[ad_1]

Una serie de Joel Sherman cuenta cómo el fiasco yanqui de 1990 sentó las bases de una dinastía.

Los Yankees ganaron menos juegos cada año, de 97 en 1985 a 85 en 1988. Pero si quisieras creer que todavía hay un competidor fuerte, puedes creerlo.

Rickey Henderson, Don Mattingly y Dave Winfield lideraron la ofensiva. Henderson robó 93 bases en 1988, Mattingly superó un promedio de 0.300 por quinto año consecutivo, y Winfield terminó cuarto en la encuesta de MVP de AL. Ron Guidry y Willie Randolph se quedaron con el campeón de los Yankees a fines de 1970. Jack Clark fue uno de los golpes más temidos en el deporte y Claudell Washington bateó .308. John Candelaria y Rick Rhoden estaban al borde de la rotación, Dave Righetti estaba demostrablemente más cerca y Cecilio Guante era uno de los mejores hombres de las mayores.

Pero en esta temporada baja, Randolph, Washington, Candelaria, Rhoden y Guante estaban libres. Clark fue cambiado por dos lanzadores discretos y un jardinero sustituto, el mismo retorno que los estadounidenses obtendrían por Henderson en junio de 1989. Winfield se lesionó la espalda, nunca jugó en 1989 y fue cambiado en mayo de 1990. El brazo deshilachado de Guidry no le permitió regresar a las Grandes Ligas en 1989. Al igual que con los oficios de Clark y Henderson, los estadounidenses fueron malos para agregar talentos y / o personajes con sus respectivos reemplazos. Se convirtieron en una isla de afuera.

George Steinbrenner señaló que a pesar de una década sin título, los Yankees ganaron la mayoría de los juegos de los mayores en la década de 1980. Pero de 1989 a 1992, solo los indios perdieron más que los yanquis. Se derrumbó en 1990 cuando los Yankees tuvieron su peor participación en las ganancias (.414) desde 1913 (.377). Fue el primer año que fueron los Yankees después de ser conocidos como Highlanders.

«Hemos descargado a tanta gente desde 1988, pags [Mike Pagliarulo], Rickey, Willie ”, recuerda Mattingly. «Y no funcionó en 1989 y solo empeoró después de eso. No quieres rendirte. Si estás con Willie Randolph, Ron Guidry, [Graig] Las ortigas, las personas que estaban allí cuando me presenté, tenían una mentalidad diferente a las demás. Aprendí de eso. El tiempo ha cambiado. Se agregaron diferentes niveles de jugadores. Simplemente ya no teníamos el mismo equipo. «

Don Mattingly y Kevin Maas
Don Mattingly y Kevin MaasGetty Images (2)

El trato estaba completo. Este es el recuerdo de una persona involucrada que pidió no ser identificada. Era octubre de 1988. Lo que se perdió en el tiempo y la memoria es si el acuerdo se canceló porque se encontró una multitud en el brazo de Dave Dravecky y no podía estar en el paquete, o porque se descubrió que la multitud era cancerosa y los Gigantes no podía renunciar al estado repentinamente inseguro de Dravecky. Pero antes de la presentación, Mattingly fue llevado a San Francisco con Rhoden por Will Clark y dos jarras.

Este fue George Steinbrenner en su forma más vengativa. Había disparado con sus jugadores favoritos durante años. En el receso de All Star de 1988, por ejemplo, The Boss describió a Mattingly como «el 300 bateador más improductivo del béisbol». Un mes después, Mattingly regresó por primera vez en su carrera y dijo: «Vienes a jugar y te dan dinero pero no te respetan». Dijo sin respeto que no quería jugar allí y que el ambiente era sombrío.

«Si de alguna manera lo avergonzaras, te atraparía», recuerda Mattingly. «No le importan las consecuencias, te trasladará. Es diferente de los dueños de hoy. Si no te quería allí, te habrías ido».

Pero cuando el trato con los Gigantes se vino abajo, Steinbrenner y Mattingly lentamente descongelaron su relación. Mattingly se quedó y condujo en otra temporada perdida de los Yankees en 1989 en 113 carreras, 50 más que nadie en el equipo.

El 22 de enero de 1990, el mismo día en que Milli Vanilli ganó tres American Music Awards, Clark firmó un pacto de cuatro años y $ 15 millones para quedarse en San Francisco. El promedio de $ 3.75 millones fue un récord y llevó a Steinbrenner a quejarse, «¿Cómo puede pagarle a un jugador de pelota $ 3.3 millones al año cuando el jefe de personal solo gana $ 77,000?»

