la generación de energía, la producción de cenizas, gases y otros contaminantes en un mundo más comprometido con la reducción de emisiones ha llevado a cuestionar la decisión.

Se realizaron estudios ambientales, se presentaron los equipos y se destacó su eficiencia. La promesa era que las emisiones de gases serían menores y la ceniza se llevaría a un depósito controlado. Todo quedó regulado en el estudio de impacto ambiental aprobado por las autoridades. Pero ahora el uso de grandes cantidades de cal para absorber los gases demuestra que no todo funciona como debería.

Este año, la Sociedad Dominicana de Empresas Estatales de Electricidad (Cdeee) compró más cal para Punta Catalina de lo que los expertos dicen que tomaría para un año completo de operación. Según el portal de transacciones de la Dirección General de Adquisiciones, en enero y mayo se compraron más de dos millones de toneladas de cal viva para la central Punta Catalina, componente que absorbe la energía producida por la quema de carbón.

Punta Catalina cuenta con un Sistema de Control de Calidad del Aire (AQCS) que «se ha derrumbado nueve veces» según fuentes de la industria. «Se usa tanta cal porque no filtra», dijeron los encuestados.

Se utilizó un carbón con un alto contenido de azufre para generar energía eléctrica en la instalación y ha causado problemas con el filtro de aire ya que se le ha dado servicio en el último minuto varias veces este año.

En el video a continuación, puede ver el humo causado por un error presentado el 23 de junio de 2020:

Lo que se informó como un incendio en la planta fueron fugas de humo que se suponía que no iban a llegar al ambiente, sino que debían rociarse previamente con cal y pasar por un filtro para que no llegaran al aire. El propio Cdeee reconoció durante el último incidente el 7 de agosto que «el humo se escapa cuando la caja del filtro se apaga y se descubre», dijo el portavoz de la instalación en ese momento.

El humo es una mezcla de elementos nocivos para el medio ambiente como azufre y dióxido de nitrógeno, mercurio y carbono en pequeñas cantidades. Estos son los residuos que salen de la planta a través de gases o cenizas.

El portavoz del Comité Nacional de Lucha contra el Cambio Climático (CNLCC), Enrique De León, señala que Punta Catalina emite gases que generan «smog y lluvia ácida», así como micropartículas, metales pesados ​​que quedan suspendidos en el aire y pasan por las fosas nasales. como las cenizas ”, denuncia.

Moisés Álvarez, director técnico del Consejo Nacional de Cambio Climático, dijo en una entrevista reciente con Diario Libre que Punta Catalina es una instalación bastante eficiente, «pero eso no significa que no contamina». Añadió que el problema de la contaminación por emisiones de gases «puede compensarse plantando más árboles».

El carbón mineral utilizado en los sistemas termoeléctricos es un polvo que se introduce en la cámara de combustión para ser quemado y generar suficiente calor para mover las turbinas que generan electricidad. Además, sin embargo, se producen gases, cenizas de fondo y cenizas volantes, que son los desechos quemados.

Para Yolanda León del grupo ambientalista Jaragua, no hay duda de que los componentes químicos que se transportan desde el sistema al aire son venenosos y, dependiendo de la composición del carbón utilizado para generar energía, pueden volatilizar metales pesados ​​tóxicos como el mercurio. Arsénico y plomo.

«En teoría, las chimeneas de Punta Catalina tendrían tecnología para mantener esta contaminación fuera del aire, pero su instalación y funcionamiento deberían ser revisados», dijo León.

Se utilizan filtros para evitar que los desechos entren a la atmósfera a través de las chimeneas de las plantas, y las cenizas se recogen en enormes embudos llamados embudos. Desde allí, son transportados a un patio a unos dos kilómetros al norte de la instalación.

El nuevo ministro de Energía y Minas, Antonio Almonte, se muestra preocupado por los residuos que genera la central termoeléctrica.

Afirma que es responsabilidad del Estado «que veremos de inmediato». «Tenemos alguna información (…) vamos a confirmar y profundizar este dato, entonces veremos qué hacemos», dijo.

