[ad_1]

Por Transparencia Venezuela y CONNECTAS

Cuando abre la puerta del apartamento 45C en el edificio One57 en la calle 57, entra en uno de los apartamentos más lujosos y caros de Manhattan. El 45C está rodeado de ventanas del piso al techo y ofrece vistas privilegiadas de la Gran Manzana desde cualquier lugar: Central Park, el río Hudson y más allá, el horizonte de la ciudad. En cada una de las habitaciones de este rincón hay algo que lleva la categoría a otro nivel: mármol italiano, granito, aberturas que parecen obras de arte, un baño privado para cada una de las cuatro habitaciones y una cocina empapelada con electrodomésticos de última generación. . La propietaria es María Lila Rincón, esposa de Roberto Enrique Rincón Fernández, el empresario venezolano que en 2015 confesó lavar dinero y desviar más de $ 1.000 millones de la empresa estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), una de las mayores condenas por corrupción. del país.

Este apartamento de $ 17 millones está ubicado en una de las áreas más caras de la isla. El área se conoce como Billonaire Row, famosa por la concentración de fortunas que se despliegan en un grupo de ocho rascacielos residenciales. Un 57 que alberga a la esposa de Rincón abrió en 2014. La estructura fue diseñada por el galardonado arquitecto francés Christian de Portzamparc y sus interiores por su colega danés Thomas Jull-Hansen, también un profesional mundial del cartel. Muchos de los departamentos de la zona fueron adquiridos por las principales ciudades como inversiones inmobiliarias y están a la venta, como es el caso de María Lila Rincón.

Así anuncia una inmobiliaria el edificio en el que María Lila Rincón tiene apartamento:

Sin embargo, esta propiedad no es la única propiedad de Maria Lila Rincón en los Estados Unidos: la familia posee al menos otros dos apartamentos en Brickell, el centro financiero de la ciudad de Miami. Las propiedades suman aproximadamente 19 millones de dólares estadounidenses y son parte de los resultados de una investigación periodística en la que se registraron las propiedades de 11 venezolanos en Estados Unidos. Esta muestra refleja la escala de operaciones que realizan las personas que les interesan en este país.

En la lista se encuentran familiares de altos cargos gubernamentales, como la esposa de Carlos Erick Malpica, quien no solo fue tesorero y director financiero de la petrolera estatal, sino también sobrino de Cilia Flores, socia de Nicolás Maduro; exfuncionarios de PDVSA -como Alfonzo Gravina y Karina Núñez, involucrados en la conspiración de Rincón-; y a contratistas chavismo de alto perfil y miembros de su familia o antecedentes comerciales, como Naman Wakil, Ricardo Morón, Morela Hernández de Morón, Maria Lila y José Roberto Rincón, Atahualpa Fernández Arbulu, Franz Müller y Amir Nassar Tayupe. De los 11 personajes capturados, cuatro fueron acusados ​​por el poder judicial de los Estados Unidos, y uno se encuentra entre las más de 200 personas cercanas al chavismo en la lista Clinton del Departamento del Tesoro.

Chavismo INC. identificaron 33 propiedades relacionadas que varían en precio desde $ 220,000 hasta casas de lujo de más de $ 17 millones y colectivamente más de $ 60 millones. Las propiedades fueron adquiridas en los EE. UU. Entre 2006 y 2019, una de las propiedades más buscadas por quienes buscan invertir en bienes raíces y pasar desapercibidos. Todas las propiedades registradas para este trabajo se encuentran en el estado de Florida, principalmente en el vecindario de Brickell, con la excepción de dos, que permanecen en Texas y Nueva York. La mayoría son por cuenta de empresas que no registran ninguna actividad comercial más que como titular de la propiedad. Otros, en nombre de esposas, socios y parientes y, en algunos casos, fueron comprados con pérdidas unos meses después y luego vendidos.

Los venezolanos estuvieron entre los primeros latinoamericanos en comprar la mayoría de las propiedades inmobiliarias en suelo estadounidense desde 2003, según la Asociación Nacional de Bienes Raíces. Este es uno de sus destinos de migración preferidos. La mayoría de ellos ha realizado operaciones legales en el mercado inmobiliario, pero la mirada de las autoridades locales que lideran la lucha contra la corrupción desde Venezuela se ha posado en otros. Solo en el sur de Florida, que ha atraído la mayor parte de la migración, se han incautado activos por valor de más de $ 450 millones, algunos de los cuales eran bienes raíces. Hasta el momento se han iniciado 38 investigaciones y casos legales en EEUU, en los que están involucradas más de 100 personas y que, según datos de Chavismo INC, prueban la malversación del estado venezolano por más de 16.049 millones de dólares.

Nada de esto intimidó a los venezolanos, que están vinculados al poder del chavista y que definitivamente han invertido en bienes raíces. Esto es legítimo: cualquiera puede comprar una casa donde quiera, pero en algún momento tiene que demostrar de dónde viene el dinero para poder hacerlo. Chavismo INC. Aquí solo se comparten las adquisiciones, las relaciones y otros tipos de interacciones que pueden reunir una dimensión del patrimonio y el alcance de una lista de personas de interés en el mundo.

La información se obtuvo luego de, entre otras cosas, rastrear documentos, procesos judiciales, registros comerciales y bienes de personas vinculadas al chavismo en 69 países que fueron utilizados en una base de datos. Iniciativa de investigación transnacional de Transparencia Venezuela en colaboración con la plataforma de periodistas latinoamericanos CONNECTAS y Alianza Rebelde Investiga (ARI), en la que participaron periodistas e investigadores de Venezuela, Argentina, Panamá, España, Estados Unidos, República Dominicana y El Salvador. Nicaragua, Uruguay y Bolivia.

Propietario de LLC

El apartamento 45C en el edificio One57 en 57th Street, uno de los más lujosos y caros de Manhattan, es propiedad de Unit 45c Holding LLC, registrada en Texas. Esta propiedad ya está a la venta – «Un estilo de vida lujoso le espera en One57», dice el anuncio – por $ 16 millones. Fue comprado en marzo de 2015 por $ 17.3 millones en efectivo, según registros de propiedad recuperados de Chavismo INC. La empresa comparte dirección con varios de Roberto Rincón en el estado de Texas y es administrada por María Lila Rincón.

Un grupo de 25 propiedades identificadas en esta investigación fueron adquiridas por empresas afiliadas a personas de interés. En este grupo se encuentran la propia María Lila Rincón y su lujoso apartamento en Manhattan; la sala de cine que un empresario ha reservado para la ex analista de compras de PDVSA Karina Núñez; y los de los contratistas Ricardo Morón, Morela Hernández de Morón, Atahualpa Fernández Arbulu, Amir Nassar Tayupe, Naman Wakil y Diego Villarroel Atela.

Según la ley de EE. UU., Los compradores pueden aprovechar negocios que no necesitan estar comercialmente activos, lo que facilita el ocultamiento de activos. En muchos casos, es casi imposible saber con certeza la fuente de dinero detrás de este tipo de negocios, ya que los compradores pueden registrar negocios de Shell en nombre de contadores, abogados o familiares. Chavismo INC. muestra que es una modalidad común y muy extendida en otros países como Panamá. A veces, las compras las realizan grupos de inversores, lo que oscurece aún más la fuente de los fondos. Además, la política de una empresa puede cambiar sin tener que informar esto en los registros inmobiliarios de la propiedad. Por razones de riesgo y confidencialidad, muchos eligen esta modalidad. Por ejemplo Maria Lila Rincon.

Sin embargo, el uso corporativo para comprar bienes raíces no se limita al apartamento de Nueva York. Maria Lila Rincón posee al menos dos propiedades en el mismo edificio en Brickell, el centro financiero de Miami. Ambos están registrados a nombre de empresas controladas por Rincón, cuyo elemento común entre las tres propiedades es su registrador.

Estas compras inmobiliarias se realizaron a pesar de estar en la mira del Departamento de Justicia de Estados Unidos, que sospecha que María Lila Rincón Bravo y su hijo José Roberto Rincón Bravo formaban parte de un grupo de personas que trabajaba con el magnate Roberto Rincón. Esposo y padre de ambos, en cuyo esquema de corrupción se declaró culpable. Aunque no fueron acusados ​​de ningún cargo, las sospechas del Departamento de Justicia se registraron en documentos judiciales.

Pero no fue solo la justicia de Estados Unidos la que siguió la pista del Rincón Bravo. En junio de 2018, las autoridades españolas arrestaron a José Roberto Rincón Bravo y a su madre Maria Lila Rincón en una hacienda en las afueras de Madrid – ver aquí. El estilo de vida de lujo de la familia del empresario se reveló durante el arresto. El Departamento de Delitos Económicos y Fiscales de la Policía Nacional (UDEF) y la Fiscalía Anticorrupción incautaron vehículos de alta calidad, obras de arte, vinos y joyas. La UDEF tardó 17 páginas en incluir en el proceso todas las joyas incautadas, valoradas por las autoridades en 12 millones de euros, aunque el diario español El Confidencial estima que el valor comercial podría triplicarse. María Lila Rincón y su hijo esperan libremente el juicio. Sus abogados recibieron un cuestionario sobre las cuestiones planteadas en esta investigación y no respondieron.

Los beneficios del efectivo

Comprar bienes raíces a través de empresas y pagarlos en efectivo ha hecho que el mercado inmobiliario, especialmente el mercado de alta gama, sea cada vez menos transparente y atractivo para quienes buscan ocultar activos en Estados Unidos. Los datos analizados por el New York Times muestran que casi la mitad de todas las compras de propiedades residenciales por $ 5 millones en los últimos años han sido realizadas por empresas Shell.

Otro caso de adquisiciones corporativas de inmuebles es el de Luxe Investments Corp., registrada en Florida a nombre de Diego Alejandro Villarroel Atella. La compañía posee una casa de casi $ 3 millones en el vecindario Pinecrest de Miami. ¿Quién es el verdadero dueño? Diego Alejandro Villarroel Atella, joven venezolano, socio de Luis David Chacín Imbrondone, hijo del empresario y contratista Luis Chacín Haddad, fue sentenciado a cuatro años de prisión en Estados Unidos por actos de corrupción que involucraron a la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec). Villarroel ha tenido una carrera meteórica en su perfil de Facebook: vendió celulares y televisores en 2014, vendió y compró dólares, cemento y varillas en 2017 y se convirtió en contratista de Corpoelec en 2019.

Villarroel y Chacín Imbrondone son socios de Guangzhou Ballac Trading Limited C.A., empresa inscrita en el Registro Nacional de Contratistas (RNC) de Venezuela. Según su sitio web, ofrece servicios de demolición, recuperación, almacenamiento, transporte, reciclaje y servicio de contenedores. Villarroel también es propietaria de una empresa del mismo nombre, Guangzhou Ballac Trading Limited, LLC, que está registrada en el estado de Florida y que, según datos de importación de la base de datos de Import Genius, entregó dos compresores LMF en julio de 2019. a Corpoelec. Según la información de importación, Guangzhou Ballac Trading Limited LLC actuó como intermediario entre la empresa de fabricación LMF y Corpoelec. Villarroel fue contactado por Chavismo INC. pero no respondió al cuestionario enviado.

Además de negocios como Villaroel con la compra de inmuebles por empresas, Chavismo INC. Comprobante de adquisición de bienes inmuebles por familiares y socios. En esa lista está Naman Wakil, un ex vendedor itinerante asociado con el sector de alimentos en Venezuela que es dueño de bienes raíces en nombre de empresas, en su propio nombre y en nombre de su esposa. Wakil se encuentra entre todos los patrones identificados de compra de bienes raíces en los Estados Unidos. En Venezuela se le conoce como el cuñado del exministro de Alimentos Carlos Osorio, un general del ejército venezolano que durante varios años controló las importaciones de alimentos al país, y como una forma de suscribir tratados con el Estado venezolano gracias a su relación. Aquí es exactamente donde Wakil hizo su fortuna: compró carne y aves de corral baratas en Brasil, algunas cerca de la fecha de caducidad, y luego las vendió a programas de alimentación del gobierno.

Un informe de Bloomberg publicado en 2019 encontró que Wakil ordenó a sus banqueros suizos que remitieran 5,9 millones de dólares a los familiares de Carlos Osorio por órdenes de venta de carne. Tanto Wakil como sus beneficiarios utilizaron cuentas con Compagnie Bancaire Helvetique S.A. (CBH) con sede en Ginebra.

La investigación de los medios de comunicación norteamericanos encontró que Wakil había ganado un pedido en junio de 2012 para entregar alrededor de 70.000 toneladas de carne de res, fideos y aceite de cocina a Venezuela. Para 2015, su patrimonio neto personal había alcanzado los $ 400 millones, según la encuesta global de los Papeles de Panamá.

Aproximadamente $ 19 millones de estos activos se distribuirán en 13 propiedades en el estado de Florida. Ocho de ellos están registrados bajo empresas, cinco pertenecen al propio Wakil y su esposa Ingrid Maria Sayegh Sakka; dos en el mismo edificio: 951 Brickell Ave. en Miami. Hay una curiosidad en la transacción de estos apartamentos: se los compró a Atahualpa Fernández Arbulu, un empresario muy vinculado al mundo militar venezolano, los textiles y el agua mineral. Wakil y Fernández también eran propietarios de apartamentos en la controvertida Porsche Design Tower de Miami, un lujoso rascacielos de 60 pisos con ascensores de automóviles donde otros venezolanos vinculados a la revisión judicial de EE. UU. También tenían propiedades. Chavismo INC. se comunicó con Wakil para obtener comentarios sobre estas actividades, pero no se recibió respuesta.

[ad_2]

Artículo anteriorPor que el caso de una sirvienta luchando contra un millonario se ha apoderado de Singapur
Artículo siguienteLora Perelló jura por los nuevos directores de hospitales de Santiago

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here