[ad_1]

El inicio del año escolar, como parte de la modalidad virtual anunciada por el ministro de Educación, Roberto Fulcar, para el 2 de noviembre, presenta desafíos y presenta a los hogares dominicanos dificultades sin precedentes. El contexto nacional en el que comenzarán las clases, y que según se informa no serán presenciales, promete exponer las profundas desigualdades sociales y las oportunidades asimétricas en los hogares dominicanos de una manera mucho más dramática.

Bajo el hipotético escenario de que esta modalidad se extenderá en el tiempo como consecuencia del desarrollo de la pandemia COVID-19, se podría profundizar una diferenciación más fuerte en la calidad de la educación, dependiendo de los requerimientos, aún más de lo que ya es común en los recursos disponibles en los hogares.

Frente a este desafío, es posible que lo que antes era una desventaja en la calidad de la educación, afectando a los hogares más humildes de manera secular o con gran cantidad de niños, encuentre obstáculos. Este resultado promete verse afectado por la calidad ineficiente de los servicios de energía, la conexión a Internet o el déficit de equipos requeridos como computadoras, laptops, receptores de señales de televisión o radio. Y al parecer incluso el esporádico servicio de agua potable en muchas zonas empobrecidas.

La decisión del gobierno de optar por la modalidad de educación virtual sería en respuesta a un evento de fuerza mayor: la pandemia COVID-19. Llegando desde el otro lado del mundo, cruzó las costas del país en marzo de este año y desde entonces ha ido recolectando su creciente proporción de enfermedades y muertes. Al 20 de noviembre, República Dominicana ha acumulado 107,700 casos de contagio, causando 2,047 muertes.

Además de un fuerte retroceso de la economía, que registró un descenso del 8,5% en el primer semestre del año. Los efectos de la pandemia habían resultado en la suspensión de más de 1,16 millones de trabajadores en manufactura, construcción, hoteles y restaurantes, comercio minorista y otros sectores hasta el 8 de julio, según estadísticas del Observatorio del Mercado Laboral Dominicano.

«Salvamos la vida»

En este contexto, Roberto Fulcar, ministro de Educación de la nueva administración estatal, afirmó el 8 de septiembre: “El Ministerio de Salud de República Dominicana no recomienda abrir el año escolar con presencia en las aulas por un problema de salud, no es un problema metodológico. Preservamos la vida de las personas ”.

Y agregó: «Se trata de mantener la salud de los niños y jóvenes, la vida de los docentes, la vida de los equipos directivos y de todos los empleados que están involucrados y activos en la labor educativa en el día a día».

Estas declaraciones presagian la modalidad virtual que, en la medida en que se va a implementar, es territorio inexplorado para República Dominicana. ¿Pueden los hogares dominicanos utilizar la educación virtual?

El número de hogares en República Dominicana se estima en 3.214.540 unidades según los resultados de la Encuesta Nacional de Gastos de Ingresos de los Hogares (Engih 2018) publicada por el Banco Central – redondeado: 3,2 millones.

El tamaño medio de estos hogares es de 3,1 personas por unidad residencial. Esto muestra otra encuesta que está muy relacionada con la encuesta anterior, la vivienda multipropósito publicada por la Oficina Nacional de Estadística (Enhogar 2018). Sin embargo, esta estimación es un promedio acompañado de una gran desviación estándar. Porque puede variar desde un hogar unipersonal (19,5%) hasta 10 personas y más (0,3%).

Solo el 42,9% están cerca del promedio de dos a tres personas, mientras que el 29,3% son de cuatro a cinco personas, lo que reduce el tiempo necesario para que los estudiantes utilicen los recursos en casa para acceder a la educación virtual. También para otros fines como trabajo o recreación o información.

¡Que sea ligero! … medio

Si bien el 98% de los hogares obtienen electricidad de la red pública, el 22% recibe este servicio de 10 a 14 horas diarias. El resto de las horas se quedan en la oscuridad de los cortes de luz o en el estudio bajo las velas.

Cuando las condiciones del hogar afectan la capacidad de aprendizaje, los desafíos son grandes. Según Enhogar, solo el 50,8% de los hogares reciben electricidad de 20 a 24 horas al día. El 22% ahora solo lo recibe de cuatro a diez horas al día. El 10,8% de los hogares solo se benefician de una a nueve horas diarias de la red pública.

