[ad_1]

En esta intensa noche llena de expectativas y entusiasmo, muchos vieron una niebla que empañó el futuro político del país durante los próximos cuatro años constitucionales.

Después de una primera ronda, el 6 de julio, el país se despertó y le dio al candidato principal de la oposición, Luis Abinader, una ventaja suelta e irreversible, que lo coronó como nuevo presidente de la República para los próximos años.

Su triunfo va acompañado de una mayoría en el Senado y una fuerte presencia en la Cámara de Diputados, lo que refleja una mayor diversidad.

Predominan las ofrendas políticas del Partido Revolucionario Moderno (PRM), apoyadas por un arco iris de fuerzas aliadas.

Pero cuando se despeja el complejo panorama político dominicano, la devastación de la nueva pandemia de coronavirus se aclara de todos los puntos cardinales que han estado saltando a la economía desde la crisis mundial de salud que causó, desencadenando la recesión global que la acompaña, la más dramática en un siglo o más. .

Es una pandemia que sigue aumentando en la República Dominicana y en muchos otros países, poniendo en peligro la vida de las personas, pero también la apertura y reactivación de sus economías, empleos, negocios y la sostenibilidad de las políticas públicas. .

Una ola pandémica que crece en la RD

En su último boletín, que recopila datos del jueves pasado, el Departamento de Salud informó que el número de casos confirmados fue de 41,915 cuando se agregaron 1,125 casos ese día solo.

Estos datos se reflejan en una curva ascendente, alimentada exponencialmente por nuevas infecciones y nuevas muertes, lo que amenaza la cadena de suministro económica, la reactivación de los servicios y la reincorporación de los trabajadores en el empleo. Y finalmente, la generación de divisas mediante la reactivación del sector turístico.

En su actualización de junio de las perspectivas económicas mundiales, el Fondo Monetario Internacional predice que la crisis económica mundial empeorará y estima que el PIB mundial disminuirá en un 4.9%, 1.9 puntos porcentuales por debajo de su pronóstico. Abril.

La situación comenzará a mejorar en 2021 y 2022 cuando se estima un crecimiento de 5.4% y 6.5%.

El pesado legado para un nuevo ciclo político en la RD

Pero el nuevo gobierno elegido por quienes abrieron el 5 de julio enfrentará desafíos inmediatos en la economía dominicana que son típicos de una recesión sin igual en quizás un siglo.

El país, que acumuló déficits presupuestarios año tras año y los financió con nueva deuda, experimentó un empeoramiento de su sector externo debido a la pandemia, que tuvo que ir acompañada de una deuda aún mayor, que se vio acompañada por el deterioro de su solvencia. Esto aumenta las tasas de interés para nuevos préstamos en los mercados financieros.

La primera señal de este deterioro se reflejó en la agencia calificadora Fitch Ratings, que confirmó al país con «BB-«, una calificación que describe el fracaso del emisor de divisas a largo plazo que marca el inicio de los «bonos basura».

Entonces, cuando el país necesita urgentemente divisas frescas para enfrentar el deterioro de sus sectores externos básicos como el turismo, las zonas francas, las exportaciones en general e incluso las remesas, su percepción de riesgo encarece los préstamos internacionales.

En mayo de 2020, la deuda del sector público no financiero alcanzó los $ 38.309,1 millones, lo que no incluye el monto adeudado a las empresas de generación eléctrica en 2020 o el monto generado por los valores en circulación del banco central Ab A partir del 7 de julio, totalizaron más de $ 9,955 millones.

Para 2018, el FMI estimó que la deuda consolidada era del 53,1%, incluidos los montos generalmente adeudados por el estado. Y en un contexto en el que no podía imaginar una pandemia global del orden de Covid-19, pronosticó una deuda del gobierno dominicano del 56.5% del PIB para los próximos cinco años.

Como resultado de la pandemia, el crecimiento de la deuda pública debería acelerarse significativamente.

Este proceso de endeudamiento anual contrasta con el bajo gasto en salud pública. Esta baja inversión ha resultado en que los dominicanos se vean obligados a pagar grandes cantidades si recurren a proveedores de atención médica afiliados al sistema dominicano de seguridad social, además de hospitales públicos.

