La pandemia de COVID-19 fue un gran golpe económico inesperado para el Caribe. La mayor parte de la región había continuado su expansión económica en 2019, y las previsiones para 2020 eran prometedoras. COVID-19, que llegó al Caribe en marzo, cambió eso. Con la interrupción del turismo y la fuerte recesión mundial, muchos países del Caribe se han visto obligados a esforzarse por mantener viva su economía. y algunos han sido presionados por su capacidad de pagar sus obligaciones de deuda internacional. Sin duda, 2020 será uno de los peores años en el Caribe. El FMI pronostica una disminución del 10,3 por ciento en las economías dependientes del turismo antes de que el crecimiento del 4,8 por ciento se recupere en 2021. Esto tiene implicaciones importantes sobre cómo se verá el Caribe en el otro extremo de la pandemia de COVID-19.

El Caribe tiene una de las economías más abiertas del mundo. La mayoría de los países son pequeños, importan muchas de sus necesidades y dependen de la demanda extranjera para pagar su viaje alrededor del mundo. Mientras que la exportación de oro, petróleo, gas natural, bauxita y níquel juega un papel importante en algunas economías (Cuba, Jamaica, Trinidad y Tobago, Guyana y Surinam), la región depende en gran medida del turismo. Según el Fondo Monetario Internacional, el turismo representa del 50 al 90 por ciento del PIB y el empleo en la mayoría de los países y áreas del Caribe.

Aruba, Antigua y Barbuda, las Bahamas, Barbados, Belice y Dominica se encuentran entre los países del Caribe que más dependen de la afluencia de turistas aéreos y cruceros. El turismo también juega un papel importante en la economía cubana, especialmente con el declive de la industria azucarera en las últimas dos décadas.

donate_promo

La respuesta COVID-19 del Caribe

Los líderes caribeños asumieron un fuerte papel de liderazgo al enfrentar la pandemia debido a la percepción de que el sistema multilateral internacional se estaba estancando. Faltaba un liderazgo mundial fuerte, y los aliados clave como los Estados Unidos y el Reino Unido tenían dificultades para resolver sus propios problemas. Varios líderes caribeños los vieron como ejemplos de cómo NO luchar contra la pandemia. La decisión de retirar a los Estados Unidos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) a través del gobierno del presidente Donald Trump solo reforzó esta percepción.

Como resultado, la mayoría de los países del Caribe han cerrado rápidamente sus fronteras de manera unilateral, introducido medidas de cuarentena, protocolos de distancia social y políticas regionales coordinadas, particularmente en la adquisición de equipo de protección personal (PPE), más de cerca. Esto último se ha visto obstaculizado para países individuales debido a la escasez interna en tiempos de crisis y la decisión de la administración Trump de evitar que los comerciantes vendan PSA en el extranjero debido a la escasez interna. Si bien Brasil, México y Perú han tenido dificultades para frenar un aumento de infecciones y muertes, el Caribe ha mejorado significativamente.

La Comunidad del Caribe (CARICOM), la organización regional, pudo adquirir equipos, y la República Popular de China y Taiwán proporcionaron activamente EPP para la región. El Banco de Desarrollo del Caribe (BDC) también respondió activamente a la crisis otorgando préstamos de emergencia a siete países: Antigua y Barbuda, Belice, Dominica, Granada, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas y Surinam. Individualmente, los jefes de estado y de gobierno del Caribe han solicitado el alivio de la deuda de los acreedores privados y se han puesto en contacto con el Banco Mundial y el FMI para obtener ayuda.

El virus no se ha propagado en el Caribe de la misma manera que lo hizo en los Estados Unidos, Italia o el Reino Unido, o en los principales países latinoamericanos. Entre los países del Caribe, la República Dominicana, Puerto Rico y Haití son los más afectados por el virus. Algunos países están reabriendo las instalaciones turísticas, aunque este será un proceso lento: muchos de los lugares de donde provienen los turistas todavía están luchando con los problemas de COVID-19 (Estados Unidos juega un papel importante aquí).

¿Que sigue?