No hace falta decir que. Sin electricidad, los ordenadores, televisores o receptores de radio solo funcionan con baterías de consumo. Y estos son los canales para ofrecer educación virtual.

A esto se suma la insuficiencia de suministros básicos como el agua en los hogares privados. El 9,20% de los hogares recibe agua potable un día a la semana. Mientras que el 44,9% lo recibió durante dos o tres días.

Las computadoras son la vía ideal para la educación virtual, ya que permiten la interacción en tiempo real. Sin embargo, según Enhogar, solo el 13,75% de la población de cinco y más años dispone de este equipamiento. Esto a pesar del programa República Digital implementado por el gobierno anterior de Danilo Medina, que incluía el objetivo de entregar 300.000 computadoras a los estudiantes.

Y el 13 de agosto, tres días antes de la reforma constitucional del gobierno, el exministro de Educación Antonio Peña Mirabal declaró que la nueva administración recibiría más de 185.000 computadoras.

Educación y emociones

Sin embargo, bajo COVID-19, la educación no solo funciona con computadoras. También se requiere conexión y, según el empresario Juan Tomás Tavares, también «emoción».

Los hogares necesitan una conexión a Internet. Según los resultados de Enhogar, el 74,8% de los encuestados utilizó una computadora, Internet o teléfono móvil «en los tres meses anteriores a la encuesta». El 78,1% correspondió al área urbana y el 60,5% al ​​área rural.

Tavares, quien asoció parte de su vida con Educa y la Sociedad Dominicana de Bibliófilos, destaca en un artículo publicado en medios digitales titulado «¿Mantener las escuelas cerradas a la espera de las vacunas?» Destaca que muchas familias carecen de los requisitos mínimos en los primeros quintiles, aproveche la educación a distancia, así como la mayoría de los niños más pequeños y analfabetos funcionales. «Son los estudiantes que más necesitan la emoción de estar en la escuela con sus compañeros y maestros para aprender y crecer».

Argumenta, citando al neurólogo José Silié Ruiz, que «las emociones son esenciales, son el pegamento del aprendizaje, el cemento de nuestra memoria» y que «el aprendizaje neutral sin emociones será superficial y efímero».

Una madre de emociones

Una madre joven representa el desafío al que se enfrenta con la educación virtual. Su nombre es Yanira y tiene dos hijos, uno de 13 años y el otro de 6 años. Explica que por la pandemia y «las complicaciones que ha traído este asunto» se ha visto obligada a matricular a su hijo menor en una escuela pública y que además está «pagando a una joven para que le dé la matrícula privada». .

«Tenía la sensación de que llegaba tarde», «porque no terminó el año como debía», «porque en marzo se cerró todo».

«Descubrí que el sistema implementado por las clases que enviaban por WhatsApp y esas cosas no le funcionaba».

Eso, a pesar de que terminó el año, «y supuestamente él fue el primero», de preescolar. «Pero como las clases no son presenciales», le escribió, «sólo para aparecer inscrito», matriculado en la escuela pública para poder pagar a un profesor particular «para que le dé las clases».

Se le preguntará si le preocupa el riesgo de infección. «Tengo mucho miedo, pero no puedo dejarlo sin educación».

Mientras que el niño mayor de 13 años todo será virtual para lo cual necesitarán tener una computadora y una conexión a internet que tengan.

En su caso, la estabilidad del servicio de suministro de energía ayudará. «Vivo en una zona de 24 horas», dice. Pero: “A veces perdemos electricidad durante dos o tres horas. (…) Lleva ocho horas fuera. «

Sobre el papel de las parejas en la crianza de los hijos, explica que su esposo trabaja fuera de casa mientras ella trabaja en casa. Por eso la atención de los pequeños le corresponde a ella: «Porque el grande supo defenderse».

Accidentalmente algo. El problema de género que promete la modalidad educativa virtual: que la madre cargue con la carga de la atención del niño alumno y posiblemente algunas emociones.

“Las computadoras son la vía ideal para la educación virtual porque permiten la interacción en tiempo real. Sin embargo, según Enhogar, solo el 13,75% de la población de cinco y más años dispone de este equipamiento. »

[ad_2]

Artículo anteriorCharles Oakley lesionado por DWTS y Kaitlyn Bristowe: Flashback – Hollywood Life
Artículo siguienteLuis Abinader anuncia 12 nuevos alojamientos para mujeres víctimas de violencia, «SC News

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here