[ad_1]

Puerto Rico.- A los 6 años, Helga Serrano dejó su casa de madera sin cocina ni refrigerador para mudarse a una de las primeras urbanizaciones de San Juan.

Apenas comenzaba la década de 1950 y Puerto Rico vivía un auge económico que algunos medios de comunicación proyectaron en la época como un milagro económico.

En ese momento, el periodista de 77 años vivía «con lo esencial» en un pequeño pueblo rural en el sureste del territorio, directamente sobre un río. Su familia cocinaba en una estufa de carbón. Sus padres, abuelos y hermana dormían bajo el mismo techo.

Con la mudanza buscaban las nuevas oportunidades que ofrecía la capital.

“Mi historia y la de mi hermana es la historia de Puerto Rico, de la gente que salió de la pobreza, de la poca educación y logró formarse en la universidad”, le dijo a BBC Mundo en una llamada telefónica.

Serrano se mudó a un nuevo espacio que, aunque también modesto, representó una «transformación» a la par del resto de la isla.

“Mami hizo un curso de maquinista y trabajaba en el ejército y papá era policía en San Juan. Se mudaron a vivir a la primera urbanización, Puerto Nuevo. Había unas 4.000 casas, diminutas, de cemento, una al lado de la otra. barato. Mucha gente se ha mudado allí, incluso los primos de mamá con sus familias”, agregó.

Su historia, dice, está siendo repetida por miles de puertorriqueños que la han experimentado desde mediados del siglo XX. mejoramiento de sus condiciones de vida.

Helga Serrano, periodista puertorriqueña
Helga Serrano, periodista puertorriqueña cuya familia salió de la pobreza durante las reformas implementadas por el gobierno puertorriqueño a mediados del siglo XX.

Al contrario de lo que sucede hoy, Puerto Rico sufre una recesión económica luego de una batalla legal de casi cinco años que terminó con luz verde del poder judicial. Reestructuración de una enorme deuda nacional ($73,000 millones) estaba en pleno desarrollo en ese momento.

industrialización

En la década de 1940 se inició el proceso de industrialización de Puerto Rico, que influyó en personas como Serrano, quien luego de salir de la pobreza logró ingresar a la universidad y lograr un mejor nivel de vida.

Rexford Tugwell, un gobernador designado por el presidente Franklin D. Roosevelt, impulsó la creación de negocios locales que fueron subsidiados por el estado.

Las primeras industrias establecidas luego del estímulo económico en Puerto Rico estuvieron relacionadas con empleos de alta intensidad.
Las primeras industrias que se establecieron en Puerto Rico luego del estímulo económico estuvieron relacionadas con empleos de alta intensidad.

En pocos años se construyeron en el territorio fábricas de vidrio, cartón, cemento y otros productos, que comenzaron a suplantar la economía agraria.

Sin embargo, después de la Guerra Fría, se abandonó este enfoque y el gobierno se embarcó en una estrategia de «inversión por invitación».

El nuevo modelo económico otorgaba Incentivos fiscales para empresas estadounidenses y extranjeras.

“Se trató de reemplazar ese modelo de estrategia de desarrollo e industrialización estatal y sustitución de importaciones por una estrategia de apertura de capital, estrategia de apertura de capital extranjero”, explicó el economista y abogado puertorriqueño Heriberto Martínez.

Rexford Tugwell (derecha) le da la mano a su predecesor Guy Jacob Swope. En medio Luis Muñoz Marín, entonces presidente del Senado de la isla.
Rexford Tugwell (derecha) le da la mano a su predecesor Guy Jacob Swope. En medio Luis Muñoz Marín, entonces presidente del Senado de la isla.

En ese entonces, la mayoría de las fábricas públicas se vendieron y las empresas extranjeras vinieron a buscar mano de obra barata y exenciones de impuestos.

En un principio se trataba de empresas textiles y de otros trabajos pesados ​​como la elaboración de alimentos, más tarde la farmacia.

“Se crearon empleos directos, empleo industrial, se desarrolló una clase media y mucha gente salió de la pobreza”, dijo.

Un grupo de mujeres trabaja en una fábrica de relojes eléctricos en San Juan, Puerto Rico, en 1970.
Un grupo de mujeres trabaja en una fábrica de relojes eléctricos en San Juan, Puerto Rico, en 1970.