Tenía su agenda con su propio primera base. Mattingly estaba a punto de comenzar su año de caminata y había convertido el día de apertura en una fecha límite para un acuerdo, de lo contrario no firmaría frente a la agencia libre. Steinbrenner cedió a una estipulación de no intercambio, pero se retrasó lo suficiente como para anunciar la firma de su estrella para tratar de eclipsar el día de apertura de Mets y el juego 3 de una serie de playoffs de los Islanders-Rangers. Mattingly recibió $ 19.3 millones durante cinco años, intercambiando no con equipos sino con Clark como el jugador mejor pagado de todos los tiempos.

«Pensé que si hacía negocios en el campo, todo lo demás funcionaría», recuerda Mattingly. «Fue sin estrés para mí».

Solo que para Mattingly nunca volvería a funcionar en el campo como antes para Mattingly.


Mattingly tenía problemas de espalda y una gran ética de trabajo, una combinación que lo distrajo de Cooperstown. Tenía un problema degenerativo del disco y la mentalidad de que la respuesta a cada problema, desde el dolor hasta el robo, era más trabajo. Había superado las dolencias de los últimos años, pero no en 1990. Su coordinación mano-ojo era tan especial como siempre, pero el par salvaje estaba fuera de su swing y su fuerza también. Su espalda simplemente no le permitiría libertad o ferocidad.

“La cosa con Kevin Maas fue muy especial. No teníamos un equipo muy bueno, pero teníamos un jugador muy bueno. «- Dave LaPoint, uno de los titulares de los Yankees en 1990

«Sigues saltando de un lado a otro porque eres joven», dice Mattingly ahora. «Pero este simplemente no se iría».

Mattingly probó el estoicismo familiar y las nuevas técnicas, pero la carrera de .323 Hitter fue de solo .262 con cinco jonrones en 70 juegos el 28 de junio.

Ese día, el A Jose Canseco firmó un contrato de cinco años y $ 23.5 millones que supera el mayor contrato de Mattingly. Y los Yankees degradaron a Deion Sanders y criaron a un zurdo con aspecto de ídolo matinal que, durante unas semanas, parecía que podía eclipsar a Mattingly.


«Lo de Kevin Maas fue muy especial», recuerda Dave LaPoint, uno de los titulares de los Yankees de 1990. «No teníamos un equipo muy bueno, pero teníamos un jugador muy bueno».

Y nadie lo vio venir.

Maas fue una elección en la ronda 22 en 1986, que tuvo un aumento constante y exitoso a través de la organización y posiblemente alcanzó las mayores en 1989. En julio, escuchó su rodilla derecha cuando redondeó la primera base en Triple-A mientras golpeaba .320 Pop. Estaba tirado en el suelo esperando al entrenador. Se preguntó qué podría hacer estudiando ingeniería en Cal Berkeley.

Maas en realidad regresó a la escuela después de la operación, fue eliminado del escuadrón de 40 hombres y no dejó tarjetas de visita con entrenadores o jugadores en el entrenamiento de primavera en 1990: Jim Leyritz fue el primer bateador en llamar a los estadounidenses para revivir la temporada ofensiva. Cuando Maas estaba en Triple-A a principios de 1990, visitó la planta de Louisville Slugger que necesitaba murciélagos. No tenían ninguno de los suyos. Pero tenían sus especificaciones, 34 pulgadas, 33 onzas, y le dieron el modelo de un jugador que comienza su primera temporada completa con los Cachorros. Eran los murciélagos de Joe Girardi.

En las mayores, sin embargo, el bate y la apariencia de Maas se hicieron evidentes rápidamente. Maas era la raqueta del elenco central. Tenía hombros anchos, una mandíbula cincelada y una cabeza de cabello negro despeinado que no estaba fuera de lugar en el viento. No solo tuvo un giro a la izquierda, sino que también decidió subir el plato y concentrarse en tirar más de la pelota, una combinación que le permitió tirar fuera de los campos. También tuvo disciplina récord. Kevin Maas tenía aspecto de telenovela y un swing en el Yankee Stadium.

A principios de julio, Mattingly finalmente admitió que su espalda no era buena y que no había jugado los últimos siete juegos antes del descanso. Luego se perdió el juego de las estrellas por primera vez desde 1983. El 4 de julio, en el cumpleaños número 60 de Steinbrenner, Maas jugó por primera vez a Basis por segunda vez en las Grandes Ligas y se encontró con su primer cuadrangular frente a Bret Saberhagen de Kansas City. A fines de julio, Maas tenía ocho jonrones, uno en Texas por delante de Nolan Ryan, para evitar que el futuro miembro del Salón de la Fama ganara su juego número 300. (A Ryan se le permitió lanzar 139 lanzamientos, a pesar de permitir siete carreras cuando su manager trató de lograr el hito. Este manager era Bobby Valentine).

