[ad_1]

El siguiente artículo es parte de la mirada continua de Jay Jaffe a los candidatos en la votación del Salón de la Fama de BBWAA 2021. Escrito originalmente para las elecciones de 2019, se ha actualizado para reflejar los últimos resultados de la votación, así como investigaciones adicionales. Utilice la herramienta anterior para obtener una introducción detallada a la boleta de este año y a otros candidatos de la serie. Puede encontrar una introducción a JAWS aquí. Todos los números WAR se aplican a la versión de referencia de béisbol a menos que se indique lo contrario.

Andy Pettitte, como Derek Jeter, Jorge Posada, Mariano Rivera y Bernie Williams, fue un pilar de la dinastía de los Yankees de la era de Joe Torre. La gran izquierda de Texas jugó un papel tan destacado en 13 equipos de playoffs a rayas y siete ganadores emblemáticos, además de un viaje más a la Serie Mundial durante sus tres años con Houston, que tiene varios récords importantes de postemporada. De hecho, ningún lanzador ha iniciado con más clinchers seriales potenciales, tanto en la Serie Mundial como en la postemporada en general.

Porque tan importante como Pettitte para el «Core Four» (Williams siempre tiene el final corto), que ancló cinco campeonatos de 1996 a 2009 – y para un equipo de Astros que alcanzó su primera Serie Mundial en 2005 -. Rara vez hizo un caso como uno de los mejores lanzadores del juego. Grandes sumas de dinero atribuibles a un excelente apoyo ofensivo lo ayudaron a terminar en el top 5 de las encuestas Cy Young de sus ligas en cuatro ocasiones, pero solo tres veces estuvo en el top 10 en efectividad o WAR, y nunca terminó en huelguistas. un rango superior al sexto. Solo formó tres equipos de estrellas.

De hecho, Pettitte era más un caballo de arado que un caballo de carreras. Era un jugador de tierra basado en plomos y cortadores cuyo movimiento de recogida era legendario. Era más un comedor de entradas a nivel de campeonato, un molinillo (su palabra) que un dominador, un lanzador, cuya fuerte ética de trabajo, preparación mental y concentración, ejemplificada visualmente al mirar bajo el ala de su gorra en el escudo del receptor con ojos apenas visibles. asomó – compensado por su falta de material ostentoso. Hizo al menos 32 aperturas diez veces, una marca que representa el séptimo lugar en la era posterior a 1994. Dentro de este lapso de tiempo, su total de 10 temporadas con 200 entradas están empatadas en el cuarto lugar, y sus 13 temporadas para clasificar al título de efectividad con una efectividad de 100 o más son para el primer lugar con otros dos izquierdistas, Mark Bührle ( un recién llegado a este campo), elección anual obligada) y CC Sabathia. Tuvo sus altibajos en la postemporada, pero solo una vez durante sus 18 años de carrera (2004, cuando se sometió a una cirugía de codo al final de la temporada) no estuvo disponible para lanzar una vez que su equipo llegó a los playoffs.

Incluso con las 256 victorias de Pettitte en su carrera, queda en segundo plano frente a otros dos titulares (Roger Clemens y Curt Schilling) que fueron mejores en fallar bates y prevenir carreras, y que continuaron teniendo mucho éxito después de la temporada. Ambos lanzadores tienen razones por las que los votantes podrían excluirlos de sus papeletas de voto aunque estén calificados estadísticamente, y lo mismo ocurre con Pettitte, quien fue nombrado en el informe Mitchell de 2007 por usar la hormona del crecimiento humano para recuperarse de una lesión en el codo. . Entre esos baches y baches y la presencia adicional de Roy Halladay y Mike Mussina, Pettitte obtuvo solo el 9,9% en su debut en las elecciones de 2019, e incluso en una lista menos abarrotada, su participación solo aumentó al 11,3% el año pasado. Es poco probable que se avance mucho hacia el 75% si las actitudes de los votantes hacia los PED no cambian significativamente.