“También se han fijado metas sociales para mejorar la educación, la salud, la vivienda, y más allá, metas económicas para mejorar la infraestructura de carreteras, puentes, puertos, electricidad, agua potable y comunicaciones”, dijo la economista Martha Quiñones, docente de la Universidad. de Puerto Rico

Durante este período (fines de la década de 1940 y principios de la de 1950), la Integración de la mujer en el mercado laboral y los hogares tenían ingresos duales, agregó Serrano.

“Recuerdo a las primeras mujeres que vi trabajando. Era una fábrica de tabaco, hacían puros. La esposa de mi tío trabajaba como stripper en una fábrica, que eran grandes salas con mujeres preparando cigarros para la venta”, dijo.

El pago

Durante las próximas décadas, los indicadores económicos apoyaron las reformas iniciadas por el gobierno. De 1950 a 1980 la pnorteB. Ingreso per cápita en la isla pasó de US$342 a US$3,479, solo superado por Venezuela ($3,630), una nación rica en petróleo.

Exactamente alrededor de 1980, las imágenes de los últimos años parecían un pasado lejano.

Las hileras de casas de madera sin fondos que ocupaban tanto los pueblos montañosos del interior como las áreas urbanas costeras fueron reemplazadas por extensos asentamientos de concreto.

Las nuevas carreteras reemplazaron a los caminos de tierra y los automóviles reemplazaron a los caballos y las mulas.

Imagen de un campo de caña de azúcar en Vega Baja, Puerto Rico, en 1950.
Antes de la década de 1940, la economía de Puerto Rico se basaba en el cultivo del café, la caña de azúcar o el tabaco.

Los trabajadores dejaron el sol abrasador de los campos de caña de azúcar por oficinas y cadenas de montaje. Aprendieron a leer, enviaron a sus hijos a la universidad y dejaron los mercados por los centros comerciales.

Según una presentación del Centro para la Nueva Economía de Puerto Rico, la pobreza se redujo de 62.8% en 1970 a 44.6% en 2000.

Puerto Rico tuvo uno Crecimiento económico del 6% anual entre 1948 y 1974, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Estos cambios incluso fueron revisados ​​por la revista Time en 1958. La portada de la publicación decía que la isla se había convertido en un «laboratorio de la democracia» después de años de ser -como atestiguan algunos libros de historia- la «casa de la pobreza en el Caribe».

Portada de 1958 de la revista Time con el exgobernador de Puerto Rico Luis Muñoz Marín
Portada de 1958 de la revista Time con el exgobernador de Puerto Rico Luis Muñoz Marín.

Según Time, Puerto Rico era una «embajada de esperanza» para las naciones «subdesarrolladas».

El problema

Sin embargo, a finales de la década de 1960, Puerto Rico entró en problemas y fue durante este período que decidió volcar su economía al sector petroquímico con la idea de fabricar productos refinados de este producto y exportarlo a los Estados Unidos.

Pero el sector cayó en la Crisis petrolera internacional, que tuvo lugar en 1973 después de que la OPEP decidiera aumentar los precios del combustible en relación con la Guerra de Yom Kippur. Una situación que afectó a la economía mundial.

La respuesta de Estados Unidos a esta crisis fue aprobar nuevas exenciones de impuestos en 1976, destinadas a atraer más empresas farmacéuticas y de alta tecnología.

La legislación permite que las empresas estadounidenses en Puerto Rico depositen sus ganancias en los bancos del territorio y luego las remitan libres de impuestos a sus casas matrices, dijo el economista Quiñones.

Fotos de las válvulas en una fábrica en Puerto Rico
Puerto Rico fue duramente golpeado por la crisis del petróleo de 1973.

Sin embargo, en 1996 el gobierno de los Estados Unidos decidió retirar los beneficios fiscales. Para 2006, cuando terminó el período de transición otorgado por el Congreso, la inversión de empresas extranjeras se redujo significativamente.

De 1997 a 2012, la isla perdió casi 80.000 puestos de trabajo. solo en la fabricación.

Y Puerto Rico hizo pocos esfuerzos para fomentar la fabricación local durante sus años de auge después de las empresas estatales locales que estableció. “Estamos enfocados en crear las mentes que trabajan para los extranjeros”, dijo el economista Martínez.

“Puerto Rico fue el arquetipo de lo que luego se convirtió en la industrialización maquiladora de América Latina, la industria maquiladora”, dijo el sociólogo Emilio Pantojas. «Pero era un país urbano de industrialización dependiente», dijo.

deudas

Cuando estas empresas se fueron, el territorio comenzó a endeudarse para financiar el gasto social y su maquinaria gubernamental.

A medida que la economía se contraía La deuda creció exponencialmente.

