Fue el 28 de junio de 2020 Se celebra el bicentenario de uno de los dominicanos más importantes en la vida histórico-política de los dominicanos en Santo Domingo: Rosa Protomartir Duarte y Díez, Hija de Juan José Duarte Rodríguez, español, nacido en Vejer de la Frontera, municipio de la provincia de Cádiz; su madre Manuela Díez Jiménez, dominicana, nacida en el municipio de El Seibo.

Nació el 28 de junio de 1820 en el barrio de Santa Bárbara y el 8 de julio de 1820 fue bautizada en la parroquia de la Santa Catedral de Santo Domingo. En ese momento ella solo tenía diez días. El registro bautismal dice:

«En el mi. Y mi. Ciudad de Santo Domingo, ocho mil ochocientos veinte de julio, yo, el sacerdote-teniente firmado de esta catedral de la Santa Iglesia, bautizado solemnemente, di aceite sagrado y Chrisma a Rosa Protomartir, quien nació el 28 de junio como la hija legítima de Dn. Juan José Duarte y Da. Manuela Díez, nativos y nuestros feligreses fueron sus padrinos Dn. Manuel Ferrer y su esposa Vicenta de la Cuebas, a quienes les advertí sobre sus obligaciones y su relación espiritual. Tgos. Dn. Ramón López y Dn. Andrés Rozon «Que doy fe».

Don Crispín Ayala Duarte, descendiente del único de los Duarte-Díez que dejó niños, Vicente Celestino, describe a Rosa Duarte como una persona robusta que habló en un tono apacible y declamatorio, defendió sus ideas con vigorosa vehemencia y tenía un fuerte carácter.

Aparentemente, Rosa Duarte, que había crecido en medio de tantos tormentos e incidentes políticos, estaba entusiasmada con este fuerte carácter, ya que estaba entre los hermanos Duarte Díez, con la excepción del padre fundador de la república, que se reveló un don categórico de mando.

El historiador, biógrafo de Duarte y ex presidente del Instituto Duartiano, Dr. Pedro Troncoso Sánchez explica en una interesante conferencia el 28 de julio de 1983:

“Rosa no solo era una hermana, sino también una heroína en casa. Sin duda por toda la familia, a excepción de Juan Pablo; De toda esta escandalosa familia Duarte-Diez, Rosa era la que tenía el carácter más fuerte, la que tenía la personalidad más poderosa. No hay dudas al respecto, y por eso se imagina a un gerente en casa cuya opinión incluso influye en la madre Doña Manuela. «

Esta mujer extraordinaria jugó un papel importante en la sociedad de La Trinitaria y mantuvo la mayor firmeza en este orden durante todo el proceso que siguió a la creación del Estado dominicano.

Tenía grandes secretos revolucionarios, era una de las distribuidoras de teatro que sensibilizaba a la gente sobre la importancia de la libertad en la vida, el logro de la soberanía y todo lo que tenía que ver con la independencia.

Rosa notó una tendencia dirigida a ignorar la jerarquía de su hermano Juan Pablo, por lo que vio un decreto del 19 de abril de 1844 que declaraba la guerra a los haitianos, y en el mismo nombre el Patricio fue el último cuando apareció y refiriéndose a eso, dijo: «Los rechazadores lo dijeron por última vez, pero la justicia dirá que fue, es y será el primero».

Por lo tanto, el líder trinitario es nombrado solo como miembro del Consejo del Gobierno Central y jefe de la división Azua, mientras que los líderes del grupo conservador, que no tenían fe patriótica ni ningún compromiso con el interés general de la nación dominicana, estaban completamente ocupados por el comienzo del cuerpo de alto estatus.

Esta hermana patricia, que había dedicado su vida al beneficio del hogar, el bien común, combinó su existencia con el ideal de la independencia pura, un hogar libre y feliz, un ideal compartido por su admirado hermano Juan Pablo, quien no se identificó. Se elevó el entusiasmo y la coherencia. Otra razón u otro motivo para la vida no fue la lucha decidida, que se libró con firme coraje y coraje a favor de la noble causa de la independencia.

