[ad_1]

Ya existe una posible fecha de apertura para los aeropuertos de la República Dominicana y, por lo tanto, para el turismo. El día provisional sería el 5 de julio, cuando comenzaría la fase final de desescalada, según lo determine el gobierno.

Sin embargo, el tan esperado regreso de las actividades turísticas no se reflejará en las multitudes que llegan a los aeropuertos del país. Si bien este sector volverá a ver la luz en la fase final de reducción de escala, el regreso de los visitantes al país será gradual y la experiencia de cruzar un aeropuerto será muy diferente.

«Como se nos ha informado hasta ahora, los vuelos comerciales se reiniciarán gradualmente para otorgar permisos a las aerolíneas que operan en países cuyas fronteras están abiertas», dijo a Diario Mónika Infante, director general de aeropuertos (aeródromos) dominicanos del siglo XXI. Libre

Esta es una parte importante de la preocupación por el regreso a la «nueva normalidad» en este sector: ¿qué países tendrán sus fronteras abiertas y en qué condiciones? Varios países europeos ya han anunciado una fecha para la reactivación del turismo y lo ven como un proceso gradual. Primero abrirán las fronteras nacionales a otras naciones de la Unión Europea y luego al resto del mundo, pero el bloque ha recomendado que nada de esto suceda antes del 15 de junio.

Italia, Grecia y España ya han establecido fechas para el regreso del turismo, o al menos una aproximada. Italia, uno de los países europeos más afectados por el nuevo virus corona, precedió a la recomendación de la Comisión Europea, diciendo que sus aeropuertos abrirán al turismo regional e internacional el 3 de junio. Grecia dejará sus aeropuertos reabriendo para los primeros días de julio, mientras que España lo hará para este mes, pero sin una fecha específica.

La realidad de las aerolíneas.

La Organización Mundial del Turismo (OMT) ha diagnosticado cómo se ha recuperado el sector después de varias crisis importantes. Después de los ataques terroristas del 11 de septiembre, el número de viajeros que llegaron a los aeropuertos tardó seis meses en aumentar nuevamente, a veces. Con la crisis económica de 2008, el regreso a la normalidad tomó más tiempo: tomó 10 meses para que el número de llegadas de aeropuertos a la industria aumentara nuevamente.

La capacidad que el turismo debe recuperar después de la crisis de la gran limitación causada por COVID-19 es menos clara, ya que depende de la velocidad de reapertura de las fronteras de cada país y la expectativa de nuevos brotes, por lo que un posible regreso a prisión.

La perspectiva para la perspectiva de la OMT es que el número de llegadas a aeropuertos en todo el mundo se recuperará a partir de julio, pero el crecimiento será lento y fácil. Para que las llegadas a las terminales del aeropuerto regresen al nivel anterior a la crisis de COVID-19, debe esperar hasta 2021. El escenario más optimista habla del comienzo de 2021, pero podría ser peor.

La situación fue difícil para la República Dominicana, donde las fronteras han estado cerradas a los turistas desde el 19 de marzo y solo se han recibido vuelos humanitarios o de carga. El turismo es la actividad económica que genera la mayor cantidad de monedas extranjeras para el país después de la exportación. A fines de 2019, el país recibió $ 7,468.1 millones de viajeros de vacaciones.

En abril, el primer mes completo de detención en la frontera cerrada, solo 818 pasajeros llegaron al país, una disminución del 99.8% en comparación con 581,697 personas que habían ingresado al país un año antes desde los aeropuertos en la semana del Instituto Dominicano. Aviación Civil (IDAC). Registros como este continuarán hasta que se complete la reapertura del aeropuerto, que se espera ocurra a principios de julio.

El gobierno dominicano ha definido un protocolo de transporte general que incluye aeropuertos. En un documento que advierte que estas medidas se ajustarán de acuerdo con los requisitos de higiene, el ejecutivo define el límite de capacidad como 30% para todos los transportes, lo que aumenta gradualmente la medición de temperatura de los pasajeros, el acceso a las salas de transporte y el posible uso de Pruebas rápidas para personas con altas temperaturas, el suministro de geles hidroalcohólicos, el requisito de usar máscaras y la amplia disponibilidad de equipos de higiene para los pasajeros.