Para el 2006, la deuda de Puerto Rico era de unos $48,000 frente a un PNB de $68,000 millones, que es un 60% más, dijo Martínez. Unos 10 años después, la deuda había aumentado un 103%.

Ahora la isla estaba lejos de ser un modelo. La tasa de pobreza se estancó en 45%, el desempleo aumentó y hubo una emigración masiva de puertorriqueños a Estados Unidos.

Mientras tanto, a pesar de las advertencias de los expertos, algunos políticos locales afirmaron que la deuda podría pagarse. Los periódicos del territorio siguieron publicando informes de primera plana sobre el desapalancamiento de los prestamistas de Wall Street.

Alejandro García Padilla, exgobernador de Puerto Rico, con su esposa Wilma Pastrana.
En 2015, Alejandro García Padilla se convirtió en el primer gobernador en confirmar que la deuda de Puerto Rico no se podía pagar. En 2016, bajo la dirección de Ricardo Rosselló, se oficializó la quiebra.

En 2015, el exgobernador Alejandro García Padilla aceptó el augurio: “La deuda está fuera de pago… no hay otra opción. Esto no es una cuestión de política, sino de matemáticas.

Un año después, Estados Unidos aprobó una legislación que permitía a Puerto Rico reestructurar sus deudas en los tribunales, pero al mismo tiempo impuso una Regulador Financiero.

El panel, integrado por siete personas designadas por el Presidente y el Congreso, ha sido el encargado de representar a los puertorriqueños en los tribunales desde 2017, cuando comenzó el proceso de reestructuración.

Además, tiene el poder de aprobar su presupuesto por encima del gobierno local.

La «junta», como se la conoce en Puerto Rico, ha estado promoviendo la austeridad desde su llegada bajo el argumento de que es necesario cumplir con los acreedores.

Natalie Jaresko, directora ejecutiva de la Junta de Supervisión Fiscal de Puerto Rico.
Natalie Jaresko es la Directora Ejecutiva de la Junta de Supervisión Fiscal de Puerto Rico.

Entre las medidas que encontraron más oposición se encuentran el recorte a casi la mitad del presupuesto de la Universidad de Puerto Rico y los planes para recortar las pensiones públicas.

reestructuración

Este martes, un tribunal de quiebras de Estados Unidos aprobó un plan para reestructurar la deuda del gobierno central de Puerto Rico.

El Plan de Ajuste de Deuda, que estuvo en manos de la jueza Laura Taylor Swain del Distrito Sur de Nueva York, incluye acuerdos entre varios acreedores que reducen la deuda del bono de $33 mil millones a $7 mil millones. Los pagos anuales de la deuda se reducirían en un 80%.

«Nunca ha habido una reestructuración pública como esta en todo Estados Unidos o en el mundo», dijo el director ejecutivo David Skeel al Washington Post.

Un hombre camina por una calle en San Juan, Puerto Rico, en 2017. La pared está pintada con graffiti.

El proceso estuvo marcado por acaloradas discusiones entre los políticos del territorio, la junta directiva y los acreedores, quienes de ambas partes se demandaron en varias ocasiones por diversos desacuerdos.

bancarrota costar más de $1,000 millones, pagado por los contribuyentes.

Puerto Rico también experimentó dos grandes huracanes y un terremoto durante esos años. También la renuncia de un gobernador.

“Estamos en un momento trascendental a medida que el gobierno de Puerto Rico avanza hacia la finalización de los procedimientos de quiebra y, por lo tanto, está enfocado en volver al progreso que nuestro pueblo espera y merece”, escribió en Twitter el actual gobernador Pedro Pierluisi. una vez que se haya anunciado el plan de reestructuración.

El acuerdo, firmado por Swain, no tiene en cuenta la propuesta de recortar las pensiones de los jubilados, aunque sí frena los programas basados ​​en el desempeño de maestros y jueces.

El plan de liquidación de deudas entraría en vigor el 15 de marzo, pero antes podría ser impugnado en los tribunales.

Imagen de la calle Forteleza en San Juan, Puerto Rico.
Imagen de la calle Forteleza en San Juan, Puerto Rico.

Según el juez, Puerto Rico tiene los recursos económicos para saldar la deuda para el 2034. En los próximos años deberá seguir implementando «reformas estructurales» para no volver a caer en la bancarrota.

[ad_2]

Artículo anteriorLa batalla por el Steaua Bucarest: un gigante de Europa del Este en guerra consigo mismo
Artículo siguienteFuerza del Pueblo solicita que el Fideicomiso Punta Catalina vaya a audiencias públicas en el Senado