[ad_1]

El sector de la boda ve pérdidas de 3.500 millones de euros Como resultado de la reducción de la pandemia de coronavirus, las perspectivas no son nada optimistas, ya que las parejas prefieren posponer sus compromisos hasta al menos 2021 y esperar a que se alivien las medidas de seguridad social «incómodas».

Las áreas en la fase 2 del plan de desescalada, que cubren al 47% de la población, pueden celebrar bodas con una capacidad máxima de 100 personas al aire libre o 50 personas en el interior, aunque están condicionadas a las medidas de higiene y protección especificadas por las autoridades de salud.

En particular, es obligatorio mantener la distancia social entre los invitados, el uso de una máscara y la higiene de las manos. Durante el banquete, se debe garantizar la separación correcta entre las mesas y el personal de servicio debe usar rejillas protectoras.

Estas y otras restricciones han hecho que muchas parejas pospongan la fecha de su matrimonio, lo que significa pérdidas significativas para los profesionales cerveceros que han sufrido cancelaciones múltiples debido a la pausa de más de dos meses.

Según el INE, cada año se celebran 170.000 bodas en España. La mayoría de ellos se concentran entre abril y octubre y el presupuesto promedio es de alrededor de € 20,500, según un estudio creado por el portal Bodas.net en colaboración con ESADE y Google.

El sector, que crea alrededor de 350,000 empleos directos, factura alrededor de € 6,000 millones anualmente y, según el portal mencionado anteriormente, calcula pérdidas de alrededor de € 3,500 millones debido a la crisis del virus corona.

«Muchas de estas empresas son pequeñas o independientes que no tienen un gran margen. Si la empresa es contratada por más de dos meses, es posible que deba cerrarse, por lo que le pedimos al gobierno que preste atención a este sector», dijo Nina Pérez, CEO de Bodas.net.

Efectos sobre la recuperación

Una de las principales víctimas es el sector de los restaurantes, que también se ve afectado por la abolición de las comuniones y emplea a unas 40.000 personas, incluidos el personal permanente y auxiliar. La Federación de Hostelería señala que las bodas representan alrededor de 1.500 millones de euros en ventas del sector.

Actualmente hay alrededor de 4.500 instalaciones dedicadas casi exclusivamente a banquetes, a las que debemos agregar los salones de los hoteles. Además de bodas, también celebran bautizos, comuniones, congresos y eventos corporativos.

«Viven en una situación dantesca. Tuvieron que suspender el primer semestre del año, reprogramar las bodas de abril, mayo y junio. Esperamos que todas las bodas que continúen a pesar de la falta de certeza y certeza se celebren nuevamente en julio y que se normalizará, aunque llevará mucho tiempo «, dijo José Luis Yzuel, Presidente de Hospitalidad en España.

El sector tiene que adaptarse a la nueva situación, que probablemente conduzca a una disminución en el número de invitados porque «la gente tiene miedo» y es «una oportunidad» para evitar el costo de una invitación de boda.

«Todo se unirá un poco y creo que habrá una disminución significativa», dice Yzuel.

Una de las instalaciones que pretende soportar es el complejo Miravalle en Guadarrama (Madrid). Este negocio familiar con más de 50 años de historia celebra entre 125 y 150 bodas al año, el 90% entre abril y octubre. La crisis de salud la golpeó particularmente fuerte, ya que el 80% de sus ventas netas provienen de bodas. Los 14 empleados permanentes se encuentran actualmente en un ERTE y esperan unirse a ellos el próximo mes de julio, aunque aún no están seguros de si lo harán a tiempo completo.

«En principio, no volveremos hasta que estemos en lo que llamaron ‘nueva normalidad’ porque cancelaron o pospusieron todos los eventos hasta el mes de julio, por lo que si nada sale mal, nuestra intención es comenzar en este punto Mes de apertura «, explica José Luis Jiménez, director y propietario de Miravalle.

Bodas pospuestas hasta 2021

Hasta la fecha, el 40% de las bodas planificadas se han pospuesto hasta el próximo año, lo que significará «pérdidas significativas», agregó Jiménez, quien sabe que con las ventas planificadas para este año, es «imposible» cubrir todos los costos fijos. una empresa como la tuya

José Luis y su hermano, el otro propietario, han decidido asegurarlos para que el negocio pueda continuar, aunque aseguran que tanto ellos como sus trabajadores deben hacer «sacrificios».

«Una empresa familiar debe ser rentable todos los años si quiere sobrevivir, y en ese caso será un año con pérdidas muy importantes que nunca podrán repetirse. Si el próximo año este problema con el Covid-19, muchas compañías hoteleras están indecisas , más de lo que la gente puede imaginar, irán a la bancarrota «, dice Jiménez.