Rosa, que cuidaba celosamente de su hermano, cómo olvidar este pasaje histórico con Francisco del Rosario Sánchez, quien fue enviado a Vicente Celestino Duarte para una misión patriótica a San José de Los Llanos, y desde allí en la capital de los Estados Unidos. El dictador haitiano Charles Herard advierte que la vida de su líder Juan Pablo está en peligro. Cuando cayó la tarde de ese día, montó en su caballo y fue a la capital para salvar a Duarte o morir en este propósito patriota, expresión inigualable de solidaridad humana.

El joven Sánchez, que imprimió la velocidad más alta en su fiel corcel … se arrojó al río Ozama, luego un desafío que podría evitar que alcanzara su noble y noble meta … manejó esta dificultad aparentemente inevitable Superando a Duarte-Díez arriba en la casa de la familia … pero llega otro gran desafío, los soldados haitianos han asediado la casa, Sánchez logra evadir a los soldados e irrumpir en la casa, se encuentra con Rosa y su hermana Francisca. , pregunta dónde está Juan Pablo, le dicen que no saben dónde está; Pero Sánchez no cree esa versión, por lo que se dirige al jefe de la familia, Don Juan José Duarte Rodríguez, le hace la pregunta, y este silencio, frente a este silencio, saca una daga afilada, Sánchez le dice firmemente al padre de Juan Pablo:

– «Don Juan, quiero saber dónde está Juan Pablo porque hace un juramento sagrado y es morir juntos por el país. Si desconfías de mí, te demostraré que no soy uno de los traidores y usaré esta daga para lanzarme contra las tropas que rodean tu casa. «

Don Juan José Sánchez respondió:

– «Salvarlo, no sospecho del hijo del hombre generoso que salvó la vida de tres españoles que fueron liberados a una muerte notoria. Dime como prueba, ¿dónde te está esperando?

Sánchez, satisfecho, responde:

– ¡En la Plaza del Carmen frente a mi casa!

Don Juan José afirma:

– Estará contigo esta noche a las diez.

Luego, el padre de Juan Pablo le envía el mensaje con un joven en quien confiaba la familia, Joaquín Lluberes, para que pueda encontrarse con su amigo Sánchez en el lugar y hora acordados; Pero Lluberes regresa y le dice al padre preocupado que tanto Doña Baltasara de los Reyes como su hijo Juan Alejandro Acosta no lo dejarán salir, ya que docenas de hombres se han escondido en el borde de la casa para evitar que Duarte se vaya. Se arriesgaría a salir o ser llevado por sus perseguidores haitianos.

Al final, después de superar numerosos obstáculos, Duarte y Sánchez se encuentran y se encuentran en la casa de este último. También participan los amigos leales, puros y consistentes, Pedro Alejandrino Pina y Juan Isidro Pérez.

Estos eventos ocurrieron en la primera quincena de julio de 1843, y la situación en que vivían Duarte y sus compañeros no podría haber sido más difícil. Cambios continuos en los escondites en la oscuridad de la noche, información constante de que los lugares han sido descubiertos. Cambia muchas veces sin saber con certeza el objetivo final, hasta que incluso se refugió frente a la casa de la familia Duarte-Díez donde vivía la familia Eusebio Puello.

Respecto a la durabilidad de Juan Pablo en este lugar, Rosa Duarte especifica:

«Los días que pasó allí no fueron tan amargos, porque aunque sus padres y su familia no sabían que él estaba allí, disfrutaba mirarlos a veces, y su vista suavizó el arrepentimiento de su agitada situación».

Las redadas en la casa Duarte-Díez, las búsquedas en el campo de Don Juan José, la casa del tío materno José Díez y la persecución en curso contra otros patriotas conducen a un estado de sitio. En medio de todo, Juan Pablo logra sobrevivir, salvando su vida, su familia, sus compañeros de la causa patriótica, hasta la acción positiva del oficial haitiano Hipólito Franquil, el hermano masónico de Duarte y el traidor dominicano «penitente». Duarte comunicó, que había puesto un precio al revés.

En medio de la oscuridad de la noche del 2 de agosto de 1843, un bergantín navegó a Santo Tomás, llegaron el 11 de agosto y siete días después partieron hacia La Guaira, área venezolana, y llegaron a la capital, Caracas, donde su tío materno Prudencio Díez los recibe.

