[ad_1]

Esta semana, el Blackburn Rovers sufrió su primera derrota liguera en casi tres meses. La derrota por 2-0 del miércoles en Hull City les negó la oportunidad de subir a posiciones de ascenso automático en la cima del Campeonato EFL y acercarse un paso más a un regreso a la Premier League. Fue un revés, pero solo del tipo que cualquier otro club de fútbol normal sufre de vez en cuando.

Durante demasiado tiempo, Blackburn fue todo menos un club de fútbol normal; Perder en Hull en una fría noche de enero sin perspectivas de que el técnico sea despedido o de que los aficionados protesten contra los propietarios es una verdadera señal de progreso. Blackburn ganó el título de la Premier League de 1995 después de ser financiado por Jack Walker, el fanático adolescente convertido en multimillonario que luego superó al Manchester United y llevó la gloria a un club de una pequeña ciudad que atraviesa tiempos difíciles.

Esos eran los buenos días. Desde que la familia Walker vendió el club en 2010 a la familia Rao, los propietarios de Venkateshwara Hatcheries, un conglomerado indio de empresas relacionadas con la industria avícola más conocido como Venky’s, Blackburn Rovers ha sido el hazmerreír en ocasiones y un ejemplo de cómo una pelota de fútbol El club no debe funcionar.

Han despedido a entrenadores a un ritmo alarmante, se han involucrado en procesamientos fallidos de alto perfil de algunos de los nombres más importantes del fútbol y se han convertido en un pararrayos para las protestas de los fanáticos que van desde lo ofensivo hasta lo absurdo. En diciembre de 2010, la policía local confirmó que dos gallinas, una con una bufanda de Blackburn, estaban retenidas en celdas en el terreno de Ewood Park del club después de haber sido liberadas en el campo en protesta por Venkys, pero durante meses y años, la ira de los fanáticos se volvió más. directo cuando los fanáticos golpearon a los miembros de la familia Rao con bolas de nieve mientras asistían a un juego en enero de 2013.

Pero la derrota del miércoles en Hull fue un ejemplo de caos reemplazado por calma en Blackburn. Los Rovers todavía son propiedad de Venky’s, pero lejos del centro de atención de la Premier League, se han retirado de la emoción y han permitido que el club sea dirigido por futbolistas experimentados. La estabilidad ha regresado, su pérdida a mitad de semana no es más que un bache.

Blackburn se encuentra con Middlesbrough en Ewood Park el lunes (2:40 p. m. ET, transmisión en vivo por ESPN+) 10 años después de haber sido relegado de la Premier League con otra oportunidad de subir al top 2 y la oportunidad de despertar esperanzas de ascenso, pero ha estado lejos de ser un camino fácil en el largo camino de regreso.

Ronaldinho, David Beckham y Raúl. Venky intentó fichar a las tres estrellas mundiales en los primeros años de su mandato, pero fracasó cada vez. También intentaron contratar a Diego Maradona como entrenador, otro plan que nunca se concretó.

Cuando compraron Blackburn por £ 23 millones en noviembre de 2010, el líder de Venky, Anuradha Desai, habló de «apalancamiento». [Venky’s] influencia global en el establecimiento de Blackburn Rovers como una marca verdaderamente global» y «apoyando activamente a la organización para garantizar que Blackburn Rovers siga siendo uno de los mejores clubes de la Premier League». con el inexperto Steve Kean, y empezó el trompo.

Hamilton: el extraordinario viaje de Ben Brereton
– Transmita ESPN FC Daily en ESPN + (solo EE. UU.)
– ¿No tienes ESPN? Obtenga acceso instantáneo

Venky’s contrató a la firma de gestión de eventos globales Kentaro para asesorar en su ola de reclutamiento, persiguiendo a personas como Ronaldinho, Beckham y Raúl solo para fichar a extraños como Mauro Formica, Ruben Rochina y Myles Anderson.

«Ha sido un momento terrible», dijo una fuente de Blackburn a ESPN. «Un agente empezó a dormir en el campo de entrenamiento por la cantidad de jugadores que iban y venían. No creo que los dueños supieran el alcance de esto. Eran buenas personas, pero no sabían nada de fútbol y eso los hacía vulnerables a que se aprovecharan de ellos».

Surgieron informes de explotación de Venky por parte de terceros, mientras que la Premier League también fue criticada por permitir que la familia comprara uno de los clubes más históricos de Inglaterra, particularmente cuando Venky surgió sin saber qué equipos de la división podrían desmontar.

«Venky ha pasado todas las pruebas de propiedad y dirección de la Premier League», dijo a ESPN una fuente involucrada en la supervisión de la adquisición. “Richard Scudamore, entonces director ejecutivo de la Premier League, se reunió con la familia y su plan de negocios no fue motivo de preocupación.

«Pero a lo largo de los años, creo que es justo decir que han sido explotados por algunos dentro del juego por su ingenuidad y ha habido algunas críticas bastante despectivas sobre ellos en función de su origen étnico y antecedentes como los llamados granjeros de pollos. Tuvieron un viaje difícil».

Kean, quien mantuvo al equipo por poco en la Premier League en 2011, tenía programado viajar mensualmente a Pune, India, un viaje de ida y vuelta de 9,200 millas, para reunirse con los propietarios. Su reiterada insistencia pública en que todo estaba bien en el club dentro y fuera de la cancha, a pesar de los malos resultados y las transferencias confusas, enfureció a los fanáticos, cuyas protestas contra los propietarios en los partidos eran frecuentes.

