[ad_1]

Las raíces de Dayton Moore siguen siendo ciertas. El gerente general de los Kansas City Royals comenzó como cazatalentos en el béisbol profesional, este 1994 con los Bravos de Atlanta, y hasta el día de hoy la evaluación del talento también es parte de su M.O. como todo. Esto no significa que no haya habido ningún desarrollo. Por mucho que hayan cambiado el cargo y el empleador de Moore (ambos en 2006), el mundo de los scouts también ha cambiado. Moore se da cuenta de esto y, para su crédito, se ha negado a quedarse atascado en el pasado. Moore es una combinación de escuelas nuevas y antiguas y prefiere no considerarse a sí mismas como ninguna. A sus propios ojos, el gerente de la oficina principal de 53 años se ve a sí mismo en la escuela.

———

David Laurila: Tienes experiencia en exploración. Esto es parte del juego que siempre has defendido.

Dayton Moore: “Los Boy Scouts siempre han sido la columna vertebral de una organización. Es un legado en nuestro juego. Siempre he sentido que los cazatalentos de área y los gerentes de ligas menores son la parte más importante de cualquier organización debido a su conectividad con los jugadores. Todos los jugadores de este juego están aquí por la visión de un explorador. El Scout luego pasó esa visión al Desarrollo de Jugadores, y dependía del Gerente de Ligas Menores mejorar esa visión.

“Por supuesto, la oficina principal y los instructores, los instructores e instructores itinerantes, están involucrados en este proceso. Pero aquí también, la historia de cada jugador comienza con la visión del explorador. «

Laurila: ¿Qué me dices sobre algunas de tus primeras experiencias de exploración?

Moros: “Cuando comencé como Area Scout, probamos campamentos en todo el país. Parte de nuestra responsabilidad era dirigir estos campamentos en la América rural y urbana. Pasamos la mayor parte de nuestro tiempo en estas áreas porque no había muchas ligas estructuradas allí. Legion Baseball, Babe Ruth Baseball y Little League Baseball estaban bien formados en los suburbios.

«Como explorador de área, pasaría mucho tiempo cultivando esas áreas de su territorio. Muchos jugadores no fueron vistos allí y el hecho de que los Boy Scouts aparecieran en el núcleo urbano se convirtió, si se quiere, en parte de la rutina del verano. Los jugadores jóvenes sabían que los Bravos de Atlanta, los Rojos de Cincinnati o los Piratas de Pittsburgh realizarían campamentos de prueba en la Universidad Católica en el centro de Washington DC o en la Elipse o en comunidades más pequeñas como Clarksburg, Virginia Occidental, todos los años, y eso motivaría a los niños a trabajar duro y jugar el juego porque sabían que iba a aparecer un Boy Scout y que tendrían la oportunidad de probarlo para un equipo.

«Ahora estamos en un momento en nuestra industria donde hay vitrinas. Juego perfecto. Hay derechos de criador. Y tienes que tener finanzas para ser parte del viaje. Los scouts simplemente ya no hacen campamentos de prueba abiertos. Hay muy pocos entrenamientos. De hecho, la industria no lo recomienda. Las administraciones deportivas no lo recomiendan. Las federaciones universitarias no lo recomiendan. Esta es una de las cosas que creo que ha obstaculizado la prosperidad de nuestro juego en términos de interés.

«No hay nada que haya disfrutado más que realizar campamentos de prueba. He tenido la oportunidad de realizar innumerables campamentos en todo el país y he trabajado a nivel internacional durante cinco años y medio. Tengo campamentos de prueba y entrenamientos en toda Asia y América Latina. llevado a cabo. «

Laurila: ¿Cuáles fueron algunas de sus experiencias notables allí?

Moros: “Recuerdo cuando firmamos a Elvis Andrus, en ese entonces yo estaba con los Bravos. Estábamos en República Dominicana y Elvis no estaba fichado. Y debería haber sido [signed]. El 1 de julio llegó y se fue y todos pensaron que tenía un trato con los Yankees, pero se quedó en el mercado abierto.