Debemos insistir en destacar a Rosa Duarte, quien asumió el proyecto patriótico Trinitario con dedicación y entusiasmo por la causa de su hermano; Ella dio las razones por las cuales los jóvenes siguieron a Duarte como el líder indiscutible, asegurándole que estaba actuando sin daños y no discriminaba a nadie por razones sociales, raciales o económicas.

Rosa conoció a Tomás de la Concha, quien, junto con sus hermanos Jacinto y Wenceslao, formó parte de este joven experimentado que siguió el ideal patriótico de Juan Pablo Duarte, y Tomás entró en el seno de la familia Duarte-Díez después de comenzar una cita. Relación con el rosa. Bajo la dirección de Tomás de la Concha, esta hermana de Juan Pablo Duarte, que estaba involucrado en la fabricación de balas o cartuchos, convirtió las placas de plomo en balas que formaban parte de los bienes en el almacén de su padre Don Juan José. Algunos de estos suministros fueron reservados para el levantamiento del 27 de febrero de 1844 en el bastión de San Genaro, ahora conocido como Puerta del Conde. Se sabe que Tomás de la Concha recibió un disparo el 11 de abril de 1855 por el déspota Pedro Santana junto con Antonio Duvergé y su único hijo de 22 años.

Al igual que otros miembros de su familia, Rosa Duarte donó su fortuna a la independencia, asumió el proyecto ideológico de su líder, su hermano Juan Pablo, y supo resistirse valientemente a estos fatídicos momentos.

Todos los historiadores o escritores de la historia están de acuerdo en que la gran obra patriótica de Rosa Duarte está coronada por su contribución bibliográfica titulada «Notas sobre la historia de la isla de Santo Domingo y la biografía del general dominicano Juan Pablo Duarte» popularizada como «Notas por Rosa Duarte «. Este trabajo es considerado el documento más relevante y trascendente en relación con el trabajo, la vida y el ejemplo por Juan Pablo Duarte y Díez.

Sin duda, es Rosa Duarte la que nos brinda la oportunidad de aprender sobre las crónicas que nos permiten ingresar a los momentos más importantes de nuestra vida histórica. Como ejemplo, veamos cómo narra los incidentes que se manifiestan en la casa Duarte Díez el 15 de marzo de 1844, fecha en que Juan Pablo, del muelle de Santo Domingo, de la goleta Leonor, estaba en medio de una multitud entusiasta. que se había reunido muy temprano en la mañana:

«Ese día, pagado tan caro, la puerta de la calle en su casa no estaba cerrada, porque más de los que llenaban la casa y la calle en la que vivía cerca acudieron en masa y la voz del cañón anunció su llegada. vinieron y hasta que se abrazaron y se dieron la mano, no se retiraron de la mitad de la competencia para dar cabida a los recién llegados. A las dos de la tarde, el general Sánchez notó que la ventana de Duarte no tenía banderas y pidió algunas con velos blancos y banderas formadas con ellos, que puso en las ventanas con aplausos de todos y dijo: «No hay dolor en esta casa hoy, no puede haber ninguno, el país está feliz, se disfraza y el propio Don Juan del cielo bendecir y alegrarme en un día tan hermoso «.

Rosa describe el momento de intimidad familiar con el puro sentimiento de admiración por este extraordinario hermano y hace esta precisión:

“Su madre y sus hermanas mayores lo reciben llorando porque su presencia deseada hizo que la pérdida de esposo y padre fuera muy dolorosa. Su madre lamentaba que su padre no hubiera sido testigo de la llegada del hijo más querido de su padre. Dr. Entre otras cosas, Bonilla la consoló: “Las alegrías en la tierra no pueden ser completas, y si tu esposo viviera, sería un día alegre para ti que solo se puede disfrutar en el cielo. ¡Bendita la madre que logró darle al país un hijo que la honra tanto! «

En estas «Notas sobre la historia de la isla de Santo Domingo y la biografía del general dominicano Juan Pablo Duarte» o «Notas de Rosa Duarte», comienza el momento en que Pedro Santana inicia una despreciable campaña de eliminación del país al liderazgo patriótico para el El 22 de agosto de 1844, el glorioso trinitario desató a su dictador Pedro Santana sobre Duarte y sus compañeros más leales, y fue que el líder trinitario había sido nombrado presidente de la República. Varias ciudades del norte como La Vega, Santiago, Moca, Puerto Plata y otras Mientras que las acciones armadas para apoyar a Duarte se organizaron en otras ciudades, los enemigos de la patria acusaron a Juan Pablo Duarte de querer anarquizar el país.