El FMI dio una perspectiva particularmente sombría para el Caribe en junio de 2020:

Dado que el turismo está prácticamente parado y los principales mercados emisores de las economías avanzadas caen en una profunda recesión, es probable que la región experimente una desaceleración muy aguda y prolongada en la actividad económica. A pesar de la reapertura de las fronteras para algunos países del Caribe en junio, se espera que las llegadas de turistas internacionales vuelvan a los niveles anteriores a la crisis solo gradualmente en los próximos tres años. Además, la fuerte caída de los precios del petróleo está perjudicando a los exportadores de materias primas a través de una pérdida de exportaciones e ingresos fiscales. La actual temporada de huracanes conlleva riesgos adicionales.

Dada la sombría perspectiva global (que puede ser un poco exagerada), el acceso a los mercados internacionales de capital se ha evaporado, las finanzas gubernamentales estarán y estarán bajo presión por un tiempo, con las calificaciones de los países del Caribe probablemente bajo presión. Otro problema relacionado es que la fuerte desaceleración en las economías avanzadas, particularmente en los Estados Unidos, plantea preocupaciones sobre la sostenibilidad de la transferencia de fondos al Caribe, en gran parte debido a la gran población de la diáspora de la región en América del Norte. Las remesas juegan un papel importante en varios países del Caribe. Según el Banco Mundial, las transferencias personales ascendieron al 32 por ciento del PIB haitiano en 2018, el 16 por ciento del PIB de Jamaica y el 8,9 por ciento del PIB dominicano.

Las Bahamas han sido duramente golpeadas; Moody’s redujo el país caribeño de Baa3 a Ba2, una rebaja de dos etapas que lo llevó de grado de inversión a basura y encareció el costo de recaudar capital fresco. Además, las Bahamas ahora tiene una perspectiva económica negativa, lo que significa que podrían producirse nuevas rebajas.

La rebaja fue el resultado de la crisis COVID-19, que empeoró el perfil financiero y de deuda del país. La agencia predijo que la carga de la deuda de Bahamas podría alcanzar el 85 por ciento del PIB en junio de 2021. Con respecto a la perspectiva negativa del país, Moody’s señaló: “La perspectiva negativa refleja las expectativas de Moody’s de que la gravedad del shock del coronavirus afectará los perfiles de crédito del gobierno y continuará enfrentando riesgos a la baja relacionados con la recuperación en el sector turístico. “Las Bahamas ahora están clasificadas como Ba2 (negativo) / BB (negativo). La última calificación proviene de Standard & Poor’s, que el país caribeño rebajó de BB + en abril de 2020.

Mirando hacia el futuro, puede ser más difícil para el Caribe acceder a los mercados internacionales de crédito. La pandemia de COVID-19 ha afectado duramente a la región, y el turismo disminuirá hasta que los frentes sanitarios y económicos en los principales países como Estados Unidos, Reino Unido, Europa y China hayan mejorado significativamente. Esto también significa que las agencias calificadoras probablemente mantendrán bajas las calificaciones en toda la región. La calificación BBB + de Aruba con Standard & Poor’s en abril pasó de Fitch a negativa, al igual que la calificación BB. Es probable que las calificaciones de Jamaica (B2 / B + / B +) y Trinidad y Tobagos (Ba1 / BBB-) estén más presionadas. Las calificaciones de Surinam ya han sido rebajadas y siguen bajo presión.

La mayoría de los gobiernos del Caribe están en modo de emergencia como deberían. Hay una salida a la crisis, pero la región necesitará ayuda externa para amortiguar la peor recesión, especialmente si el acceso a los mercados internacionales de capital está restringido y la presión sobre las calificaciones aumenta. Esto significa que las instituciones multilaterales deben ser más flexibles para brindar apoyo a la región, lo que han hecho en varios casos, y que Estados Unidos, Canadá y Europa deben fortalecerse.

Los aliados internacionales del caribe

Todo esto tiene un elemento geopolítico: China ha proporcionado equipos médicos y asesoramiento sobre cómo usar COVID-19 en todo el Caribe. Los principales bancos estatales, incluido el Banco Comercial Industrial de China (el banco más grande del mundo con $ 3.5 billones en activos), el Banco de Desarrollo de China y el Banco EXIM de China están abriendo sucursales en Panamá para servir mejor a la región lata. China tiene la oportunidad de construir su reputación como un buen socio en tiempos de crisis.

