[ad_1]

Publicado por Redaccion Diario55 | Editorial | Jueves 13 de agosto de 2020

A partir del 16 de agosto nuestro país contará con nuevas autoridades al más alto nivel del estado, que van desde la Presidencia y Vicepresidencia de la República hasta el Congreso Nacional.

En esta ocasión tenemos un cambio de partido en las riendas del poder político después de muchos años. Un cambio que se está produciendo en medio de los grandes disturbios que están teniendo nuestro país y el mundo como consecuencia de la pandemia de Covid-19.

Los cambios en el área oficial siempre generan muchas expectativas y también miedos. En esta ocasión, ante el panorama que atraviesa el nuevo gobierno, la cautela y la moderación en los esfuerzos debe ser el camino a seguir.

Siempre hay despidos masivos en el aparato estatal, que provocan malestar y conmoción en ámbitos de la sociedad que esta vez pueden ser mayores, teniendo en cuenta la actual situación sanitaria y económica social.

Esperamos que se imponga a los nuevos funcionarios la moderación en la gestión de personal, aunque se reconoce que el partido parcial y triunfante tiene derecho a participar en la administración estatal.

Todos esperamos que se pongan en marcha medidas de control de la epidemia, que podamos ver la luz al final del túnel, para que el contagio disminuya drásticamente y podamos retomar el ritmo normal de actividades.

Que Dios ilumine al nuevo gobierno, comenzando por su jefe, Luis Abinader, para que tome las medidas sanitarias y económicas más adecuadas, devolviendo así la esperanza a este pueblo que hoy se encuentra abrumado por tantas cargas sobre sus hombros.

Todos los sectores deben trabajar juntos para que las cosas sigan funcionando lo mejor que puedan durante estos tiempos difíciles.



[ad_2]

Artículo anteriorNBA Campus Intel: programa y actualizaciones en vivo para el día 15 de los juegos de cabezas de serie
Artículo siguientePromesas concretas de Luis Abinader de abastecer de energía al aparato estatal a partir del lunes