Sin embargo, es un protocolo muy general que se aplica a todos los tipos de transporte: terrestre, de carga, aeropuertos y puertos. Sin embargo, existen modelos que predicen cómo serán las experiencias de los aeropuertos internacionales y dominicanos.

El CEO de Aerodom señaló que los aeropuertos de Vinci han desarrollado un protocolo de reanudación comercial que define las medidas de higiene interna, pero que se están adhiriendo al plan del gobierno para regular el tráfico aéreo en tiempos de COVID-19 definido a este respecto.

Según Infante, la normativa interna de Aerodom implica el uso obligatorio de máscaras en todas las áreas de los aeropuertos, la instalación de tabiques entre pasajeros y empleados, la organización de espacios para mantener la distancia social, una mayor frecuencia de limpieza y desinfección de todas las áreas, disponibilidad continua de gel hidroalcohólico y comunicación continua sobre consejos de salud y procesos de pasajeros.

El aeropuerto de Punta Cana, que recibe a la mitad de los turistas que llegan a la República Dominicana, también ha adaptado sus procedimientos para reabrir a los visitantes. El video muestra cómo funciona la terminal del aeropuerto cuando se abre nuevamente y recibe pasajeros nuevamente.

La «covidianidad» en el avión

En vista de la situación, la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) ha definido un protocolo que puede servir como guía para las aerolíneas del mundo y se complementa con los códigos de salud aplicables en los aeropuertos.

Las siguientes son las medidas recomendadas por IATA para las aerolíneas:

imagen

Hoteles: expectativas versus nueva realidad

Viajar no solo será diferente, sino que la experiencia de las vacaciones cambiará fundamentalmente durante la pandemia. Aunque el tipo de turismo en la República Dominicana no es masivo, pero tiene una baja densidad, los resorts, como los conocemos, mutarán mientras no haya una vacuna contra COVID-19.

El gobierno y los hoteleros lo saben. El documento oficial «Protocolo general y sectorial para la reintegración de los trabajadores», preparado por el ejecutivo dominicano, muestra algunas realidades características de los centros turísticos nacionales que cambiarán radicalmente cuando se abran estas instalaciones.

Durante el check-in, los huéspedes miden su temperatura. Se instalan pantallas de vinilo en las recepciones, restaurantes, conserjes y áreas de contacto entre el personal del hotel y los visitantes. El hecho de que, para la seguridad de la salud de los propios trabajadores y como mecanismo para prevenir la propagación del virus entre los turistas, se eliminen las estaciones de bebidas y no sea posible viajar fuera de los hoteles, también se debe observar la distancia social de dos metros en las piscinas y usar máscaras.

Según el protocolo publicado por el gobierno, los buffets y los turistas no pueden servir sus alimentos, pero habrá personal dedicado. El objetivo es que los utensilios de servicio sean manejados por la menor cantidad de personas posible.

De acuerdo con estas reglas, no debe haber más de cuatro personas en cada área de 10 metros cuadrados, y las mesas y sillas deben estar dispuestas de manera que estén separadas por dos metros.

Pero los hoteleros están trabajando en sus propias reglas para fortalecer el nivel de seguridad.

Andrés Marranzini, vicepresidente ejecutivo de Asonahores, discutió la posibilidad de cerrar los últimos dos pisos para reducir la probabilidad de contacto mutuo entre los huéspedes en los ascensores.

También dijo que las habitaciones de aislamiento deben activarse para que estén disponibles si se sospecha que un turista tiene salud COVID-19.

Las expectativas del sector turístico no son exactamente alentadoras. Simón Suárez, del Grupo Punta Cana, dijo que el escenario más positivo era que el sector turístico dominicano volvería a la normalidad a principios del próximo año.

Los hoteleros dijeron que primero quieren atraer visitantes de los siguientes países que tradicionalmente han visitado el país: Estados Unidos y Canadá. A partir de ahí, esperan que comience la recuperación de la actividad más afectada por COVID-19.

[ad_2]

Artículo anteriorJerry Sloan, entrenador de jazz desde hace mucho tiempo, muere a la edad de 78 años
Artículo siguienteEstados Unidos puede prohibir a los viajeros de Brasil

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here