En estas circunstancias, el general Pedro Santana decretó que los generales Juan Pablo Duarte, Ramón Matías Mella, Francisco del Rosario Sánchez y el coronel Pedro Alejandrino Pina, Juan Isidro Pérez, Gregorio Delvalle, el poeta venezolano Juan José Illas, J.E. Jimenes, ellos son:

«(…) traidores a la casa y como tales indignos de todas las oficinas y relaciones laborales, desde este día permanentemente expulsado del país sin poder regresar al país para el cual se otorga el poder bajo pena capital quienes están ejecutando una autoridad civil o militar que está revisando su arresto y dejando ese caso abierto a otras personas involucradas en el mismo crimen «.

Se había plantado un verdadero estado de terror e inseguridad en el país, el sable ciertamente prevaleció, y en las horas de la tarde del 10 de septiembre de 1844, el padre de la patria y el fundador de la república se establecieron en Europa en Hamburgo como patricio en Al llegar allí el 26 de octubre y vivir en el exilio en este lugar, expresa:

«Le debo a la alta sociedad de Hamburgo o, si lo desea, a la aristocracia muchas pruebas de aprecio y respeto; considerando que sufrí por mi país, me sentí atraído por mucha simpatía incluso con el sexo justo. Las hamburguesas son comprensivas, pero lo que los hace más amigables es que combinan amabilidad con decencia «.

El 30 de noviembre, zarpó de allí y Santo Tomás llegó el 28 de diciembre de 1844; Luego viajó a Venezuela, donde abrazó a su madre y hermanos en La Guaira en abril de 1845.

En estos escritos de la hermana favorita de Duarte, encontramos un camino de acceso para darnos cuenta de los momentos difíciles de los patriotas dominicanos. Por lo tanto, se toma nota de la valiente María Trinidad Sánchez, quien fue sentenciada a muerte con su hijo adoptivo Andrés Sánchez, Nicolás de Bari y José del Carmen Figueroa, por «traición en el hogar».

El verdugo Pedro Santana entendió que el hecho de que María Trinidad Sánchez no revelara los nombres de otros patriotas que enfrentaban sus absurdos era una traición. Esta tía de Francisco del Rosario Sánchez mostró la mayor valentía, no dudó y prefirió ofrecer su vida, que protege la alta causa patriótica.

Rosa se refiere a este vergonzoso evento que tuvo lugar el 27 de febrero de 1845:

«(…) Santana y Bobadilla, para hacer la primera solemnemente fatal. En el aniversario de la independencia del país, llevaron a las nobles víctimas de su lealtad y patriotismo a la horca a las 6 a.m.: visitados a las 4 p.m. del mismo día Santana con su personal general el lugar de ejecución como si fuera un campo de batalla (…) «.

Sin embargo, las acciones abusivas del general Pedro Santana continuaron, y en marzo de 1845, a través del Secretario de Interior y Policía Manuel Cabral Bernal, emitió la desastrosa orden de expulsión contra la prestigiosa familia Duarte-Díez, desterrando todos los lazos con la familia Juan Pablo Duarte. El desagradable anuncio está dirigido a la Sra. Manuela Díez Jiménez, cabeza de familia, ya que Don Juan José Duarte Rodríguez, padre de Duarte-Díez, había muerto un año y seis meses antes, es decir, el 25 de noviembre de 1843. La orden injusta y desagradable dice:

«Sabiendo que su familia se encuentra entre aquellos a quienes los planes de contrarrevolución y las instrucciones para mantener al país en problemas se dirigen al extranjero, el gobierno, conocido por sus documentos confiables, ha decidido emitirle un pasaporte para para enviar al extranjero que hará esto, lo escoltaré en secreto para que pueda irse con todos los miembros de su familia lo antes posible, evitando así al gobierno mediante medidas coercitivas para mantener la calma pública en el país «.