Con Blackburn relegado al final de la temporada 2011-12, Kean permaneció como entrenador hasta que su despido a fines de septiembre de 2012 provocó una serie de contrataciones y despidos que dañaron aún más la reputación de Venky. Se contrataron seis gerentes en menos de cuatro años: Henning Berg duró 57 días y su sucesor, Michael Appleton, fue despedido después de 67 días. Gary Bowyer, Paul Lambert y Owen Coyle también llegaron y se fueron antes de que Tony Mowbray, el exjefe de Celtic y Middlesbrough, fuera reclutado en febrero de 2017, demasiado tarde para evitar que Blackburn descendiera, esta vez a la League One, el tercer nivel del fútbol inglés.

Mowbray, quien ganó el ascenso la temporada siguiente, permanece a cargo en Blackburn hasta el día de hoy y su longevidad es un testimonio de los cambios en el club. Sorprendentemente, dado el caos de los primeros años de Venky, Mowbray es ahora el entrenador con más años de servicio en el club desde la década de 1980, incluso más que Kenny Dalglish, quien llevó al club al título de la Premier League en 1995.

«No soy un gurú del fútbol con todas las respuestas», le dijo Mowbray a ESPN. “Aporto mi personalidad a todos los clubes a los que voy. Todos somos producto de nuestra herencia y vengo de un pueblo siderúrgico a las afueras de Middlesbrough. Mi padre era un andamio en la industria del acero: eres quien eres.

«Si quieres valores e integridad, llevo 40 años en el fútbol y sé fútbol, ​​probablemente no tan bien como Pep Guardiola o Jurgen Klopp, pero sé fútbol y puedo trabajar con la gente. Solo soy un entrenador de fútbol que sigue con su trabajo, tratando de arreglar el vestuario y ayudarnos a ganar».

El renacimiento de Blackburn se puede atribuir a dos hombres: Mowbray y el jefe del club, Steve Waggott, quienes han trabajado juntos desde 2017 para que el club vuelva a tener una base equilibrada. Venky sigue a cargo, pero Waggott tiene que dirigir el club e informar a los propietarios cuando sea necesario.

Habiendo trabajado juntos en Coventry City, un club con una existencia nómada y problemas de propiedad de larga data, Mowbray y Waggott habían unido fuerzas previamente para brindar estabilidad a otro club que había perdido el contacto con el pasado de la Premier League. Disfrutaron de un desafío similar en Blackburn.

«Cuando hablé con los propietarios, les dije que iba a ser un viaje lleno de baches por un tiempo y que iba a cambiar de marcha hasta que volviéramos a poner todo en punto muerto», dijo Waggott a ESPN. “Pero el objetivo final era brindar estabilidad y sostenibilidad. Cualquiera puede pilotar un avión con la formación adecuada, pero cuando entra en turbulencia necesitas a alguien con experiencia que sepa lo que hace para aterrizarlo y eso es lo que Tony y yo aportamos al club».

Waggott y Mowbray trabajaron para desarrollar a los jugadores mayores del club y llegar a los jóvenes, tanto en busca de experiencia como de la oportunidad de que un jugador aún más joven en Ewood Park ascendiera. Blackburn también usa el sistema de préstamo a su favor, con cinco miembros del equipo en ascenso de Mowbray llegando esta temporada en acuerdos temporales de clubes de la Premier League o de los mejores equipos de toda Europa.

Después de perder al máximo goleador de la temporada pasada, Adam Armstrong, ante Southampton por £ 15 millones, Mowbray le dio a Ben Brereton la oportunidad de liderar el ataque y el jugador de 22 años respondió con 20 goles en 27 juegos de liga, una forma que lo ha llevado a ayudar. cimentar su lugar en la selección chilena para las eliminatorias mundialistas.

Jugando un fútbol rápido y emocionante, el equipo de Mowbray ha revitalizado la base de fanáticos del Blackburn con más de 2,000 que viajaron el miércoles en tres horas a Hull.

«Sentimos que recuperamos nuestro club», dijo Shane, aficionado de los Rovers, a ESPN en Hull. «Todos los jugadores luchan entre sí y no hay prima donnas por ahí. Es genial verlo».

En cuanto a Mowbray, el secreto del renacimiento de Blackburn radica en la estabilidad, la paciencia y la confianza.

«Es demasiado fácil decir que tienes que darle a cada entrenador cuatro o cinco años», dijo Mowbray. «Cuando las cosas no van bien y las personalidades no se conectan, creo que los propietarios deben poder contenerse y juzgar.

«En el fútbol, ​​las emociones quedan atrapadas en eso y cuando un porcentaje de los fanáticos en las redes sociales dice: ‘Saquen al entrenador’, los propietarios cambian de entrenador y seis meses después, el siguiente puede ser peor y ellos cambian. El próximo Lo que sabes es que has tenido seis gerentes en tres años, el equipo no va a ninguna parte y la gente pide tu liderazgo.

“Pero conozco la ética de trabajo requerida. Me encanta estar en el fútbol y cuando me encuentro con gente mala o con agendas que no son parte del equipo los saco a colación lo antes posible porque solo se puede tener éxito con un equipo conectado. En ese momento puedes recorrer un largo camino con jugadores jóvenes que intentan encontrar su camino».

Entonces, ¿puede Blackburn cerrar una brecha de 10 años al ganar el ascenso esta temporada y traer de vuelta a Venky a la división de la que pensaron que no podrían salir?

«Creo que sería un milagro terminar entre los dos primeros dada la calidad y la profundidad de clubes como Fulham y West Brom», dijo Mowbray. «Pero estamos bien en este momento».

Blackburn es otra historia de éxito en muchos sentidos. Lo que importa ahora es lo que pasa en el campo y no los errores que se cometen fuera del campo.

[ad_2]

Artículo anteriorReiteran que el director de Policía de RD llamó a NY para llamar al anciano agresor «Noticias SC
Artículo siguienteLos 20 mejores segunda base para 2022 Fantasy Baseball