Cuba y Haití son dos países que probablemente tendrán dificultades para sobrevivir al frente político en la crisis de COVID 19. Este último ya ha recibido apoyo inmediato del Banco Mundial y el gobierno ha tomado una serie de medidas para hacer frente a la situación, incluido el cierre de escuelas, centros vocacionales, fábricas y fronteras terrestres. Este es un desafío difícil para un gobierno haitiano que ya está luchando por mantener la ley y el orden diarios y es uno de los más pobres del hemisferio occidental. Para decirlo suavemente, COVID-19 es solo uno de los muchos problemas del país que han sido políticamente explosivos en los últimos dos años.

Cuba es otro desafío. Antes de COVID-19, la economía luchaba bajo el peso de las compañías estatales mal administradas, una reducción radical en la ayuda de Venezuela (incluso en un estado de colapso económico) y una caída significativa en los ingresos por servicios médicos, un importante intercambio de ingresos para extranjeros. El sector turístico, que es central para la economía e importante para el empleo, ya estaba sufriendo el acceso restringido de la administración Trump a la isla. COVID-19 solo ha contribuido a la miseria. Como resultado, muchos cubanos sienten que la isla ha regresado al llamado período especial, una recesión brutal de casi una década después del fin de la Unión Soviética y el fin de los subsidios de los rusos. Aunque es poco probable que Cuba experimente agitaciones políticas masivas, la legitimidad del gobierno continúa disminuyendo debido a la mala gestión económica del país y el impacto del embargo de Estados Unidos. Además, la seguridad alimentaria se está convirtiendo cada vez más en un problema, ya que la antigua potencia mundial en la industria azucarera ahora importa una gran parte de sus alimentos. ¿Continúan los gobiernos comunistas cubanos recurriendo a China y Rusia en busca de ayuda?

La respuesta de la política estadounidense al Caribe incluye el despliegue de $ 3 millones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. En Barbados, Guyana, Trinidad y Tobago, y la Autoridad de Salud Pública del Caribe (CARPHA) para aumentar la capacidad de apoyar a los países del Caribe Oriental. Los casi $ 1 millón para CARPHA y el Caribe Oriental, incluidos $ 400,000 para Barbados, se destinan a la prevención de infecciones, sistemas de laboratorio y accesorios, incluidos kits de prueba e hisopos, y gestión de datos y humanos. Aunque se valora este apoyo y otra ayuda, es pobre en una escala mayor.

Desde una perspectiva caribeña, la falta de liderazgo de los EE. UU. Para hacer frente a la pandemia de coronavirus y la dura bola dura geopolítica de Washington son decepcionantes sobre el papel de China y sus «aliados» (como Cuba) en la región. Mientras el liderazgo de los EE. UU. Discutía si las máscaras faciales eran una buena idea o no, China enviaba máscaras faciales y otros dispositivos médicos al Caribe. Al mismo tiempo, Cuba descubrió que sus médicos y asistencia médica estaban siendo solicitados por varios países del Caribe, incluidos Jamaica, Trinidad y Tobago.

El Caribe se enfrenta a un mundo radicalmente diferente desde enero de 2020. La región estaba en auge a principios de año. El sector turístico se enfrentaba a una economía mundial fuerte y los precios de los productos básicos parecían estar orientados al aumento. A mediados de 2020, toda la región enfrentará severas contracciones económicas, mayor desempleo y presión sobre la gestión de la deuda. Por último, pero no menos importante, COVID-19 subrayó los riesgos de las economías pequeñas y abiertas, que dependen de los activos de los operadores económicos más grandes, como los Estados Unidos y Europa. Con pocas excepciones, el liderazgo regional ha aumentado y existe una mayor conciencia de la necesidad de utilizar mejor las organizaciones regionales como CARICOM para agrupar recursos y abordar cuestiones como la seguridad alimentaria. 2020 ha sido un año terrible para el Caribe, pero a la región le ha ido bien hasta ahora. Con un poco de ayuda, puede abrirse camino hacia la recuperación.



Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here