“Así que tuvimos un campo de prueba – los Texas Rangers también estaban allí – y Elvis fue y trabajó para los Rangers. Se suponía que íbamos a entrenarlo en Venezuela tres días después. Teníamos nuestro campo de prueba, creo que estábamos en Maracay, y debería comenzar a las nueve en punto. Elvis no estaba allí. Pensamos que tenía un trato con los Rangers.

“Vino aquí unos 15 minutos después de que comenzara el entrenamiento. Elvis apareció y tuvo un buen entrenamiento para nosotros. Le ofrecimos 325.000 dólares. Después del entrenamiento, dije: «Elvis, ¿qué va a hacer esto?». Él dijo: «Haré esto por $ 500,000». Me acerqué y dije: «Tenemos un trato». Eso fue todo. Solía ​​haber muchos agentes. y muchos buscones… Esa fue una de las cosas que me encantó del scouting internacional: tenías la oportunidad de fichar jugadores todos los días. «

Laurila: ¿Qué te vendió de Andrus?

Moros: “Solo sabía que era un jugador de Grandes Ligas. Lo pude ver en sus ojos. Lo pude ver en todas sus habilidades. No tenían ninguna duda de que este chico pegaría. Algunas personas no pensaron que se quedaría con el campocorto, pero a mí no me preocupaba mucho. Sabía que su brazo y sus manos eran lo suficientemente buenos como para que sus pies fueran lo suficientemente buenos para jugar la posición. Algunas personas cuestionaron el rango. No me importaba porque sabía que si tenía que pasar a la segunda o tercera base, batearía lo suficiente donde no importaba. Quiero decir, firmaste el bate.

“Por supuesto que también debes confiar en tus exploradores. Rolando Petit y Julián Pérez tenían historia con él. Firmaste su maquillaje. Se podía decir por Elvis que era una persona informada. «

Laurila: ¿Quién más se destaca de estos días?

Moros: “Martín Prado estuvo con nosotros en un campo de prueba. Él tenía 18 años y en ese momento no firmamos a muchos jóvenes de 18 a 19 años; tenían que tener 16 años ya que queríamos contratarlos jóvenes, y [develop] ellos desde allí.

«Los chicos de entre 18 y 19 años no consiguieron mucho dinero para fichar. Obviamente los habían pasado por alto en los últimos dos años. Pero Martín estaba en nuestro entrenamiento y aunque no estaba corriendo un gran 60, no tenía un gran brazo y no quería jugar como campocorto. , nuestros exploradores pensaron que tenía la oportunidad de vencer.

«Es diestro, no tiene mucha potencia, pero no hace swing y falla mucho. No había nada especial en sus herramientas, pero se notaba por la interacción con Martín que el béisbol era realmente muy importante para él. Él haría cualquier cosa. para alcanzar su techo. Ahora todo lo que quería eran $ 10,000, así que no fue una gran inversión. Sabía que él no era exactamente el perfil de los Bravos, pero quería darle una oportunidad.

“Queríamos jugadores jóvenes de nuevo. Queríamos gastar nuestro dinero en América Latina en jugadores premium, especialmente torpederos, receptores y jardineros centrales. Eso y los lanzadores zurdos y los brazos poderosos de la derecha, jugadores que no podrías duplicar en Estados Unidos. Como saben, muchos de nuestros talentos de alto nivel provienen de América Latina. Si Jorge Soler o Adalberto Mondesi hubieran crecido en Estados Unidos … Probablemente Solar estaría en la NFL. Mondesi probablemente jugaría fútbol, ​​sería un receptor abierto, o tal vez un mariscal de campo, o jugaría baloncesto. En los últimos 10 a 15 años, muchos jugadores de alto perfil han venido de América Latina. «

Laurila: ¿Quiénes son algunos de los trabajadores domésticos a los que le han vendido a pesar de que no son muy respetados?