Como resultado de esta función del sector de la salud, no existe una red adecuada de centros de atención primaria en el país que hubiera sido mucho más efectiva para combatir la propagación del nuevo coronavirus en la Comunidad.

Un país sin foco primario

Un estudio publicado por la Asociación por el Derecho a la Salud (Adesa) en octubre de 2019 encontró que el gasto directo en salud de las familias representa el 2.7% del PIB, que es un promedio de 43,879 pesos por hogar.

Según el informe, el gobierno pronostica que invertirá el 1,7% del PIB en el sector de la salud en 2020-2022, lo que no está en línea con el mandato de la Estrategia Nacional de Desarrollo (FIN-2030) de generar el 4% del PIB para 2020. y 5% en 2030.

Y en el nuevo mundo del virus corona, la salud es el tema más candente en el crisol social, donde las ideas se funden para dar forma al orden público. La lucha contra el virus de la corona depende de la sostenibilidad de la reactivación de la economía dominicana.

En su programa gubernamental, el nuevo presidente del país, Luis Abinader, declaró que tiene la intención de garantizar el acceso a la salud general para que el 100% de los ciudadanos y extranjeros con residencia legal estén incluidos en el sistema de seguridad social dominicano. . Y en este contexto declara «la salud como un derecho».

En una entrevista con Dario Libre, el economista Miguel Ceara Hatton, uno de los pensadores sociales más importantes del Partido Revolucionario Moderno, cuyo secretario nacional es, dijo: «La salud necesariamente sería una prioridad, y es una de las necesidades más sentidas de la población». «.

Y pensó que era posible que se presentara un proyecto de cambio de presupuesto para este propósito en los 137 días del año que quedaría después del 16 de agosto.

Las prioridades serían la recuperación de la salud y la economía con un fuerte enfoque en el sector agrícola.

Sin embargo, los desafíos aún no se han medido: “Será una situación familiar compleja. Los déficits alcanzan un nivel nunca antes visto. Se habla del 6 al 7 por ciento. En realidad sabremos el fin de año. Hay que ver todo el dinero que gastó el gobierno durante esta campaña, explica Ceara Hatton.

Y el nivel de déficit presupuestario es una reminiscencia de 2012. Como el presidente saliente Danilo Medina lo llamó: «un maletín para proyectos de ley».

Ahora el economista lo llama un «cuadro de factura». Él explica: “Estamos hablando del 6 al 7 por ciento. En realidad sabremos el fin de año. Tienes que ver todo el dinero que el gobierno ha gastado durante esta campaña, hasta ahora. «

Acceso al capital en un contexto incierto.

En su informe, Fitch predijo que el país podría tener un déficit de cuenta corriente de $ 3.7 mil millones para 2020, estimado en 4.6% del PIB de 2020.

Estas calificaciones se reflejan en el mercado de deuda, como lo demuestra la evolución de los precios y rendimientos de los bonos mundiales en 2020. Este es el caso con el indicador de bonos de mercados emergentes (EMBI), que refleja la percepción de riesgo en el aumento de la tasa de interés de los bonos emitidos. El 9 de julio, este indicador aumentó 524,64 puntos básicos después de caer desde un máximo de 831,89 puntos el 20 de marzo. Pero incluso con esta disminución, se mantiene muy por encima del nivel en el que ha fluctuado en los últimos años, lo que aumenta el costo de la gestión de la deuda y, en particular, la concesión de nuevos préstamos en los mercados financieros internacionales.

Y en un contexto de depresión económica que hace que la reforma fiscal sea inadmisible, aunque según Ceará, si se puede mejorar la calidad del gasto público, una afirmación que se repetirá año tras año.

Además, se buscan esperanzas de nuevas monedas para abordar los desafíos de la recuperación económica en línea con una crisis global, lo que nos permitirá pensar en «un escenario de recuperación más flexible» entre los países.

Se esperaría que se pudieran obtener préstamos en condiciones más favorables. Así que ahorre negocios, empleos, fuentes de divisas, consumo e inversión.

[ad_2]

Artículo anteriorLas heridas en la historia holandesa revelan profundas divisiones raciales
Artículo siguienteImportantes paneles de TV y películas – fecha límite