Cuando este hombre, acusado de la más baja de las pasiones, afirmó en una declaración fechada el 3 de marzo de 1845, «usar al gobierno de esta manera usando medidas coercitivas», esto debía entenderse como una amenaza grave, como se puede ver en La sangre fresca derramada de María Trinidad Sánchez todavía estaba fresca en la horca, ya que solo habían pasado unos cuatro días entre su ejecución y la orden de la familia Duarte-Díez de deportarlos.

En ese momento, Doña Manuela Díez Jiménez tenía 58 años, Filomena 26 años, Rosa 24, Manuel 19 y Francisca 14 años; El camino del exilio fue extenso para los hijos de Vicente Celestino, el hermano mayor de Duarte-Díez, que vivía con Doña Manuela. Un total de nueve miembros de la familia fueron exiliados por esta terrible orden santanista.

Esta familia fue a Venezuela el 19 de marzo de 1845, en el primer aniversario de la Batalla de Azua, y llegó al puerto de La Guaira, que siempre se consideró una gran puerta de entrada a Venezuela. Llegaron a la goleta en inglés «Henry King». En las notas de Rosa Duarte, las palabras del propio Juan Pablo fueron grabadas el 6 de abril de 1845: «Abracé a mi querida madre y hermanas en La Guaira».

En otra comisión, Rosa admite que Juan Pablo se dedicó a viajar y permaneció en el interior de Venezuela durante doce años, de 1845 a 1857, y viajó a las partes oriental y occidental de esta nación sudamericana. Y su relación muestra que es el mismo Juan Pablo Duarte quien hace la siguiente precisión:

“Finalmente me instalé en El Apure, donde me hice amigo del sacerdote San Geni, con quien aprendí portugués y comencé a estudiar historia sagrada. Las relaciones de mis viajes, las costumbres de las ciudades que visité, sufrieron el mismo destino que mi trabajo en la historia de mi país, con la diferencia de que fueron destruidas por las llamas, por el fuego de la ambición que oculta The Cloak. la libertad destruye todo a su paso. «

Después de la expulsión de Patricio en septiembre de 1844, no regresó a su país de origen, sino el 25 de marzo de 1864, una vez.

La familia Duarte-Díez se estableció más tarde en Caracas, donde la vida de estos extraordinarios valores dominicanos, víctimas de la iniquidad y la intolerancia y, en particular, la baja pasión de un personaje sanguinario, despótico, siniestro y traicionero: la familia Pedro Santana.

En 1882, seis años después de la muerte del padre de la patria y fundador de la República Dominicana, Juan Pablo Duarte y Díez, los hermanos Rosa, Francisca y Manuel Duarte Díez se mudaron a Maiquetía, un lugar en la costa central de Venezuela y muy cerca de Caracas. Allí, Rosa y Francisca se dedicaron al trabajo social con el sacerdote Santiago Machado y las hermanas de la caridad y dieron la bienvenida y cuidaron a los enfermos en casas particulares porque el centro hospitalario se limitaba a alojarlos a todos.

Los hermanos Duarte-Díez regresaron a la capital venezolana en 1887. Al año siguiente, Rosa murió la noche del 25 de octubre de 1888 a las 10:00 a la edad de 68 años. Su acto fúnebre aparece en la oficina de registro del Cementerio General del Sur, en ese momento «Tierra de Jugo», Libro I, años 1885-1890, página 120, número 8.291. Los documentos para esta información fueron preparados por el Dr. Antonio Frías Gálvez, ex presidente del Instituto Duartiano.

El doctor que estuvo al lado de Rosa Duarte en las fatídicas horas antes de su desafortunada muerte fue el Dr. Federico Tejera Rodríguez, y nuevamente hasta el final de los miembros más destacados de Duarte-Díez, la familia Tejera pudo expresar la más pura solidaridad y amistad saludable.

Debemos recordar al privilegiado Francisco Tejera que acompañó e inspiró a Duarte y pudo escuchar sus últimas palabras que perdonaron los crímenes, y en medio del delirio solo se pudo valorar la palabra «patria»; y que el anuncio de su muerte, que se distribuyó en el distrito de Santa Rosalía en Caracas, fue firmado, entre otros, por Francisco Tejera, Felipe Tejera, Miguel Tejera y Andrés Tejera.

Por lo tanto, no es sorprendente que Don Emiliano Tejera, escritor y patriota con una carrera impresionante, expresó categóricamente que Juan Pablo Duarte y Díez era «(…) el dominicano de la gloria pura».