El ex yanqui Kevin Maas se columpia durante el Old Timers 'Day 2017.
El ex yanqui Kevin Maas se columpia durante el juego del 2017 Old Timers ‘Day.Paul J. Bereswill

A fines de julio, Mattingly estaba en medio de una lista de personas discapacitadas de ocho semanas. Para el 11 de agosto, Maas había establecido el récord de la liga para la menor cantidad de murciélagos en llegar a 10, 13 y 15 Homer. Los Yankees sugirieron que podría surgir una situación de Wally Pipp y que Mattingly, si estaba sano, podría tener que mudarse al campo. Mattingly no parpadeó. Le gustaba Maas, pensaba que era un niño humilde y que podía ayudar a los Yankees a ganar. Mattingly estaba cansado y frustrado de perder y haría lo que fuera necesario para detenerlo.

Pero Mattingly no tendría que abandonar la primera base. Al final resultó que, el servicio más importante que Mattingly y Maas harían después de 1990 no tenía nada que ver con el poder de izquierda en el medio de la alineación.


Puede ser fuera de tiempo, pero la popularidad de Mattingly era como Jeter antes de Derek Jeter. LaPoint recuerda que esencialmente tuvo que pasar de contrabando a Mattingly fuera de los hoteles del equipo en la calle para evitar a los fanáticos y unirse a sus compañeros de equipo para cerveza, dardos y billar, «solo para ser uno de los muchachos». Y él era uno de los tipos que podía entregarlo y tomarlo. Eso lo convirtió en un compañero de equipo muy querido, junto con su ética de trabajo, profesionalismo y humildad.

Entonces todo el equipo sintió su dolor de espalda. Entonces su carrera fue una larga ausencia de los playoffs. Los jugadores que vendrían en los años siguientes, tal vez no más que Jeter y especialmente Paul O’Neill, vieron a Mattingly como un hombre sabio cómo ser un yanqui.

«Traté de ser el mejor jugador que pude ser y trabajé duro», recuerda Mattingly. «Todavía quería ser genial. Me lo tomé en serio. ¿Quién sabe qué efecto tuvo? «

Un montón de. Los estadounidenses mejoraron cada vez más en las temporadas cada vez menos eficaces de Mattingly y se unieron para llevarlo a octubre de 1995, el primer equipo de playoffs de los Yankees desde 1981.

«Don no gritaba ni gritaba, pero no había duda de quién era el líder», recuerda el segunda base de Yaxees Steve Sax en 1990. «Cuando hablaba, cuando susurraba, la gente escuchaba, y con razón. Él llevó el golpe. Hable acerca de alguien que puso su corazón y su alma en el juego «.

Maas, quien quedó en segundo lugar en 1990 por el Novato del Año de la Liga Americana, abrió en 1991 como DH. Hubo 23 jonrones, pero solo un promedio de 0.220. Al año siguiente, perdió de vista el papel de DH a tiempo completo y pronto pidió escapar de los Yankees. Teorías Era demasiado robótico y no se adaptaba tan bien como las jarras que se adaptaron a él. Bill Livesey, quien diseñó Maas para los Yankees, ahora dice que Maas reaccionó mal a las críticas como selectivo y de repente perdió su disciplina récord.

En muchos sentidos, Maas era un jugador adelantado a su tiempo. «Era un jugador de moneyball», dice Bob Geren ahora. Golpeó a Homero, fue y noqueó. Entrecierra los ojos y se puede ver mucho de Kyle Schwarber en él.

Pero lo que Maas hizo por los Yankees, que sobrevivieron a su efectividad, fue recordarle a la organización que los jugadores pueden salir del sistema y tener éxito y deleitar a los fanáticos locales. Cuando Bernie Williams llegó en 1991, promocionado pero aún no completamente entrenado, había un poco más de paciencia para ver si los productos locales podían funcionar. Como ahora dice Livesey: «Dudamos antes que Kevin para hacer eso».

Mattingly se hizo después de 1995. Maas regresó a Columbus en 1995 después de viajar con las organizaciones de los Rojos, Padres y Mellizos para jugar con Jeter y Mariano Rivera. Maas, de 31 años, intentó nuevamente hacer los Yankees en 1996, pero fue liberado el 22 de marzo y nunca más volvió a jugar con las mayores.

Los Yanquis de 1996 de Jeter, O’Neill y Williams ganaron la Serie Mundial.

[ad_2]

Artículo anterior«Nunca nos ha visitado un presidente»: los productores San José de Ocoa y San Cristóbal reciben recursos para bombas eléctricas y puntos de recolección
Artículo siguienteLa NFL dice que las protestas de los jugadores deberían permitirse durante el himno nacional