Acerca de estas victorias: Los lectores habituales saben que generalmente evito mirar las ganancias totales de los lanzadores, ya que deben tanto apoyo ofensivo, defensivo y bullpening adecuado como el desempeño de un lanzador en esta era cada vez más especializada. Si bien uno no necesita saber cuántas victorias ha acumulado Pettitte en una temporada o carrera para apreciar su verdadero valor, esas sumas de dinero han afectado la percepción de su carrera entre el público en general.

Candidato a la BBWAA 2020: Andy Pettitte

jarra Carrera ERA Guerra pico MANDÍBULAS
Andy Pettitte 60,2 34,1 47,2
Promedio YARD SP 73,3 50,0 61,6
W-L A FIN DE QUE ÉPOCA ERA +
256-153 2,448 3,85 117

FUENTE: Baseball Reference

Pettitte nació el 15 de junio de 1972 en Baton Rouge, Louisiana. Su padre Tom, un sargento de policía, construyó un montículo en el patio trasero de la familia y comenzó a enseñarle a su hijo usando un libro de la biblioteca que mostraba a Nolan Ryan haciendo sus lanzamientos. Cuando Andy tenía ocho años, la familia se mudó a Deer Park, Texas, un suburbio de Houston, donde los equipos de Tom Andy se entrenaron hasta la secundaria. Pettitte medía más de seis pies de altura en su tercer año en Deer Park High School, con una bola rápida en sus 80 y una sensación avanzada para mezclar sus lanzamientos. Medía 6 pies 5 cuando era mayor, pero era lo suficientemente regordete para jugar como tackle central y nariz en el equipo de fútbol.

Aunque Pettitte recibió ofertas de becas de la Universidad Estatal de Louisiana y otras escuelas, los Yankees lo seleccionaron en 1990 en la ronda 22. No firmó, pero decidió asistir a San Jacinto Junior College durante un año, donde jugó para el futuro entrenador de Rice University, Wayne, Graham, quien lo llamó «un Roger Clemens zurdo». La comparación encontró una respuesta positiva, porque Pettitte no solo había crecido con Clemens, sino que Graham había entrenado al diestro en San Jacinto en 1981. Graham ayudó a convertir a Pettitte en un prospecto legítimo de pitcheo con una recta de 91 a 93 mph y mejor acondicionamiento. Los Yankees conservaron sus derechos hasta una semana antes del draft de 1991, y finalmente lo consiguieron justo antes de la fecha límite para firmar por un bono de $ 80,000.

Pettitte dividió su primera temporada profesional (1991) entre los Yankees Gulf States y las filiales de la New York Penn League. En la última parada se cruzó con Posada, también de 19 años y todavía mayoritariamente segunda base. La pareja pasó 1992 juntos en A-Level Greensboro de la South Atlantic League, donde finalmente se les unió un Jeter de 18 años que fue la primera opción de los Yankees en 1992. En Greensboro, Pettitte registró una efectividad de 2.20 y un strike de 7.0 por nueve, y durante cada una de sus siguientes dos temporadas en las ligas menores mantuvo su efectividad cerca o por debajo de 3.00; Pasó la mayor parte de 1993 en High-A Prince William con un sabor de Double-A Albany-Colonie, a donde regresó a principios de 1994, antes de mudarse a Triple-A Columbus, donde obtuvo una efectividad de 2.98 y una huelga modesta de 5,7 registrado por nueve.

En la primavera de 1995, Pettitte ocupó el puesto 49 América del béisbolLa lista de los 100 mejores prospectos, sin embargo, perdió la pelea por el quinto abridor de los Yankees contra Sterling Hitchcock y fue enviado al bullpen. Hizo cinco relevos, regresó pronto a Columbus y luego se unió a la rotación del gran club cuando Jimmy Key sufrió una lesión en el hombro que requirió cirugía. Disfrutó de una campaña de novato muy sólida, con efectividad de 4.17 (efectividad de 111 +) y 4.01 FIP en 175 entradas en camino a 2.9 ERA 12-9 y ayudando a los Yankees por primera vez desde 1981, el Llega a los playoffs. El manager Buck Showalter le dio el balón para comenzar el Juego 2 de la Serie Divisional contra los Marineros; Pettitte permitió dos carreras en seis entradas antes de ser retocado para dos más en la séptima, incluida la carrera inicial. Los Yankees ganaron el juego en 15 entradas, pero finalmente perdieron la racha. South Paw, de 23 años, terminó tercero en la votación de Novato del Año de la Liga Americana, ganado por Marty Cordova de las gemelas.

Pettitte produjo una de las temporadas más importantes de su carrera en 1996: 34 aperturas, 221 entradas, una efectividad de 3.87 (129 ERA +) y un récord de 21 victorias en la Liga Americana, la última gracias a un robusto 5.6 carreras por juego de apoyo ofensivo. Su WAR de 5.8 ocupó el octavo lugar en la Liga Americana. Hizo todo esto mientras su compañero de rotación David Cone se perdió cuatro meses con un aneurisma en el brazo, Key hizo dos temporadas en la lista de lesionados y Kenny Rogers barajó. Pettitte formó su primer equipo All-Star, terminando muy cerca en segundo lugar en la carrera del Cy Young de la Liga Americana detrás de Pat Hentgen de los Azulejos, pero no antes de ayudar a los Yankees a conseguir su primer campeonato en 18 años. Después de permitir cuatro carreras cada uno en sus aperturas en la Serie de Campeonato de la División y la Liga (ambos ganados 5-4 por los Yankees), entregó ocho entradas sólidas en un descanso de tres días en las eliminatorias del Juego 5 de la ALCS contra los Orioles. Los Bravos lo vencieron en el primer partido de la Serie Mundial por siete carreras en 2.1 entradas, pero Pettitte se recuperó y lanzó 8.1 entradas de la blanqueada de cinco hits contra el ganador del Cy Young de la Liga Nacional de 1996, John Smoltz, una hazaña. al que llamó «el mejor juego de» mi carrera en 2015. «Los Yankees lograron una victoria por 1-0 y tomaron la ventaja tres a dos juegos. Ganarían seis juegos.

Aunque ganó «sólo» 18 juegos, Pettitte en realidad tuvo una mejor temporada en 1997 cuando alcanzó un récord de la liga de 35 aperturas y un récord personal de 240.1 entradas con una efectividad de 2.88 (156 ERA +), ambos de los cuales bueno para el cuarto lugar en la liga) y solo permitió siete jonrones (una mejor liga de 0.3 por nueve). Su WAR de 8/4 terminó segundo en la liga detrás del ganador del Cy Young, Clemens, pero solo terminó quinto en la votación. Estuvo pésimo en la postemporada y fue sacudido por 11 carreras en 11.2 entradas por los Indios en sus aperturas en la Serie Divisional, ambas derrotas. Pasarían cinco años antes de que los Yankees volvieran a vacacionar tan temprano en octubre.

En tres temporadas de la liga principal, Pettitte se había establecido como uno de los mejores titulares del juego, gracias en parte a su desarrollo de una bola rápida desagradable. Su WAR de 9/16 para ese período terminó sexto en las mayores de 1995 a 1997, justo detrás de Greg Maddux, Clemens, Kevin Brown, Randy Johnson y Pedro Martínez. Lo había hecho después de lanzarse a través de un codo adolorido y regresar a una estadía de relevo de tres entradas en Baltimore el 1 de mayo de 1997, el día después de iniciar nueve carreras en una entrada más. Pero ya sea por su codo o por su excesiva dependencia de su combinación de plomada y cortadora a expensas de su turno y transición, su actuación dio un paso atrás significativo, incluso cuando la suerte de los Yankees mejoró. De 1998 a 2000, cuando los Yankees ganaron tres campeonatos consecutivos, Pettitte promedió 32 aperturas y 204 entradas, aunque con una efectividad de 4.42 (105 ERA +) y una proporción de ponches por base por bolas de solo 1.53. en comparación con 2,21 en los tres años anteriores. Todavía era lo suficientemente bueno con un promedio de 2.8 KRG durante ese tiempo, pero los Yankees consideraron cambiarlo cuando se volvió más caro.

En julio de 1999, cuando expiró la fecha límite de intercambio, los Yankees y los Filis se acercaban a un acuerdo que enviaría a Pettitte (entonces con una efectividad de 5.65) a Filadelfia para atraer a tres clientes potenciales, incluido el lanzador Adam Eaton y el jardinero Reggie Taylor. . En un conflicto organizacional, Torre, el entrenador de lanzadores Mel Stottlemyre y el gerente general Brian Cashman ganaron al dueño George Steinbrenner y su camarilla de asesores de Tampa que querían entregar el punto de rotación al inmortal Ed Yarnall. Pettitte se quedó, comenzó a entrenar con Clemens (que había sido adquirido en la primavera) y permitió solo tres carreras en sus siguientes cuatro aperturas para un total de 31 entradas. Ese invierno, firmó una extensión de tres años por $ 25.5 millones con una opción de club de $ 11.5 millones para 2003.

Tan desiguales como fueron las temporadas 1998-2000 para Pettitte, quedó cuarto en la encuesta de la Liga Americana Cy Young con el mejor de esos años (2000: 19-9, 4.35 ERA, 3.6 WAR). Durante este tramo entregó ocho largadas de postemporada de alta calidad de once con una efectividad combinada de 3.26; Los Yankees tomaron una ventaja de 10-1 en estas aperturas y ganaron, incluso cuando fue eliminado temprano en el Juego 3 de la Serie Mundial de 1999 contra los Bravos y en el Juego 5 de la Serie Divisional de 2000 contra los Atléticos. Lanzó siete entradas en el Juego 4 de la Serie Mundial de 1998 contra los Padres y ayudó al equipo a completar una barrida. Tuvo un buen comienzo en los juegos 1 y 5 de la «Serie Subway» 2000 contra los Mets. Dejó a este último empatado 2-2 en siete entradas; Los Yankees superaron dos carreras en la novena y Rivera terminó la carrera por el tercer campeonato consecutivo.

El trabajo con Clemens comenzó a expandirse para incluir a Pettitte. En 2001, su bola rápida mostró más cremallera, trabajó más adentro, tuvo los mejores índices de huelga y marcha de su carrera (7.4 y 1.8 por nueve), y obtuvo su efectividad por debajo de 4.00 (3.99) con uno. FIP, que fue casi una carrera más baja (3.02). e hizo su segundo equipo de estrellas. Estuvo bien ubicado en sus primeras tres aperturas de postemporada contra los Atléticos y los Marineros, permitiendo solo cinco carreras en 20.2 entradas. En su inicio en el Juego 2 de la Serie Mundial, permaneció seis entradas con Johnson de los Diamondbacks y se fue 1-0 en la séptima ronda con un triple jonrón ante Matt Williams antes de servir.

Después de perder sus dos primeros juegos en Arizona, los Yankees ganaron tres victorias consecutivas en Nueva York para posicionarse por su cuarto título consecutivo. Pettitte nuevamente tomó el balón contra Johnson pero fue derrotado por seis carreras en dos entradas; En la transmisión internacional en ESPN Radio, el analista Rick Sutcliffe señaló que estaba sacando sus lanzamientos de la pista al bombear dos veces en cada recta. Los Yankees no descubrieron el problema hasta que fue demasiado tarde. Perdieron el juego 6 y, gracias a un rally de dos partes contra Rivera, también el juego 7.

Mientras que las lesiones en el codo, la espalda y la ingle enviaron a Pettitte a la lista de lesionados todos los años desde 1999 hasta 2001, la temporada 2002 trajo su primera lesión grave, una tendinitis, que lo detuvo durante dos meses desde mediados de abril hasta mediados de junio. Limitado a 22 aperturas, sin embargo se fue a 13-5 con una efectividad de 3.27 (135 ERA + en 134.2 entradas), y aunque solo sobrevivió tres entradas en su única apertura de postemporada contra los Angelinos, los Yankees aprovecharon este invierno su opción. Pettitte la recompensó con otra fuerte temporada de caballo de batalla, aunque su récord de 21-8 y 7.8 strikes por nueve fueron más notables que los otros números (4.02 ERA, 110 ERA +, 3.1 WAR, su cuarta temporada consecutiva entre 3.1 y 3.6). En el mejor espectáculo de octubre de su carrera, anotó una efectividad de 2.10 en cinco aperturas y solo permitió más de dos carreras una vez. Tuvo una carrera de postemporada con 10 gemelos cuando comenzó la Serie Divisional y salió de una blanqueada en el Juego 2 de la Serie Mundial antes de que los Marlins lograran una racha inigualable. A pesar de permitir solo dos carreras (una limpia) en siete entradas en el Juego 6, Josh Beckett noqueó a los Yankees con cinco hits y le dio un campeonato a los Marlins advenedizos.

En diciembre de 2003, Pettitte conmocionó al mundo del béisbol cuando regresó a Texas. Lo hizo al pasar por alto una oferta de tres años de los Yankees de $ 39 millones a favor de un contrato de tres años y $ 31.5 millones con los Astros. «Quería volver a Houston», dijo Steinbrenner. “Y lo admiro por querer estar con su familia. No podía hacer eso en Nueva York. Fue un gran competidor para mí. «

Pettitte, quien pronto llegó a Houston procedente de Clemens, a quien había sacado de su retiro, inició sólo 15 veces en 2004 debido a problemas en el antebrazo que culminaron en una operación al final de la temporada para reparar un tendón flexor desgarrado. Regresó mejor que nunca en 2005 y se fue con la mejor efectividad de su carrera de 2.39 ERA (177 ERA +, ambos puntos siendo segundo en la Liga Nacional detrás de Clemens) y 6.8 WAR (cuarto en la liga) con 17: 9. Durante un tramo en junio y julio, no permitió más de una carrera merecida en ocho salidas consecutivas. Su actuación de postemporada no fue muy buena (4.26 de efectividad en 25.1 IP) ya que terminó perdiendo tres veces e hizo cuatro salidas de calidad. Los Astros fueron barridos por los White Sox en su primera aparición en la Serie Mundial.

Pettitte hizo un récord de la liga de 35 aperturas en su último año en Houston, pero luchó contra la tendinitis del codo y su efectividad aumentó a 4.20 (106 ERA +), con su WAR cayendo a 1.5. También tenía otros problemas. En octubre de 2006 Los Angeles Times publicó un informe, citando una declaración jurada del ex lanzador de los Yankees Jason Grimsley quien afirmó que tanto Pettitte como Clemens usaron drogas para mejorar el rendimiento y ellos mismos están recibiendo anfetaminas, esteroides anabólicos y hormona de crecimiento humano del ex entrenador de los Yankees Brian McNamee cultivó una estrecha cooperación con ambas tazas. Pettitte negó con vehemencia las acusaciones y dijo: «Nunca he usado drogas para mejorar mi desempeño en el campo de béisbol».

En diciembre, el izquierdista de 34 años acordó regresar a los Yankees por un año con un contrato de $ 16 millones con una opción de jugador de $ 16 millones para 2008. El 19 de septiembre, hacia el final de una temporada típica (15-9, 4.05 de efectividad, 5.9 K / 9, 3.8 WAR), venció a los Orioles con una actuación de siete entradas y una carrera para terminar 200. Para lograr la victoria en su carrera. Sus 6.1 entradas contra los Indios en el Juego 2 de la Serie Divisional fueron en vano cuando Joba Chamberlain fue devorado por una horda de mosquitos.

Pettitte sintió la atracción de la familia y consideró la jubilación. Rechazó su opción de jugador, principalmente para permitir que el equipo liberara un asiento en la lista mientras lo consideraba. El 3 de diciembre accedió a regresar con el mismo salario, pero nueve días después su nombre figuraba entre los 89 del informe Mitchell. Dos días después, admitió haberse inyectado HGH derivada de McNamee para recuperarse de su lesión en el codo de 2002. “En 2002 me lesioné. Escuché que la hormona del crecimiento humano puede ayudar a que mi codo sane más rápido ”, dijo en un comunicado a Associated Press. “Me sentí obligado a volver a mi equipo lo antes posible. Por esta razón y solo por esta razón, probé la hormona del crecimiento humano durante dos días. Si bien no estaba en contra de las reglas del béisbol, no me sentía cómodo con lo que estaba haciendo, así que me detuve. «

El nombre de Pettitte permaneció en los titulares cuando Clemens compareció ante el Congreso para cuestionar los hallazgos sobre él en el informe de febrero de 2008. Pettitte dijo en un comunicado que Clemens le dijo que usara HGH hace casi 10 años y McNamee le dijo que Clemens estaba usando esteroides en 2003 o 2004. Clemens afirmó que Pettitte fue «recordado erróneamente».

Pettitte se revolvió en el campo. Si bien su efectividad de 4.54 no fue una mala carrera, su efectividad de 97 fue de +; Fue la única vez en sus 18 años de carrera que permitió carreras con un puntaje superior al promedio (su FIP de 3.71, su mejor en tres años, contó otra historia). Los Yankees se perdieron los playoffs por primera vez desde la huelga de jugadores de 1994, que desató una gran ola de compras. Compromisos por valor de 420 millones de dólares trajeron a Sabathia, A.J. Burnett y Mark Teixeira al Bronx. Pettitte, quien estaba trabajando en un contrato de incentivo por un año, fue un sólido abridor número tres detrás de los dos recién llegados. Se recuperó de 4.16 de efectividad y 3.4 de WAR y luego convirtió una de sus carreras de postemporada más memorables. Aunque su efectividad de 3.52 en total en cinco aperturas, con un total de 30.2 entradas, no fue notable, en 2004 ganó tres juegos de clinch en una sola postemporada en Derek Lowe de los Medias Rojas contra los Mellizos (Serie Divisional), Angelinos (ALCS) y Filis (serie mundial).

Mientras formaba el Equipo de Estrellas de la Liga Americana basado en una efectividad de 11-2 y 2.70 en la primera mitad, Pettittes se vio interrumpido en 2010 por una distensión en la ingle que lo dejó fuera por dos meses y lo limitó a un comienzo en septiembre que fue más largo. cuando eran cuatro entradas. Aun así, tuvo dos aperturas con siete entradas y dos aperturas en la victoria del Juego 2 de la Serie Divisional de los Yankees contra los Mellizos y su derrota ante los Rangers en el Juego 3 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana. De nuevo consideró la cuestión del retiro y se desconectó a principios de febrero, brevemente. antes de que los lanzadores y receptores informaran.

Aunque tuvo que sentarse todo el 2011, Pettitte no pudo permanecer jubilado. En marzo de 2012, la pata sur de 39 años acordó tácitamente regresar con los Yankees, quienes básicamente encendieron las luces por él y consiguieron un trato de $ 2.5 millones. El 13 de mayo, regresó a las mayores y posó como de costumbre (3.22 de efectividad, 9.1 K / 9) hasta que un salto del bate de Casey Kotchman le rompió el peroné izquierdo. Después de perderse casi tres meses, hizo una votación de tres horas en septiembre, seguida de dos buenas aperturas de postemporada, con un total de cinco carreras permitidas en 13.2 entradas. Desafortunadamente, terminó corto en ambas ocasiones, y los Yankees se inclinaron ante los Tigres en la Serie de Campeonato de la Liga Americana.

Pettitte aún anhelando más, regresó para su temporada de 41 años. Por primera vez desde 2009, comenzó 30 veces y terminó con efectividad de 3.74 y WAR de 2.2 en 185.1 entradas. A diferencia de Rivera, quien recibió una gran gira de despedida que culminó con Jeter y Pettitte sacándolo de su último concierto, Pettitte no anunció sus intenciones hasta el 20 de septiembre de 2013. En su final, lanzó siete entradas con dos carreras terrestres contra los Giants. El Yankee Stadium arranca dos días después y el 28 de septiembre en Houston, su hogar lejos de casa, un juego de cinco hits contra los Astros.

Desde el punto de vista del Salón de la Fama, el reclamo de Pettitte se basa en altas ganancias, muy buena prevención de carreras después de adaptarse a su parque y liga, y un sólido currículum de postemporada, todos los cuales merecen una mirada más cercana. Primero, eso gana. El total de 256 de Pettitte es el 42 de todos los tiempos, por encima de 32 de los 65 titulares anclados, incluidos Halladay, 203 y Jack Morris, 254, ganadores del Comité de la Era del Béisbol Moderno de 2018. Sin embargo, 256 victorias no garantizan un lugar en el salon; Hay ocho tazas, más de las cuales miran hacia afuera, incluida la de Clemens (354) y dos tazas que pasaron más de un cuarto de siglo con los mayores Tommy John (288) y Jim Kaat (283).

Las victorias, por supuesto, no son solo el resultado de la capacidad de un lanzador para evitar correr, sino también el apoyo que recibe de su ataque, defensa y pluma. En el caso de Pettitte, antes de su retiro original, recibió un apoyo ofensivo que fue aproximadamente un 10 por ciento mejor que el promedio de la liga ajustado al parque. Esto es evidente a partir de la investigación realizada para el Prospecto de béisbol libro Entradas extra Colin Wyers y yo en el otoño de 2011, con el apoyo para todos los titulares definidos simplemente como las carreras anotadas el día (o la noche) del titular y, por lo tanto, disponibles a través de los registros de partidos hasta bien entrado el siglo XIX. Wyers y yo solo encontramos 12 titulares del Salón de la Fama con mejor apoyo, liderados por el Jefe Bender (117).

Pettitte fue menos apoyado por su defensiva, con un promedio de bateo de 0.312 en pelotas en el juego donde el promedio de MLB fue 0.298; su FIP (3.74) es por lo tanto más bajo que su ERA (3.85). ¿Apoyo al bullpen? Pettitte y Rivera, los mejores en su trabajo, establecieron juntos un récord de trabajo conjunto. Rivera salvó 72 de las victorias de Pettitte, mucho más allá de las 57 victorias del combo Bob Welch-Dennis Eckersley de Oakland.

La efectividad de carrera de Pettitte sería la segunda más alta en el pasillo, justo por delante de Morris, pero los ajustes de parque y liga lo son todo en este caso. Pettitte está 117-105 por delante de Morris en efectividad +. Su efectividad de 117 + coincide con la del miembro del Salón de la Fama Gaylord Perry, quien se ubica en el puesto 43 entre los titulares anclados, y es dos puntos mejor que Jim Bunning, Steve Carlton, Phil Niekro, Fergie Jenkins y Eppa Rixey, quienes terminaron 45º. Tomar lugar. El problema para Pettitte es que todos estos lanzadores excepto Bunning han lanzado al menos 1,000 entradas más.

Después de la temporada, la frecuencia de participación de los Yankees en el formato de playoffs de tres pasos, cuya introducción coincidió con el inicio de la carrera de Pettitte, lo ayudó a establecer récords de aperturas (44), entradas (276.2) y victorias (19, perdió contra 11). ;; Ahora es cuarto en huelga (183). Si bien Pettitte ciertamente obtuvo algunas calificaciones altas en este gran trabajo y ayudó a los Yankees a ganar cinco campeonatos, también ha tenido algunas fallas, incluidas siete aperturas con cinco o más carreras permitidas, solo una de las cuales fue de más de cinco entradas. Su efectividad de postemporada de 3.81 es un reloj despertador para su marca de temporada regular; Su efectividad de 4.06 en la Serie Mundial en 13 largadas en la Serie Mundial (el segundo total más alto detrás de las 22 de Whitey Ford) es un poco peor. Ocupa el séptimo lugar en los ponches de la Serie Mundial (56) y el octavo en las entradas (77.2) y gana (cinco). Su efectividad en su récord de 12 posibles remates de postemporada: 3.95 (los Yankees ganaron ocho); en cuatro posibles ganadores de la Serie Mundial: 3.68 (los Yankees ganaron tres). Cosas interesantes, pero se parecía más a la segunda venida de Andy Pettitte que a Schilling o Madison Bumgarner.

En términos de WAR, el total de carrera de Pettitte de 60.2 es 13.1 WAR por debajo del estándar de la posición. Está 64º – 22 lugares menos que su total de victorias – y detrás de 44 de los 65 titulares anclados. Entre las personas elegidas por la BBWAA, solo Ford (57.1) y Catfish Hunter (40.9) lanzaron al menos 3,000 entradas, con Dazzy Vance (60.1) y Bob Lemon (48.2) detrás de Sandy Koufax ( 48,9) poco menos de 2500 y Dizzy Dean (46,0) poco menos de 2000. Ese no es un buen argumento para Pettitte.

Tampoco es el hecho de que su puntuación de 34,1 puntos esté vinculada a Rixey y Dutch Leonard por el puesto 170. El 47.2 JAWS de Pettitte se ubica en el puesto 91 por delante de Ford (45.8), Dean (45.0), Lemon (43.5) y Herb Pennock (41.3) entre los ganadores de la BBWAA. De los titulares actualmente activos cuyo progreso hacia Cooperstown he visto, está muy por detrás de Justin Verlander, Zack Greinke, Clayton Kershaw y Max Scherzer, así como de Sabathia, quien se retiró el año pasado.

Por lo tanto, basado en métricas tradicionales y avanzadas, Pettitte haría una mala elección para el Salón de la Fama, y ​​lo digo como alguien que ha tenido una inversión emocional considerable en su carrera como fan y no quiere nada más que encontrar una razón fundamental. por elegir de él. No veo ninguno, y lo hago mientras traduce sus violaciones relacionadas con el Informe Mitchell a la era del «Salvaje Oeste» de los problemas de drogas del juego. Si MLB no pudo castigarlo, tampoco creo que los votantes deberían hacerlo.

Dado todo esto y la presencia de dos titulares con casos más fuertes (aunque controvertidos) en la votación en Clemens y Schilling, es difícil encontrar una justificación particularmente convincente para elegir a Pettitte. Solo el 11,3% de los votantes subieron el año pasado, y ese fue el caso cuando el tráfico electoral se despejó significativamente después de dos elecciones consecutivas de cuatro candidatos. Votantes con solo 6.61 espacios por boleta; Tenían mucho espacio para acomodar a Pettitte, pero no lo tenían.

Incluso con las elecciones de Mussina, Halladay y quizás Schilling, que abren un poco más la puerta a los lanzadores con menos de 300 victorias, Pettitte no quiere seguir su ejemplo, ya que no era de su calibre en cuanto a prevención de carreras, ni fue condecorado y celebrado excepto cuando se trata de anillos de la Serie Mundial (que no es nada). Aun así, parece que la candidatura de Pettitte se mantendrá y, aunque puede que no sea adecuado para Cooperstown, las banderas ondearán para siempre y siempre será recordado con cariño en el Bronx.



[ad_2]

Artículo anteriorMourinho, Tottenham demuestra que está en la carrera por el título; Barcelona en caída libre; Zlatan, el héroe del Milán
Artículo siguienteNoticias de Covid-19: Actualizaciones en vivo – The New York Times