La familia Duarte-Díez encontró en la Tejera la manifestación más viva y actual de puro aprecio, sana y genuina solidaridad humana.

El certificado de defunción de Rosa Duarte, emitido por la parroquia de Santa Rosalía, según la Arquidiócesis de Caracas, establece:

«El abajo firmante pastor de Santa Rosalía de Caracas confirma que en el Libro IX de las muertes en el folio 208 de los archivos a su cargo se encuentra la partida del siguiente tenor: El 26 de octubre de mil ochocientos ochenta y ocho, yo el Rector Interino de la Cura de la Parroquia de Santa Rosalía de Caracas, he enterrado el cuerpo de la adulta Rosa Duarte, soltera, originaria de Santo Domingo, de sesenta y un años, hija legítima de Juan Duarte y Manuela Díez, quien recibió los sacramentos de penitencia y unión extrema, uno de los cuales Confirmo: Dr. Francisco Guevara ”(accidentalmente, la edad de la muerte era 61; en verdad, Rosa Duarte tenía 68 años cuando murió).

La ley funeraria emitida por el administrador del Cementerio General Sur en Caracas establece:

«CEMENTERIO GENERAL DEL SUR-Caracas. Libro de Registro de Inhumación 188, No. 1428, fl. 291.-» El 26 de octubre de mil ochenta y ochenta y ocho, a las 6 p.m., por orden de la sede civil del municipio de Santa Rosalía, el cadáver de la adulta Rosa Duarte, Sesenta y un años de edad, enterrada, nacida en Santo Domingo, vecina de esta comunidad, soltera y ocupada en el país, que estaba ayer a las 10 p.m.en el número 129, Calle Sur 1, de Ruhr, según el certificado del doctor, el doctor Tejer, y ocupó el pozo número 1428 en el pozo número 2 de 77. El administrador (sin firma) «. (copia del académico Dr. Carlos Larrazábal Blanco)».

Cecilia Ayala Lafée, descendiente de la familia Duarte-Díez, inspirada en Vicente Celestino Duarte y Díez, el único miembro de esta familia que dejó descendientes, explicó en el interesante libro «La familia de Juan Pablo Duarte en Caracas en 1845-1890». «, el seguimiento:

En febrero de 1976, el Dr. A. Frías Gálvez y el autor de este trabajo del Cementerio General del Sur para localizar la ubicación exacta de la tumba No. 1,428 del segundo cuartel de 77. Los registros funerarios informaron que el cuerpo de Rosa Duarte había sido enterrado. Cuando llegamos allí, nos informaron que el área del cementerio identificada como sección 77 estaba siendo socavada y excavada para permitir nuevas tumbas. Por lo tanto, fue imposible localizar los restos de Rosa Duarte. «

Esta hermana de Patricio, miembro de una familia auténticamente progresista, vivió la persecución persistente contra su hermano Juan Pablo y mostró una gran madurez, un atributo que acreditó a su hermano que prestó tanta atención a sus consideraciones.

La fecha de nacimiento de la amada hermana y biógrafa de Prócer Duarte el 28 de junio de 2020 nos llama a conmemorar el bicentenario de su nacimiento.

Nuestro historiador Vetilio Alfau Durán dijo bien cuando se refirió a Rosa Duarte:

«(…) Marble afirma que es una mujer extraordinaria por la generosidad de su espíritu, por su amor por la patria y por su devoción a la causa sagrada que su hermano ha encarnado. Tiene que vivir en ella porque vive tocando la puerta. corazones agradecidos de las personas por cuya felicidad hizo las más hermosas ofrendas (…) «.

Este respetado y valiente patriota murió el 25 de octubre de 1888 a la edad de 68 años en Caracas, Venezuela.

Rosa Protomartir Duarte y Díez. Como patriota única, sirvió con entusiasmo a su tierra natal a través de su querido hermano y líder, y ciertamente merece todo reconocimiento, especialmente su nombre como Vicente Celestino Duarte y el de la familia Prora Duarte. – ¡Entonces se merecen cenotafios en las bóvedas de mármol del Panteón de la Patria!

_______________________

(*) Presidente del Instituto Duartiano

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here