La fábrica de cenizas

“Punta Catalina es una fábrica de cenizas, porque para generar electricidad hay que quemar carbón y el 10% de lo que se quema se convierte en basura. Entre las dos plantas producen 400.000.000 de toneladas de ceniza porque anualmente se compran cuatro millones de toneladas de carbón ”, dice Enrique de León, vocero del Comité Nacional de Combate al Cambio Climático (CNLCC).

Menciona que las cenizas de la central termoeléctrica contienen sustancias tóxicas en «altas cantidades» como mercurio, boro, azufre y arsénico.

Años de exposición a cenizas o productos que componen los desechos emitidos por el generador pueden tener los mismos efectos que los altos niveles de radiación provocan cáncer y deformidades, advierte.

De León es consciente de que la única solución a la contaminación provocada por las cenizas de la planta es detener la producción convirtiendo las plantas a gas natural.

Agrega que la conversión a gas es bastante factible y costaría entre $ 300 millones y $ 485 millones, «una pequeña inversión en relación al costo de manejar adecuadamente la contaminación actual en Punta Catalina».

“La única solución para revertir el daño ambiental es cambiar. Otros serían medios que no resolverían el problema y serían costosos. La conversión de Punta Catalina de carbón a gas es un acto de humanidad en beneficio de más de 100.000 personas que recibirán los efectos directos de esta contaminación ”, sugiere.

Para José Luis Moreno, las cenizas son el único inconveniente de la planta, aunque sí indica que se pueden realizar análisis químicos para determinar su composición y encontrar un uso para estos residuos.

“Sugerí usar las cenizas para hacer cemento, incluso se hizo una estimación, y las fábricas locales podrían usar estos desechos. La ceniza se elimina mejor en la industria del cemento y el hormigón. Si lo preparas en forma de ceniza de piedra, puedes usarlo en la calle ”, explica.

Considera que las cenizas que produce Punta Catalina deben utilizarse ya que su disposición «es la opción menos inteligente». Se aclara que el «buen uso» de los residuos no debe ser un problema y se destaca que la planta produce más de 150 toneladas de yeso al día.

“Hay un plan de manejo de las cenizas. El relleno sanitario está muy bien diseñado de acuerdo con los estándares internacionales. Allí se depositan en promedio 620 toneladas de ceniza todos los días ”, enfatiza.

El experto explica que la composición básica de la ceniza es sílice, óxido de hierro y aluminio y otros no metálicos, óxidos de sodio y potasio y otros no metálicos.

La promesa del gas natural

La conversión de la Central Termoeléctrica de Punta Catalina (CTPC) a gas natural, como sugieren algunos sectores ambientales, es un “absurdo” desde el punto de vista económico ya que la obra apenas comienza y habrá que esperar a que se recupere. parte de la inversión.

La declaración estuvo a cargo de José Luis Moreno San Juan, miembro de la Junta Directiva del Instituto de Energía de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD). Agrega que se necesitarían entre 15 y 20 años para cambiar el combustible en la central. Carbón a gas natural.

“Nadie en el sector privado comienza a operar una planta y cambiará a gas natural antes de los 15 años. Ocurre cuando lleva muchos años en uso y ha recuperado parte de su inversión y en lugares donde es la norma El entorno es muy exigente y la instalación no lo puede cumplir, pero este no es el caso en Punta Catalina “Dice Moreno San Juan.

La única forma de convertir la planta generadora estatal a gas antes del plazo mencionado es tener depósitos de este combustible en el país y uso comercial, dice.

El profesor advierte que cambiar la matriz de Punta Catalina «no solucionaría nada», mientras afirma que solo reduciría en un 27% las emisiones de dióxido de carbono (CO2) «porque las estamos cambiando no por un ciclo combinado, sino por la misma eficiencia que tiene este sistema ”.

[ad_2]

Artículo anteriorLo que significa el coronavirus para el futuro de India
Artículo siguientePor qué Davy Jones parece un pulpo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here