Moros: “Cuando era un cazatalentos de área, Mark DeRosa era mi tipo. Es necesario dedicar un poco más de tiempo a observar a personas como él y Martín Prado, y ambos pasaron entre 14 y 15 años en las grandes ligas. Tienes que verlos jugar una y otra vez ya que sus herramientas pasarán desapercibidas. Pero debes recordar que el juego es el mejor evaluador. Lo único que hicieron estos muchachos fue descubrir cómo ayudar al equipo a ganar partidos. Quizás no estaban tan bien dotados como Wes Helms al mismo tiempo, pero suman números y la estadística más importante para su negocio es ganar juegos. ¿Correcto? Así que quieres asegurarte de tener suficiente de estos tipos. «

Laurila: Los Boy Scouts tocarán la mesa para ciertas personas …

Moros: «De la forma en que me entrenaron en el juego, probablemente el 5% de los jugadores con los que no puedes hablar conmigo y el 5% de los jugadores con los que no puedes hablar». No pudieron disuadirme de Mark DeRosa porque sabía que era un ganador. No pudieron disuadirme de Prado o Andrus o Grégor Blanco o Rafael Furcal. Adam Wainwright es otro.

«Y probablemente hay gente por ahí con la que no podrías convencerme. No iría oficialmente y hablaría de este tipo de jugadores, pero diré que me equivoqué con Matt Holliday. Me gustó su fuerza . Tenía la cosa del fútbol en marcha y yo no sabía si iba a ser un bateador prolífico en las Grandes Ligas. Sabía que no se lo iba a perder. Eso estaba bien – quería tercera o primera base jugaba y obviamente estaba jugando en los jardines, pero no podía dejar que me persuadiera. Y estaba equivocado. Simplemente no pensaba en el fútbol y el béisbol … pero ¿qué estaba mal? venía de una familia de béisbol, y si le gustaba el béisbol, tenía el poder en su bate y tenía la ética de trabajo en la que probablemente podría convertirse en un buen bateador de Grandes Ligas.

«De nuevo, hay un 5% de los jugadores con los que no puedes convencerme y un 5% de los que no puedes convencerme. ¿El otro 90%? Cuando haces una presentación realmente sólida sobre un jugador que soy solo yo. más o menos, probablemente podría persuadirme, creo que estas son las personas del béisbol que tienen más éxito a lo largo del tiempo, las que pueden escuchar los juicios de todos en la sala y aplicar lo que han aprendido. Escuchas los puntos de calidad del jugador. Estás abierto a la elaboración de este jugador «.

Laurila: ¿Qué otras cualidades poseen la mayoría de los buenos Boy Scouts?

Moros: “Una cosa acerca de los grandes cazatalentos es que tienen una visión holística del juego. Usan toda la información disponible para ellos. Es posible que no tenga suficiente información y datos. Sí, confían en sus ojos, dan su propia opinión y no la opinión de otra persona, pero están intrigados y estimulados por todo lo que hay que aprender en este juego. Quiero decir, Art Stewart es el primer Boy Scout que conocí cuando tenía 17 años. Es un miembro del Salón de la Fama, un legendario Boy Scout, y Art nunca dejó de aprender.

“Alguien me preguntó una vez, fue cuando hubo todos estos debates sobre la vieja y la nueva escuela, en qué categoría encajo: ‘¿Soy de la vieja escuela o de la nueva? ‘Le dije:’ No, estoy en la escuela. “Intento aprender todos los días. Como Art Stewart. Siempre ha estado en la escuela. Tiene 93 años y acepta la analítica tal como aceptó toda la información hace mucho tiempo. Art estuvo con los Royals el primer año que se convirtieron en franquicia. Entonces hay mucho que aprender. Todos tenemos mucho que aprender. «

[ad_2]

Artículo anteriorCelebrarán el «Día Mundial del Folklore» «SC News este sábado
Artículo siguiente¿Por qué los manifestantes tailandeses se arriesgan a la cárcel para criticar al rey?

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here