Juan José Nieto, propietario de la finca El Rincón de Castilla en Béjar (Salamanca), no celebrará una boda este año. Muchos de los que estaban cerrados para este verano no pudieron posponerse para el próximo año. «Las bodas tienen un contrato largo y no es tan fácil de encontrar», dice.

Aunque estas celebraciones representan aproximadamente la mitad de las ventas, hay un pequeño complejo turístico en la granja que quiere usar para revivir el turismo.

Todos los empleados de ERTE

El Pazo do Tambre en el municipio de Outes, A Coruña, es uno de los lugares más solicitados para ceremonias en Galicia. También espera a que termine la reducción antes de volver a estar activo y hasta entonces ha mantenido a todos los empleados en un ERTE.

Facturan 1.5 millones de euros al año y esperan perder 1.4 millones de euros entre este y el próximo año porque el aplazamiento de tantas bodas hasta 2021 les impedirá hacerlo el próximo año. Hacer nuevas ventas porque tienen fechas ocupadas Efe Javier Hurtado, gerente de sala.

Empresas extranjeras de bodas

En algunas áreas donde tienen lugar bodas extranjeras, los efectos de la crisis del coronavirus serán particularmente significativos. Es el caso de las Islas Canarias, donde, según la última edición de la feria Feboda en Santa Cruz de Tenerife, el sector nupcial ronda los 80 millones de euros.

Una de las empresas que se centra en organizar este tipo de eventos es The Perfect Wedding Company, con sede en Maspalomas (Gran Canaria). La fundadora y directora Bernadette Garside ha visto posponer el 90% de las bodas planificadas para estos meses hasta 2021.

Casi todas las obras del hotel permanecen cerradas. Agregue a eso la complicación de encontrar vuelos y restricciones en la movilidad.

El sector textil, listo para personalizar trajes

España es el segundo fabricante mundial de vestidos de novia y produce más de 755,000 vestidos al año. Según el INE, también es uno de los países que más exporta.

Las empresas Rosa Clará, Pronovias y GB Design Group comparten la mayor parte de un mercado con su marca Cabotine, que mueve 860 millones de euros y cuenta con alrededor de 700 empresas y pequeños talleres.

Durante estos meses, muchos de ellos utilizaron sus máquinas de coser para hacer máscaras y aceleraron sus proyectos digitales para adaptarse a la nueva realidad que ha traído la pandemia.

Desde Pronovias, que abrió el primer «showroom» digital en la industria, son «optimistas» porque ven la tendencia de que las bodas se pospongan y no se cancelen. Afirman estar «listos» para ofrecer a las novias «la personalización y el estilo necesarios para adaptarlo a la nueva fecha».

Después del lanzamiento de un ERTE, que afectó al 100% de los empleados de la tienda, la compañía comenzó el plan de reapertura en mayo para «garantizar una experiencia inolvidable pero segura».

Fotógrafos sin bodas ni comuniones.

Otro de los grupos mal golpeados es el de los informes de bodas. Desyrée Rayego tiene su propio estudio en Villanueva de la Serena (Badajoz) desde 2007. El inicio de la pandemia la sorprendió en medio de la campaña de comunión, que representa el 30% de sus ventas anuales.

El largo receso provocó que la mitad de las bodas que deseaba realizar en España este año se retrasaran, lo que representa el 70% de sus ingresos. Por lo tanto, actualmente sobrevive gracias a las fotos de estudio, el desarrollo de los fanáticos y la impresión de fotos con teléfonos celulares.

«Algunos de los clientes ahora son parejas en ERTE o con una situación financiera complicada a la que le hemos devuelto el dinero», dice Antonio Domingo, camarógrafo y uno de los propietarios de la compañía canaria Reflejos Digitales.

Los aplazamientos fueron «locos» para los «planificadores de bodas» también. Es el caso de Margarita Sánchez y Mónica Martín-Arroyo, los fundadores de The Rotating Wardrobe, ya que el 100% de las bodas que organizaron este año han sido pospuestas.

«Cambias una fecha y todo tiene que cambiar, pero el lugar, la iglesia o el fotógrafo no están disponibles para la nueva fecha. Tienes que comenzar casi desde cero (…) y es agotador», dice Sánchez.

Estos gaditanas, que estaban considerando el cierre, vieron cómo se acumulaban sus facturas, congelaron sus ingresos y las ventas de su tienda en línea, a través de las cuales venden detalles del evento, cayeron un 90%.

[ad_2]

Artículo anteriorCharlas de creadores para dar vida al libro y más – Hollywood Life
Artículo siguienteLive Corona Virus Global News Tracker: últimas actualizaciones

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí