[ad_1]

De ocho a diez niños acuden a la unidad de quemados de Robert Reid Cabral todos los días con quemaduras importantes. La construcción del edificio especializado comenzó hace 15 años… y contando.
El edificio que albergaría el nuevo departamento de quemados en el Hospital Robert Reid se convirtió de un antiguo almacén.

Es el último lugar donde una madre o un padre quiere estar: la sala de emergencias del Hospital de Niños Robert Reid Cabral, esperando un turno para que un equipo médico pueda examinar y tratar las quemaduras de los niños que a menudo no entienden por qué están allí.

Cada día acuden al servicio de quemados del citado centro entre ocho y diez pacientes con quemaduras graves, el 85% provocadas por bebidas y alimentos calientes, el resto por contacto directo con el fuego y en menor medida por la electricidad.

Una vez que llega allí, se da cuenta de que enfrenta un proceso largo, tortuoso y doloroso que puede llevar semanas o meses. Todo depende del grado de lesión y del desarrollo del paciente.

Las perspectivas son sombrías. Niños pequeños de todas las edades con profundas quemaduras en sus frágiles cuerpos y padres traumatizados por el accidente a los que no pudieron ayudar.

Finalmente me toca a mí y camino al área de tratamiento con mi hijo de apenas dos años, con heridas de segundo grado vendadas una hora antes en el hospital más cercano al lugar del accidente: la casa donde están ocurriendo la mayoría de estos hechos.

Era de noche, el silencio y la tenue iluminación entristecían el área que luego denominé la «Habitación del Terror», la habitación donde los niños pasan por el doloroso proceso de curación que se convierte en una visita necesaria hasta que finalmente son liberados.

Primero ingresó una joven de nacionalidad haitiana, cargando a su pequeña niña con quemaduras en la cabeza provocadas por chocolate caliente. Sus gritos atravesaron la puerta cerrada y el alma de cada hombre. El talco para bebés que su madre aplicó en sus heridas es uno de los muchos errores cometidos por ignorancia.

Mientras estés allí, verás las carencias de la única unidad pediátrica de quemados en el Gran Santo Domingo y la segunda del país, junto al Hospital Arturo Grullón de Santiago.

15 años esperando un cambio

Dr Andrés Nieves, quien lleva 31 años al frente de la unidad, no oculta la realidad. “Realmente las condiciones para tratar a los quemados no son las mejores, no son las adecuadas. Trabajamos en un espacio confinado, por así decirlo, con pacientes, hacinados, sin clasificar, sin segregar”, dijo a reporteros de elCaribe desde un humilde rincón del emblemático hospital.

En medio de la entrevista, a través de la ventana de su oficina, en la que vive desde hace mucho tiempo, muestra un edificio gris cuya construcción comenzó hace 15 años.

La posible demolición de un edificio no entregado

Lo que se planeó como una moderna unidad pediátrica de quemados se está convirtiendo en un antiguo almacén de materiales y equipos aparentemente inútiles, ubicado en la parte trasera de la sala de emergencias del hospital, donde se atiende a algunos niños quemados por hasta tres días mientras se limpia una habitación. de las dos únicas salas de recuperación.

«Si este departamento hubiera funcionado…», dice el médico, que ha visto pasar a varios directores de hospitales, incluidos cambios de gobierno, desde que estaba al frente del departamento.

Explica que el proyecto tomó forma en 2007. “Incluso tuvimos la oportunidad de viajar para aprender y adquirir algo de lo que sería ideal”, dice.

“Por lo que nos compartieron en una de esas visitas, por tiempo, falta de estructuras y seguimiento, hablaban de demolición para construir una torre y albergar la unidad en esa torre en dos plantas. Recibimos información de que se habían comprado algunos equipos y materiales, pero todo eso estaba diluido”, lamenta.

Incluso antes de que se construyera el caparazón, le dijo a este medio “esa habría sido la entrada de emergencia… Hay planes y proyectos que eventualmente Dios va a implementar”, dice.

una unidad moderna

La construcción debía albergar, entre otras cosas, áreas administrativas, quirófanos, salas de emergencia separadas, cuidados intermedios, cuidados intensivos críticos, terapias, laboratorios que la transformarían en una moderna unidad de combustión.

Con sus muchos años de experiencia y la pasión con la que hace su trabajo, se ha ganado el respeto allí, según el cuerpo médico. «Famoso Doctor», le dice un aparente trabajador de mantenimiento mientras se dirigía a mostrarle a elCaribe el trabajo inconcluso.

“Si bien mi rol como jefe de servicio es administrativo, nunca he dejado de operar”, cuenta el especialista a este medio, asegurando que pasa más tiempo en el quirófano que en la oficina.

¿Qué le falta a la unidad actual?, pregunta elCaribe. “Todo menos espacio, personal, estado, material y sobre todo apoyo”, confiesa.

El departamento de quemados que actualmente opera en el hospital tiene dos salas con una capacidad total de 14 pacientes. Estaban llenos ayer.

hacinamiento en pacientes

si dr Cuando Nieves habla de hacinamiento, no necesariamente se refiere a internos hacinados. “Cada paciente tiene que estar separado en un área, en una cabina ya veces los tenemos en habitaciones separadas por cortinas o mamparas”, explica, señalando las diferencias entre ideal y realidad.

“No es lo mismo tener un espacio diseñado específicamente para atender a estos pacientes. No tenemos suficientes camas para todos los pacientes que ingresamos, tenemos que enviar pacientes a áreas externas del hospital”, dice.

¡Eso es un riesgo!, comenta elCaribe, a lo que el doctor respondió: “Pero hay que hacerlo”.Para ello, se identifican los pacientes que tienen la enfermedad a tratar en esas zonas.

“No podemos negarnos a tratar a un paciente, tenemos que admitirlo, no lo dejaremos morir en la calle. Hay veces que tenemos que tenerlos durante tres días en caso de emergencia”, revela el médico.

«Estas no son áreas adecuadas, pero tenemos que reaccionar ante ellas», dice. La unidad actualmente operativa trabaja con un staff integrado por cuatro cirujanos, un pediatra que se encarga de la estabilidad de los pacientes, 14 o 15 enfermeras y el laboratorio del hospital, apoyo psicológico y nutricional.

Ocho y diez pacientes diarios

Por regla general, el hospital admite entre ocho y diez niños al día, de los cuales entre el 20% y el 30% tienen que ser ingresados. De estos, entre el 45% y el 50% requieren cirugía, curas, trasplantes o tratamientos.

Cuando un niño tiene quemaduras importantes y es declarado ambulatorio, las visitas al hospital se vuelven rutinarias, un proceso doloroso para el paciente, incluso para los padres, quienes, siguiendo un estricto protocolo, pueden ingresar con su hijo para limpiar y curar las heridas.

“Son pacientes que muchas veces no están hospitalizados y por no estar en el hospital no hay obligación de someterlos a ningún procedimiento analgésico o anestésico porque no hay condiciones de dónde se van a recuperar. Los pacientes que ingresan lógicamente merecen apoyo con sedantes, analgésicos y/o anestésicos por su extensión o gravedad, pero los pacientes ambulatorios no son atendidos en estas condiciones porque tendríamos que tener salas dedicadas para ellos”, señala.

Algunas madres allí están dotadas de un gran poder. A veces dormían en el suelo frío del centro. Actualmente se ha habilitado una pequeña área para permitirles quedarse mientras sus hijos se recuperan.

¿Por qué lloras?, me dice una mujer que caminaba por el hospital con gran familiaridad y confianza mientras esperaba que mi hijo y mi esposo salieran de la sala de tratamiento la noche del accidente. No tengo valor para ver sus quemaduras, le dijo a la joven. Ella responde…: «Ven conmigo». ¿Donde? Pregunto. “A ver a mi hijo que se ha quemado gran parte del cuerpo y lleva varios meses aquí y no sé cuándo saldremos”, me dice. Me dijo que su hijo de 12 años tenía en sus manos un galón de gasolina que le había quitado a un niño menor y mientras caminaba por una calle del sector, le prendieron fuego las llamas de un basurero que quemó a los vecinos en el medio de la calle.

pacientes críticos

En rigor, los pacientes más graves son los que han sufrido quemaduras por llamas y en segundo lugar por descargas eléctricas. Estos últimos, si bien no son la mayoría, son los que sufren las mayores lesiones, que muchas veces terminan en amputación y muerte.

«Es mucho más complejo de lo que crees. Realmente es uno de los accidentes catastróficos más traumáticos porque no solo se afecta la piel sino que se quema severamente todo el cuerpo”, explica el líder de la unidad.

Me pasó a mi, que debo hacer?

Más del 85 por ciento de los pacientes con quemaduras entraron en contacto con líquidos calientes. Comprende agua, sopas, frijoles, aceites. Para estos accidentes, el médico recomienda retirar al afectado de la zona, lavarlo con abundante agua, taparlo con un paño limpio y llevarlo al centro asistencial más cercano o llamar al 911 para su traslado.

Él explica que el agua no solo elimina la exposición al calor, sino que también evita que afecte aún más el tejido. “Patatas, bija, pasta de tomate, pasta de dientes, nada de eso ayuda”, enfatiza.

El protocolo sigue

Al llegar al hospital Robert Reid Cabral, el paciente, muchas veces derivado de otro centro, es ingresado de urgencia y, según el tipo de lesión y el grado de las quemaduras, se decide si tratarlo de manera ambulatoria o ser admitido.

A partir de la Dra. Nieves indicó que la edad del infante y la región del cuerpo afectada determinan la grabación. El volumen, la intensidad y la extensión de la quemadura son factores a considerar al momento de la hospitalización.

Tras el ingreso comienza la rutina de lavado, canalización y un proceso de regeneración del paciente.

“Muchos de los pacientes padecen niveles absurdos de desnutrición, que se agrava con la gran consunción por las quemaduras. A veces es difícil lograr ese equilibrio”, dice.

Afirma que la comida es vital para la recuperación. En cuanto al programa de nutrición allí, dice que ha mejorado en más de un 80% en comparación con “lo que nos daba el sistema para este tipo de pacientes y lo que ahora se está logrando con la ayuda de donaciones externas, porque no es ni porque del sistema de salud dominicano”, señala.

un tratamiento caro

El tratamiento de pacientes quemados es muy costoso debido a la gran cantidad de profesionales y recursos que deben trabajar juntos para llevar a una persona lesionada a salvo a su destino.

“Es complejo, pero en el pasado calculábamos en ese momento que un paciente necesitaba más de RD$5,000 diarios, solo atención y alimentación, sin incluir medicamentos, muchos de los cuales son especializados y costosos”, dice.

Relación entre pobreza y quemaduras

El experto afirma que los accidentes por quemaduras están en muchos casos relacionados con la pobreza y el hacinamiento.

“Las quemas son más comunes en las clases sociales masificadas y de menores ingresos. Se trata de seguridad y vigilancia. No es lo mismo tener una cocina bien ubicada donde los niños no juegan, que vivir en un cuarto donde la estufa, la cama y todo está junto”, señala.

[ad_2]

Artículo anteriorBrian Cox de Succession sobre Johnny Depp, Jeremy Strong y por qué el programa de HBO es tan popular – Fecha límite
Artículo siguienteAdvierten de posible robo de futuras elecciones en EEUU